DECLAIMER: Los personajes de esta historia no me pertenecen, pertenecen a la gran Naoko Takeuchi.

OK, no comento nada para formar juicios de ningun tipo, lea y comenten Gracias


EL OTRO FINAL

1. UN DESPERTAR DIFERENTE

Todavía tengo sueño, un poco adormilada me tallo los ojos, aun no los abro, pero la luz que logro percibir me hace salir lentamente de mi ensoñación. Qué hora será?, seguro mama estará esperándome en la cocina para reñirme, ni siquiera logro recordar que día es, será sábado o es entre semana aun? Me levanto despacio de la cama tallándome los ojos, mmm que molesto, desde cuando entra tanto sol a mi recamara?.- auchh.- tropiezo con algo, abro los ojos por completo y me sobo la pantorrilla.

- Donde estoy?- No es mi habitación en donde he despertado, me siento en el banco con el que tropecé, me tallo aun mas los ojos, me arden. Veo a mi alrededor tratando de reconocer el lugar, aun estoy confundida no se que día es y estoy algo mareada.

Es una habitación pequeña, parece . . . parece un cuarto de hospital. Salto inmediatamente poniéndome de pie y camino rápidamente hacia la puerta, estoy a punto de abrirla, cundo entra una chica vestida de enfermera, su cara es totalmente de asombro, aun estoy mareada así que me siento nuevamente esta vez en la cama, mientras ella sale corriendo por el pasillo gritando desesperadamente.

Aun no logro recuperarme de este mareo y ahora tengo miedo,.-que ha pasado?.- me pregunto en voz alta.- Que hago aquí?.- tratando de recordar aun sin éxito.

Una nube de médicos y enfermeras están a mí alrededor, todos me miran expectantes y hacen que me recueste nuevamente, me dan a beber algo de agua con un polvo blanco disuelto, es dulce. Poco a poco el mareo que sentía va desapareciendo, ahora veo claramente y mi lucidez ha regresado.

-Como te llamas?.- me pregunta uno de los médicos.

- Serena Tsukino.- contesto riéndome, acaso no saben como me llamo?.- Que me pasó?.- pregunto al fin.

-Sufriste un accidente.- me responden, inmediatamente me reviso el cuerpo, todo parece en orden.

- Calma, tus heridas ya han sanado.- me dice sonriente una enfermera, la misma con la que me tope al despertar.

- Mis heridas, cuáles?.- pregunto algo confundida.- No entiendo.

- Tranquila Serena, al parecer todo está bien, lo importante es que ya despertaste, ahora te aremos algunas preguntas de rutina para ver como estas.

No respondo, solo haciendo con la cabeza, espero tener repuestas. Al menos el médico es amable.

- Como te llamas?

-Serena Tsukino.

- En que ciudad vives?.

-Tokio.- respondo rápido.- Donde estamos?.

-Tokio.- es la respuesta del médico.- en el hospital central de Tokio.

-Tienes familia Serena?.

- Si, mi mamá, mi papá y mi hermano.

-sabes qué fecha es?.

-ah. . . es . . . mmm, no se.- me preocupo.

- No te afijas es normal que estés un poco desubicada, pero poco a poco iras recuperándote.

-Pero que hago aquí, que me pasó? Dónde está mi familia? No entiendo?.

- tranquila Serena, para responder todo eso habrá tiempo, lo importante es que te recuperes estés tranquila y tengas paciencia.

Estoy a punto de caer en la desesperación, por el cumulo de dudas en mi cabeza cuando escucho a lo lejos una voz conocida, es mama, si es mi mamá. Qué alegría al fin alguien podrá decirme que pasó.

-Serena, Serena.- grita mientras corre por el pasillo, cuando llega a mi cuarto se abraza de mi tan fuerte que casi me hace caer de la cama.

- Tranquila Señora Tsukino, al parecer su hija está bien físicamente, aun está algo confundida, pero las dejo solas para que platiquen.- dice el médico mientras sale con todas las demás personas de mi cuarto y sierran la puerta tras de sí.

Ya a solas en el cuarto con mamá, percibo algunas lágrimas.

-Que pasa mamá, porque lloras?, estoy bien mira¡.- le digo mientras simulo golpearme la cabeza con el puño. Mamá sonríe.

-Serena, nos tuviste muy preocupados.- Mira mi cara de no entender de qué habla.

_ Serena, no recuerdas verdad?.- solo contesto en negativa con la cabeza y mamá me abraza esta vez no tan fuerte. Se sienta a mi lado en la cama y su expresión es realmente seria.

- bueno, será mejor entonces que empiece por contarte. No sé hasta dónde recuerdas, pero hace algunos días Tokio fue invadida por el caos.- el caos, que sabia mama sobre el caos?, estará hablando de Galaxia, sigo escuchando con atención.- Las autoridades aun no han explicado que es lo que pasó, lo cierto es que todo Tokio se vio envuelto en obscuridad y ataques explosivos por toda la ciudad, todo aunado a una mujer vestida de dorado que parecía loca y que fue la causante de los ataques, mucha gente murió por eso y ahorita todavía seguimos en estado de emergencia. Los ataques han cesado, pero ha dejado mucha destrucción y muerte.- su semblante se torna algo pálido, pero no es lo que me preocupa; todo lo que dice mi mamá no me parece lógico y sin darme cuenta la contradigo.

- Pero. . . el caos fue derrotado.- Ella no entendió lo que quise decir.

- Claro que fue derrotado, las Sailors Scauts, un grupo de jóvenes valientes y poderosas lograron que los ataques terminaran.

-Si . . . pero como lo sabes mamá?.

- La noticia ha corrido en los medios, como te digo aun nada es oficial, pero eso es lo que dicen los reporteros.

La miro mas confundida cada vez.

- Serena, pero no es momento de hablar de eso. Lo importante es saber si tu estas bien y si recuerdas algo de lo que te pasó.

Mamá me deja muda, claro que recuerdo lo que pasó, solo que como le digo que yo soy una de las sailors Scauts que vencieron al caos, no sé qué decirle.

- No entiendo, porque lo preguntas?.

- Bueno hija lo que pasa es que desapareciste justo antes de que se desatara el terror en la ciudad, no recuerdas?.

Flashback.

- Mamá¡, voy al templo con Rey, las chicas y yo vamos a estudiar juntas.

- De acuerdo Serena, pero no llegues tarde.

- Oh mamá, pero si se me hace tarde, puedo quedarme a dormir con Rey?

-Serena¡

- mamá, por favor.

- Hay Serena tú no tienes remedio, solo avísame si eso pasa, de acuerdo?.

- Claro mamá, te amo.

Fin de flashback

- Si lo recuerdo, salí de casa para ir con las chicas y . . .- no sabía como continuar

-Si Serena, después de que saliste de casa comenzaron las explosiones por toda la ciudad, Sami y yo nos quedamos en casa y tu papá salió a buscarte al templo de tu amiga Rey pero . . .- ahora sus lágrimas se hacían presentes de forma copiosa-. Cuando llegó al templo, estaba destruido, te buscamos por todos lados, teníamos la esperanza de que tú y tus amigas estuvieran en otro lado, pasaron días sin saber de ti, no sabes lo preocupados que estábamos pero jamás perdimos las esperanzas.

Escuchaba a mi mama, pero nada de lo que decía tenía sentido, no lograba entender, pero dejé que continuara.

- Te buscamos por todos lados, los padres de algunas de tus amigas también nos acompañaron. Uno de esos días la mamá de tu amiga Amy, nos dijo que había llegado a su hospital una chica con tu descripción. Estábamos felices cuando te vimos.

- Hace cuanto fue eso?

-Desde que desapareciste hasta que te encontramos, paso poco más de una semana, pero después de eso han pasado quince días para que despertaras.

-estuve inconsciente quince días?.- dije casi en un grito.

- Si, nos dijeron que te habían encontrado inconsciente y casi desnuda cerca de los estudios Vía Láctea, estabas muy mal herida.

- Inconsciente¡ . . . herida? . Todo era un torbellino dentro de mi cabeza, no lograba coordinar palabra alguna.- estaba sola?.

Mamá se puso algo seria.

- Si, aunque cerca de ahí encontraron a tres chicos no estaban tan heridos como tú y estaban consientes, creo que ellos fueron los que indicaron a los paramédicos dónde estabas.- el semblante de mi mamá había cambiado.- de verdad no recuerdas que te pasó durante ese tiempo.

No podía responder, estaba tan confundida, me paré de la cama y camine hacia la ventana.

- Puedo estar sola.- pregunte de forma tímida.- quisiera descansar.

Mi mamá no me respondió solo escuche la puerta cerrarse tras de sí.

Lo último que recuerdo, es haber derrotado al Caos, el alma de Galaxia fue liberada, las chicas volvieron y Darien también regresó, por un momento cierro mis ojos y una cálida voz inunda mis pensamientos " mi amor por ti es más grande que el universo", como reflejo me toco los labios.

Miro por la ventana sin poner atención, trato de entender que ha pasado, lo que me han dicho no se parece a lo que yo recuerdo; siento una gran inquietud, tengo que aclarar esto inmediatamente, me dirijo con rapidez hacia la puerta, necesito salir y averiguar que está pasando.

La puerta casi me pega en la cara, reconozco inmediatamente a quien ha entrado.

- Doctora mizuno.- digo sorprendida.

- Serena, como estas.-

- bien . . . creo.- digo tímidamente.

- Siéntate, Serena, necesito hablar contigo . . . por favor.

Parece preocupada, su semblante no es el mismo que recuerdo se ve cansada y muy demacrada.

- Pasa algo malo?.

- Discúlpame Serena, como doctora sé que esto que hago no es correcto, que no debo presionarte; pero no estoy aquí para hablar como una doctora, sino como una madre.

No sé porque pero sus palabras me han hecho sentir tensa.

- No entiendo Dra. Mizuno.-

-Por favor Serena, dime que es todo lo que recuerdas hasta el mas mínimo detalle por favor.- me toma de los hombros y me aprieta fuerte, puedo sentir su desesperación, al verme confundida me suelta y su voz se vuelve suave otra vez.

- Serena, tú y tus amigas entre ellas mi Amy desaparecieron poco antes de que comenzaran los ataques en la ciudad, después de un tiempo te encontraron mal herida.- las lagrimas le hacen difícil continuar.- pero. . . a Amy y el resto de tus amigas no han aparecido, dime Serena que pasó?.

Siento el aire pesado, me cuesta respirar pero al mismo tiempo siento mi cuerpo tan ligero como si flotase y solo puedo escuchar retumbando en mi mente una y otra vez "no han aparecido" , no entiendo, nada de lo que está pasando, nada de lo que me han dicho me parece lógico, no puedo responder siento mi cuerpo inmóvil, no puedo reaccionar y solo escucho los sollozos de la Doctora mientras se aleja por el pasillo.

Casi como por un reflejo más que por voluntad propia me pongo de pie y camino por el pasillo que conecta mi cuarto con el resto del hospital, veo a mi alrededor solo sombras, no distingo nada, apresuro el paso quiero salir de ahí lo antes posible; todo esto me parece una broma de mal gusto, camino tan aprisa casi corro, alguien detiene mi avance, me sostiene del brazo tan fuerte y tan de repente que me hace trastabillar.

-Bombón.- escucho mientras siento que alguien me abraza deteniendo mi caída.

- que alegría me da verte bien.- reconozco la voz y me abrazo fuerte a él.

-Seiya, Seiya.- digo repetidamente sin dejar de llorar.

Están ahí, Seiya, Yaten y Taiki están ahí a mi lado tratando de calmarme; me llevan a sentarme a una banca cercana. Miro a mi alrededor, estoy en los jardines del hospital, casi ha obscurecido y el aire que corre es frio, estoy temblando. Seiya se da cuenta y me tapa con el abrigo que lleva.

- me da tanto gusto verles chicos.

- A nosotros también nos alegra que ya estés bien.- dicen casi a coro.

- Por favor chicos, díganme que pasó, no recuerdo mucho, pero lo que recuerdo no se parece a lo que me han dicho, tengo la cabeza echa un lio por favor díganme que ha pasado.

Noto la seriedad y la tristeza en su semblante.

- Dime Serena , recuerdas la lucha con Galaxia?.- me pregunta Taiki.

- Si, eso si lo recuerdo.- mi voz se vuelve pesada.- recuerdo cada detalle de esa pelea, de lo que no estoy segura es que pasó después de haber derrotado al caos y haber liberado las semillas estelares.

- Como que no estás segura.- me dice intrigado seiya.

- Lo que pasa es que recuerdo cosas, pero lo que me han dicho que pasó y como llegue aquí no me es lo que está en mi mente. Díganme que es lo que ustedes saben?.

- No es lo que sabemos, es lo que vivimos junto contigo.- me responde muy serio Taiki.

- Nosotros presenciamos la última batalla que tuviste para liberar a Galaxia de el caos.- empieza a relatar yaten.- Después de que Galaxia acabara con todas tus guerreras, y hasta con la espada de la luz de la esperanza.- Seiya apretaba fuerte mi mano.- Liberaste el máximo poder del cristal de plata para acabar con el poder del caos y dispersarlo, liberando así a las semillas estelares y el alma de Galaxia.

- Después de eso.- continuó taiki.- el cristal de plata fue absorbido por tu cuerpo, llorabas descontroladamente y gritabas que te sentías sola, que no querías estar sola, después de eso te desvaneciste, nos tomaste por sorpresa y por poco y no alcanzamos a amortiguar tu caída.

- Buscamos ayuda y la ambulancia nos trajo a este hospital.- dijo Yaten.- Nosotros no estábamos tan heridos, así que fuimos dados de alta en unos cuantos días, pero tú. . . no despertaste desde entonces.

- Hemos estado viniendo del diario a verte.- dijo en tono apesadumbrado Seiya.- solo que no nos dejaban pasar a tu habitación; los médicos, tu familia y hasta la policía nos han hecho muchas preguntas, lo único que les dijimos es que nosotros nos encontrábamos trabajando en los estudios vía láctea, que tu y las chicas habían ido a vernos grabar, que fue entonces cuando nos sorprendieron los ataque que hubo y que era eso todo lo que recordábamos antes de despertar inconscientes en medio de los escombros que quedaron de los estudios.

- El ser famosos nos ha ayudado mucho.- dijo muy serio Taiki.- hemos conseguido los mejores abogados y nuestro representante se ha encargado de que la policía y los reporteros no nos sigan molestando, pero si bien es cierto que no podemos decirles lo que en verdad pasó, tampoco nosotros estábamos consientes de que la batalla había durado tanto tiempo.

- Y las chicas, mis amigas . . . qué pasó con ellas?.- dije en tono casi inaudible, tenía miedo de preguntar y que me respondieran lo que en mi mente se venía haciendo presente.

Mi pregunta pareció ser peor que cualquier golpe recibido en batalla, el semblante de los chicos se volvió gris y sus cuerpos parecían haber perdido la fuerza; Seiya que se encontraba sentado a mi lado en la banca se abrazó fuerte a mí, escondiendo su cara en mi pecho, mientras que Taiki y Yaten habían quedado de rodillas a nuestro lado; las lagrimas corrieron por sus mejillas de forma silenciosa.

El silencio duró tan solo unos segundos pero mi corazón los percibió como una eternidad, el viento era cada vez mas frio y yo en mi mente pedía que no me respondiesen.

Al fin una entrecortada voz, rompió el silencio.

- Princesa .- dijo serio Yaten tomando mis manos entre las suyas.- permítanos permanecer a su lado. . . nos hemos quedado solos en este mundo que no es el nuestro y tampoco podemos volver a el que era nuestro hogar.

- Si princesa.- le siguió Yaten con la cabeza baja aun hincado frente a mi.- usted ahora necesitará quien la ayude a proteger de este mundo y su gente.

Gire instintivamente a ver a seiya, quien me miraba con los ojos llorosos como suplicando.

- Bombón. .- me dijo con voz suave.- ahora solo nos tienes a nosotros y nosotros solo te tenemos a ti.

Me levanté de la banca sin decir palabra alguna, caminé algunos pasos delante y sentí como con cada soplo del frio viento, mi corazón se helaba y se rompía a pedazos como un frágil cristal.

- Mienten .- dije muy despacio.- mienten.- repetí cada vez mas fuerte hasta que mi voz casi estridente se cortaba solo por la salida de mis lagrimas.

Seiya trató de abrazarme y yo le asesté una fuerte bofetada.

- no me toques .- gritaba.- no se me acerquen. . . ustedes jamás las quisieron, desde un principio no quisieron luchar a nuestro lado, lo único que les importaba era su princesa; estoy segura que me están mintiendo.- gritaba de forma histérica.

No les di tiempo siquiera de reaccionar, comenzó a correr lo más rápido que mis pies me lo permitían, necesitaba salir de ahí cuanto antes, alejarme de toda esta gente que por alguna razón intentaba hacerme daño.

Esto debía ser obra de algún demonio o de el mismo caos, esto no podía ser, claro que no. Yo las vi regresar, yo vi regresar a mis amigas y a Darien con chibichibi en brazos, ellas regresaron y estaban conmigo en la azotea de la escuela despidiendo a las starligths y a kakyu. Mi corazón me dolía y casi no podía ver , las lagrimas nublaban mi vista, no me di cuenta de lo que estaba a mi alrededor me tropecé con algo y caí estrepitosamente al suelo.

Me incorpore como puede, el golpe había sido fuerte y tenía las manos y las rodillas sangrando; me limpié la sangre de las manos con la bata de hospital que aun llevaba puesta y limpie también las lagrimas que corrían en mi rostro, cuando puede darme cuenta de donde me encontraba mi asombro crecía a cada instante.

Sabía que estaba en el parque principal de la ciudad, lo conocía muy bien, podía reconocer palmo a palmo aquel lugar aun en las condiciones en las que estaba; no había gente alrededor por suerte para mí, pues el cuadro que ofrecía era realmente lamentable.

Me encontraba parada ahí entre las ruinas de lo que fue un bello lugar, la mayoría de los árboles estaban derrumbados y las fuentes solo eran un montón de escombros, todo estaba destruido sin duda alguna encajaba perfectamente con el paisaje de ruinas y desolación.

El viento arrastraba las hojas secas y la basura, se sentía arenoso, pero no era polvo lo que golpeaba mi cara, eran cenizas que se pegaban a mi rostro y a mis sangrantes heridas.

No podía dar crédito a lo que miraba, una ciudad destruida.

Sigo caminando con dificultad hasta salir del parque, observo cada calle alrededor, no todo son ruinas, pero evidentemente la guerra que libramos se extendió por toda la ciudad. Sigo caminando sin rumbo alguno como un zombi, tratando de ordenar en mi mente todo aquello.

No es posible que mi vida perfecta no fuese más que un sueño. "no quiero estar sola", jamás he sabido estar sola, yo no soy una chica fuerte. "mi amor por ti es mas grande que el universo", Darien, mi Darien no puedo seguir adelante sin ti; cuando te sentía lejos no importaba lo triste que estuviera, en el fondo de mi corazón sabia que algún día regresarías. "Esa semilla dorada le pertenece al soberano de la tierra", cuando supe que no me habías abandonado, que jamás volví a saber de ti porque te habían arrebatado la vida, no solo la tristeza y la desesperación era lo que podía sentir, también en cierto momento sentí odio y deseo de venganza, por eso seguí luchando.

Ahora veo que todo fue un sueño, una tonta alucinación. El caos se fue y se llevo todo lo que tenia, mi vida, mi amor, mi esperanza, todo cuanto amaba en este mundo ya no existe. Como seguir adelante?.

Alzo la mirada al cielo, hay mas estrellas de las que se pueden contar, seguramente son todas las semillas estelares, que han quedado vagando . Ahí entre todas ellas están las de mis amigas Amy, Rey, Lita, Mina, Haruka, Michiru, Setsuna, Hotaru. . . Darien, mí querido Darien, estas también entre ellas.

Puedo sentir ahora mi cuerpo tan liviano como el mismo aire, ya no siento nada, las heridas ya no me duelen, mi corazón se ha calmado y hasta siento que puedo sonreír.

- Chicas, puedo escuchar su voz, Darien puedo sentir el calor de nuestro último beso.

Puedo abrir mis brazos y sentir como golpea el fuerte viento mi cuerpo, es casi como volar, solo hace falta un paso más y no volveré a estar sola, solo un paso más.


He vuelto¡ Despues de una laaaaaaarga ausencia, estoy de vuelta con el primer capitulo de esta historia, algo diferente a la aun no cocluida Amor Eterno? (que prometo actualizar pronto).

No sean crueles conmigo y espero no ser victima de amenazas por esta historia, Gracias por todas sus opiniones y nos vemos pronto¡ (espero).