Disclamer: Los personajes de Naruto no me pertertenecen le pertertenece ha Masashi Kishimoto yo solo los uso sin fines de lucro y solo para que pasen un agradable rato y salgan de la monotonia de sus vidas.

El trama de la hitoria no me pertenecene repito NO ME PERTENECE le pertenece ha Erew . CullenSwan quien muy amablemenete me permitio la adaptacion de la misma.


Epilogo 2.

Como todos los años del mismo día diez y seis de Octubre, venia a visitar a mi única y mejor amiga.

Entre por las rejas del panteón empezando a caminar hacia aquella lapida que con cerrar los ojos recordaba su localización.

Venia sola, en mi mano derecha se encontraba un ramo de flores frescas, sus favoritas.

Camine por un rato, hasta llegar a aquella lapida de piedra tallada. Me hinqué para colocar las flores frente a su lapida.

-Hola Hinata- susurre. Una ventisca de aire azoto por mi cara y un leve escalofrío sentí. Silenciosas lágrimas resbalan por mis mejillas.- Como te extraño-

Flash Back.

-Te dije que le gustabas también- me dijo en tono de te lo dije..

Bufe, mientras ella reía, se acerco a mi y me abrazo, nos separamos después de unos segundos para empezar a caminar charlando de nuestro día…

-Me pidió que fuera su novia- le comente alegremente.

Nos detuvimos a un lado de la calle. Hinata me miro -¿Qué le dijiste?-

Le sonrei- ¿Tú que crees?- Ambas gritamos…

- ¿Sabes? Naruto me pidió que me casara con él-

-Pero a un tienes…- me interrumpió y fruncí el ceño.

-Ya se, por eso esperaremos, hasta que seamos mayores de edad-

-¡Vaya!-exclame- Entonces es nuestro día-

-Lo se, solo que lo mío es una propuesta de matrimonio y el tuyo de noviazgo-se quedo pensativa-¿te parece que vayamos a celebrarlo?-

Sonreí mientras aceptaba. Pude notar que Hinata le había cambiado la cara por una de miedo. Me miro y después miro al otro lado de la calle. Me gire para ver que era lo que veía, un carro venia a toda velocidad hacia nosotras.

Hinata me empujo hacia la banqueta cayéndome al instante, solo pude levantar la cabeza y ver como un carro se la llevaba. Solo se escucho el sonido del metal que chocaba contra su cuerpo, grite su nombre pero ya era muy tarde.

Flash back.

Lo que al principio eran pequeñas lagrimas se convirtieron en un mar de lagrimas.

-¿Por qué lo hiciste?- susurre entrecortado.

-Por que era lo correcto-escuche su vos en mi cabeza. Gire mi cara a todas partes, esperando encontrarla.

-¡Mentira!-grite-cuando te fuiste no soporte ver la cara de Naruto de sufrimiento ni la de tus padres-

Apoye mi cara sobre mis manos y me recargue en su lapida… mi celular comenzó a vibrar, lo saque de mi bolsa y observe el mensaje de Sasuke.

Tarda todo el tiempo que quieras te esperamos...

Un beso de Akari y mió.

Sonreí al terminar de leerlo. Desde que comenzamos a hacernos novios Sasuke ha estado con migo siempre, jamás me dejo caer en la tristeza. Pero con Naruto fue diferente él cayo en la soledad y en la tristeza por la perdida de su amada, tratamos de ayudarlo pero fue en vano, èl falleció después de medio año.

Gire mi cara para toparme con otra lapida del mismo color que la de donde se encontraba mi amiga.-Naruto ahora estas con ella… -

Una gota de agua cayó sobre mi cabeza, mire el cielo nublado. Iba a llover…me levante sin antes mirar ambas tumbas- Prometo venirlos a visitar pronto… ¿Sabes amiga…? Ayer le conté a mi adorable hija del día que me obligaste a decirle mis sentimientos a Sasuke-las lagrimas habían desaparecido por una sonrisa…hablar de Hinata era la forma en la que aun sentía que ella seguía viva en mi corazón y a mi lado.

Me despedí de mis amigos y comencé a caminar hacia la salida del cementerio, donde me esperaba mi hija y mi adorable marido.

Fin.


¿Reviews?... Yo se que es algo triste que las historias llegue al final... Yo me pongo sentimental T_Tal leer el final de una historia que me ha gustado o dejar de escribir en mis historias…Espero que hayan disfrutado de esta historia como yo lo he disfrutado en adaptarla, me identifiqué mucho con esta historia y se que muchas también se identificaran ya que la mayoría tenemos nuestros amores platónicos o nuestros príncipes, pero nos da pena decirle a esa persona que nos gusta nuestros sentimientos y siempre abra una amiga que nos apoye en todo.