Nombre del OS: GYM

Autor: Joha

PenName del Adaptador: Betsy Uchiha-Song Hyo Woonk

Summary: Me acosté en la colchoneta y espera hasta que él tomo una de mis piernas y con mucho cuidado la acerco a mi cuerpo, ahora venia mi segundo movimiento.

Actitud OOC: Sakura promiscua

Agradecimientos: Ha Joha-Sempai por otorgarme su permiso para la adaptación de su ficc muchas gracias nena eres la mejor te adoro.

Número de palabras: 3085


GYM

2006

Hoy 15 de marzo era uno de los días que más amo del año, y la razón es muy simple, es mi cumpleaños, pero contrario a lo que la gente crea no es por las grandes fiestas ni los montones de regalos, es mucho más que eso, todos los 15 de marzo sin importar que día de la semana caiga, mis padres y yo tenemos nuestro día en familia, salimos de temprano en la mañana, comemos afuera y después ellos me dan el único regalo que recibo, aunque mis amigos saben lo especial que soy con esto de los cumpleaños y los regalos me entienden.

Ya veníamos llegando a casa, ahora quedaba la ultima parte del día, mi regalo, no se por qué, pero dando el hecho de que estoy cumpliendo 13 años y es 15 de septiembre, por esas cosas locas que mi mente maquina, se me ocurrió que el regalo era especial.

- Bueno hija – comenzó Akemi – ya sabes que viene ahora – canturreo como solo ella sabe hacerlo

- Primero que nada queremos decirte algo – mi padre se sentó en el sofá indicándonos que lo siguiéramos

- Los escucho – la verdad es que no me gusto mucho ver sus rostros tan serios

- Sakura – comenzó mi madre – hoy cumples 13 años eso quiere decir… - creo que quiso que adivinara pero cuando se dio cuenta que iba por mal camino, prosiguió – que ya eres una mujercita

- O sea – continuo Souta – que el regalo de este año es algo distinto – bueno, distinto, especial, es casi lo mismo – así que… - se giro para mirar a mi madre – Akemi

- Claro – Akemi se levanto como si tuviera un resorte y salio de la sala – aquí tienes – extendí mi mano y recibí un sobre, solo una idea se me cruzo por la mente ¿Dinero?

- ¿Qué es? – aun sentía mi ceño fruncido, mire el sobre como si así se me fuera a revelar su contenido

- Ábrelo – Akemi se quedo de pie a mi lado esperando que abriera mi regalo

- Ok

Fije mi vista en el sobre blanco donde las palabras "Para Sakura… ya eres una mujer… de mamá y papá", resaltaban en un tono rojo fuerte. Con mucho cuidado de no estropear lo que contuviera, es que abrí la parte superior del sobre.

- Vamos… solo apresúrate – parecía que mi mamá estaba más emocionada que yo

- Tranquila hija – sonrió mi padre – no es nada que puedas estropear

¿Es que tan trasparente soy?

- Bueno

Agarre con un poco mas de fuerza y termine por abrir el sobre, adentro había una especia de boleta, la desdoble y lo único que vi por su gran caligrafía fue el nombre.

"Gimnasio Kawaruno"

- No entiendo – baje el papel para mirar a mi padre

- Bueno… creemos que ya estas grande y te haría bien comenzar a ir al gimnasio… así tendrás un muy buen cuerpo para que cuando los chicos…

- Ok… entendí – Akemi no se caracterizaba precisamente por guardarse sus comentario

- Pero no es solo eso – me gire a ver a mi padre – te contratamos un personal training… dicen que pueden mejorar tu equilibrio – se rasco la nunca como si se avergonzara de lo que iba a decir – y tu torpeza – lo ultimo apenas y lo susurro

- Vale… ¿Gracias? – se que sonó a pregunta pero no era el regalo que esperaba

- Mira – se sentó junto a mí, mi madre – prueba por un año… si no te gusta – se encogió de hombros – lo dejas

- Claro hija… por lo menos pruébalo

- Ok… veré como me va – volví a mirar el papel, solo esperaba que no fuera una tan desagradable experiencia… aunque lo dudo

2010

- Mmm si… dale – apreté con fuerza los ojos, mi orgasmo esta cerca, lo podía sentir

- ¿Así? – Empujo tan fuerte que di un grito mudo por la sorpresa - ¿Te gusta cuando te lo meto por atrás cierto?

- Siiii – chille como la buena perra que soy haciéndole total honor a la posición

- ¡ITACHI! – me importo una mierda que todos supieran del fabuloso orgasmo que acaba de tener

- Definitivamente – siguió empujando sobre mi coño – eres la mejor – con una ultima estocada sentí como todo su semen me recorría entera

Cuando baje la vista hasta mi coño vi un liquido saliendo, era la perfecta mezcla entre su semen y mis jugos, no me aguante y con dos dedos recogí algo de la mezcla.

- Exquisito – me metí un dedo un boca y lo saboree, el otro se lo extendí a Itachi

- Lo mas rico que he probado – saco mi mano del medio y metió su lengua hasta el fondo de mi garganta

- Mmm como me gusta esa lengua – cerré los ojos y deguste el sabor que había en mis labios

- Pero te gusta más acá – lentamente y casi tortuosamente paso sus dedos por mi coño

- Si… lo sabes – abrí los ojos para encontrarme con los de él mirándome

- Cariño – me separo un poco y su rostro serio no me gusto – te tengo una mala noticia

- ¿Qué paso? – me separe un poco mas y me subí las bragas y las calzas

- Me voy – ya vestida me volví hacia él

- ¿Dónde? ¿Por qué? – no me gustaba esto, era el mejor amante y definitivamente el mejor personal training

- Me trasladan de gimnasio

- Nooo – me senté y acomode mis pechos en el peto, estaban todos afuera y empapados con la saliva de Ita-Kun - ¿Y ahora con quien voy a entrenar? – puse la mejor carita de niñita buena

- Sakurita – se me acerco seductoramente – vendrá un reemplazo

- ¿Y coge tan rico como tu? – sabia que el tono inocente prendía a Ita-kun

- No se – comenzó a pasar un dedo por el escote que dejaba mi peto – no me lo he cogido… se llama Sasuke – apretó mis pezones y grite por la sensación

- Mmm ¿mejor que Inari?

- Cariño – me beso en los labios – no acostumbro a coger con hombres – lo dijo tan serio que no pude evitar reír

- Ok… lo entiendo – bufe - ¿Pero tiene buen físico?

- Eso sí… como yo – se miro su bien formado torso desnudo – pero esta mejor con el otro que solías cogerte antes que yo

- ¿Mejor que Neji? – eso que él era de los peores aun así había sido decente en la cama

- Si… ahora… ¿Una ultima vez?

Así seguimos cogiendo por un buen rato mas, a nadie en el gimnasio le importaba las actividades que se realizaban en la bodega y gran parte de eso tenia que ver con que me los había cogido casi a todos, y es que verlos sudorosos y con sus músculos tan bien formados, calentaban a cualquiera.

Aun recuerdo la primera vez que folle, fue la mejor forma de perder mi virginidad.

Flash Back

- Sakura… tenemos un problema hoy – me pare antes de seguir entrando

- ¿Qué paso Daichi? – llevaba casi un año viniendo al gimnasio y esta por renunciar a la idea de seguir

- Es sobre Ryoga – bufe, como odiaba a mi personal training, no me hacia hacer casi nada y aun así cobraba su sueldo – no vendrá mas… fue – dudo sobre si seguir – trasladado – entendí perfectamente que no era así, lo mas probable es que lo hubieran despedido

- ¿Entonces? – Me acomode mi bolso lista para irme – me voy – me iba a dar vuelta cuando su mano me detuvo

- No… de ahora hasta que llegue su reemplazo te atenderé yo – algo en su voz o en él mismo hizo que una sensación extraña se acumulara en mi

- O…K

Me guio hacia las maquinas, estuvimos un buen rato haciendo abdominales y pesas, después tuve que hacer un circuito algo extraño.

- ¿Para que era esto? – le pregunte mientras me secaba el sudor con la toalla

- Para tu equilibrio – son su antebrazo saco algo de su sudor, y la sensación extraña volví

- Ahhh

Los días siguieron pasando y cada vez me daba mas cuenta que Daichi me comenzaba a gustar como hombre, no sabia bien cuantos años tenia pero unos 19 en comparación con mis casi 14 no era mucha diferencia ¿O si?. Poco a poco comencé a cambiar mi forma de vestir, deje de lado los holgados pantalones y las grandes poleras, por apretadas calzas y cortos petos.

Conforme pasaba el tiempo sentí que despertaba interés en los hombres, y por sus ojos, se que en Daichi también, así que lentamente comencé a jugar mis cartas con él, ya tenia 14 años, toda una adolescente llena de hormonas.

- Sakura – me gire hacia mi personal training

- Dime – habíamos comenzado a tutearnos por pedido de él

- Hoy te evaluare así que entremos a mi oficina

¿Oficina?, esta era mi oportunidad y no la iba a dejar pasar. En cuanto comenzó a medirme trate de fijar mi vista en él, se que le gustaba el contacto visual, en un momento me pedio que me bajara el peto para medir mi espalda, así que en lugar de bajarlo, lo saque quedando completamente con mis pechos desnudos.

- Sak… - iba a hablar cuando me vuelta dándole una buena visión de mis juveniles y firmes pechos

- Daichi – pase un dedo por sus formados músculos – creo que conozco una muy buena forma de quemar calorías – no se como pero hice que mi voz sonara mucho mas caliente que lo normal

Y fue así como perdí mi virginidad con Daichi en su oficina. La verdad es que no se si fue el ejercicio o el fabuloso sexo que compartí con todo personal training que tuve o que, pero mi cuerpo se formo perfectamente y eso hacia que ningún hombre se resistiera a mis encantos.

Fin Flash Back

Hoy mas que nunca puse esmero en mi atuendo, elegí una calza mas corta de lo normal y peto que dejaba ver mas apetitosos mis pechos, el tal Sasuke iba a estar en mi cama hoy mismo.

- Hola – salude en recepción

- Hola Sakura – Kin era la nueva recepcionista y bastante simpática

- Tengo personal training nuevo… ¿Sasuke? ¿Puede ser?

- Claro – levanto el teléfono y espere

- Sakura Haruno ¿cierto?

Sin siquiera girarme supe que esta iba a ser mi mejor cogida, esa voz destilaba sexo, lentamente y con mucha confianza me gire para encontrarme con un perfecto hombre esculpido a mano.

- Dime Sakura – el inocente me tendió la mano, pero yo quería su polla en mi coño, así que hice mi primer movimiento, me puse de puntillas y lo bese en la comisura de su boca – un gusto – susurre a un centímetro de esos apetitos y carnosos labios

- Igualmente – cuando vi su seductora sonrisa sentí como me humedecía y supe que esto no iba a ser difícil – Vamos – su mano en mi desnuda espalda me encendió aun mas

La rutina de ejercicios estuvo llena de comentarios cargados de sexo, y eso me encanto, era tan malditamente adicto al sexo como yo y eso me gusto mucho.

- ¿Desde cuando que vienes al gimnasio? – ya estábamos terminando

- Desde hace – saque la cuenta – cuatro años

- ¿Y haces ejercicio fuera de acá?

- No – negué con la cabeza – guardo todas mis energías para el Gym

- ¿No tienes novio? – sabia perfectamente a que ejercicio se estaba refiriendo

- No – puse mi carita de niña buena y saque un poco mi labio inferior

- Entiendo – se removió algo incomodo y supe que su polla se estaba despertando – ahora… elongaciones

- Dale

Me acosté en la colchoneta y espera hasta que él tomo una de mis piernas y con mucho cuidado la acerco a mi cuerpo, ahora venia mi segundo movimiento.

- Mmm – cerré los ojos y trate que sonara a gemido

- ¿Es…tas bien? – tosió un poco para ocultar lo ronco de su voz

- Siiii – chille como si me lo estuviera metiendo bien adentro

- Ok – dejo mi pierna abajo y siguió con la otra - ¿Te duele?

- No… sigue…. Dale… mas – estire mi cuello y me removí un poco

- Terminamos – se puso de pie mas rápido de lo que pensé

Me dio la espalda y comenzó a caminar, ok, esto no estaba bien, en este momento él debería estar llevándome a algún rincón para follarme hasta el cansancio.

- Espera – esta era mi ultima carta, o si no tendría que conformarme con Rui por hoy

- Dime – aunque se dio vuelta no me miro a los ojos – voy a ir al sauna a esta hora esta vacio – y contrario a todo lo que él pudo pensar agarre en una mano su gran, polla, jamás pensé que hubieran mas grandes que las de Itachi-kun.

- Mmm – lamí mis labios y fije mi vista en sus hermosos ojos y sin decir nada, me gire, dejándolo con una gran erección en sus pantalones.

Me di media vuelta y me dirigí a los camarines, me saque toda la ropa quedando solo en toalla, si llegaba, llegaba si no, buscaría a otro. Entre en el sauna y cerré los ojos para relajarme, estaba en mi lugar feliz, donde follaba con dos tipos a la vez, esa siempre había sido mi fantasía, pero aun no me atrevía a hacerla realidad, en todo caso, aun tengo 17 años, me queda tiempo para probar cosas.

Esta pensando en cuando tuviera las dos pollas dentro mío cuando sentí algo en mi coño, algo mas que mis líquidos formándose, abrí los ojos de golpe y cuando quise moverme unas manos me lo impidieron.

- ¿Qué…? – Baje la cabeza para encontrarme con una cabellera azabache entre mis piernas – Ohhh Dios – esa lengua encontró mi clítoris y me hizo estirar la cabeza hacia atrás

El maldito en un momento abrió los ojos y me miro sin sacar su lengua de mi coño, fue algo totalmente erótico.

- Si cariño – acaricie sus cabellos – chupa fuerte… ahhhh – tuve que gritar por el pequeño mordisco que recibió mi botón – follame rico con esa lengua

Para acompañar su lengua, metió dos dedos en mi interior y fue definitivamente el mejor sexo oral que me había dado nunca, me vine tan fuerte que creo que le arranque algo de cabello ya que lo tenía tomado de ahí.

- Exquisita – se levanto y se relamió los labios

- ¿Eso fue…?

No pude seguir porque se sentó en las bancas tomándome con él y dejando que su exquisita polla penetrara en mi interior.

- ¡Mierda! – comencé a cabalgarlo con muchas ansias – que grande…. Grueso… rico – lleve mis manos a mis pezones y los apreté – estas

- No – quito mis manos – eso lo hago yo – se metió uno de mis pezones en su boca y comenzó a pellizcar el otro

- O si… chupa así…. – lleve mis manos a mis cabellos y los tome

-Vamos nena… cabálgame rico – tomo mis caderas y me marco el ritmo – trágate toda mi polla

- ¿Así? – comencé a hacer círculos sobre él, lentos y tortuosos

- Mmm mas rápido…. Quiero ver tus tetas saltar

Aumente el ritmo, su sucia boca hizo que mi orgasmo estuviera cerca.

- Me vengooooo – ya era costumbre mía la de chillar en el sexo

- Mierda – me dio una nalgada – no me puse condón – dejo caer la cabeza frustrado, y aunque yo tomara pastillas no me quise arriesgas

- Ohhh SASUKE – agarre su rostro y lo bese cuando me corrí

- Salte – me saco de encima, pero él aun no había terminado

Me puse de rodillas y antes de que se percatara me metí su rica polla en mi boca, había chupado muchas pollas pero esta sin dudas era la mas grande, Sasuke me había dado dos exquisitos orgasmos, así que relaje mi garganta y lo hice llegar hasta el final.

- Sii nena… chupa mi polla – enredo sus dedos en mis húmedos cabellos y me siguió marcando el ritmo

Use un poco mis dientes y con mis manos masajee sus testículos.

- Me corro – quiso sacarme pero lo impedí

- Empápame… quiero probar tu leche – pese la punta de mi lengua en la punta de su pene

No tardo en volver a marcarme el ritmo, se vino mas fuerte de lo que pensé que podía ser, jamás había probado tanto semen, pero aun así me lo trague todo, exquisito y excitante. Cuando me limpie la boca me pare y lo quede mirando.

- Itachi tenia razón – aun le costaba respirar bien, pero le puse atención – eres la mejor – me sentó en él y volvió a besarme

- ¿Itachi? – me separe y lo mire directamente

- Si… dijo que había sido su mejor coño y él no se equivoca – mas que ofendida me sentí alagada

- ¿Son amigos? – bese su hombro

- Hermanos – me separe de él para que notara mi sorpresa

- ¿Hermanos? – Asintió – y compartes todas las vaginas

- No – me restregó sobre su miembro – solo a ti – una gran idea paso por mi mente

- Y…. – jugué con sus mojados cabellos - ¿Harían un trío... conmigo?

Me miro y algo en su rostro me dijo que me fantasía se podía hacer realidad.