Disclαymer: Todo lo que reconozcαs pertenece α Jotakα, lo demás es mío.

Advertencia: Incesto. Bαjo αviso no hαy engαño.


La vida es una constante decepción


Suerte


Solo mío.

·

Scorpius Malfoy suspiro por quinta vez. Estaba en la puerta que le costaba tocar y esperar a que abrieran; pues según él le costaba mucho. No es que le tuviera temor a James Sirius; ya había pasado esa etapa, solo que lo que venía a decirle seguramente sería difícil de asimilar.

Cuando por fin se decidió a tocar la puerta se abrió y James Sirius estuvo a punto de chocar con él.

El Potter-Weasley se sorprendió al ver a su cuñado y mejor amigo de su hermano afuera en la puerta de su departamento le sonrío como siempre lo ha hecho; pero Scorpius solo le dio una mirada seria.

— ¿Qué haces aquí?—pregunto en tono casual el hijo mayor de Harry Potter

— Tengo algo que decirte—dijo con seriedad, James II asintió y lo dejo entrar—Veraz James tengo que hablar contigo sobre Rose…

— Scorpius, se que ella es tú mejor amiga pero de verdad te pido que no toques ese tema; ella decidió por los dos, y ni siquiera me consulto—interrumpió el oji-avellana

— James, esto es más grave—el rubio suspiro hondo—Mi madre, hace tres meses vio a Rose en un callejón vacio de Paris; la observo entrar con un bulto y salir sin él—el Potter estaba desconcertado, no tenía la menor idea de a donde quería llegar Scorpius pero de lo que estaba seguro es que no era nada bueno—Dice ella que le gano la curiosidad y fue a ver qué era lo que Rose había dejado ahí

— ¿Qué dejo Rose ahí, Scorpius?—pregunto James todo le estaba dando mala espina

— James diga lo que diga; no actúes sin pensarlo—sugirió—Rose abandono ahí a un bebé; un niño que es idéntico a ti.

— ¿Qu-que has dicho?—tartamudeo James apoyándose en uno de los muros del departamento

— James, ¿Estás bien?—pregunto Scorpius ayudándolo a sentarse

— Scorpius, Llévame donde…mi hijo—

~•~

El rubio Malfoy ante la insistencia de James no pudo persuadirlo y termino llevándolo donde su madre; quien cuidaba al bebé. James Sirius estaba más que nervioso y a la vez estaba furioso.

Rose fue capaz de abandonar a un hijo, y lo peor de todo fue que lo dejo en un basurero seguro pensando que ahí el pequeño moriría de frio; pero gracias a Dios Astoria Malfoy había salvado la vida de su hijo.

James sonrió. Lo único bueno de todo es que tendría a un hijo al cual cuidar al cual darle su vida de ese momento en adelante. Para James Sirius Potter Weasley ya no habría parrandas ni salida con mujeres, desde ese momento en adelante se dedicaría a su hijo y a el Quidditch.

Al llegar a la mansión Malfoy, Scorpius lo hizo pasar y sin ningún retardo lo llevo donde su madre; Astoria lo estaba alimentando y tenía una hermosa sonrisa en el rostro, James se detuvo sin pensarlo ahí frente a él se encontraba su hijo un Potter, si su madre lo supiera estaría saltando de gusto por todos lados.

Astoria Malfoy se acerco a James, este se puso aun más nervioso en su vida había cargado a un bebé y tenía miedo de hacerlo mal; la castaña madre de Scorpius le sonrió y con cuidado poso al pequeño niño cabello castaño en los brazos de su padre.

Cuando por fin lo sostuvo de la manera correcta el pequeño bebé abrió los ojos centrándolos en oji-avellana era un pequeño niño un bebé de no más de tres meses, James en cuanto su hijo lo observo y vio los orbes azules iguales a los de su madre en ese momento el acababa de saber que es pequeño lo había prendado a él por el resto de sus días.

— ¿Cómo se llama?—pregunto sin observar a la madre de Scorpius

—No le puse nombre, no me sentí con el derecho de hacer eso—contesto Astoria, James la observo por un breve segundo antes de volver a ver a su hijo que de nuevo estaba dormido pero ahora en sus brazos, él no era bueno escogiendo nombres y sabia que su madre y su padre tampoco, Hermione si tal vez era buena idea irle a hacer una visita a su madrina.

— ¿Puedo sugerirte un nombre?—pregunto Astoria acariciando al pequeño Potter, James le sonrió y asintió

—Caeli—contesto sonriendo, entonces James recordó que Lilus una vez le dijo que los Malfoy nombraban a sus hijos por constelaciones eso hizo que su curiosidad se encendiera

— ¿Qué significa?—pregunto a la mujer castaña

— Es uno de los nombres que se le a la constelación Buril—explico Scorpius, James asintió y siguió observando a su hijo

~•~

Hermione estaba muy aburrida, ese día era su día de descanso y lo que menos quería era descansar su casa últimamente estaba sola pues Rose se había ido de Londres, Hugo estaba en Hogwarts cursando su ultimo año, Ron trabajaba todo el día; estaba tentada a ir con Ginny porque sabía que ese día ella estaría en su casa haciendo algo para su familia.

Estaba por entrar en la red Flu cuando en su sala de estar apareció su ahijado James Sirius Potter, que venía cargando a un bebé. Su madrina se acerco a él y tomo en brazos al pequeño bebé de tres meses.

— ¿Quién es el pequeño, James?—pregunto la castaña

—Es mi hijo, tía—contesto James sorprendiendo a su madrina

— ¿Tú hijo?—pregunto desconcertada—¿Quién es la madre?

James trago saliva nervioso, había ido a hablar con su tía porque sentía que ellos debían saber de la existencia de su nieto; pero ¿si Ron en vez de alegrarse creía que era una abominación además de asqueroso? Ó ¿Si le lanzaba un Avada Kedavra? Sacudió la cabeza debía dejar de pensar idioteces eran sus tíos además de padrinos, lo querían como si fuera su hijo pero ese era otro problema ¿Desde cuándo tu casi hijo se acuesta con tú hija mayor? Eso si era un problema estaba comenzando a acobardarse cuando vio que su hijo lo observa desde los brazos de su tía.

— Tía yo…Bueno vengo a hablar sobre eso con usted y tío Ron, ¿Podría llamarlo?—dijo con voz temblorosa, Hermione lo observo y asintió mando su patronus a Ron y en menos cinco minutos ya lo tenía ahí.

— ¿Qué sucede? Dijiste que era importante, ¿Ha pasado algo malo?—pregunto a casi gritos Ronald Weasley

— Cálmate Ron, James quiere hablar con nosotros—contesto de los más tranquila la castaña, Ron observo al pequeño que su esposa alimentaba

— ¿Quién es el pequeño?—pregunto acercándose

— Es mi hijo—dijo James sorprendiendo a su padrino; James Sirius suspiro y se encontró a si mismo calmándose mentalmente después de unos minutos de silencio decidió que era el momento de hablar—La madre de mi hijo es Rose Weasley su hija—cerro los ojos con fuerza esperando lo peor, por su lado Ron y su mujer compartieron una mirada para después sonreír satisfechos; ellos se venían venir eso desde que los dos estaban en pañales bueno más bien desde un poco después.

—James—llamo Ron, el nombrado abrió los ojos esperando ver un destello verde pero nada de eso paso—Nosotros lo suponíamos, ahora ¿Dónde está mi hija? ¿Volvió de Paris?

Si para James había sido difícil decir que su prima hermana era la madre de su hijo, le iba a ser más difícil explicarles que ella lo había engañado y después había abandonado a su hijo en bote de basura en Paris. Eso si estaba cabrón.

— Rose—suspiro—Ella lo abandono

— ¿Qué?—pregunto Hermione observando a su pequeño nieto en sus brazos; esperaba que lo que acaba de escuchar tenía que ser mentira, James comenzó a explicarles todo aunque rememorar eso le lastimaba.

El pelirrojo estaba furioso, Hermione estaba muy sorprendida y decepcionada nunca imaginaron que la linda y centrada Rosie fuera a hacer todo eso que James acababa de contarles, después de haberles explicado todo Ron había explotado diciendo que desde ese momento Rosebud Weasley no era más reconocida como su hija él no la había criado de esa manera él nunca iba a estar de acuerdo en que se abandonara a un hijo.

— ¿Cómo se llama, James?—pregunto en un murmullo Hermione, al principio pareció desconcertado pero después cayó en cuenta que se refería a su hijo a pequeño Caeli.

—Caeli, Astoria me pidió que le pusiera ese nombre; y lo hare pero también quiero que tenga dos. Pero no tengo la menor idea de cuál puede ser el otro—contesto con un suspiro el hijo de Harry Potter

—Llámalo Ryan, Ryan Caeli Potter Weasley—dijo Ron—Suena bien ¿No crees?

James rió, por lo menos su tío ya estaba mejor. Y la verdad es que el nombre sonaba bien, Ryan Caeli Potter Weasley su orgullo creció al escuchar el nombre en su mente, realmente le gustaba.

—Harry y Ginny, ¿Ya lo saben?—pregunto Hermione sonriendo, James negó con la cabeza estaba evitando el momento de decirle a sus padres; no sabía cómo hacerlo además no quería que nadie más que sus tíos y los Malfoy supieran quien era la madre de su pequeño Caeli.

Ron lo arrastro a la red flu y le hizo ir junto con ellos a la casa de sus padres donde explicarían la existencia del pequeño bebé que dormía plácidamente en los brazos de su abuela materna.

—No les diré quién es la madre—comento James, sus padrinos asintieron ellos también creía que era lo mejor; al llegar a la casa de los Potter la casa donde James había vivido durante 18 años, la casa que dejo para poder tener más libertad; aquella casa que en todo momento extrañaba. Ginny salto a los brazos de su hijo mayor diciendo que debía ir a visitarlos más seguido que los tenia abandonados.

Después cuando se dirigía a saludar a su hermano y cuñada noto al pequeño bebé durmiendo en los brazos de Hermione; se acerco a ella y le sonrio abiertamente queriendo cargarlo la castaña le paso a su nieto [compartido] para que ella también lo mimara.

— ¿Quién es este pequeño hermoso?—pregunto la pelirroja sin mirarlos

—Es mi hijo—contesto James sorprendiendo a su madre quien en ese momento sin detenerse lo abordo con pregunta y uno que otro regaño hasta que James le explico ahí ella se mostro comprensiva abrazando a su hijo diciendo que esa mala mujer no debería tener a su nieto era mejor que creciera con él [cerca de ella] y que entre todos lo mimaran.

—Espera a que Harry se entere, va a estar feliz—comento Ginny alimentando a su nietecito favorito [según ella] — Hay este precioso Ryan Caeli Potter Weasley, hijo ya sabes cuando tengas algún partido o entrenamiento con las Avispas vienes y me lo traes y yo encantada lo cuido

-Lo siento, Ginny. Pero yo ya le había dicho eso a James así que yo lo cuidare—contesto Hermione ocasionando que ella y su pelirroja cuñada comenzaran a pelear, James se sintió algo culpable pues ninguna de las dos iba a cuidarlo

~Flash Back~

¿Eres golpeador en las Avispas de Wimbourne?—pregunto la señora Malfoy

Así es señora Malfoy—contesto James Sirius

Llámame Astoria por favor—James asintió—Bueno la verdad es que me he encariñado con él pequeño y quisiera cuidarlo cuando tú estés ocupado ó por lo menos que me dejaras verlo, claro si tú quieres—dijo Astoria sonriendo, James asintió sonriendo le parecía muy buena idea; él solía estar muy ocupado con los entrenamientos y partidos, así que el que Astoria lo cuidara le venía muy bien.

Claro, y cuando usted quiere podrá ir a verlo—contesto James haciendo feliz a la mujer de Draco

~End Flash Back~

Pero por ahora él no diría nada, estaba muy bien así sin que nadie lo agobiara con preguntas; aunque lo más probable es que prontos los medios se las ingeniarían para poder averiguar cosas de su hijo pero haría lo posible porque nadie lo molestara.

Estaba decidido desde el momento cuando Scorpius se lo dijo, Caeli era solo su hijo. Ese pequeño no tenía nada que ver con Rose Weasley.

~•~

La pelirroja se levanto sobresaltada; esa noche había tenido una horrible pesadilla de la cual ella no recordaba casi nada. Pero de lo que estaba segura es que tenía que ver con James Sirius su primo su antiguo amante y él dueño de su corazón.

No sabía porque en los últimos meses había soñado con un pequeño bebé de ojos azules y cabello castaño idéntico al de James; le habría encantado a ella poder tener un bebé en sus brazos más si el padre era su primo James; pero sabía que eso ya no era posible se había alejado de él y le había mentido de la peor manera había huido refugiándose en Paris una hermosa ciudad, que la había acogido con los brazos abiertos pero que sin embargo no era su hogar.

Sabía que todo era difícil; tal vez ella debería volver a Londres y hablar con su amor prohibido pero aun no tenía el valor. No tenía el coraje para decirle la insensatez que había hecho.

Tenía que hablar con él, pero más adelante. Y eso ya era un hecho.


Somos fácilmente engañados por aquellos a quienes amamos.


¡Holα! ¿Cómo hαn estαdo? Pues yo αquí le trαigo mi primer fαnfic Rose/Jαmes S. Espero les guste y me dejen reviews. Es una historiα cortα no sé unos tres o cuαtro cαpitulos.

¡Muchαs Graciαs por leer! Y de αnte mαno les αgrαdesco α αquellos que dejen reviews y αgreguen α αlertas.

Me despido beso, Nessy que hαce de Ilusion's