NADA DE ESTO ME PERTENECE, LOS PERSONAJES SON DE MOONSCOOP, ANTIFILMS YO SOLO ME DIVIERTO ESCRIBIENDO ESTAS HISTORIAS.

Primero: ¡Gracias por el magnífico recibimiento que tuvo mi one-shot abrázame! ^^

Ahora vuelvo con este nuevo proyecto. También es una historia de Yumi y Ulrich, seguro no muy diferente a lo que se ha de ver en más fics. Espero que les agrade mi redacción y la idea general. Siempre, en toda la serie desde la segunda temporada, vemos a Ulrich celoso de William. Pero a Yumi en contadas ocasiones, como con Emily. Me parece algo altanero que la chica siempre declare su relación como una amistad sin tomar realmente en cuenta los sentimientos de Ulrich, y antepone los suyos y sus temores.

En este fic trato de sacar a relucir esa Yumi celosa a base de algo inesperado. Ya han derrotado a X.A.N.A asi que, tentativamente, nada debería distraerlos. Es mi muy humilde punto de vista sobre el empujón que debió sucitarse para que dieran el siguiente paso.


Capitulo 1.

Llega una Alumna Nueva.

Los atentos ojos de la clase miraban hacia el pizarrón, no por la complicada fórmula química escrita allí por la señorita Hertz, si no por la alumna parada enfrente de todos y con expresión tímida, esperando qué hacer. La señora Hertz, que conocía a sus alumnos, sonrió y los miró colocando una mano suavemente sobre la chica. Ésta miró de reojo al director (a su otro lado) y los que serían sus nuevos compañeros.

Odd miraba todo con curiosidad, esa chica era realmente atractiva. De cabello castaño claro, ondulado, que le caía cual cascada marrón sobre la espalda y bellamente recogido por una diadema. Sus verdes ojos contrastaban con su piel blanquísima, casi albina, realzando las pecas distribuidas escasamente por sus mejillas. Las facciones exquisitas creaban un rostro armonioso, de esos que se ven en los libros de arte tallados por los griegos, siempre perfeccionistas en sus obras.

Y no solo la belleza de su rostro o su esbelto cuerpo de nadadora causaban furor en los jóvenes y envidia en las chicas. Es que, los ojos de ella, sumados a sus expresiones, le daban un aire inocente, típico de la chica linda y educada que jamás mataría a una mosca. Irradiaba carisma y una confianza que a nadie le pasó desapercibido. Podrían después desarrollar otras conclusiones de ella, pero guiándose por la primera impresión, aquella muchachita era una santa princesa recién traída de algún lugar lejano.

La molestia era notoria en la expresión de Sissi, lógico era que aquella y linda criatura la desplazase de ser el centro de atención. Ni siquiera su padre, el director Delmas, podía evitar mirar de reojo a la nueva estudiante en alguna discreta ocasión.

Jérémie, que hasta ese momento trataba de resolver el equilibrio de ecuaciones químicas escrito por la maestra Hertz, dejó de lado el lápiz para apreciar a su nueva compañera de una manera que desde luego causó un enfado por parte de Aelita. Ésta, que admiraba el carisma pasmado en cada expresión de la nueva chica, no podía evitar sentirse ligeramente celosa.

Ulrich, francamente, le tenía sin cuidado. La había visto fugazmente y después vuelto a dibujar en una hoja de su cuaderno cualquier cosa que le viniera a la mente, como comúnmente hacía para relajarse tras estresarse en clase de Ciencias.

-Alumnos—habló Jim, que había estado callado y mirando sin actuar desde el umbral—Hemos venido a decirles algo importante.

Entonces, el director procedió dando un paso adelante.

-Ella es la señorita Eva Engel, una nueva estudiante y que será su compañera a partir de ahora. Viene de Alemania, espero que sean amables y respetuosos con su persona.

Ulrich, al escuchar su nombre, la miró sonriendo por la ironía* Después siguió con su dibujo como si nada.

Eva dio un paso hacia atrás y miró al director de manera suplicante. Entonces, el profesor habló claro y potente.

-Señor Stern—soltó el lápiz por la sorpresa, parándose inmediatamente.

-¿Si, señor Delmas?

¿Acaso le regañaría por estar distraído en un momento tan tonto como ese? Sería el colmo.

-Por favor, pase al frente.

Odd contuvo un ataque de risa mientras Ulrich caminaba hacia el director.

-La señorita Engel no domina bien el francés y espero que, considerando que usted sabe alemán, será un buen traductor durante dos meses en lo que Eva aprende y mejora en el idioma ¿Nos apoyara en esto?

Frunció el ceño.

-¿Y porqué tengo que ser yo?

-Por que es el único en toda la academia que habla alemán—replicó el director, imponiéndose—Si lo hace tendrá créditos extras.

Miró a Eva, aún retraída, y pensó que unos puntos de más le vendrían bien, considerando lo mal que le estaba yendo en ciencias y matemáticas últimamente. Sinceramente, que la chica entendiera el francés le tenía sin cuidado, aquel no era su problema. Pero, si por hablar su idioma le iban a dar créditos ¡Qué mejor!

No podía negar que Eva era una chica linda, cosa que no le importaba. Así, respirando hondo, probó ser amable saludándola.

-Hallo, wie geht es dir?

Ella sonrió ¡Al fin una persona que le entendía! El director ya le había dicho que un alumno podría ayudarle para que la tradujera durante un tiempo, solo en lo que aprendía francés.

-gut, aber war besser vor—su voz sonaba dulce y suave, casi melodiosa, con un acento marcado pero a la vez fluido que le pareció a Ulrich muy diferente al que se usaba en su ciudad de origen.

-in welcher Stadt bist du?—preguntó.

-Berlin.

El director carraspeó, visiblemente molesto por no entender nada sobre la conversación. Eva habló de nuevo.

-Sagen Sie allen, ich bin froh, sie zu kennen und hoffentlich auch neue Freunde

Ulrich asintió y miró a la clase.

-Eva dice que es un gusto conocerles y que espera tener amigos muy pronto.

-¡Dile que es gusto es nuestro!—habló Odd, causando un murmullo de voces cada una opinando cosas diferentes.

-Sie sagen, sie gerne treffen—Ulrich tradujo lo de Odd, a lo que Eva simplemente asintió.

-Muy bien, señor Stern, por dos meses usted será el tutor de la señorita Engel.

Ulrich simplemente asintió.

-Della Robia, haga favor de sentarse en otra parte. Ulrich y Eva deben compartir lugar—habló la señorita Hertz por primera vez en todo ese rato. Odd protestó y muchos chicos miraron ceñudos a Ulrich, que se sentó como si nada al lado de Eva.

-Sin más nos marchamos, disculpe la interrupción maestra—mencionó el director, saliendo junto con Jim del salón.

Eva, que había permanecido callada, suspiró aliviada y miró nuevamente a Ulrich.

-¿Wie schwer ist die Schule?

-Überhaupt nicht, Sie lieben

-¿Cuánto francés dominas, Eva?—preguntó la señora Hertz.

Los verdes ojos de Eva miraron de un lado al otro, tensándose sus hombros de inmediato.

-Ehh… ¿Sind Sie mit mir zu reden?—susurró a Ulrich, éste río por lo bajo.

-Digamos que nada, maestra.

Hertz parpadeó confundida.

-¿Nada? Pregúntele de nuevo por favor, señor Stern.

-Como diga. ¿Französisch sprechen?

-Nicht.

-Dice que no.—aclaró. La maestra no cedió.

-¿Y porqué ha venido a Francia?

Ulrich suspiró y tradujo la pregunta a Eva, éste le dio una explicación corta.

-Dice que su padre si habla francés y lo transfirieron aquí, pero que ella nació y creció en Alemania. Es huérfana de madre y su padre cree que conviviendo con franceses aprenderá a hablar el idioma.

-¿Te dijo todo esto con tan pocas palabras?

-Me dio la idea.

Hertz asintió y no dijo nada más, retomando el tema de su clase. Para no incomodar a nadie, todo lo que Ulrich escuchaba lo escribía en su libreta, claro, en alemán, para que Eva entendiera. Ella leía y veía los diagramas de la maestra, tratando de encontrar un sentido en ese lindo pero difícil idioma que no terminaba de comprender.

-¿Ihr Name ist Ulrich?

-Wenn

Eva no dijo nada más y fingió interés en los apuntes. Cuando, en realidad, estaba pensando en el alemán sentado al lado suyo. Podía apreciar que era muy apuesto, además, el director siempre se dirigió hacia él por su apellido. Se llamaba Stern*, y lo que más le encantaba del mundo era tumbarse sobre el techo y apreciar las constelaciones en el cielo nocturno. Eva jamás creyó en las coincidencias, ésa no sería una excepción.

El timbre sonó y todos fueron hacia la cafetería, Eva, que no conocía a nadie, preguntó a Ulrich si podía permanecer con él durante el almuerzo. Desde luego que el chico no se negó, pero por cortesía preguntó a sus amigos.

-¿Les molestaría mucho?

-Para nada—dijo Odd—Que se siente a mi lado, estará más cómoda.

Aelita río y Ulrich lo hizo con sarcasmo. Jérémie permaneció callado.

-¿wie sie Ihre Freunde nennen?

-Bien, Eva él es Jérémie—apuntó al chico que solo asintió—Aelita—ella le sonrió con ganas—Y Odd—el chico hizo un gesto de casanova.

Eva simplemente trató de recordar los nombres.

-Dile que es un gusto conocerla—dijo Jérémie, a lo que Ulich tradujo.

-Ella dice que también es un gusto.

La conversación fue interrumpida por Yumi, quien llegó con su bandeja en mano lista para sentarse en su lugar habitual: al lado de Ulrich. Y tardó en reprimir una mueca de disgusto cuando vio la silla ocupada por la despampanante morena alemana.

-¡Hola chicos!—saludó antes que nada, sentándose enfrente de Ulrich—Y… ¿Quién es ella? No la había visto.

Eva vio a la japonesa curiosa. Al oído, susurró algo a Ulrich. Eso molestó más a Yumi, causando una pequeña risa contenida por parte de Aelita.

-Se llama Eva Engel—explicó Jérémie—Es nueva y viene de Alemania, como solo habla alemán, el director encomendó a Ulrich para que sirva como su traductor por dos meses.

-Mmm.

--ihr Name ist Yumi, ist ein Freund—Eva al fin habló en voz alto, sin que nadie le entendiera

—Eva dice que le agrada conocerte Yumi.

-Dile que bienvenida y que espero aprenda francés pronto.

Aunque trataba de sonar cordial, se le escapó un poquito el acento hosco. Ulrich tradujo como si no se hubiese percatado de ello.

El timbre sonó y debieron irse cada quien a sus respectivas clases. Eva, que atrapaba las miradas de todos los chicos en el plantel, caminaba muy pegada a Ulrich y le hablaba con palabras que de todo el campus solo los dos comprendían. Yumi, molesta, se paró y puso la mochila yendo a su siguiente clase.

-¿Crees que las cosas se pongan mal?—preguntó Aelita con inocencia, a lo que Odd contestó.

-De perros.


Bueno, eso fue todo el capítulo primero, algo corto la verdad, a menos para mi gusto.

Aclaraciones:

¿Hallo, wie geht es dir?: hola ¿cómo estás?

gut, aber war besser vor: bien, pero estaba mejor.

in welcher Stadt bist du?: ¿de qué ciudad vienes?

¿Wie schwer ist die Schule?: ¿Es difícil la escuela?

Überhaupt nicht, Sie lieben: Para nada te encantará

Sind Sie mit mir zu reden?: ¿me está hablando a mí?

¿Französisch sprechen?: ¿Hablas francés?

Nicht: no.

¿Ihr Name ist Ulrich?: ¿Tu nombre es Ulrich?

Wenn: si.

¿wie sie Ihre Freunde nennen?: ¿cómo se llaman tus amigos?

ihr Name ist Yumi, ist ein Freund: su nombre es Yumi, es una amiga.

*Engel es la palabra alemana para ángel.

*Stern, en alemán, significa estrella.

Bueno, creo que esas son todas las frases en alemán que necesitan traducción. Para quienes lean esto y de verdad saben alemán, corríjanme si pueden, yo estoy usando un traductor y como todo aparato de seguro tiene sus fallos. En los próximos capítulos procuraré poner menos frases en ese idioma porque se supone que Eva irá aprendiendo francés (que al caso será español) De verdad, creo que exageré. Aunque, viéndolo del lado positivo, aprendimos una que otra palabra en un idioma diferente ^^

Me despido esperando que les guste este fic y me dejen todo tipo de críticas y comentarios.

chao!