Mi segundo fic ^o^, espero que sea de su agrado y si tengo faltas de ortografía que me avisen -.-

Contexto histórico: los personajes de naruto así como las cosas dichas sobre vampiros actualmente no están entrelazados como en la famosa serie, solo si así lo señala el fic, un mundo gobernado por vampiros en donde los humanos son solo mitos infantiles, situado con príncipes que gobiernan sus tierras y en donde surgirá el más puro amor entre razas.

Los personajes de naruto no me perteneces si no a masashi-sama

Nos enseñaron que: ser diferente…está mal.

En el gran castillo feudal se podía apreciar el olor a incienso, las risas de la población empedernida reunida en ese gran palacio, todos para celebrar algo importante, la proclamación de poder y el cumpleaños número cien de su segundo príncipe.

En el inmenso salón donde todos estaban reunidos mirando con alevosía hacia el gran pedestal en la esquina, lleno de rosas, se presentó el gran príncipe calmando los gritos de su gente, las mujeres azotando sus abanicos y los hombres arreglando las corbatas de sus esmóquines.

-''estamos aquí reunidos''- dijo con tono sereno a la vez que todos se silenciaban para escuchar atentamente, los ojos carmesí se abrieron de par en par –''para celebrar el centenario cumpleaños de mi querido hermano ''- los velos de seda situados detrás de él se abrieron lentamente para dejar ver a un chico de ojos color sangre –''y con el mi regalo de festividad''-

Cuando el chico escucho esas palabras aflojo una gran sonrisa en su rostro, sabía que su hermano hacia esplendidos regalos y esta no iba a ser la excepción.

-''sasuke''- dijo su hermano –'' te regalare las tierras que están al sureste de la cuidad, allí encontraras un gran palacio para reinar a tu pueblo''-

Los aplausos llenaron el espacio junto con conmociones y felicitaciones, la alegría de sasuke se hiso notar, su propio reino para gobernar, con que hacer lo que quisiera, y dominarlo a su antojo.

-''pero esto no termina aquí''-, el silencio gobernó nuevamente mientras el nerviosismo se hacía notar, ¿otro regalo?, se preguntaban lo que seria.

De la gran puerta aparecieron cinco guardias sosteniendo unas cuerdas, los gritos de sorpresa no terminaron sino hasta que vieron lo que amarraban esas cuerdas tirantes.

-''para mi preciado hermano, una humana''- el eco de la voz golpeo con fuerza las paredes mientras que sus súbditos no sabían cómo reaccionar o que decir.

-'' ¿una…una humana, itachi?''- sasuke trago saliva –'' ¿no estaban extintos?''- la voz se escuchó cada vez más emocionada.

-''casi, hermano, casi extintos, la que ves allí es una hembra''- rio itachi mirando a su hermano atónito.

Los guardias empujaron las cuerdas hacia delante, la chica humana, camino donde traspiés, con el cabello azul marino tapando su cara, llevaba un atuendo parecido a la antigua arabia, con el torso al descubierto y pies descalza, con hermosas perlas decorándola por todas partes.

-''se dice que la sangre humana es la más suculenta''- se escuchó murmuran entre las personas -''hoy que antes de que quedaran extintos, ellos gobernaban el mundo''-, la gente reía con el espectáculo.

Sasuke empezó a reír inquieto, su hermano se sentó en una gran silla forrada en terciopelo, con su mirada garrafal decidió que ya era la hora de marcharse, la fiesta concluía al ver que sasuke quería probar esa suculenta piel lo antes posible.

Al terminar la fiesta y cuando ya todos los plebeyos se habían marchado, itachi ordeno que llevaran a la extraña especie humana a los aposentos de sasuke.

-''te agradezco hermano''- sonrió sasuke aprobando el buen gusto de su hermano con sus regalos.

-''no todos los días cumples cien años, sasuke''-. Coloco su brazo en el cuello de su hermano, -''pero…querido hermanito, tendrás que esperar a llegar a tus nuevas tierras para probarla''- se despidió de él y se fue a su propia habitación en ese gran castillo.

Estaba demasiado emocionado para caminar por los pasillos y llegar a su habitación, empezó acorrer lo más rápido posible, y eso es decir mucho, velozmente llego a la puerta, respiro onda y entro lentamente.

Allí estaba, amarrada a un poste de la gran cama para que no intentara escapar, con su cuerpo erguido hecho un capullo, con el largo y brillante cabello tapando su cara y unos ruidos extraños.

-'' ¿qué es ese extraño ruido?''- se preguntó mientras se acercaba más a la chica, era un verdadero fastidio tener todo ese pelo ocultándola, acercándose más y más llego hasta los pies de ella, estaba demasiado impaciente, quizás era un monstro horrible, con cuatro ojos y una cara deforme, miles de leyendas se contaban sobre los humanos, temerosas leyendas, el chico pestaño, acerco su mano y movió temeroso los cabellos que no le dejaban ver.

-''horrible''- pronuncio mientras retrocedía más con la respiración entrecortada llegando hasta la pared -''horriblemente…horriblemente hermosa''- cayó al suelo rojo, nunca había pensado que una mujer y menos humana podía llegar a ser tan hermosa, bella y delicada como una flor.

La humana elevo la vista, se notaba en sus mejillas que estaba llorando, los sonidos que había escuchado sasuke eran eso, el llanto de la chica, su mirada fue de lleno a la de él.

Miedo.

La chica empezó a temblar, sasuke no lo entendía, era él se supone que tenía que tenerle miedo a ella, excepto por su belleza, se recogió más, definitivamente la habían traído a la fuerza.

-'' ¿Cómo te llamas?''- pregunto sasuke recomponiéndose y acercándose en canclillas a ella.

''hi…hinata hyuga''- su voz era tersa y suave, melodiosa en cada letra.

Sasuke la observo, definitivamente era como una diosa, tomo él cabello de ella y lo movió peinándolo para ver perfectamente el rostro, la chica seguía llorando y ahora traía un leve rubor en sus mejillas. Las amarras de la chica se soltaron, sasuke la tomo de la cintura y la acostó en la cama.

-''yo me llamo sasuke uchiha''- susurro al oído de ella –''y desde ahora tu eres mi cena''- demasiado excitado pensando en su suculento manjar paso su lengua por el cuello de ella, dichoso e impaciente, los ojos se volvían cada vez más rojos, tornándose carmesí completamente, los sollozos de la chica aumentaban, sasuke dejo ver unos blancos colmillos perfectos para perforar la fina piel de la hyuga, se acercó y…

-''maldita sea''- dijo entre los bajos recordando lo que le había dicho su hermano, se levantó acostándose a un lado de ella con los brazos extendidos.

-''sirviente''- grito furioso y con los ojos cerrados, al segundo un mayordomo de mediana edad haciendo una reverencia, -''tráeme a naruto''- ordeno el uchiha

-''enseguida''- respondió el sirviente saliendo de la habitación.

-''de seguro ese estúpido me ayudara''- refunfuño entre dientes

-'' ¿qué pasa sasuke?'' llego casi rompiendo la puerta de golpe un chico rubio y alto con unos extraños rasgos, unos tipos de bigotes, sasuke se levantó con una vena en la cabeza.

-''necesito que le enseñes lo principal''- dijo sacando desde la cama a la hermosa chica –''ella es humana y lo único que sabes es sobre ellos''-

-''es…es…hu-huma…humana'' tartamudeo casi desmayándose.

-''si, si es humana, ahora trabaja, para eso te llame''- gruño sasuke.

-''pero…es humana… ¡humana!, es una especie extinta…''- .

-''al igual que tú lo estarás si no trabajas''-.

Naruto se colocó rígido camino hacia la chica y le susurro –'' ¿no crees que debería relajarse, preciosa?''- hinata soltó una pequeña risa que escondió rápidamente.

-''iré a tomar un baño''- dijo sasuke directo hacia la gran puerta –''naruto''- dijo antes de irse.

-''dime sasuke''- dijo el chico con una amplia sonrisa.

-''si huelo sangre te mato con mis propias mano''- cerro de un portazo.

-'' ¿Cuál es tu nombre, querida?´´- pregunto naruto tirándose a la cama.

-''…hinata…hyuga''- respondió ella con un claro rubor en sus mejillas.

-''tranquila no te hare anda, por lo menos yo no''- rio él.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

-''maldito naruto''- gruño sasuke metiéndose al gran jacuzzi con espumas, relajándose un poco empezó a hundirse más entre las aguas, pasando los minutos rápidamente se levantó al escuchar un pequeño quejido, salió del agua alífero poniéndose una toalla en el torso y llego a la su habitación.

-''aléjate de ella´''- gruño para detenerse y ver a naruto encima de hinata en una poso demasiado comprometedora.

-'''espera sasuke, puedo explicarlo, yo solo''- fue interrumpido por la oleada de viento que lo aplasto como a una mosca e hizo caer al suelo.

-''maldito pedazo de…. ''- lo tomo de la camisa.

-''espere''- grito una voz melodiosa y al segundo el peso liviano de una pluma se cargaba en su brazo haciendo el esfuerzo de detenerlo, hinata estaba allí, amarrada a el brazo musculoso de él, sin darse cuenta de que no servía de nada y que ni siquiera lo movía un centímetro, sasuke se dio vuelta para ver a la chica.

-''espere por favor, sasuke-sama''- esa tierna voz y esa cara angelical hizo sonrojar a el uchiha, soltó colorado a naruto dejándolo en el suelo.

-''él se resbaló con el tapis en el suelo''- dijo tímida mientras se agachaba para recoger al rubio adolorido.

Naruto se reincorporo junto con la ayuda de hinata.

-''naruto ¿le enseñaste todo lo que debería saber?''- pregunto alejando a la chica de él.

-''si, en una semana aprenderá todo, pero…creo que debería yo enseñarte algunas cosas de ella''- rio el rubio –''es fascinante, sus células son diferentes a las nuestras, en uno de los centriolos, específicamente en las mitocondrias, no tienen la célula que nosotros tenemos, también tiene su sangre leucocitos y...''- fue interrumpido reiteradas veces.

-''en español''- gruño sasuke.

-''su sangre está constituida y por eso es más…deliciosa, y su ciclo vital llega máximo a los cien años, y…sasuke''- dijo serio –''ella no tiene la rapidez curativa que nosotros tenemos, su heridas tardan un doscientos por ciento más que las nuestras''-

-''bien, bien''- dijo sasuke, tomo hinata entre sus brazos y le susurró al oído –''tendré cuidado''- soltó una pequeña risa traviesa.

Hinata se estremeció mientras sentía el cuerpo desnudo de él, tacto a tacto, con solo…una toalla.

-'' ¿naruto?''- pregunto sasuke –'' ¿es normal que los humanos estén tan pálidos?''- moviendo a la chica que se desmayaba

-''pues no, para nada''- rio naruto pensando que era una broma lo dicho anteriormente por su amigo.

-'' ¿y que no responda?''- le dijo de nuevo.

-''no, sasuke… ¿Por qué preguntas?''-.

-''pues la humana se desmayó''- dijo sasuke de lo más natural mientras sostenía a la chica entre sus brazos.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.- .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Naruto cada día le enseñaba más y más a hinata, mientras sasuke se resistía a probar esa frágil y suculenta piel.

La chica despertó entre las sabanas, meneándose entre ellas, sintiendo la fina seda entre su cuerpo, suspiro gratamente mientras abría lentamente los ojos, giro su cabeza observando la gran habitación, con un color pastel se decoraban las paredes y un gustoso olor veraniego se apreciaba por la ventana, el sol alumbraba todo el lugar, ella se levantó tocando con sus pies de descalzo los pelos de la alfombra, empezó a caminar hacia la puerta, la abrió encontrándose un gran pasillo con rastros de hojas purpura, siguió caminando y sintiendo el viento cobijándola, dio vuelta a la derecha y se encontró un gran jardín, inmerso en rosas y arboles verdes.

-''ya despertaste''- susurró a su espalda una voz aterciopelada.

-''…''-

-''ven, naruto nos espera''- dijo el chico con cabellos azabache tomando de la mano a la chica.

Es tan… cálida pensó él caminando entre el pasto.

-''hinata-chan, sasuke-kun''- grito como siempre el rubio que estaba sentado en una blanca silla bajo un gran techo de tela –''mira hinata, te tengo una sorpresa''-

Desde su espalda, naruto saco una bella rosa roja la cual arrodillándose dio a la hyuga, -''es igual a ti''- dijo el con una sonrisa.

-''mu-muchas…muchas gracias naruto-sempai''- se ruborizó obsequiándole una bella sonrisa a el uzumaki.

-'' ¿sempai?''- se preguntó sasuke ¿a mí me dice con miedo sama y a él le dice semapi con cariño? Empezó a morderse el labio molesto, voltio a ver a hinata que mostraba una sonrisa amplia y amable.

Que…linda'' -''naruto''- grito sasuke –''no me digas que la cortaste de MI campo de rosas''- dijo furioso e intentando romper esa escena de amor entre ellos dos.

-''pues…''- rio naruto echándose a correr.

-''maldito''- gruño sentándose en la silla junto con hinata –''e hinata, deberías socializar más, puesto que estaré un largo, largo tiempo contigo''- el chico clavó los ojos en la muchacha.

-''sasuke, esa no es la forma de empezar una conversación''- rio naruto que volvía.

-''pensé que te largaste''-.

-''bueno hinata, ¿dónde vivías antes?''- pregunto el rubio mostrando una sonrisa.

-''yo…eto…no puedo decirle''- las mejillas se coloraron mientras entrelazaba los dedos índices.

-''em… ¿tienes familia?''- sasuke presto atención a la respuesta que daría ella.

-''mi…mi familia. Ellos…ellos no…están''- musito.

-'' ¿¡y como has vivido!''- grito sasuke levantándose de su asiento.

-''no-no quiero hablar del tema''-.

-''hinata-chan''- dijo naruto intentando alegrar la triste mirada de ella –''en la noche partiremos a el nuevo reino de sasuke, conocerás el norte de nuestro país''-

Ella asintió poniéndose más contenta, ya estaba atardeciendo y sasuke en su habitación estaba reparando sus maletas.

-''hinata''- llamo sasuke para que ella se acercara-''sé que no fue muy justo lo que hicieron los guardias de mi hermano, pero tampoco me arrepiento…¿Por qué no has escapado todavía?''-

-''yo…mis padre me enseñaron a aceptar mi destino, aunque…aunque yo creo que uno mismo lo forja…no lo odio sasuke-sama''- una sonrisa que pronto se disimuló afloro en la cara de sasuke

Ella no me odia sonrió para sí mismo, dejo de doblar la ropa que metía a su maleta y se acercó a hinata tocando su mejilla –''tú…eres hermosa''- se acercó a su oído, ella podía sentir la respiración de él, y la suya a punto de explotar.

-''sasuke''- la voz chillona irrumpió en la habitación, sasuke en instinto se apartó de ella enojado –''naruto, ¿¡cuántas veces te tengo que decir que toque a la puerta?''- grito sasuke.

-''itachi dice que ya llego el carruaje, tienes que bajar''- grito el rubio mostrando sus dientes en una media luna.

-''ya bajamos''- contesto sasuke fastidiado.

Cerró la gran maleta y se la llevándosela al hombro, bajo junto con hinata la gran escalera en forma de caracol hasta llegar a él gran salón donde su hermano lo esperaba.

-''adiós sasuke''- dijo itachi abriendo sus brazos y abrazando a su pequeño hermano.

-''adiós itachi, vendré a visitarte al mes siguiente''- rio de nuevo tomando las maletas y avanzando hacia el carruaje –''vamos hinata''- le dijo para luego ofrecer su mano y levantarla hasta el piso del carruaje.

Naruto ya se encontraba adentro junto con hinata y solo faltaba el.

-''sasuke''- llamo su hermano acercándose al oído –''las noticias se esparcen muy rápido, cuídala''- le susurro para luego irse, mientras sasuke subía con los latidos del corazón a mil por segundo.

Nos enseñaron que: ser diferente…está mal.

Bueno, aquí está el primer capítulo de esta historia de vampiros *¬*, espero que dejen muchos REVIEWS ya que eso me alienta a seguir :D , muchas gracias por leer y espero seguirla pronto,

***10 REVIEWS y lo sigo ;) *****