Disclaimer: La historia NO me pertenece. Esta basada en la Pelicula "A moment to Remember" Personajes pertenecientes a Stephenie Meyer.
Todos humanos.
Sumary:- - Que dices? Porque desaparecería tu alma también? – tomo su rostro entre sus manos y la miro – déjamelo a mí, si? – le sonrió – Yo seré tu memoria... Yo seré tu corazón, entiendes? – Le limpio las lagrimas con sus pulgares – solo... no me dejes.

Gracias a las que pusieron esta historia como favorita! Ojala lo que viene no las decepcione, y ojala dejen un review, aunque sea chiquito ._. Pero en fin, gracias por su apoyo y espero que me apoyen. Es una historia realmente hermosa. Espero que la disfruten n_n

Capitulo anterior [II]

- Quiero ver tus fotos de cuando eras pequeño – refunfuño

- No tengo – le dijo con voz seca, saco un juego de cartas – siempre he sido un adulto – empezó a revolver las cartas llamando la atención de la castaña, el se sentó en el suelo en forma de indio y ella se arrodillo enfrente de el – de acuerdo – le mostro el Az de corazones, ella asintió – atenta – empezó a revolverlas - Hey! – Empezó a mover las tres cartas - Hagan sus apuestas, Hasta un perro de un vistazo puede ganar. Mami gana dinero para el pan. Papi gana dinero para los cigarrillos. Dobla tu dinero. No dejes que tu suerte pase inadvertida, la suerte está justo en tus manos. Escoge un haz! [se supone que es la frase que dice en la película, no quise cambiarla] – golpeo fuerte la mesa al final. La castaña confundida, eligió el del centro, el sonrió... giro la carta y era el Az de diamante. Le hizo un gesto de que pagara, ella con un puchero hizo el gesto de sacar dinero y entregárselo, sonriendo el negó. Ella sonrió coqueta, se acerco y lo beso en los labios, se separo mirándolo a los ojos y el asintió satisfecho... – aquí vamos de nuevo – empezó el juego otra vez.

Mientras tirado por ahí, se encontraba el pedazo de madera tallado con el rostro de Isabella Swan.

Un momento para recordar

CAPITULO III

- Oh... aquí es! – ella se adentro a la fabrica

- Bella! Te has perdido de nuevo? – rio el supervisor

- Seth – le reprocho. Se pusieron a revisar el trabajo, y al final pasaron a una pequeña oficina – tienes el intervalo justo, es más suave que la fabrica importada

- Pero no sé qué dirá Victoria Lefevre, siempre encontrando defectos – refunfuño – ella es muy antipática – Bella rio

- No te preocupes – le dijo ella mientras revisaba su bolso – Un pájaro atareado no tiene tiempo para estar preocupado*

- Oh! Ya había escuchado ese dicho antes, quien fue? – pensó un momento – oh! De Jacob, que está haciendo él? – la chica se quedo en silencio, cuando encontró unas llaves doradas en su bolso – no lo he visto por ahora.

.-.-.-.

Isabella había ido al departamento de Black, a pesar de todo, aun no le había devuelto sus llaves, y el andaba de viaje, estaba segura que no se encontraría por estos días. Pero cuando entro se llevo la sorpresa de encontrar todo exactamente como ella lo dejo ese día... las cosas cubiertas con polvos. Tomo el pequeño bolso que había llevado y echo su ropa, que estaba en ese lugar, sus útiles de aseo y todo lo que era de ella. Después bajo y dejo la llave en el buzón de correo del departamento. Con eso... ella le decía adiós a su pasado.

.-.-.

- Esta bien... puede pasarle a cualquiera, todo lo que hicimos fue por amor – le dijo Edward – aunque algunos dicen que es irresponsable e imperdonable. Pero... Isabella... no solo matar y robar es pecado – ella lo miro confundida – dijiste que había un hombre – le reprocho – para él, "esto" – se dirigió a su relación – debe ser un pecado, lo que le hiciste. Como estará el pobre hombre ahora – los ojos de ella se llenaron de lágrimas

- Pero... – no pudo decir nada y salió corriendo

- Como sea – bufo.

Después de unos minutos, el se levanto y salió. Bella se encontraba recargada en su auto, con las manos en la cara, pequeños sollozos salían de su garganta. Se acerco despacio y tomo sus manos

- Vamos a comer – los ojos castaños los observaron

- Tienes razón – el cobrizo solo una de sus manos - Sabia eso también, todo es culpa mía. Pero también estoy con el corazón roto – bajo la cabeza – lo siento mucho – el suspiro – Pero...

- Olvídalo – la interrumpió – está bien? – la acerco a su pecho y la abrazo, ella asintió en sus brazos.

.-.-.

- Hey, Bella... porque mejor no le compras uno? O a los menos paganos – murmuro al final

- Oh, vamos esto es divertido – les dijo mientras cortaba un pedazo de tela – además, es bueno para afianzar nuestra amistad - le sonrió, ellas suspiraron y siguieron ayudándola con el traje

- De todos los grandiosos tipos que hay... porque elegir un carpintero?

- Emily! – le reprocho Alice

- Que? – susurro esta, pero Bella las ignoro

.-.-.-.

- Agradecido? – le pregunto después de verlo vestido. Se veía realmente guapo, quien lo viera... diría que es un modelo, o dueño de alguna empresa exitosa, ella se mordió un dedo mientras lo veía

- Solo... – observo sus labios – no me esperes – le beso la frente y se adentro al edifico. Daria la prueba para entrar a una prestigiosa Universidad de Arquitectura

- Buenas tardes, soy Eleazar Denali – todos lo saludaron- antes de empezar solo les diré que un verdadero artista teme una solitud en blanco. Buena suerte chicos – todos asintieron.

Edward estaba concentradísimo realizando un bosquejo de lo que su mente había ideado para esa prueba, fue el último en entregarla. Habían pasado casi 3 horas. Cuando salió se encontró con Bella que le sonreía. Se acerco a ella y sonrió

- Que estás haciendo aquí? – Trato de sonar serio – que te dije sobre "esperar"? – ella solo rio y corrió a abrazarlo. El rio con ella y le beso la frente.

.-.-.

- Ves a alguien más tarde? – le pregunto su padre al ver a su hija sonriente mirando su taza de café, ella se sorprendió por la pregunta

- Eh? N-no! – ella miro hacia otro lado con el ceño fruncido, su padre solo la observo en silencio. Ella suspiro, ya la habían descubierto – fue Vanessa, no?

- No, no. Ella no me dijo nada – ella lo miro con una ceja alzada – es un... obrero de la construcción o algo así?

- Oh, vamos, porque podría salir con tales... – hablaba nerviosa

- Entonces en que trabaja?

- Él... él es arquitecto

- En serio? – la tomo de las manos – entonces debo conocerlo

- De ningún modo! – hablo rápidamente

- De ningún modo?

- No, solo... solo digo que...

- De ningún modo? – volvió a preguntar su padre

- Es que... papá – refunfuño recargando su cabeza en el hombro de él

- Invítalo a nuestra casa – le paso el brazo por los hombros – velare que todo sea perfecto para ese día, está bien?

.-.-.-.

- No – aseguro mientras golpeaba con el bate la pelota

- Porque no?

- Que no! – volvió a golpear con mas fuerza

- Pero, porque? - el se giro y la miro – dime porque no

- Que tiene que ver con nosotros tu padres?

- Tienes que conocerlos... – ella se ruborizo aun mas, y en un susurro dijo – si es que nos vamos a casar

.-.-.

- Edward! Porque no? – le pregunto mientras lo seguía entre la fábrica de madera

- Ya te dije que no – le respondió mientras revisaba la madera

- Es que no me amas?

- Eso puede desvanecerse

.-.-.

- Es tan difícil decir "Te Amo" o un "Te quiero"? – le pregunto mientras lo seguía en el parque

- Isabella, realmente me estoy cansando de esto. Despierta! Eres una princesa y yo soy un mendigo – y camino más rápido

.-.-.-.

- Puedes vivir sin mi?

- SI podemos vivir juntos, podemos morir juntos también? – le respondió el – vienes y vas solo, así es la vida – le contesto terminando de cortar un pedazo de madera para después enderezarse y verla, la castaña tenía los ojos llenos de lagrima y el sonrió – bebita llorona – se burlo pero con cariño, para después bajarle el casco

.-.-.

- Ok, porque te gusto tanto? – le pregunto él un día cansado de todo eso. Ella miro hacia todos lados y se sorprendió al ver la tienda en la que se conocieron

- Recuerdas esa tienda? – la apunto

- No, no la recuerdo – mintió para volver a caminar, al ver que ella lo seguía nuevamente. Empezó a correr... después se giro y freno de golpeo – vete – y riendo se fue corriendo

-Oh, si, que susto – rio y lo siguió

.-.-.-.

- Como podrías hacer a una mujer tan miserable? Qué hay de malo con querer casarse con un hombre? Que ella ama... que desea que él le construya una casa, ah?

- Esto es delicioso – le comento ignorando todo lo que dijo, se encontraban cenando en un restaurante. Ella lo miro en silencio, y sin pensarlo dos veces tiro algo en la mesa. El se sorprendió al ver la figura tallada en la mesa

- Porque no usas eso? Debería golpearte – susurro

- Bella, no puedo comprometerme... no, en realidad, no QUIERO comprometerme

- Porque?

- Me asustas – y bebió un poco de vino

- Porque? – el se quedo en silencio un momento y después mirándola directamente a los ojos le dijo

- Eres demasiado confiada, no tienes ideas alguna de lo cruel que puede ser la vida – ella lo miraba sorprendida – decir que nos vamos a casar... – bufo – podemos ser realmente felices? – ella iba a contestar cuando los vio

- Papá

- Porque tan sorprendida? Tu nos invitaste – en ese momento Edward se giro y miro a Charlie Swan - Tu? –Edward solo podía mirar con indignación y decepción a la castaña

- Se conocen? – pregunto René Swan, el cobrizo se levanto para marcharse, pero Isabella lo detuvo con su mano

- Por favor – susurro.

Todos se encontraban sentados, Charlie y René Swan a lo largo de la mesa en el centro, a su derecha su hija menor Vanessa Swan y a la izquierda Isabella, Edward al frente de ellos mirando la mesa.

- Cariño, di algo – le dijo René Swan, ya no soportaba el silencio. Bella sobrepasada por todo lo que estaba pasando, se levanto lentamente – Hija, Adonde vas?

- Al baño – susurro. Se dirigió al baño pero un mesero estaba afuera de este, mientras que otro hombre arreglaba algo en el interior, le hablo

- Lo siento, estamos arreglando el problema, la llevare a los otros baños – ella asintió.

En la mesa, Charlie Swan miraba sin ninguna expresión a Edward Masen

- Tus padres?

- Ella no se lo dijo?

Isabella lleno el lavamanos con agua, y hundió el rostro en ella

- Tienes casa? – le pregunto con burla

- Si no le molesta me largare

Isabella salió del baño, y fue hacia las escaleras

- Estas despedido

- Charlie – le regaño suavemente René – termina de comer por lo menos, por favor – le hablo al cobrizo

Bella confundida, termino de camino en la calle mientras llovía, era como si el cielo estuviera llorando junto a ella. Miro hacia arriba mientras sus ojos se cerraban

- O por lo menos... espera a que llegue Isabella – Vanessa, que miraba el baño se extraño que su hermana aun no volverá, se levanto pero René la sentó – quédate quieta – pero igualmente se levanto y fue

- Disculpe – la voz de Edward trajo la atención de la señora, este se había puesto de pie despidiéndose – siento mucho todo esto... yo...

- BELLA! – los tres que se encontraban en la mesa se giraron al escuchar la voz de la menor – BELLA DESPIERTA! – Edward rápidamente salió y se encontró con varias personas amontonadas. Empezó a meterse entremedio hasta que vio el cuerpo de la castaña en el suelo

- Bella! – se acerco y la levanto en brazos. Sus padres llegaron segundos después, pero el cobrizo ya la tenía en sus brazos y había empezado a correr hacia las escaleras que lo llevaban hacia la autopista. Charlie Swan lo quedo mirando unos segundos y suspiro

.-.-.

- Ella se ha desmayado a causa de un intenso stress y también por un poco de anemia – hablo el doctor – ella estará bien luego de una buena noche de reposo – Masen aprovecho el momento en que Charlie fue a firmar unos papeles y se adentro a verla. Con ella se encontraban su madre y su hermana, Bella apenas lo vio se tiro a sus brazos. En ese instante llego su padre y lo supo. Ese era el hombre indicado para su hija

Lo que Charlie decidió, fue el impulso para realizar la boda. La ceremonia fue privada, solo los amigos mas cercanos de ambos estaban con ellos. De Edward, solo sus amigos Emmett, Jasper y Sam fueron a verlos, de Isabella fue Rosalie, Alice y Emily, contando con sus padres y su hermana. Isabella se veía preciosa, era un vestido que habían diseñado sus amigas.

.~.~.~.~.~.

Reviews?

.~.~.~.~.~.