Disclamer: Los personajes de Naruto no me pertenecen le pertenecen ha Masashi Kishimoto yo solo los uso sin fines de lucro y solo para que pasen un agradable rato y salgan de la monotonia de sus vidas.

Aunque SasukeCubiitodeHieloSexii-Kun no dijo lo mismo cuando pasamos una de las mejores noches de sexo loco y desenfrenado en el techo de mi casa o/O (HemorragiaNasal)(Babas).

El trama del ficc no me pertenece repito NO ME PERTENECE repito no me pertenece le pertenece ha MeliPattz quien muy amablemente me permitio la adaptacion de su ficc gracias nena eres la mejor :)

N/A: ¡Hola Chicas, Chicos y toda la gente rara que me lee en fanficction .net! jaja ok no ._. como estan si me preguntan ando muy mal pero no por eso pierdo las esperanzas que me compondre eso espero en realidad pero tratare de terminar la mayoria de los fic´s ¿Razón? pues tengo miedo que llege el momento en que ya no pueda estar aca por diversos problemas mas bien por mi salud tanta medicina en mi cuerpo hace que divage mas mi imaginacion eso en parte creo que es bueno pero ala ves no por que tardaria aun mas espero poder terminarlos rapido lo que tengo pensado es terminarlos rapido y despues ya con mas calma re-editarlos todos ¿Que les parece mi idea?¿Es loca?¿Tonta? Ustedes que opinan


.

..

.

..

.

Mafia vs Amor

-Capitulo 1-

SAKURA POV

Ya era de noche y el calor me estaba matando. Había llegado de la universidad, cansada y con el cerebro exprimido de tanto que estudiar. No alcancé a poner un pie en la puerta de la casa y una enorme maleta me estaba estorbando el paso, ni que decir que mis padres también estaban ahí.

-¿Qué es esto?-pregunte viendo, con una ceja alzada, la enorme maleta.

-Son tus cosas-contestó mi madre, fríamente.

-¿Y por que están aquí y no en mi habitación?

-Por que ya es hora de que te emancipes-dijo ahora mi padre con los brazos cruzados.

-¿Cómo?-eso me tomo por sorpresa.

-Sakura, ya tienes veintidós años, sigues viviendo con nosotros ¡Y no tienes empleo!- dijo mi madre exasperada.

-Al menos estudio, es mejor eso a nada.

-No entiendes, Sakura-mi padre sacudió la cabeza lentamente-. Lo que tratamos de decirte es…

-Que quieren de que me valla de casa- complete, estrechando mis ojos.

-No, lo has entendido mal…

-Bien, no importa- le corte tomando la maleta y empujándola afuera- ¡Cuando encuentre algún puente en donde dormir, los llamo!-grite azotando la puerta.

Lo que esperaba era que mis padres salieran pidiendo perdón y rogándome que volviera, pero cuando ya había caminado diez cuadras y no escuchar un solo grito, suspire frustrada. Me habían echado

Creo que no debería estar sorprendida por la decisión que tomaron y mucho menos molesta, pero… ¡Al menos me hubieran dado tiempo a conseguir un lugar a donde dormir! Aunque en realidad ya lo tenía.

Mi mejor amiga estaba al tanto de las discusiones que había tenido con mis padres y me había asegurado que cuando este día llegara, que fuera directamente a su apartamento y que no me quedara vagabundeando por las calles, pero no pensaba hacerle caso.

Pague el taxi que había tomado y baje en la parte mas atestada de la cuidad, ahora empezaba mi caza, tenía que encontrar a un buen candidato para pasar la noche o unas horas.

Con la maleta a cuestas, camine sin rumbo fijo por las atestadas calles. Un pequeño y escondido bar llamo mi atención, estaba cansada, me dolían los pies y mis brazos no aguantaban más el arrastrar la maleta.

Entre y me senté en una mesa medio escondida, el lugar estaba medio oscuro y estaba lleno de hombres medios borrachos ¡Apenas pasaban de las diez!

Por un momento me sentí observada y curiosa busque al que me miraba, gire mi cabeza hasta que me tope con un par de ojos celestes. Evalué con la mirada al chico que estaba sentado a tres mesas de mí, una sonrisa picara le bailoteaba en los labios, mientras jugaba con el vaso de cerveza que tenía en su mano ¡Bingo! Encontré a mi presa, pensé.

Levante mi mano y con un dedo lo llame, el muchacho no se hizo rogar y en medio minuto lo tenía sentado a mi lado. Se notaba que no pasaba mas de los dieciocho años, con mucha confianza paso un brazo por mis hombros y comenzó a seducirme, bastante bien.

Luego de la súper sección de sexo desenfrenado, deje al muchacho durmiendo en la cama del hotel, el cual había pagado muy gustoso. Sin hacer el menor de los sonidos, salí de puntillas de pie y me dirigí a la casa de mi amiga.

Cuando llegue esta me abrió a los pocos segundos, con la cara completamente crispada de enojo.

-¡Te dije que vinieras directamente a casa cuando esto sucediera!-me regaño.

-Ya estoy aquí, no te quejes-dije sin mirarla y pase por la puerta.

-De seguro fuiste a saciar tu apetito sexual.

-Por supuesto. El niño era muy bonito, lastima que era menor- Tire la maleta al lado del sofá y me desparrame en este- ¿Cómo sabías que me echaron de casa?

-Fácil- se sentó a mi lado-. Tus padres me llamaron a penas te marchaste- se acerco un poco más- Se le notaban preocupados.

-¡Ja! Ahora se preocupan- reí sarcástica. Mire a mi amiga, quien se estaba mordiendo el labio y me miraba con demasiado deseo-¿Qué te pasa?

-Estoy pensando en cobrarme la primera noche de tu estadía- sin esperar a que contestara, se abalanzo sobre mí y empezó a despojarme de mi ropa.

Bien, debo aclarar que mi relación con ella es algo… ¿fuera de lo común? ¿Extraña? Ella no siente ninguna atracción por los hombres, en pocas palabras es lesbiana. No me molesta en lo absoluto, de echo lo hicimos varias veces, es…algo extraño, por que falta algo esencial ¿Me entienden? , pero a la vez es algo completamente excitante, experimentar diferentes cosas en el ámbito sexual.

Por cierto, olvide presentarme. Me llamo Sakura Haruno, tengo veintidós años, no me considero una mujer atractiva, como modelo, pero conseguía buenos candidatos para la noche. Soy de estatura promedio, mi cabello es rosado si pueden creerlo es natural es demasiado ¿exotico? no creebn, largo y ondulado, mis ojos son color verde tal cual jade, simplemente extraña por haci decirlo. Estoy estudiando leyes en la universidad, no es lo que realmente quiero, pero fue algo que mis padres decidieron, ahora que me echaron y piensan que soy una completa vaga, les demostraré que seré una excelente abogada con mucho dinero.

La chica que esta arriba de mí, dejándome moretones por todo el cuerpo, se llama Rika Amane, a diferencia de mí, ella es rica. Tiene un lujoso y enorme departamento en el centro de Kioto, son todos los lujos que se pueden imaginar. Su madre es la presidenta de una famosa marca de ropa, por lo que cada vez que salía un nuevo producto, usaba a Rika como maniquí de carne y hueso, para promocionarlo.

Nos conocemos desde la primaria, hemos sido mejores amigas desde siempre y amantes-cada vez que lo deseábamos- desde hace un par de años. Vamos a la misma universidad, pero no estudiamos lo mismo.

Como quien no mira el tiempo, ya dos meses habían pasado desde que me echaron de casa. Mi relación con ella, dio un giro que no me esperaba, no con un ser humano y mucho menos con una mujer…

-¿Te encuentras bien?-pregunto preocupada al ver que tosía como una desquiciada al inhalar mal el humo.

-¿Qué has dicho?-pregunte con voz ahogada y los ojos me lloraba, me había ahogado muy feo.

-Que si te encontrabas….

-¡Eso no!- la coté- ¡Antes de eso!

-Oh…-hundió su cara en la almohada-Qué si querías que fuéramos novias-murmuro.

-Rika yo…-comencé a decir, pero ella me interrumpió.

-La pasamos bien- dije mirándome. Eso era verdad- El sexo es genial-no voy a negarlo- Y veo que no tienes intenciones de irte-eso fue un golpe bajo, pero también era verdad- ¿Por qué no intentarlo?

-Por que no te sería fiel y eso lo sabes-era una de las más duras de las verdades, no entendía por que se arriesgaba a estar conmigo, después de todas las cosas que sabe de mí.

-Lo se- se dio vuelta en la cama y se quedo mirando el techo un rato largo.

El silencio me incomodo, jamás me gusto el silencio ni la oscuridad, me hacían sentir, extrañamente, sola, por más que tuviera a un acompañante al lado.

-Pero…-murmuro de repente, mirándome a los ojos y estos brillaban con una tenue esperanza- Puedes intentarlo- no lo preguntó, más bien lo afirmó.

-Déjame pensarlo- dije inhalando una gran cantidad de nicotina-. Veamos…-puse un dedo en mi mentón, fingiendo que me debatía, mientras lo decía en voz alta- Si me quedo aquí, tengo asegurado un buen departamento, ropa y zapatos de marca y ¿Quien dice que hasta un auto? Pero para eso, debo pagar con mi libertad, aun sinfín de hombres sexys y a los penes- Ella se carcajeo y me pego juguetonamente en el hombro-. Acepto

Ella grito y se lanzo a mis bazos, besándome desesperada. Tenía el presentimiento de que me arrepentiría de esto, pero era una experiencia que no me iba a perder.

-¿Sabes que eres la mejor?-dijo mientras bañaba mi cara de pequeños besos.

-Me lo vienes repitiendo desde la primera vez que nos acostamos-sonreí- Rika…-la llame ahora seria-. Si quieres que paremos con esto ahora, solo dímelo, por que no quiero que nuestra amistad se vea perjudicada en todo esto. Realmente no quiero perderte como mi mejor amiga, este es un paso muy…

-Eso lo se- me calló con un dedo en mis labios-. Pero no perdemos nada con intentarlo y siento que no nos arrepentiremos.

-No te prometo nada.

-Lo que me importa es que lo intentaras y eso me hace muy feliz-sonrió ampliamente y me beso con pasión.

Genial, una nueva ronda de sexo. Nótese el sarcasmo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-