Disclαymer: Todo lo que reconozcαs pertenece α Jotαkα, lo demαs es mío.

Advertenciα: Mucho incesto. Bαjo αviso no hαy engαño.


La verdad no es más que la expresión dolorosa del corazón.


Suerte


Dolorosa sinceridad

·

La puerta casi era tumbada a golpes, Roxanne se levanto y más rápida que veloz abrió y por ella entro hecho un torbellino Fred Weasley; estaba totalmente alterado parecía que algo grave había sucedido, se quedo parado unos segundos recuperando la respiración pues había salido de si casa tan rápido que apenas y podía respirar.

— ¿Qué te pasa?—pregunto la pelinegra con una sonrisa burlona en el rostro, su hermano le dedico una mirada fulminante que hizo retroceder unos pasos a Roxy pues su hermano nunca la había observado así.

— ¿Por qué me llamaste con tanta urgencia?—pregunto Fred tomando asiento en uno de los sofás de el departamento de su hermana; en ese momento salió Rose de una de las habitaciones, Fred inmediatamente noto que su prima se veía más hermosa de lo que ya era y al parecer desde la última vez que la había visto había subido algo de peso.

— ¿Molly sabe que estas aquí?—pregunto la pelirroja hija de Ron, el pelirrojo negó con la cabeza—Estoy embarazada, Fred—las dos primas solo observaron como el pelirrojo Weasley-Johnson caía al suelo desmayado.

— ¡Lo mataste!—grito la Weasley-Johnson, Rose la fulmino con la mirada y se acerco a su primo para comenzar a zarandearlo; nunca se imagino que Fred Weasley II fuera tan fácil de sorprender ¡Merlín! ¿Y si ya no despertaba? Seguramente Molly II la mataba sin contemplación alguna, la pelirroja trago en seco, por su propio bien esperaba que Fred despertara porque si no… ¡Merlín la salvara!

· · ·

El pelirrojo sintió un fuerte dolor en su cabeza, se sentía confundido no tenía la menor idea de donde estaba. Abrió los ojos y una fuerte luz blanca lo deslumbro, escucho en lo lejano una serie de gritos, juraba que se escuchaban como la caprichosa de su hermana Roxanne, parpadeo un par de veces hasta que sus ojos se acostumbraron a luz; pudo ver con claridad que el techo estaba encantado y en ese momento brillaba como debería de estar en el exterior; puso atención y escucho los gritos de su hermana.

— ¡Todo está mal!—grito moviéndose de un lado al otro— Debiste darle esa noticia con más delicadeza, pobre de mi hermano cayó al suelo como saco de patatas. Deja le cuente a papá.

— No le ha pasado nada—dijo Rose con una pequeña risa al imaginarse las burlas de su tío George hacia su hijo mayor.

La mente del pelirrojo todo estaba revuelo, no recordaba muy claramente que era lo que había sucedido, hacia un gran esfuerzo por que los recuerdos llegaran claramente a su mente. Pero solo uno llego con claridad.

— ¡Estas embarazada!—grito sentándose bruscamente en la cama dándoles un susto de muerte a las dos primas

·

— ¿No has visto a Fred?—pregunto Molly que llegaba por la chimenea a la casa de su tío Harry pues James había regresado apenas Rose se había marchado —Se supone que hoy saldríamos los tres juntos

El castaño Potter estaba sentado en la mesa dándole de comer a su hijo Caeli quien en vez de comérsela la aventaba para todos lados; Molly sonrió enternecida Caeli iba a sacarle canas verdes a su padre, la pelirroja le dio a su hijo a su primo y tomo el lugar de James así el pequeño bebé comió de lo más gustoso a manos de la tía Molly.

— Tramposo—murmuro James—No entiendo, tú, mamá y Dominique pueden darle muy bien de comer pero a mí me hace unos berrinches

Molly solo rió. Podría ayudar a James ó divertirse viendo como Caeli lo hacía sufrir. Los pensamientos de la pelirroja se vieron interrumpidos por la puerta alguien acababa de aparecer; el Potter tomo su varita, Molly la escondió debajo de la mesa, la puerta de entrada comenzó a abrirse, James se tensó y Fred entro.

— ¿Piensas atacarme?—pregunto con las manos en alto—Juro que mis intenciones son buenas

— Déjate de payasadas—dijo Dominique que bajaba las escaleras con una de las gemelas en brazos—Tía Ginny está molesta porque están haciendo mucho ruido—dijo para después perderse en la cocina

— ¿Dónde diablos estabas?—dijo Molly con voz y una furibunda mirada hacia Fred, el pelirrojo se encogió sobre sí mismo e inconscientemente dio un paso hacia atrás, James se mordió la lengua para soltarse a reír estaba a punto de ver una de las cómicas peleas de sus primos.

— Molly en este momento no tengo tiempo para pelear—dijo con seriedad Fred dejando a la pelirroja con la boca ligeramente abierta—He venido hablar con James. A solas.

— Entiendo, yo no iba a quedarme aquí—dijo la pelirroja Dominique—Alexia se quedara aquí porque si me la llevo llorara— Molly rio por lo bajo, los tres pequeños niños estaban sentados en el suelo habían dejado de jugar para poder observar a los adultos.

— Caeli—los cuatro pares de ojos de posaron en la pequeña Alexia que acababa de pronunciar su primera palabra; la pelirroja Weasley-Delacour literalmente voló hacia su hija; Molly también su unió a la alegría.

— ¡Albus!—grito Nicky, el pelinegro Potter llego alterado con su hija Alexa en brazos— Alexia hablo—dijo una feliz Nicky, Molly había sacado de su bolsa una cámara muggle y tomaba fotos de todos bajo la fastidiada mirada de su esposo.

Fred codeo a su primo y le hizo una seña de que lo siguiera pero antes de salir claramente los dos primos escucharon con el hijo de Fred y Molly decía:

— Mamá loca—después el desquiciado grito de Molly por lo cual el pelirrojo corrió al despacho de Harry.

— ¿Tampoco Molly puede saber?—pregunto James algo desconfiado pues para que su primo actuara de esa manera de verdad tenía que ser algo delicado— ¿Qué es lo que sucede?

El pelirrojo guardo silencio unos minutos, en los cuales la mente de James viajo por todos lados imaginando que era lo que Fred estaba a punto de decirle pero ninguna de sus exageras suposiciones eran correctas por eso lo que su primo le dijo lo saco completamente de sus caviles.

— Dile a Rose que Caeli es su hijo—pasaron otros estresante minutos en los cuáles cada uno tenía pensamiento diferentes. James estaba pensando las posibilidades de poder averiguar la razón por lo cual su primo le pedía eso. Fred recordaba su charla con Rose.

Flash Back

¿Quién es el padre?—pregunte, James va a estar furioso cuando se entere; aunque diga que no la ama ¡La quiere! Pero es que a veces están idiota… Así como dice Molly que soy yo pero más ¡El!

James—contestaron Roxy y Rose a la vez, ¡Merlín! Siento que me mareo o no quiero desmayarme de nuevo; pero es que estas dos dan las noticias sin considerar que a pesar de mago ¡Aun soy humano! Tengo suerte de aun no haber sufrido alguna de esas cosas muggles que le pasan a los muggles cuando se alteras; no sé ni cómo se dice.

¿James?—parpadee muchas veces para ver si de verdad estaba despierto, ¿James embarazo a Rose?— ¿Cómo?—De todas las preguntas tuve que decir ¿Cómo? Eso es más que obvio y de verdad poco me interesas saber cómo es James en ese tipo de situaciones…

¿Quieres que conteste eso?—pregunto con una sonrisa burlona Rose, ¡Genial! A Rose el haber convivido mucho con James le afecto poco a poco se irá uniendo al club.

No—conteste con una sonrisa— Solo ¿Qué quieres que haga?

Mi prima sonrió—Que me deje hablar con él

End Flash Back

— ¿Por qué quieres que le diga?—pregunto James

— Porque tiene que saberlo—contesto Fred, sabía que eso no convencería a su primo pero tenía la esperanza de que se conformara con esa respuesta pero bien sabia el Weasley que James no haría eso.

El castaño Potter pensó en la extraña desaparición de Fred ato los cabo y la sangre le hirvió, Fred se estaba viendo con Rose a sus espaldas. Se levanto de golpe sobresaltando a su primo; el Potter observo a Fred con una iracunda mirada.

— Dime la verdad Fred—la voz del Potter sonó como una orden, el pelirrojo temió que todo eso terminara en alguna pelea pues el por ninguna razón quería pelearse con James, su casi hermano y sin pensar abrió su boca:

— Rose está embarazada—Fred esperaba muchas reacciones de James menos que tal como le paso a él cayera al suelo inconsciente a causa de la impresión.

— ¡James!—grito el Weasley antes de ir a socorrer a su primo

·

Después de varias horas y un Fred contando la misma historia por todo ese tiempo; Ginny estaba sentada en la cama a lado de su hijo con su nieto en las piernas, Molly y Fred estaban detrás de ella esperando que el castaño Potter despertara de un momento a otro.

— De nuevo, cariño—dijo Molly pronunciando con sorna la última palabra— ¿Cómo ocurrió todo?

Fred rodo los ojos—Como ya te dije amor, no lo sé solo estábamos charlando en privado y le di una noticia y se desmayo.

— ¿Qué clase de noticia?—pregunto Ginny observando a su sobrino, Fred trago en seco y sonrió nervioso.

— Tía perdone, pero es algo entre James y yo—contesto el pelirrojo

Antes de que Ginny pudiera replicar su hijo comenzó a murmurar algo inteligible a moverse de lado a lado alterado, cosa que hizo que olvidara lo demás. Molly solo fulmino con la mirada a su esposo, Fred estaba ocultando algo y ella iba a saber que era así le costara lo que le costara.

Rose está embarazada, Rose está embarazada, Rose está embarazada, Rose está embarazada, Rose está embarazada, Rose está embarazada, Rose está embarazada, Rose está embarazada.

La mente de James no dejaba de recordarle esas tres palabras que había pronunciado Fred; movía su cabeza de un lado a otro estaba alterado; de pronto despertó de golpe asustando a los tres presentes que se encontraban en su habitación, sin decir más el Potter se levanto se coloco los zapatos murmuro algo que apenas y se noto después desapareció.

— ¿A dónde fue?—pregunto Ginny abrazando con más fuerza a su nieto; Molly se giro a observar a Fred hizo una mueca y comenzó a caminar hacia la salida, el Weasley salió detrás de ella seguramente su esposa le gritaría por un algo tiempo; y como una vez Lyssander le había dicho Los Weasley tiene predilección por las mujeres que les gritan y mandan. Qué razón tenía su amiga; bien sabía que era cierto pues Molly le gritaba tal y como su madre lo hacía con su padre, su esposa le mandaba igual que Hermione mandaba a su tío Ron y eso mismo pasaba con la novia de Hugo; de verdad los Weasley escogían mujeres muy explosivas.

·

Rose estaba sentada en la mesa en la cocina del departamento de su prima Roxy, se encontraba sola. Su prima acababa de salir con Lorcan Scamander a una cita, cuando la pelirroja menos lo espero frente a ella apareció James y al observar su cara supo que él ya estaba enterado, seguramente de nuevo discutirían; pero esta vez ella no se dejaría lastimar por las palabras de su primo, no importaba lo que le dijera ella iba a quedarse con sus bebés.

James al llegar al departamento de Roxanne lo primero que observo fue a Rose estaba sentada frente a una mesa tomando algo que tenia apariencia de té, se relajo tomo una gran bocanada de aire, el venía en son de paz solo necesitaba hablar con su prima poner claro cómo iba a estar las cosas pues él no se iba a alejar de ese pequeño que estaba dentro del vientre de su Rosie.

Los rodeo un incomodo silencio por unos minutos, solo se estaban observando cada uno en sus propios pensamientos parecía que ninguno de los dos iba hablar, y en efecto ninguno de los dos tenía planeado comenzar la conversación, pero una pequeña patada en el vientre de Rose hizo que las lagrimas comenzaran a caer por sus mejillas, la emoción le había ganado, el Potter se extraño por la reacción de su prima pero no tuvo oportunidad de preguntar porque en ese momento la pelirroja se puso de pie y pudo observar con detenimiento el vientre abultado donde se encontraba su futuro hijo.

— James…—susurro Rose, el castaño tenía una enorme sonrisa en su rostro. La pelirroja tomo su mano y la llevo a su vientre justo donde uno de los bebés pateaba; James acaricio con cariño la abultada panza de embarazo de Rose; estaba emocionado nunca había vivido algo así y ahora lo estaba viviendo con la madre de su hijo con la mujer que nuevamente iba a hacerlo padre—Son mellizos, James. Son dos. —El Potter subió su mirado y observo los azules ojos de Rose que estaban cristalizados por las lagrimas, el castaño sintió que algo dentro de él se extendía por todo su ser y lo llenaba de un hermoso y cálido sentimiento. El oji-avellana se levanto de su lugar sin perder el contacto visual con la Weasley.

James rodeo con cuidado el cuerpo de Rose la abrazo y le transmitió todos los sentimientos que en esos momento estaba sintiendo, si había estado molesto ya no lo estaba, si había pensado que el que Rose estuviera embarazada era mala idea ya no era así. En ese momento James era completamente feliz y nada podía arruinar su felicidad, en ese momento se podía nombrar así mismo la persona más feliz sobre el mundo mágico y muggle. Pero todo lo bueno tiene un final y ese momento fue roto por la llegada de Albus y Scorpius, que para sorpresa de Rose venían todos moreteados y desarreglados.

— ¿Qué hacen aquí?—pregunto el Potter mayor, Albus le envió una mirada molesta pero con algo extraño en ella que por más que intento no pudo descifrar, Rose que aun se encontraba entre los brazos de su primo le sonrió a Albus y a su mejor amigo Scorpius, pues tenía algún tiempo de no verlo; era al único que después de su llegada no habían tenido ningún recuerdo emotivo digno de su amistad y la pelirroja Weasley-Granger tampoco había visto a su prima Lily en los cinco meses que tenía ahí. — ¿Albus?—llamo James.

— Tenemos algo importante que decirles—dijo Scorpius—Smith…

— ¿Qué tiene ese imbécil?—Rose noto como James tomaba su cintura con fuerza y como su voz cambio de calmada a una dura; la pelirroja trago en seco estaba segura de lo que venía no era nada bueno, y eso mismo sentían sus hijos.

— Nos dijo que…—Albus tomo aire, ese pequeño acto logró que James se alterara.

— ¡¿Qué demonios es lo que sucede?—grito, la pelirroja dio un paso atrás y se pego más al cuerpo de su primo lo cual logro calmar al Potter mayor.

Flash Back

El rubio Malfoy y el pelinegro Potter había salido a dar una vuelta por el callejón Diagon; habían andado por ahí y por allá hasta que llegaron al caldero chorreante cuando estaban por entrar tuvieron la desgracia de encontrarse con un imbécil según las palabras de Dominique, al principio los dos chicos habían tratado de ignorarlo pero el Hufflepuff había llamado su atención de la peor manera que se le habla a un Slytherin.

¿Dónde está la zorra de Rose?—hablando justo de las personas apreciadas, pues así las dos serpiente atacarían soltando el mayor veneno posible; Scorpius se puso delante de Albus antes de que este se le lanzara encima por haber insultado a su prima preferida, gracias a Merlín Lily se había ido con Dominique a comprar algunas cosas porque si las dos chicas hubieran estado ahí el pobre de Smith ya estaría muerto.

Porque no te metes en tus asuntos—soltó el Malfoy dispuesto a terminar esa conversación después se vengaría de él pero en ese momento debía evitar que Albus le lanzara un Avada Kedavra al imbécil de ese chico.

¿Es verdad que de nuevo esta embarazada?—pregunto Leonardo con su mejor sonrisa de superioridad, Albus que se encontraba detrás de su amigo, se desconcertó por las palabras de Smith ¿Rose embarazada? ¿De nuevo?— ¿Qué? Me van a decir que no lo sabían. —Los dos ex – Slytherin no contestaron; Albus porque estaba sorprendido y Scorpius porque no quería darle esa satisfacción al imbécil. —Tal parece que sí es así. Supongo que de nuevo lo va a abandonarlo ¿No es así?

Albus que ya no aguanto más tomo de la camisa a Smith y lo estrello contra la misma pared con la que Fred lo había hecho; Scorpius ni inmuto en ese momento hervía de coraje y si bien el no reaccionaba con un muggle eso no le impedía dejar que su amigo lo hiciera al fin y al cabo así como era Slytherin también era un Potter y entendía perfecto eso. Albus golpeo el rostro de Leonardo Smith con tanta fuerza que ese primer golpe hizo que su labio sangrara, Scorpius sonrió. Esa fuerza Albus de la debía a Nicky y el Malfoy en ese momento se lo agradecía.

¿Te molesta la verdad, Potter?—dijo usando como burla su apellido, Albus volvió a jalarlo hacia atrás y de nuevo lo estrello contra la pared; el morocho estaba lleno de furia nadie hablaba así de su prima en su presencia— ¿Qué? No sabes que tú querida Rosie me encargo que me desasiera de su hijo en Paris, pues mi querida serpiente Rose tuvo un hijo de tú hermano James y me pidió que lo abandonara en un lugar que no sobreviviera la noche—Albus se sorprendió bajo la guardia lo cual fue aprovechado por Leonardo que de un golpe en el estomago le saco el aire, el Potter se doblo y cayó al suelo, Smith comenzó a patearlo pero Scorpius lo empujo y se estrello contra una de los muros, el Malfoy le dio un rodillazo en la ingle como Lily le había enseñado.

Albus se levanto escupió algo de sangre y se acerco a su amigo donde pateo en el estomago a Smith. — ¿Rose te pidió que abandonaras a su hijo?—dijo Albus arrastrando las palabras, Leonardo aun a costa de los golpes y de su labio sangrante sonrió.

Sí—contesto con la voz fuerte y clara, Leonardo pensó que el Potter de nuevo lo golpearía pero este golpeo el muro que estaba por arriba de él y se alejo de él furioso, Scorpius que se encontraba aun frente a él sonrió con suficiencia le dedico una mirada de asco se coloco en cuclillas y le susurro:

Mi madre vio en Paris a Rose abandonando a un pequeño—Leonardo sonrió con orgullo—Pero acabo de descubrir que eras tú. Tú te desiste de su hijo sin decirle nada. Te aprovechaste de que dio a luz en un hospital muggle; así era más fácil irte con el bebé sin ser culpado por nadie

Leonardo tenía una cara de estupefacción, ahora fue el turno de Scorpius de sonreír—Nadie creerá en ti.

Desde que Rose me escribió esa carta donde con dolor me decía lo que había sucedido. Le prometí que no le diría a nadie porque pensé que mentía porque mi madre la había visto; pero ahora me doy cuenta de que todo estuvo planeado por ti. Y créeme que esto que acabamos de hacerte te parecerá un baño de rosas a comparación de lo que James Potter te hará cuando se entere, porque déjame decirte que el pequeño que vive con James es ese bebé que abandonaste; mi madre lo salvo. —Scorpius se levanto y con un poco de dolor en las costillas se alejo con Albus tenía mucho que explicarle a su amigo.

End Flash Back

Rose sintió que su cabeza daba vueltas, su hijo no estaba muerto. [Aun no sabe que James lo tiene, los chicos lo contaron más resumido x)] Estaba en algún lugar a salvo, estaba vivo. Ella siempre lo había sabido, tenía que encontrarlo quería sentirlo, quería darle todos esos apapachaos que no le dio en ese tiempo; Rose necesitaba ver a su hijo, quería saber cómo era y en que se convertiría cuando fuer más mayor. Necesitaba a su hijo con ella.

James sonrió. ¡Todo estaba tomando su rumbo! Por fin podrías estar con Rosie sin recriminarse que ella había abandonado a su hijo, podría estar con ella y decirle que Caeli también era su hijo; abrazo a su prima la pego a su cuerpo y coloco su barbilla sobre la coronilla de ella, sabía que Rose estaba llorando pero no era de tristeza era de felicidad, estaba feliz. Al igual que él lo estaba, aunque sentía una gran ira hacia Smith en ese momento no tenía tiempo para él. Después se encargaría de él; Leonardo Smith recordaría su nombre por el resto de su vida, esa era su palabra de merodeador.

— James—llamo Rose cono voz temblorosa—Tenemos que encontrar a nuestro hijo. Quiero verlo, quiero conocerlo. Tienes que ayudarme por favor

El castaño le sonrió y beso se coronilla de nuevo—No tenemos que buscarlo

La pelirroja se sorprendió por lo que James le dijo y más aun el tono calmado como se lo dijo, estaba por preguntar porque pero James le robo un pequeño beso en los labios que la dejo más confundida de lo que estaba.

— Rosie—llamo con una sonrisa James—Nuestro hijo está conmigo, Astoria me lo entrego después de encontrarlo. —Rose cerró los ojos con una gran sonrisa en sus labios se abrazo a James y juntos hicieron una aparición en conjunto.

Al llagar la Grimmauld Place lo único que se escuchaba era a Ginny jugar con alguno de sus nietos en el piso de arriba, Rose y James subieron en silencio pero tomados de la mano y con una hermosa sonrisa en los labios; James dirigió a Rose hacia su habitación dejo que la pelirroja abriera la puerta y ella con las manos temblorosas por los nervios abrió con cuidado observo de lo el otro lado de la cama una cuna de madera y dentro de ella estaba un pequeño sentado que al verla sonrió, la Weasley se tapo la boca con una mano y sintió como las lagrimas caían por sus ojos camino lentamente hacia él, el pequeño Caeli cuando Rose estuvo a lado de su cuna estiro los brazos y ella sin pensarlo lo cargo, era la primera vez que cargaba a su hijo y no iba a dejar de hacerlo.

James observaba todo desde el marco de la puerta, sentía una enorme satisfacción al ver a Rose cargando a Caeli y que tuviera un vientre abultado era la escena que muchas veces quiso y que ahora tenía mucho mejor, el Potter sonrio y se alejo por el pasillo Rose no iba a irse más de su lado, Caeli tendría un madre y en 4 meses más sería padre de nuevo todo eso lo hacía muy feliz y para rematar su felicidad iba a agradecerle a Smith de una manera que Hufflepuff nunca olvidaría.

En ese momento por fin la Suerte estaba de su lado, y ahora tenían lo que más querían. Iba a disfrutarlo por lo que les quedaba de vida.


FIN


La suerte no llega, se hace.


¡Holα! ¿Cómo hαn estαdo?

Espero les guste el finαl de estα historiα. Y de verdαd siento todo lo que tαrde, estαbα αlgo escαsα de imaginación; pero αquí estα el final & encerio espero les αgrαde.

Por lo que respectα αl Epilogo comenzαre a trαbαjαr en él & pronto comenzαre otro fαnfic de lα tercera generαción en el pαsαdo espero αlguno se pαse a leerlos. Así como los invito α mis otros dos fanfic nuevos.

Nos leemos & espero sus opiniones. Muchas Gracias a aquellos que me han seguido desde el inicio a ustedes se debe este final.

Nessy