Hola a todos!

Aquí les he traído un proyecto nuevo en el que he estado pensando de hace meses ^^ Esta vez les he traído un fic de Inazuma Eleven Go! Pensaba en terminar "Una Nueva Historia" primero, pero es que no me he podido resistir a escribir este fic :3, es como si mis ideas exigieran poder ser vistas por ustedes, amigos XD

Solo espero que les guste.

Declaimer: INAZUMA ELEVEN NO ME PERTENECE, A EXCEPCION DE YURI, KENJI, HIROSHI, AKAKO, ISAMU (ENTRE OTROS) Y OTROS QUE SERAN MENCIONADOS A SU DEBIDO TIEMPO, ASI COMO LAS TECNICAS ESPECIALES DE LOS YA MENCIONADOS PERSONAJES.

Enjoy!


El nuevo viento que sopla en Raimon

Ya han pasado 10 años desde que el equipo Inazuma Japan gano el campeonato Mundial de la FFI. Debido a este acontecimiento, el futbol en todo Japón comenzó a tomar protagonismo. Y así, el número uno mundial, Inazuma Japan, representado mayoritariamente por el equipo de Raimon, se convirtió en un equipo de elite mundial. Y ahora comienza una nueva historia, una nueva historia que gira nuevamente alrededor de la escuela Raimon.

-0-0-0-0-

-El momento ha llegado…- susurró una voz sombría escondida en la oscuridad de la habitación, la única luz que había era la que atravesaba las enormes vidrieras de diferentes colores. El hombre que había pronunciado esas palabras estaba arrodillado frente a un hombre que llevaba una túnica, parecida a la que llevaban los sacerdotes. Cualquiera que entrara en ese lugar podría decir que se trataba de una iglesia.-…No me importa si este cuerpo se llega a destruir, pero cumpliré con lo que se me asignó, y lo daré todo para que esto se cumpla.

-¿Lo darás todo por esa causa?- preguntó el sacerdote.- ¿Ese designio es tan importante?-

-Si…- contestó sin dudar.-…Sé que debo eliminar a más de un individuo, y debo cumplir totalmente con ese designio.-

-Es verdad…ya que esta es una orden del destino, ¿cierto?- al decir estas palabras dio media vuelta.- En fin, debemos hacer todo lo posible para cumplir su deseo.

Al escuchar estas palabras el hombre se puso de pie. Dejó ver por debajo de la capucha negra sus ojos oscuros, unos mechones de unos colores crema y verdoso y en la oreja izquierda llevaba varios aretes, su rostro dio a reflejar su odio.

-Mi deseo también…es dominar el mundo del fútbol.

Ciudad Inazuma...

El sol nuevamente irradiaba su luz sobre la Ciudad Inazuma, mostrando que era un nuevo día, pero no se trataba de cualquier día, se trataba del primer día de clases para muchos alumnos, algunos muy emocionados por volver a clases y poder volver a ver a sus amigos que no vieron durante el verano, otros simplemente fastidiados de tener que volver otra vez a la escuela y alguna más entusiasmados que nunca por ingresar a su nueva escuela...

Un chico de castaña cabellera con dos remolinos en ella salió de su casa llevando orgullosamente el uniforme de Raimon, antes de irse se agachó junto a la casa de un perro.

-¡Buenos días, Sasuke! Cómo de te encuentras hoy?- preguntó. El perro solo contestó con un ladrido y el muchacho sonrió satisfecho.- Siento que hoy puede ser un gran día para jugar fútbol.- dijo poniéndose de pie y haciendo como si pateara un balón.- ¡Estoy muy emocionado!- Volvió a agacharse junto al perro y este comenzó a lamerle la cara.- ¡Ya entiendo! ¡Ya entiendo! Sasuke también está feliz por mí.- le agradeció acariciándole la cabeza.- Se puso de pie.- Bueno, ya me voy!- dijo comenzando a correr.

-¡Ve con cuidado!- le gritó una joven mujer que barría afuera del edificio.

El muchacho estaba más emocionado que nunca y esquivaba todo lo que se interpusiera en el camino. Saludaba a los vecinos y estos le deseaban suerte. Pero al doblar una esquina no se esperaba encontrarse con alguien y no pudo evitar chocar con ella. La persona no se cayó, pero el chico no pudo evitar perder el equilibrio y caer hacia atrás mientras que papeles caía al piso.

-Estás bien?- preguntó una voz femenina. El chico la miró mientras se sobaba la cabeza, era una mujer de unos veinte años, de cabellera rubia ondulada que le llegaba un poco más abajo de los hombros y que tenía intensos ojos calipsos.- Estás bien?- volvió a preguntar.

-Eh? ¡Sí- se apresuró a decir mientras se ponía de pie bruscamente. Miró todos los papeles que estaban esparcidos en el suelo.- Emm... Gomen, he provocado que tirara todo esto.- dijo mientras se agachaba para recoger los papeles.

-No pasa nada.- dijo la mujer mientras también se agachaba a recogerlos. El chico se fijó más en la apariencia de la mujer. Llevaba un especie de sweter blanco que tenía los bordes grises y que dejaba sus hombros descubiertos. Tenía unos pantalones que le llegaban un poco más abajo de la rodilla color negro y uno zapatos de tacón color blanco. Ambos terminaron de recoger los papeles y el muchachos se los entregó. En eso la mujer sonríe al ver el uniforme.- Vas a Raimon, no?

-¡Hai! Es mi primer año.- dijo el castaño. La mujer solo sonrió.- Ah! Lo siento, mi nombre es Matsukaze Tenma! Mucho gusto.- dijo para luego hacer una reverencia.- Lamento haber chocado con usted.

-Descuida, Tenma-kun.- dijo para luego comenzar a caminar en la misma dirección en la que Tenma se dirigía. El chico la miró extrañado por que no se presentara, pero supuso que no era de algo que debiera preocuparse mucho y reanudo su camino a toda velocidad.

-0-0-0-0-

-Por fin llegué a la escuela Raimon…- dijo para sí mismo con una enorme sonrisa cuando se encontraba en frente de la Secundaria. Un enorme relámpago resaltaba en la estructura del edificio. -¡Aquí puedo jugar futbol!-

Entró con paso decidido a la escuela mirando hacia todas direcciones, la curiosidad lo dominaba. Miró el logo del relámpago y no mudo evitar emocionarse más aún.

-Aun tengo tiempo antes de entrar, creo que explorare un poco más.- continuó su camino y se topó con una estructura algo destartalada.- "El club de fútbol"- leyó.- ¡Este es el lugar donde se reúnen!- dijo emocionado.

-¿Necesitas algo?- le preguntó una voz atrás suyo. El chico se volteó asustado.-…Oh, perdón por asustarte.- dijo aquella mujer. Tenma suspiró aliviado.

-En serio que me ha asustado.- comentó. Miró hacia atrás. -¿Este es el club de futbol?- preguntó.

-Este salón solo es un recuerdo del pasado, actualmente no se utiliza.- contestó la mujer.

-Enserio? Entonces, ¿dónde se realizan las actividades del club?- preguntó curioso.

-Sígueme- dijo y el muchacho no dudó en seguirle. –Es aquel edificio.- dijo señalando con el dedo índice y el chico desvió su mirada hacia allá.

-¿Esa…es la sala de actividades?- preguntó atónito el muchacho al ver el enorme edificio.

-A decir verdad…es un estadio de fútbol.- le informó.

-Un estadio de fútbol? ¡¿Eh?...Me quiere decir que este edificio es todo el club de fútbol?

-Si, es cierto.- contestó sonriendo.

-Eso quiere decir que "ese" es el club de fútbol de Raimon.- dijo emocionado.

-Por cierto, mi nombre es Otonashi Haruna, y soy la asesora del equipo.- dijo para presentarse.

-Una asesora de equipo.- dijo poniendiendose más recto.

-Si, ¿y quién eres tú?- preguntó Haruna.

-Soy un nuevo estudiante y quiero ingresar al club de fútbol.- dijo decidido.

-¿Ingresar al club? Entiendo…-

-Y es un gusto conocerla.- dijo haciendo una reverencia.-Mi nombre es Matsukaze Tenma.

-0-0-0-0-

¿Quién diría que solo un rato después sucedería tal atrocidad? En el suelo de la cancha de fútbol se podía ver como todo el equipo del aquel deporte tirado sin más fuerzas para volver a levantarse, solo había una persona de pie y no era exactamente un jugador de ese equipo.

-¿Así que eso fue todo?- preguntó burlón con una fría sonrisa en su rostro.

-¿Qué fue lo que sucedió aquí?- preguntó preocupado un profesor que acompanaba al entrenador del equipo, un hombre de cabellera morada, nadie más, ni nadie menos que Kudou Michiya.

-Destruí al equipo de Raimon...- dijo como si nada.

-¿Por qué hiciste eso? Dame tu nombre y tu clase.- ordenó el profesor.

-¿Quién sabe? Ya que es mi primer día...- respondió arrogante.

-Nuevo estudiante, ¿cómo te llamas?- preguntó Kudou.

-Tsurugi Kyousuke. Y supongo que usted es el entrenador Kudou.

-Destruiste al equipo de fútbol.- dijo Kudou sin alterarse.

-Si. Solo les enseñaba como patear un balón. Estaba aburrido.- respondió.

-¡Entrenador Kudou!- gritó Haruna llegando a la cancha.- Oye tú, ¿por qué peleaste con ellos?- preguntó enfadada a Tsurugi.

-¿Pelear?- se volteó hacia atrás.- Oye, ¿acaso peleé con ustedes?- Tenma solo miró alejado la escena.

-El solo llegó... y nos acabó a todos solo con el balón...- respondió el capitán.

-¿Cómo es posible?- se preguntó Haruna.

-¿Por qué hiciste todo esto?- preguntó el capitán molesto.

-Porque no me gusta el fútbol.- respondió sin alterarse.- Así que aplastaré a todo aquel que lo practique.- Tenma lo miró sorprendido.- Así que apartir de hoy este club ya no existe.

-Es curioso que eso lo diga alguien que lo juega tan bien.- dijo una voz femenina. Todos se giraron y Tsurigi fulminó con la mirada a aquella persona. Tenma se sorprendió al ver que se trataba de la mujer con la que había chocado esa mañana.- Para odiar algo alguna vez debiste amarlo, no?- preguntó alzando una ceja, se mostraba impasible, pero por dentro ardía su ira. A Tenma le llamó la atención, ya no tenía la dulce apariencia que había mostrado cuando había chocado con ella.

-Matsura-san...- murmuró Haruna. Así era, la mujer de rubia cabellera era Matsura Yuri.

-Usted no sabe nada, así que no debería hablar, sensei.- dijo Tsurugi con fastidio.

-¿Por qué tanto odio?- quiso saber Matsura.

-¿Odiar? Quién sabe...- respondió.- Pero les puedo decir una cosa. Es fútbol es una de las tontería más grandes que existen... ¡Es basura!- gritó para luego patear el balón hacia un basurero.

-Tú... ¿Por qué insultas el fútbol?- preguntó Haruna molesta.

-¿Insultar? Yo no he hecho eso, sensei.- dijo burlón.

-¿Qué dices?- dijo perdiendo la paciencia.

-Detente.- logró pronunciar Tenma. Tsurugi lo miró curioso.- ¿Crees... que el fútbol es basura e innecesario? El fútbol no es para nada así.- Kudou levantó una ceja.

-¿Ah?- dijo Tsurugi algo molesto.

-Ah, no... etto...- dijo Tenma nervioso.

-¿Quién eres tú?- preguntó fríamente Tsurugi.

-Y-yo soy Matsukaze Tenma. Y me uniré al club de fútbol de esta escuela.- Tsurugi rió.

-Que lastima. ¿No ves que este equipo ya está acabado?

-No digas eso, yo quiero entrar y jugar con los demás.

-¿Preocupado? Ya entiendo, parece que te gusta mucho el fútbol. Veamos lo que tu querido fútbol te dice.- pateó el balón hacia Tenma, pero no lo golpeó. Yuri había detenido el tiro con la palma de su mano.

-¿No te das cuenta de lo que estás haciendo?- preguntó la rubia frunciendo el ceño. Pero antes de que le pudiera responder pateó otro balón y esta vez Matsura no logra reacciona, el balón impactó contra el pecho de Tenma sin poder evitarlo, derribándolo. Haruna se agachó junto a él.

-Esto es muy molesto... que un chico como tu no sepa el real significado del fútbol.

-Pues si lo sé.- dijo Tenma poniéndose de pie y tomando el balón entre sus manos.- Yo si que sé de fútbol.

-Oh, entonces, ¿podrías mostrarme ese conocimiento?- Tenma retrocedió un pase asustado.- Solo tienes que aceptar mi desafío.- dijo sacando sus manos de los bolsillos.

-¿Un desafío?- preguntó Tenma.

-¿Qué sucede? ¿Qué pasó con el entusiasmo de hace un momento?- preguntó Tsurugi.

-No pasa nada, acepto.- dijo molesto.

-Tenma-kun.- dijo Haruna preocupada. Tsurugi rió satisfecho.

-Que bien, porque yo seré tu oponente.

La luz que irradiaba el sol de pronto fue tapada por las nubes. Poco a poco alumnos de diferentes años se fueron acercando a la cancha curiosos por lo que estaba sucediendo ahí. Entre la multitud apareció una chica de larga cabellera castaño claro con un mechón color rojo enredado en una trenza al lado derecho de su cabeza. Sus ojos eran de un curioso color rojizo y su rostro estaba lleno de pecas. Por su uniforme se podía decir que era de segundo año.

-No...- dijo preocupada mirando a la cancha.- Debo decírselo a los demás.- dijo para luego salir corriendo.

En la cancha Tsurugi le explicaba a Tenma en que consistía el desafío.

-Solo debes quitarme el balón cuando lo tenga, y solo con eso ganarás el desafío.- el chico lo miró sorprendido.

-Entrenador Kudou, ¿dejará que hagan esto?- preguntó Otonashi preocupada. Pero este no le respondió.- Entrenador...- luego miró a Yuri, ella era la segunda opción de autoridad ahí, pero ella tampoco parecía dispuesta a detenerlos.

-Solo debo quitarte el balón y así ganaré.- repitió Tenma.

-Si. Si tú ganar, dejaré tranquilo al equipo de fútbol de la escuela.- dijo Tsurugi. -Pero si pierdes, el club de fútbol acabará para siempre.

-Presidente Ginzan, detenga esto, por favor.- dijo Haruna atrayendo la atención de Tenma. Un hombre de baja estatura, canoso y con gran papada venía hacia ellos acompañado por Fuyukai.

-No, yo acepto que se haga este desafío.- dijo el anciano.- El fútbol de la escuela necesita un reordenamiento drástica. Y no toleraré que un nuevo estudiante acabe con todo el equipo de fútbol.- lo miraron sorprendidos.- Y tú, niño, ¿cómo te llamas?- preguntó mirando a Tenma.

-Matsukaze Tenma.

-Matsukaze-kun, el destino de todo el club de fútbol, lo dejo en tus manos. Te lo encargo.

-¿¡Eh?- exclamó sorprendido.

-Espere un momento, ¿lo está diciendo en serio?- preguntó Haruna.- Por favor, dígale algo, director Fuyukai.

-¿Está seguro de esto, presidente?- preguntó Fuyukai susurrándole.

-Seguramente él sea uno de los ejecutores que envió el Fifth Sector.- respondió también en susurros.

-Entonces, ¿me quiere decir que señor Seitei previó todo esto?

-Supongo que Seitei debe estar planeando algo. Por ahora no podemos hacer nada más.

-Sí.- dijo alejándose.

-Entonces, como presidente, apruebo este desafío.

-Entonces, está decidido.- dijo Tsurugi con una sonrisa.

-¿Estarás bien, Tenma-kun?- preguntó Haruna.

-Aun que no sea mi ejercicio diario de dribleo, p-puedo hacerlo.- respondió algo nervioso.

-Ejercicio diario de dribleo... ¿solo eso?- preguntó Otonashi. Tenma asintió.

-No se preocupa, daré mi mejor esfuerzo.- se golpeó ambas mejillas con las manos.- Muy bien.- dijo con una sonrisa.

Ambos chicos estaban parados uno frente al otro en medio de la cancha, el resto de había hecho a un lado para dejarlos solos en si desafío. Una gota de sudor corrió por la mejilla de Tenma.

-Entonces, ¿vamos a jugar fútbol. Tenma-kun.- dijo burlón Tsurugi para luego levantar el balón con el pie y comenzar a darle botes con su rodilla.

"Debo quitarle el balón para ganarle." pensó Tenma nervioso.- ¡Puedo hacerlo!- dijo para sí mismo comenzando a correr.

Al llegar junto a Tsurugi intentó quitarle el balón con una patada, pero este solo golpeó con más fuerza el balón y giró sobre si mismo, esquivando a Matsukaze sin ningún problema. Volvió a intentarlo, pero nuevamente falló. Tenma simplemente no podía robarle el balón. Tsurugi sonrió maliciosamente cuando Tenma se volvía a cercar hacia él y pateó el balón levemente como si le diera un pase, pero Matsukaze no reaccionó y perdió el balón cuando este golpeó contra su cara.

-Como lo suponía.- dijo Tsurugi con una fría sonrisa.

Tenma volvió a intentar quitarle el balón, pero volvió a caer al suelo. Nadie de los del equipo de fútbol creía que Tenma pudiera ganarle a Tsurugi.

-¿Qué pasa? ¿Ya tuviste suficiente?- preguntó Tsurugi.

-Aun no.

-¿No crees que hablas demasiado para ser una persona que no sabe nada de fútbol?- preguntó. Su odio mostró odio.- Lo sabía, tú eres el tipo de persona que más odio.- dijo apretando el puño y pateó el balón con fuerza.

El balón dio en lleno en el pecho del muchacho, enviándolo lejos de Tsurugi. Kudou, Yuri y Haruna miraban impresionados y preocupados. Pero Tenma volvió a ponerse de pie. Tsurugi no dejó de golpearlo con el balón, pero Matsukaze volvía a levantarse, sin importar qué.

-¿No crees que ya es hora de terminar esto?- preguntó Tsurugi.

-Aún no.- dijo poniéndose de pie y corriendo hacia él. Tsurugi volvió a golpearlo con el balón.

-Ya está acabado.- dijo un muchacho del equipo.

-¿Será el fin del club de fútbol?

-Pero miren, ¿no se dan cuenta de lo que pasa?- preguntó el capitán. Todos se fijaron mejor. -A pesar de que su técnica no es muy buena, sus movimientos... mientras más golpes recibe, la ubicación de su cuerpo para evadirlos mejora.

-¿Qué...? ¿Cómo lo hace?- preguntó un chico.

-Parece que su habilidad para leer la dirección del balón es buena.- respondió.- Y de a poco comienza a igualar la velocidad de los tiros de Tsurugi.

Tenma iba a patear el balón, pero este terminó impactando en su rostro.

-¿Y qué pasó?- preguntó un chico del equipo con una gota en la cabeza.

-Creo que me equivoqué.- dijo el capitán también con una gota en la cabeza.

Tenma estaba sentado en el pasto respirando con dificultad.

-Te vez cansado, así que terminaré con esto.- dijo Tsurugi posó su pie bajo el balón.

-¡Acabará con él!- exclamó el capitán.- ¡Utilizará el tiro que acabó con todos nosotros!

Y no se equivocaba, Tsurugi utilizó su Death Sword contra Tenma.

-¡Esa es mi decisión! ¡QUIERO JUGAR!- gritó Tenma y tras el apareció un aura oscura que sorprendió a Tsurugi, a Kudou y a Yuri.

Tenma logró detener el tiro con su cabeza y luego puso su pie sobre el esférico, casi perdiendo el equilibrio.

-¡Lo tengo!- gritó emocionado Matsukaze.

"¿Qué demonios...?" pensó Tsurugi sorprendido. Todos estaban atónitos.

-¡Ahora si podré jugar fútbol!- dijo emocionado.

-¡Esto es una gran estupidez!- exclamó Tsurugi furioso. Pateó el balón con todas sus fuerzas. Era el fin para Tenma, pero otro balón apareció y chocó contra el balón que pateó Tsurugi, desviándolo y pasó casi rozando el rostro de Tenma.

Todos miraron al dueño de aquel tiro. Se trataba de un chico de cabellera castaña que le llegaba hasta los hombros y ondulada. En si brazo izquierdo estaba la banda de capitán.

-Ustedes... ¿Qué creen que están haciendo en la cancha?- preguntó.

-Shindou-kun.- exclamó Haruna.

-Hasta que llegan.- dijo Yuri dejando escapar un suspiro.

-Hasta que apareciste...- dijo Tsurugi con una sonrisa.

-Yo soy el capitán del equipo Raimon, Shindou Takuto. Y nosotros somos los Raimon Eleven.- junto a él aparecieron otros jugadores que llevaban el mismo uniforme y la chica que había observado al inicio del desafío.


¡Hasta aquí!

¿Qué les ha parecido? ¡Por favor díganme! estaré encantada de recibir cualquier crítica :D

¡Por favor, no olviden dejar reviews!

¡CIAO!