¡Extra, extra!

Moze fue su mejor amiga primero. Lo sacó del baño de niñas en jardín de niños. Cada vez que se atoraba con una tarea o corría peligro de irse a extraordinario se quedaba sin almorzar con tal de ayudarlo. Cuando Sweeney los dejó injustamente en detención a Ned y Cookie, hizo que también la castigaran para protegerlos. Porque para eso son los amigos.

Sí, Suzie es popular, con ese cabello teñido de negro y su pequeño uniforme de porristas. Ned invirtió 2 años (fines de semana también) en acercarse a Crabgrass. Intentó el acercamiento indirecto, la seguía como perrito a cada clase, y trató de impresionarla con sus cualidades.

Moze no necesitaba que le muestren sus cualidades, las ve a 50 kilómetros de distancia sin siquiera buscarlas. Es como si tuviera un detector incrustado en su cerebro.

-¡Extra, extra, Ned Bigby sale con Susan Crabgrass! ¡Entérese de todo!- grita Martin a todo pulmón. Con la evolución del Twitter y Facebook, se habían olvidado de cómo se sentía tener algo que leer en las manos. A Ned se le ocurrió hacer un periódico hecho por los chavos para los chavos.

-Cierra la boca, Qwerly. Como si todos en la escuela quisieran enterarse de la vida privada de los demás- alguien no desayunó esta mañana.

-Sé que a ti sí- canturrea.

-No, a mí no- intenta parecer desinteresada.

-Sí, tú sí- insiste.

-Estoy feliz como una lombriz. Espero que sean muy felices juntos- cierra los ojos y levanta la barbilla. Cuando Moze está nerviosa le sudan las manos, y parece que acabara de jugar una guerra de pulgares.

-Como quieras- psicología inversa, siempre funciona.

Moze se da media vuelta y se dirige a su casillero, ahí estará segura. Podrá meter su cabeza entre el libro de algebra y su chaqueta. Ya está cerca…

-Tal vez sólo un vistazo- es débil. Pero no puede quedarse sin saber los detalles. No puede pregunatrselo ella misma, no es tan fuerte.

-Son 5 dólares- todo en esta vida es negocio.

-¡Eso es un robo!- sólo tiene 50 para toda la semana, y tiene que comer.

-¿Quieres saberlo o no?- Qwerly levantaba las cejas como los vendedores de puerta en puerta que molestan a las amas de casa con limpiadores para el hogar.

¡De acuerdo! – tendrá que sacrificar su barrita de granola.

Moze se sentó junto al bote de basura. Los estudiantes pasaban a su lado y tiraban sus bolsas de papas viéndola como una vagabunda. Ni siquiera les ponía atención, tenía cosas más importantes en qué pensar.

El papel en blanco y negro daba detalles demasiado explícitos. Nuzie era como el Nelena de la escuela. Tienen que alimentar a las masas con algo. Los chismes le dan cierto glamour, algo en qué pensar a los mortales.

Las relaciones no suelen durar mucho. No debe tener de qué preocuparse.


Para Heidy. Te quiero amiga :3. Relájate, las cosas pasan por algo; Sonríe, es gratis.

¡Gracias por el mejor cumpleaños del mundo! Todavía estoy llena.