HOLA CHICAS… ESTE ES MI REGLAO DE CUMPLEAÑOS..JAJAJA SI LO SE, ESTOY SIENDO MUY EGOCENTRICA. PERO DEJENME DECIRLES QUE QUERIA HACERMELO YA QUE POR AHÍ TUVE UN DELIRIO AL ECUCHAR ESTA CANCION POR LO QUE MI INSPIRACION SE ECHO A VOLAR, ESPERO QUE LES GUSTE LO QUE LES TRAIGO.

AH Y ESTE SONGFIC, ESTA DEDICADO PARA TODAS Y CADA UNA DE USTEDES QUE ESTAN Y SE TOMAN LA MOLESTIA DE LEER ESTE FIC, Y PARA TODAS AQUELLAS QUE ALGUNA VEZ ME HAN LEIDO EN LAS OTRAS HISTORIAS, PARA LOS CUMPLEAÑOS DE CADA UNA, PARA QUE VEAN QUE NO CELEBRO MI CUMPLE SOLA CON MAMO-CHAN Y SOY BIEN GENEROSA, JAJAJA Y ESPECIALMENTE A MAMA ANNA, ROSSE, YESI, POLY, MIS SOBRINAS QUERIDAS ISIS PRINCESA, DIVA BEAUY LAS DEMAS (QUE NO RECUERDO SU NOMBRE PERO ELLAS SABEN QUIENES SON) TIA KELLY, PATTY, MI HIJA BELLA ANIYRETH, MAYRA, NATY, MARICELA SEGURA, LAS CHICAS DEL CLAN DE LA LUNA QUE SI QUE HA CRECIDO Y AUN NO TERMINO DE CONOCER…UFF A TODAS CON LAS QUE HE TENIDO EL GUSTO DE PLATICAR ALGUNA VEZ. USTEDES SABEN Y YO SE QUIENES SON JEJE. BESOS.

****** S & D *******

PIEL DE ANGEL

ELLA POV

Camino apresuradamente al lugar de la cita, llego quince minutos tarde como es la costumbre. El automóvil negro, tipo vagoneta de él, ya se encuentra en el sitio, antes de entrar, veo como de costumbre hacia todos lados, mis dos manos toman con fuerza el volante como si mi vida se me fuera a ir en ese momento, respiro profundamente para tomar valor y finalmente entro al estacionamiento, coloco las gafas, la pañoleta para cubrir mi rubia cabellera y salgo hacia el elevador, afortunadamente estoy sola, marco el séptimo piso y mientras algunas personas suben, intento disimular y hacerme la desentendida escribiendo por el celular, las puertas finalmente se abren, mi corazón comienza a latir desenfrenadamente pues voy a su encuentro, como acostumbramos. Mi sonrisa apenas puede ocultarse y después de caminar rápidamente por el pasillo llego a la habitación, entonces saco mi preciada "llave del amor", aun no he cerrado del todo la puerta cuando ya sus manos se posan sobre mis caderas, siento su respiración agitada sobre mi oído, cierro los ojos al sentir temblar mis piernas, flaqueo, el reclina su cuerpo contra el mío provocando que la puerta finalmente se cierre y le pone el pasador, su mano libre sube por mi cintura y dejo escapar un gemido.

-¡ah!

-¡Te extrañé demasiado!- dijo entrecortadamente mordisqueando mi oreja para luego darme vuelta y sin darme tiempo de nada toma mis labios con tal desesperación y yo le correspondo con la misma intensidad, dejo caer las llaves y mi bolso y tomo su rostro mientras pego mis senos a su pecho duro, fuerte.

-¡oh!- exclama el, al sentir mis dedos hundirse en su cabellera oscura como la noche, ya no logro pensar, nos dedicamos a saborear nuestras bocas, a explorarlas milímetro a milímetro, y desafortunadamente el aire le hace falta a mis pulmones y abro la boca, ya sus manos tallan con vigorosa energía mi falda y el roce de la tela con mis piernas me hace delirar e inclino la cabeza hacia atrás, dejándole a él, el acceso hacia mi cuello, el cual comienza a besar suavemente, botando la mascada que cubría mis rubios cabellos, sus besos son húmedos, llenos de suavidad, pero prontos eso no me basta, ni a mí ni a él, y comienza a lamer para después succionar.

-¡ah! ¡Por favor!...¡ah!...- jadeo y hábilmente subo una pierna para fregarla contra su pierna, y mis manos buscan con desesperación arrojar la filipina blanca, la cual lanzo al suelo, lo veo a los ojos, y entonces él me quita los lentes para depositarlos sobre el recibidor, al ver mis ojos sonríe maliciosamente, esa sonrisa que me estremece y por un momento me siento avergonzada por intentar adivinar lo que por su mente pasa, me toma el rostro y deteniéndose un breve instante me dice-

-¡te amo!... ¡te necesito!... ¡te deseo!- no hace falta que me lo diga… ¡yo lo sé!, puedo ver el brillo en sus ojos, le devuelvo la sonrisa

-¿y que estas esperando?- respondo juguetonamente, esta vez ya me he deshecho de la corbata y comienzo a desabotonar el tercer botón, noto su respiración entrecortada, veo sus labios jugosos, carnosos y los beso succionándolos con tal fuerza que siento una energía recorrerme entera, mis dedos rozan su piel, y el ronronea entre mis senos, los cuales comienza a besar por el borde, veo que tiene un poco de problemas para deshacerse de el primer botón y cuando iba a ayudarlo, la blusa se abre producto de la excitación y el crecimiento de mis pechos, los cuales son su máximo delirio, veo como los admira para luego ver mi rostro enrojecido de excitación, cierro los ojos y lo rodeo por el cuello acariciando su pecho, duro, sublime, majestuoso, deleitándome con cada rincón de su esculpido cuerpo, el besa mis pechos sobre el sujetador violeta de encaje, se acerca cada vez mas y cuando siento que los va a tomar, se detiene y continua batallando con mi cintura y pelea con el cierre de mi falda, el cual, debido al movimiento de desliza dejándome con mis pantys de encaje, mis piernas desnudas, las cual el reclama con sus fuertes manos, acariciándolas de arriba abajo, pasando por mis caderas, mis muslos, mi entrepierna obligándome a arquear la espalda y emitir otro sonido.

-¡ahhh!

Solo me queda la camisa, y un botón la detiene, yo he logrado desnudar sus hombros y él me ayuda para que pueda dejarlo desnudo. Y admirar esas abdominales de acero y esos pechos duros que son mi perdición.

-¡no pierdes tiempo en el gimnasio mi amor!-acaricio sus pectorales

-¡nunca!- responde-pero pequeña- susurra con ternura tomando mi cintura y el botón de la camisa que oculta mi ombligo.- ¡aun no estás completamente lista! ¡Me falta ver lo mejor! Desabotonando y abriendo mi camisa blanca con sus dos manos, al lograrlo vi su rostro ¡Oh dios! Podría matar por ver la expresión de su rostro cada que me descubría semidesnuda o desnuda, era regocijante, halagador, paso su dedo por mi cuello, sobre el sujetador entre mis senos, mordí mi labio y el sonrío ampliamente, sus cabellos desordenados caían por su bello rostro, el dedo continuo su trayecto por mi estomago, el cual se sumió ante el cosquilleo y llego a mi ombligo

-¡eres hermosa!- susurro con ese timbre de voz ronco que me hacia delirar aun mas.- ¡perfecta! ¡Eres mi diosa!- mordiendo mis labios y poniendo delicadamente su mano en mi delgada cintura.

-¡y tu eres mi dios!- le respondí acariciándolo nuevamente para esta vez quitarle ágilmente el cinturón, mientras me besaba, me ayudo con sus zapatos y sus piernas para dejarlo en unos pequeños boxer que dejaban admirarlo en todo su esplendor.

-¡doctor!- dije-¡estamos a mano!- sonriéndole, el tomo traviesamente mis pompis y yo alce las piernas para recargar mi espalda en la pared y rodearlo por la cintura con mis pantorrillas, deleitándome de su sabor a miel.

EL POV

Es impresionante el saberla y tenerla entre mis brazos, sentirme su dueño, tener la exclusividad de poseer su cuerpo tan perfecto porque fui y he sido el único hombre en su vida, en esos momentos no quiero pensar en lo demás, en lo que me espera afuera, mientras la beso solo puedo ser capaz de sentir y embriagarme de el aroma de su piel, extasiarme con el sonido de sus gemidos, me encuentro totalmente excitado, y la recorro deleitándome con su suave y blanca piel.

-¡pequeña!...¡te amo!

-yo yo a ti Darien- me responde aferrándose a mi cuerpo, yo hago lo mismo sintiendo mi virilidad chocar contra su cavidad suave, húmeda, la cual ella comienza a restregar desesperadamente provocando que mi cuerpo y mi miembro endurezca más aun.

-¡Serena! Ahhgg- toma mis labios y mis manos se deslizan sobre el sujetador soltándolos con majestuosa habilidad, dejando al descubierto sus senos, hinchados tomo un pezón con el dedo y lo juego provocando que ambos se ericen poniéndose duros, ella cierra los ojos dejándose llevar por lo que siente sin dejar de mover sus caderas, su respiración se vuelve cada vez más agitada. Entonces no me resisto más, los veo tan duros, disponibles para mí, y acaricio la rosa piel con mi lengua, recorriéndola lentamente, lamiéndola y succionándolos, sin dejar de acariciar sus prominentes nalgas.

-¡Darien! ¡Ya!- ruega entrecortadamente, dejo libre a mi amigo quien se encuentra igual de desesperado que yo y comienzo a bajar sus pantys, sus bellos rozan contra los míos y cierro los ojos intentando contener el grito , muerdo con fuerza sus senos y ella toma a mi pene entre sus manos para llevarlos justo al centro de su humedad, la tibieza de ella me enloquece, abro los ojos, la beso y me preparo para darle lo que me exige, poco a poco ella abre mas sus piernas para darme el mejor acceso y completamente embriagado de pasión, la embisto, clavándola profundamente, puedo ver la expresión de gozo en su rostro, se muerde los labios y sin poder lograrlo el gemido escapa en un exclamo.

-¡ahhh dios! ¡qué rico!- mordiendo su labio para luego abrir sus ojos, beso sus labios, los muerdo y juego con sus senos rojos, hinchados, ella comienza a arquear la espalda y a moverse desesperadamente, me enloquece con cada sonido, con el vaivén acelerado de sus pechos, chocando contra los míos, con su melena rubia alborotada y sus gestos que me hacen perder la razón, no pienso, no escucho, solamente me dedico entero a amarla, en cada rincón de su piel, la beso, la acaricio y pierdo la noción de lugar y el momento, la tomo con las dos manos por la cintura para balancearla sobre mis caderas, mis rodillas pegan contra la pared, mi corazón se acelera al igual que mi respiración, pero eso no me impide dejar de moverla, ella recarga contra la pared su espalda para danzar frenéticamente sobre mí, cabalgándome, provocándome un delirio.

-Serena- apenas puedo controlar mi respiración, pero ella esta incontenible, posa sus manos sobre mi pecho sin dejar de moverse, yo continuo ayudándola en ese balancín que me provoca descargas electrizantes en todo mi ser, estoy en el máximo, mi miembro ha crecido dentro de ella pues la comienzo a sentir estrecha y ella parece sentir lo mismo pues grita.

-¡ah! ¡Mas! ¡Mas! ¡aaahh! ¡Oh si! ¡Sí!- succiono sus pechos con desesperación y finalmente siento las convulsiones de su cavidad, con ese ritmo y esas sensaciones, comienzo a embestirla mas y mas rápido, más fuerte, más profundo, perdiéndome con esas sensaciones, ella continua moviéndose, estremeciéndome completo, sintiendo el magnífico orgasmo, junto con ella, provocando en mi que descargue todo lo que me he contenido e inundándola de mi, vaciándome dentro de ella y permitiéndome sentir la gloria de saberla mía, los movimientos cesan, pierdo fuerza y me recargo sobre ella, y veo como ella comienza a abrir sus ojos intentando buscar mi mirada, la cual lo espera cómplice, le sonrío traviesamente y besos sus labios con la misma pasión que antes.

La fuerza de sus piernas provoca que deje de rodearme y las deja caer al suelo pesadamente, yo la tomo por la cintura y la llevo hacia el sofá, recostándome y colocándola sobre mí, desnudos, vanagloriándome del roce de nuestra piel, mi respiración aun se serena y ella acaricia mi pecho mientras yo hago lo mismo con sus largos y blondos cabellos.

-¡te amo Darien!

-¡te amo princesa! ¡Eres mi vida!- susurro, sin evitar sentirme como un miserable, y un ruin por hacerle eso ¡no lo merece! ¡Ella no! ¡Es mi ángel! ¡La mujer de mi vida! Su respiración me hizo saber que estaba dormida, así que solamente me dedique a disfrutar de su presencia, teníamos un par de horas más para estar juntos antes de despedirnos nuevamente.

Mientras siento el suave movimiento de su cuerpo subir y bajar al ritmo de su respiración, cierro los ojos y vuelvo los años atrás, en el momento aquel en que la conocí.

-FLASHBACK -

LA HABANA CUBA. 10 AÑOS ATRÁS.

Caminaba por el aeropuerto de aquel pintoresco país, estaba emocionado por lo que representaba el estudiar en aquella prestigiada Universidad de Cuba, estudiar medicina era el sueño de muchos y yo lo había conseguido, éramos muchos alumnos, y habíamos conseguido un lugar, sabía que éramos tres japoneses los que nos encontrábamos allí, seguramente podría hacer amistad con ellos pronto, pues siendo sinceros, no era muy asiduo a hacer amigos, era algo que se me dificultaba, tome un taxi y llegue a la Universidad, baje el par de maletas y una caja con algunos libros básicos que me servirían de ayuda.

Ya algunos chicos se encontraban en el lugar, y entonces me llevaron a mi habitación, la cual se encontraba en el lado norte del lugar, después nos reunieron a todos los estudiantes en el comedor, para darnos la bienvenida, y fue ahí que la vi por vez primera. Se encontraba en la fila frente a mí, la de mujeres, eran solamente 5, y ganábamos en mayoría pues éramos 10. Solo basto ese instante en el que ella pasó lista con la mirada, quizá buscando a algún conocido, como lo hacía yo y al localizarme me esbozo una sonrisa que a mí me parecía maravillosa, tierna, y cálida, no pude apartar la vista de ella el resto de la ceremonia, era pequeña, rubia de ojos azules y sonrisa encantadora. Supe desde ese momento que era la persona por la que había estado esperando siempre, una niña como ella, era lo que yo buscaba, lo supe porque solo ella pudo ser capaz de hacer latir mi corazón de esa forma, cuando había pensado que yo no podía sentir esas emociones. Todo termino pronto y entonces nos dieron pauta para descansar y relacionarnos, me sorprendió que fuera ella quien se acercara a mí y sonriente me diera la mano.

-¡Hola! ¿Debes ser Darien Chiba de Tokio, no es así?- no podía articular palabra alguna e incluso me sentí como un tonto.-¡soy Serena Tsukino! ¡También de Tokio! Vivo en el distrito de Jiubancho.- me sonrió y apretaba mi mano, la cual temblaba ante su roce, ella pareció notar mi mirada clavada en ella y entonces su rostro se volvió aun más bello cubriéndose de un suave tono carmín.

-ehhh…¡si! Yo soy Darien Chiba- respondí al fin, cuando mis nervios me lo permitieron.

-¡pues que gusto me da conocerte! Seguramente seremos buenos amigos ¡es un alivio conocer personas de tu país!- decía y yo no había podido apartar mi mirada de ella, lo que la ponía nerviosa, lo supe por su constante sonrisa y porque me evadía la mirada.- sé que hay otra chica acá también ¡se llama Amy Mizuno! ¡Estudiaba en mi escuela y solía ser la número uno!

Sonreí al escuchar su nombre, claro que la conocía, se trataba de una bella y simpática peliazul, había tenido encuentros con ella en los exámenes nacionales y siempre quedábamos en los primeros lugares, era una niña muy inteligente.

-¿la buscamos?- me pregunto

-¡claro!- estaba más que encantado y camine a su lado ¡no escuche su petición dos veces! El destino era muy benévolo conmigo.

Desde ese día, no me la podía apartar de la mente ni del pensamiento, y el que nuestras habitaciones estuvieran cerca e hiciéramos las tareas los tres, no ayudaba en mucho, tenía en mente algo y era el que quería que Serena Tsukino fuera mi novia, lo cual sucedió, un par de años más tarde, fue el día mas feliz de mi vida, recuerdo que la lleve al malecón, bailamos, cenamos y caminamos por la playa descalzos, bajo una luna creciente, le dije lo que sentía por ella, lo mucho que me encantaba y le pregunte si quería ser mi novia, recuerdo que ella se lanzo a mis brazos rodeándome con tal fuerza y con un…

-creí que nunca me lo pedirías- me dio su respuesta, sonreí, le tome el rostro delicadamente, y nos dimos nuestro primer beso de amor, el cual sello nuestra unión y era el principio de una larga y tormentosa historia de amor.

-FIN DEL FLASHBACK-

TOKIO, ACTUALIDAD.

El objeto de mi deseo abría sus celestes ojos lentamente, le sonrío y tomo sus labios con la mayor dulzura posible, y al poco tiempo, comenzamos a amarnos, una vez mas, saciando nuestras ansias, las cuales se habían vuelto infrenables , casi inevitables, así como esos encuentros clandestinos en aquel departamento, testigo fiel de nuestro prohibido amor.

Cuando habíamos terminado, ella decidió comenzar a vestirse cuando atiende a una llamada, preocupada veo que la atiende y se aleja para responder, mientras que yo, la observo en silencio, con los brazos cruzados, casi con devoción, sin perder detalle de cada movimiento que ella hacía.

Cuando termino la llamada me volteó a ver sonriéndome

-Debo irme Darien

-¿tan pronto?- ella se acerca para besar mis labios

-mama me ha hablado y me espera, creo que tiene invitados a cenar- me responde y noto la tristeza en su rostro, mi corazón no puede evitar acongojarse ante esa expresión.- y a ti también te esperan, deberías volver a casa o ella se volverá loca.- al decir esto último, voltea el rostro y sale apresuradamente ocultándome su rostro, mas el nudo en su garganta se hace evidente, se aleja sin darme oportunidad de nada, no estaba vestido por lo que únicamente pude llamarla.

-¡Sere! ¡Espera! Serena- me deja ahí, en medio de la habitación, haciéndome sentir terriblemente culpable.

Pasaron algunos minutos hasta que pude reaccionar. Aun sentía el calor de sus labios y su cuerpo impregnado en el mío, cuando el celular sonó insistentemente, conocí el tono y sabia que se trataba de ella, ¡mi esposa! La mujer con la que ahora compartía mi vida. Respondí.

-Darien ¡mi amor! ¿Dónde estás? ¡Hable al consultorio y me dijeron que no estabas!

-sí, es verdad- cerré los ojos caminando hacia el baño y buscando alguna excusa rápida y creíble, no sabía en qué momento me había convertido en un completo mentiroso.- Es que Andrew insistió y estamos tomando un café, pero ya voy para la casa ¿quieres algo?

-¡no! Solamente decirte que esta noche iremos a cenar ¡y no quiero un no por respuesta! Hace días que no salimos mi amor- suspire y lleve una mano para sacudir los pensamientos en mi cabeza, ella era una buena mujer, linda, tierna, atenta, amable, cariñosa, una buena esposa, y tampoco merecía lo que le hacía. Sabía que me merecía el infierno, pero no podía dejar a Serena ¡era la mujer de mi vida! ¡La amaba!

-¿a cenar?- mordí mi labio para pensar en una nueva excusa

-¡no quiero un no por respuesta Darien! ¡Tengo todo listo! ¡Así que ven pronto!

-¡Esta bien! Está bien- le dije- llego en breve

-¿quieres que te prepare el baño?- pregunto ingenuamente

-¡ehhh! Si

-¡Esta bien! ¡Apresúrate! ¡Te amo!

-¡y yo a ti!- mentí cerrando el celular y lanzándolo con furia sobre la cama. Me vestí lentamente y maneje hacia mi hogar, pensando en lo estúpido que era por haber llegado a este punto en mi vida, ¿quién creería que el respetable doctor Darien Chiba, tenía una doble vida?

CONTINUARA….

******S & D ******

¿Y bien? ¿Qué les pareció? Muajajaja, se reciben comentarios y todo tipo de reclamaciones jeje estoy feliz, y muy inspirada, les prometo que pronto subo la otra parte de Aléjate y a las que preguntan, no se preocupen ¡no he olvidado a Guardián de tu corazón!

Las quiero mucho con amor y cariño.

Usako de Chiba.

17 de Octubre de 2011.