Título: Commentarius

Autor: Beedaily (B. C Daily en fanfiction, por si quieren buscar su historia)
Clasificación: PG-13
Summary: Lily Evans siempre se ha considerado normal. Pero cuando entra en su séptimo año, las cosas empiezan a cambiar y Lily comienza a volverse un poco loca. De repente, es Premio Anual, sus amigos están actuando de manera extraña y hay un nuevo James Potter del cual parece no poder deshacerse. Basado en el estilo de escritura de la serie"El Diario de la Princesa" de Meg Cabot.
Disclaimer: Esta historia está basada en los personajes y las situaciones creadas y pertenecientes a JK Rowling, varios editores incluyendo, pero no solamente, a Bloomsbury, ScholasticBooks y RaincoastBooks, Inc. y Warner Bros. Este estilo de escritura es de Meg Cabot y todos los publicistas y editores de la serie El Diario de la Princesa. No se está recibiendo dinero y no se intenta infringir los derechos de autor o la marca comercial.


"A medida que la luz cambiaba del rojo al verde, al amarillo y de vuelta al rojo otra vez, estaba sentado pensando sobre la vida. ¿No era acaso nada más que un montón de bocinazos y gritos? A veces parecía de ese modo."

-Jack Handey
()()()()()()()()()()()()()()()()()


Viernes, 29 de agosto, la Casa de los Evans

Está loco.

De hecho, están todos locos. Cada uno de esos llamados "profesores" están COMPLETAMENTE LOCOS.

¿Quién en su SANO JUICIO haría de , entre todas las personas, PREMIO ANUAL?

Quiero decir, de verdad tengo que ser la chica más común, aburrida y desorganizada que tuvo la gracia de pisar este planeta. Y las Premios Anuales, simplemente no son así. Aburridas, desorganizadas y corrientes, quiero decir. Y este no es ni siquiera uno de esos momentos en los que se puede decir que me eligieron porque soy especial, dado que soy una bruja, porque ¡NOTICIA DE ÚLTIMO MOMENTO! ¡TODO EL MUNDO EN ESA ENDEMONIADA ESCUELA ES MAGICO! ¡UN MONTÓN DE BRUJAS MERECEDORAS DE SEPTIMO AÑO PARA ESCOGER! (Todas ellas que, por cierto, TIENEN una vida, a diferencia de mí)

Así es. Yo, Lily Christine Evans, estoy en la desesperada necesidad de una vida. En serio. Incluso ME VEO aburrida y corriente. Quiero decir, normalmente las pelirrojas, como yo, sobresalen como pulgares dolorosos. Todos las otras pelirrojas que he conocido son:

A. Supermodelos

O

B. Empresarias exitosas, que DEBERÍAN ser supermodelos.

Pero entonces, por supuesto, estoy yo. Sola en el Grupo C- la pelirroja completamente aburrida, cuyo pelo tiene una mente propia y sólo debería hacerles un favor a todos y teñirse de rubio como todos los demás y desvanecerse entre la multitud. O si no, basta con colocar una bolsa grande de papel marrón en la cabeza hasta que el susodicho "pelo" se vuelva gris.

Sin embargo, el pelo no es mi único problema. Nop. También estoy atrapada al medir unos míseros 1.65, lo que significa que no soy pequeña, ni soy alta. Estoy atascada justo en el medio deese desorden genético. Y a pesar de que mi médico insiste en que una altura de 1.65 es decente, simplemente no lo entiende. Ella no entiende que mi 1.65 de altura sólo traza otra línea más en mi Tipo de Vida Común. Entonces, ¿Y qué si siendo más alta sería muy delgada y bordearía la obesidad si fuera algo más chica? Por lo menos entonces tendría algún tipo de característica distintiva. Sería capaz de decir "Hola, soy Lily, alta y más delgada de lo que se considera saludable", o "Hola, soy Lily, pequeña y posiblemente bordeando la obesidad." Cualquiera de esos sería mejor que lo que estoy obligada a decir ahora, que es algo así como, "Hola, soy Lily, nada especial y/o única. Sólo común.

¿Ves lo que quiero decir? Es una basura total y absoluta.

Y, bueno, olvidando el hecho de que mi aspecto es mucho menos que perfecto, los profesores siguen estando locos. Porque ¿saben qué? Académicamente, tampoco soy tan brillante. Quiero decir, absolutamente no puedo hacer Transformaciones. Lo digo en serio. Estoy ya a tres puntos de reprobar esa estúpida clase. ¿Cómo pueden elegir a un Premio Anual que está prácticamente reprobando una de las clases más importantes? Simplemente no tiene ningún sentido. Incluso si, honestamente, no tenga la culpa de estar reprobando. La profesora McGonagall es demasiado rápida para mí. Los estudiantes de lento aprendizaje, como yo, necesitan maestros lentos. McGonagall simplemente no es una maestra lenta. No todos podemos ser unostransformadores súper inteligentescomo mi buena amiga, Emma Vance, o James Potter, el cretino de las transformaciones. Así es la vida. Algunas personas lo tienen y otras no. McGonagall debe tratar de entender esto y no reprobarme cuando no puedo hacer nada, porque en realidad, no es mi culpa que no lo tenga. Es culpa de mis padres por no darme "eso" de sus genes.

Ah, y no hay que olvidar que también soy una completa marginada social. Ando liberando mi totalmente incontrolable temperamento en todos los chicos más populares de Hogwarts, completamente inconsciente de las consecuencias. Esto, por supuesto, no va muy bien con las llamadas "víctimas" y me hacen caer aún más abajo en la escala social (¡Ja! ¡Como si pudiera poder llegar más abajo!).

Así que ahora te pregunto, después de revelar sólo unos pocos de mis muchos defectos:

¿QUE EN EL NOMBRE DE MERLIN ESTABAN PENSANDO? ¿HAN PERDIDO TODOS LA CABEZA? ¡NO PUEDO SOPORTAR ESTA PRESION!

Le ruego me disculpes mientras, ¡me voy a ahogar en un charco!


Sábado, 30 de agosto, empacando en la casa de los Evans

COSAS QUE HACER:

1. Buscar la insignia perdida de Premio Anual. ¿Ves? Ni siquiera puedo mantener mi INSIGNIA, mucho menos hacer mi trabajo. ¡PRESIÓN!
2. Recolectar toda la ropa que tomé prestada de Grace y Emma. Estoy segura de que las querrán de vuelta.
3. FORZAR a Winnie a que entre en su jaula. Lechuza estúpida.
4. Preguntarle a mi madre sobre mi medio de transporte a la estación de tren. Por favor, por favor, por favor, ¡no Petunia!
5. Seguir buscando un charco.


Más tarde, la casa de los Evans

Maldita sea.

Cada año. Todos los malditos años.

¿Cómo puede mi madre no comprender la INMENSA AVERSIÓN que mi hermana y yo compartimos la una con la otra? ¿Acaso no entienden que la razón por la que no nos HABLAMOS la una a la otra diariamente, no es porque estemos demasiado ocupadas, sino porque es difícil estar en la misma HABITACIÓN durante largos periodos de tiempo?

Mi madre está completamente loca. Debe estarlo. Es la única explicación lógica. Quiero decir, ¡no me he llevado bien con mi hermana cara-de-caballo desde que recibí mi carta de Hogwarts hace siete años! Uno pensaría que mi madre se habría dado cuenta de la mutua aversión, pero no lo ha hecho.

Demonios. Esto no es justo. ¡Petunia DETESTA tener que llevarme a la estación! ¿POR QUÉ mi vida está tan podrida?

Mamá, evidentemente, todavía cree que hay esperanza para nosotras. Petunia y yo, quiero decir. Es por eso que ella sigue tratando de juntarnos de esta manera. Quiero decir, sí nosllevábamos bien cuando éramos más chicas- antes de descubrir que era una bruja.. Entonces todo cambió. Petunia nunca fue muy pro cambio. Para ella todo tiene que ser perfecto y ordenado; el cuadro perfecto de la normalidad. No me importaba tanto su necesidad de perfección cuando era niña. Después de todo, Petunia era mi hermana mayor, bonita y perfecta en todos los sentidos. Todo lo que hacía, yo quería hacerlo. Cualquier cosa que fuera, yo quería serlo. Dondequiera que iba, puedes apostar que yo estaba allí, detrás de ella. Ella era, por decirlo suavemente, mi ídola.

Merlín, sí que era una niña estúpida.

Recuerdo que cuando recibí mi carta de Hogwarts, pensé que era completamente brillante. Pensaba que ser una bruja era la cosa más extraordinaria que alguna vez me había sucedido. Mi hermana, por el contrario, pensó que era extraño y anormal. Ella básicamente pensó que era una rareza (lo cual soy, pero no porque soy una bruja). Me habló un total de seis veces más aquél verano y todos sus comentarios fueron cortos, bruscos y absolutamente necesarios ("¡No toques eso, Lily!" "¡Esconde ese palo, mis amigos lo verán!" "¡Esconde esa lechuza y mantenla callada! ¿Qué diablos pensarán los vecinos?"). El verano después de mi primer año fue peor. En vez de ignorarme como el verano anterior, Petunia cambió a una nueva táctica. Insultos.

Así que a partir de entonces, me rendí en tratar de reparar nuestra relación. He aprendido a ignorar los comentarios estúpidos de Petunia y seguir con mi vida como si no tuviera hermana.

Es por eso que no entiendo la línea de pensamiento de mi mamá. He aceptado mi vida sin hermana, ¿por qué ella no puede?

Necesito terapia.

De hecho, toda mi familia necesita terapia.

Pah.

¡Dos días más! ¡PRESIÓN!

Nota para mí: ¡ENCONTRAR INSIGNIA!


Domingo, 31 de agosto, la Casa de los Evans

Un día más, hasta que me vaya a Hogwarts. Estoy emocionada, a pesar del hecho de que ahora soy una Premio Anual mal escogida y no he practicado Transformaciones tanto como le prometí a McGonagall que lo haría...

Sin embargo, estoy muy contenta. Algo así. Más o menos. Es sólo que... Quiero decir, no me malinterpreten, Hogwarts es brillante-no lo cambiarían por nada, pero... incluso las manzanas más jugosas tienen gusanos. Y ahora, con toda esta presión y todo... No lo sé.

Realmente debería dejar de quejarme. No importa cuántos muchos gusanos tenga la manzana de Hogwarts, siempre tendrá la estrella en el centro. Siempre tendrá a mis amigas.

Grace Reynolds, Emmeline Vance y yo hemos sido mejores amigas desde nuestro primer año en Hogwarts. Ese primer 01 de septiembre, estaba un poco asustada, por decir lo menos. Me recuerdo vagando sin rumbo por la estación de Kings Cross, en busca del andén 9 ¾, todo el tiempo rezando para que todo este sueño de un mundo mágico en el que de alguna manera había sido aceptada fuera de verdad. Esta fue una de las únicas situaciones que pueda recordar en dónde mis padres fueron tan útiles como troncos de madera. Caminaban junto a mí, rascándose la cabeza y mirando a su alrededor, tratando de ayudar, pero fallando miserablemente. Verán, yo soy hija de muggles y no tenía idea de lo que era el mundo de la magia. Estaba saltando de cabeza a un nuevo mundo con nada más que mi propia inteligencia y conocimiento mínimo del mundo mágico para poder sobrevivir.

Conocí a Grace cuando estaba estúpidamente parada delante de la plataforma (¡Tenía once años! ¡Los muggles de once años, no piensan en atravesar las paredes!), casi llorando de pánico y preocupación de que alguna manera perdería el tren, o peor aún, que todo esto había sido la idea de alguien de una broma cruel.

"¿Vas a Hogwarts, también?"

Me di la vuelta, mi corazón estrellándose contra mi pecho en cuanto escuché la palabra "Hogwarts" saliendo de la boca de otra persona. ¡No estaba loca! ¡Era real! Estaba tan emocionada que me olvidé de responder, así que la pequeña morena con trenzas que me había hecho la pregunta volvió a hacerlo: "Bueno, ¿vas?"

Asentí con la cabeza de inmediato, con una gran y ridícula sonrisa extendiéndose por mi rostro. "¡Sí!" Respiré con rapidez, el alivio propagándose como fuego por mis venas.

La chica aceptó esto asintiendo la cabeza. "Soy Grace Reynolds." Me extendió la mano.

Le respondí con entusiasmo. ¡Mi primera amiga mágica! "Soy Lily," le dije. "Lily Evans."

Grace sonrió, sus ojos azules brillando. "¿Vas a la plataforma?", me preguntó. "Mi mamá dice que es un algo temprano, pero todavía tenemos que cargar nuestros baúles y demás."

Fui a asentir, pero entonces me detuve recordando una vez más mis quince minutos de búsqueda de esa misma plataforma. "Er, iba a hacerlo, pero..." Miré a mí alrededor una vez más, para ver si la plataforma había aparecido de repente, como resultado de mi nuevo amiga. "¿Dónde está exactamente?"

Grace frunció sus cejas. "¿Qué quiere decir con '¿dónde está?'?¡Está justo aquí!"

Señaló la pared.

Miré alrededor de ésta. Miré por encima. Incluso miré para ver si había alguna escalera secreta debajo. No había nada. Sólo una pared.

Traté de no reír mientras volví a mirar a Grace. "Er... ¿qué?"

Grace, una vez más me lanzó una mirada curiosa, con evidente confusión en su rostro, hasta que finalmente entendió. "¡Oh!" dijo, dándose una palmada en la frente. "Eres nacida de muggles, ¿no?"

Me la quedé mirando fijamente. "¿Soy una qué?"

Grace sonrió. "¿Tus padres son mágicos?"preguntó.

Negué con la cabeza. "No," respondí. "Sólo yo. Nadie más que yo conozca es-" Traté de mantener la sonrisa confundida fuera de mi cara mientras decía, "-mágico."

Grace asintió. "Eso lo explica todo", dijo. Entonces sonrió y tiró su brazo alrededor de mi hombro. "Bueno, parece que tengo mucho que enseñarte, Lily Evans."

Asentí, emocionada y nerviosa al mismo tiempo. Si ella estaba dispuesta a enseñarme, yo estaba dispuesta a aprender.

Después de mi último adiós con mis padres, Grace me ayudó a atravesar la barrera (después que me di cuenta de que la pared era la barrera), contándome todos los hechos básicos de magia que se le ocurrieron mientras nos subimos al tren. Grace es sangre pura, por lo tanto, tanto como yo no sabía, ella lo sabía. No fue hasta que estuvimos en el Expreso de Hogwarts, en busca de un compartimento que no estuviera lleno de intimidantes chicos de sexto y quinto que conocimos a Emma.

"¿Podemos entrar? Casi todos los otros compartimientos están llenos", Grace le pidió a Emma cuando llegamos su compartimiento en la parte trasera del tren. Siendo el pequeño ratón de biblioteca que es, Emma no se molestó en levantar la cabeza del gran tomo que estaba leyendo hacia nosotras para respondernos; sólo asintió con la cabeza y continuó leyendo. Emma al instante me llamó la atención, sin embargo. Verán, mis dos amigas caen en el lado de bonitas. Son como un dúo perfecto de muñecas Barbie de tamaño real, excepto que, ya saben, no son de plástico. Y tal vez con pechos más pequeños. Pero aun así, muñecas Barbie. Con personalidades, quiero decir. Personalidades un poco extrañas, cuando lo piensas, en realidad.

Emma es sobre todo la más tranquila de las dos y tiene el pelo rubio y los ojos cristalinos más lindos. Es también la más estudiosa de todas nosotras (por lo menos lo es, ahora que me he convertido en la vaga que soy. No solía ser tan mala. Honestamente. No fui siempre la vaga profesional que soy hoy en día. Sólo sucedió). Aparte, también tiene esta extraña fascinación con objetos inusuales y desconocidos. Siempre los trae de vuelta de sus vacaciones en otros países, o los compra en tiendas muy poco fiables en Hogsmeade. Una vez, cuando se fue con su familia a la India, se compró este chal de color esmeralda, e insistió en usarlo todo el tiempo. Todos los días encontraba una nueva manera de usarlo. Grace y yo pensábamos que era muy extraño, pero estábamos acostumbradas a las fascinaciones extrañas de Emma para entonces. Sin embargo, el día en que nos despertamos para encontrar a Emma con un nuevo turbante de color esmeralda en la cabeza fue el día en que Grace y yo le pusimos fin a esalocura (aunque sé que Emma todavía lo tiene. El chal, me refiero. Lo vi una vez cuando andaba buscando algo en su baúl). Emma es como la Barbie Mejor Graduada (¡incluye un especial manto esmeralda! ¡Vea de cuántas maneras lo puede usar!).

¿Y Grace? Probablemente sería algo así como, Teresa la Alborotadora. La chica tiene demasiada energía y una capacidad de atención del tamaño de un guisante. Es una completa loca cuando no tiene nada que hacer, lo que la ha metido - por no hablar de Emma y de mí -en un montón de problemas más de una vez. Justo como esa vez en la que no tenía nada que hacer y decidió que sería divertido ir a buscar un poco de helado del congelador en las cocinas de Hogwarts... por supuesto, era sólo "diversión" a las tres de la mañana. Así que una noche, arrastró a una Emma protestando y a mí media dormida por lo menos 14 tramos de escaleras a la cocina a las tres y media de la mañana. Esto en sí mismo habría sido bastante malo, pero luego nos las arreglamos para quedar encerradas en el maldito estúpido congelador, cuando Grace accidentalmente cerró la puerta de cierre automático detrás de nosotras cuando entramos. Cinco horas más tarde, cuando un elfo doméstico por fin abrió el congelador, fuimos enviadas directamente a la enfermería.

¿Y sabes qué? Mientras estábamos allí tendidas en el ala del hospital, congeladas desde la cabeza hasta los pies, Grace decidió que deberíamos hacerlo de nuevo algún día (lo que por supuesto, NO va a suceder, ya que prefiero guardar todos los dedos de mis manos y pies y no quiero perderlos por causa de hipotermia). ¿Ven lo que quiero decir? ¡Loca! Pero Grace de alguna manera también heredó los genes de la belleza. Tiene el pelo castaño oscuro, largo y la piel bronceada de forma permanente. Tiene la nariz un poco grande, pero eso es sólo una de sus características distintivas, nada para irse a casa llorando.

¿Y yo? Pues bien, yo soy la Barbie pelirroja, cuya producción fue suspendida ya que nadie la quería.

Pero ese no era el punto. Dónde estaba... oh, sí, claro, el tren. Así que de todos modos, Grace y yo pasamos los primeros veinte minutos conversando sobre nosotras mismas hasta que Emma realmente no tuvo más remedio que unírsenos. Es curioso cómo tres personas que son tan diferentes pueden llevarse tan bien, pero de alguna manera no las arreglamos. Tenemos como dos cosas en común, pero eso nunca parece importar.

"Mi mamá estaba en Ravenclaw, pero me gustaría estar en Gryffindor," dijo Emma, cuando estábamos discutiendo la ceremonia de sorteo que tendría lugar esa misma noche.

"Toda mi familia ha estado en Gryffindor durante mucho tiempo." Grace se encogió de hombros. "Sólo espero que me coloque allí también." Luego se volvió hacia mí. "¿Y tú, Lily? ¿En qué casa quieres estar?"

La pregunta me pilló con la guardia baja. Realmente no entendía la diferencia entre todas las casas. La breve descripción de Grace decía que todos los niños malos eran puestos en Slytherin, todos los niños valientes en Gryffindor, todos los chicos listos en Ravenclaw y todos los niños agradables en Hufflepuff. No pensé que yo perteneciera en cualquiera de esas categorías específicas, pero quería estar con Grace y Emma, por lo que respondí Gryffindor también.

"¿No sería genial si estuviésemos en Gryffindor juntas?" Emma preguntó con una sonrisa brillante.

"¡Eso sería brillante!" aprobó Grace, asintiendo con la cabeza. "Pero con mi suerte, ¡probablemente quede sola en Slytherin!" dijo con cara de disgusto mientras decía la última palabra, lo que provocó que nos riéramos. Nuestra risa fue interrumpida, sin embargo, cuando la puerta del compartimiento fue abierta violentamente y luego cerrada nuevamente con la misma prisa, dejando al descubierto uno de los muchos lados malos de Hogwarts.

James imbécil Potter.

(Bueno, no sólo él. 3 de los 4 Merodeadores también estaban allí. ¿Qué tipo de personas se llama así mismo "merodeadores", de todos modos? Quiero decir, ni siquiera puedo recordar un momento en que no estuviesen etiquetados todos como "merodeadores". Sé que causan problemas y todo, pero, honestamente, que estúpido)

"Gracie" -gritó un muy divertido y muy sucio (hasta el día de hoy no tengo idea de por qué), Sirius Black. Sirius es uno de los muchos primos de Grace. Esa es otra cosa sobre el mundo mágico, de alguna manera, todo el mundo está emparentado con los demás. En serio. Bueno, en todas las familias de sangre pura, de todos modos. Grace y Sirius son primos muy lejanos, pero siguen siendo primos. Sirius es muy popular entre nosotros los chicos de Hogwarts, como todo el mundo piensa que es tan maravilloso y hermoso. No puedo objetar a estos comentarios, viendo que es muy divertido y es bastante atrayente en una forma oscura y misteriosa, pero nunca jamás lo consideraría como una cita potenciable. Quiero decir, es demasiado inmaduro. Sería como imaginarme con un niño de seis años.

"¡Black!" sonrió Grace, saludando a su primo. Miró a los tres chicos, que estaban todos usando túnicas muy sucias. "En el nombre de Merlín, ¿qué estaban haciendo?"

"Ellos insistieron en darle una visita a Snape", dijo el segundo compañero, Remus Lupin, mientras señalaba en la dirección de sus compañeros. Remus es un poco diferente de los otros egocéntricos-nos-encanta-hacer-bromas-e-idiotas-merodeadores. Es bastante estudioso y realmente se preocupa por su trabajo escolar, a diferencia de los otros tres que nunca parecen estar estudiando y se limitan a considerar las clases como un tiempo para dormir y planear bromas. No lo conozco muy bien, a pesar de que hemos sido prefectos juntos los últimos tres años, pero pareciera que él no es tan persistente en el área de hacer bromas y problemas como el resto de los merodeadores. No es mal parecido tampoco, aunque de una manera muy diferente que Sirius. Remus tiene cabello claro y ojos marrones, y mientras que él es un poco misterioso (¿qué chico no lo es?), no es exactamente "oscuro". No lo creo, de todos modos.

Grace soltó un bufido. "Son unos idiotas."

"¡Vamos, Gracie! ¡No estamos tan mal!" insistió el tercer y último chico.

Merlín, lo detesto.

James Potter tiene que ser el espécimen masculino más egocéntrico, pomposo y arrogante que alguna vez haya caminado sobre la faz de la tierra. Tiene la cabeza más grande que todas las personas que conozco. En serio. Además, es malo, bueno, está bien, no con todos, pero lo es conmigo. Todo el mundo parece pensar que él es perfectamente bueno, pero eso es sólo porqueellos no temen que el chico pase junto a ellos en los pasillos. Sí, es así de molesto. Sólo porque es inteligente y juega Quidditch todo el mundo parece pensar que es algo así como brillante, a pesar de que todo lo que hace es pavonearse. ¡Se cree que es el regalo de Merlín para el mundo! Es patético. ¿Y qué si alcanzó a tocar el tarrito de la inteligencia genética? Y no es TAN guapo. Su pelo SIEMPRE está desordenado, sus ojos son demasiado color avellana, y no a todos les gusta un cuerpo moldeado por el Quidditch...

De acuerdo, es así de guapo, pero el punto es que lo sabe. Es completamente vanidoso.

"¿Quién es Snape?" Emma me susurró mientras Grace continuaba charlando. Me encogí de hombros.

Grace siguió hablando por al menos cinco minutos, sin darse cuenta de que Emma y yo estábamos todavía en el compartimiento. Nosotras, por supuesto, todavía no teníamos idea de quienes eran estos extraños intrusos.

"¡Oh, me olvidé!" dijo finalmente Grace, mirándonos a Emma y a mí por primera vez. "Lily, Emma, estos son Remus Lupin, James Potter y mi primo, Sirius Black. Chicos, ellas son Emma Vance y Lily Evans." Todos nos dimos la mano y dijimos nuestros holas.

Y entonces comenzó la legendaria guerra Evans-Potter.

"Sabes", me dijo Potter "tu pelo pareciera estar en llamas".

Él, al igual que Remus y Sirius, parecían encontrar este comentario bastante ingenioso y divertido y comenzaron a reír en voz muy alta. Yo, en cambio, estaba bastante ofendida. Yo sé que mi cabello es totalmente horrible y lo detesto enormemente, pero eso NO SIGNIFICA que dejaría que un imbécil como James Potter lo insultara.

"¡No es así!" respondí con rabia, empujando los ofensivos mechones detrás de mi oreja. "¡Además, tu cabello se ve como un trapeador sucio y viejo! ¿Alguna vez haz tratado de peinarlo?"

Lo que es totalmente cierto. Acerca de su pelo, quiero decir. He llegado a descubrir que el pelo de Potter es naturalmente desordenado, (prueba de que alguien, en realidad, tiene el pelo peor que yo) o que, honestamente, sólo no le importa (demostrando que sigo teniendo el Premio al Peor Cabello del Mundo).

Desafortunadamente para mí, mi comentario completamente ingenioso y ofensivo no pareció molestar al gran James Potter. En su lugar, sólo se desordenó aún más el cabello como siempre lo hace y siguió riendo.

"Son realmente extraños", susurró Emma, mientras miraba como el trío continuaba riendo como una manada de hienas.

"Chicos", suspiró Grace, a modo de explicación.

Entonces, cuando estaba segura de que la cosas no podían empeorar, (tenía, después de todo, a un grupo de mis potenciales compañeros riéndose de mí), lo hicieron.

Ella entró

La verdadera razón de que Hogwarts puede ser un infierno en vida.

La Barbie tamaño REAL de Hogwarts se abrió camino hasta a nuestro compartimiento (que por cierto, estaba bastante lleno para entonces. Un completo riego, aunque no me di cuenta en ese momento).

"¡James! ¡Sirius!" -chilló mientras agitaba su mano perfectamente manicureada en señal de saludo. "¡Tenía la esperanza de encontrarme con ustedes! ¿Y es ese Remus Lupin? ¡No te he había visto en años!"

Lo único bueno que salió de todo este escenario es que los Merodeadores habían, finalmente, dejado de reír.

"Elisabeth," vi a Potter atorarse lentamente. "Er... ¿Cómo has estado?"

Sabes, creo que en realidad podría haberme sentido un poco mal por Potter en ese entonces... nah, imposible. Incluso la engreída, presumida, irrealmente hermosa, Elisabeth Saunders no podría haberme hecho sentir mal por ese estúpido imbécil.

"Muy bien," susurró Elisabeth, mientras se sentaba entre los tres muchachos, que parecían como si se hubiesen tragado algo horrible. "Mi madre me llevó a París este verano. Estaba tanmolesta por no poder ir a tu fiesta de verano. Estaba tan ansiosa por verte".

"¿En serio?" Preguntó Grace, uniéndose a la conversación. "Realmente no extrañamos tu compañía. En lo absoluto."

Los ojos de Elisabeth comenzaron a mandar dagas. Grace sonreía triunfalmente.

"¿Pedí tu opinión, Reynolds?" Elisabeth dijo. Grace la miró enojadamente a su vez. "No lo creo."

Y entonces, a pesar de que no tenía nada que ver con esta pelea y que apenas conocía a ninguna de estas personas, mi incontrolable, auto-activado temperamento sacó lo mejor de mí (les dije que era horrible).

"Bueno, no creo que nosotros pedimos ser honrados con tu presencia, pero ya ves, así es la vida."

En el segundo en que las palabras brotaron de mi boca, las quería de vuelta. La mirada fulminante de Elisabeth instantáneamente se apartó de Grace hacia mí gracias mi rudo y completamente-fuera-de-lugar insulto. Ella se vio sorprendida al principio, pero luego sus ojos se agrandaron mientras miraba por encima de mi ropa: ropa muggle. Dejó escapar un bufido muy Elisabeth. Yo no sabía que me estaba bufando a mí. Yo no sabía que algo andaba mal. Estaba muy ocupada tratando de parecer intimidante. Traté de entrecerrar los ojos en un modo amenazante, pero creo que solo logre arrugar la nariz. Vi como Elisabeth se volvió lentamente a Grace.

"Gracie, Gracie, Gracie..." Suspiró, colocando su mano reconfortante sobre el hombro de Grace de manera burlona. "Nunca pensé que llegara el día en que empezarías a hacerte amiga de unasangre sucia. ¿Qué van a pensar todos?"

Vi la boca de Emma abrirse y oí un ruido enojado emerger de Grace, e incluso los merodeadores parecían ofendidos, pero me quedé quieta, sin hacer nada. No tenía idea de qué era lo que todos miraban boquiabiertos. Yo no sabía lo que era una sangre sucia. No sabía que Elisabeth me había insultado de la peor manera posible.

"Sal. Ahora," ordenó a Grace fríamente.

Elisabeth sonrió delicadamente y se puso de pie fuera de su asiento y se dirigió hacia la puerta del compartimiento y luego, como quien no quiere la cosa, se volvió hacia mí.

"Ten cuidado, sangre sucia. No quieres estar en el lado malo de ciertas personas."

Y luego se fue. Ojalá la hubiera pateado o tirado de su perfecto pelo, o la hubiese insultado hasta que me doliera la cabeza. Algo. Cualquier cosa. Pero no, todavía no tenía idea de lo que estaba hablando. Yo sólo "la fulminé con la mirada" hasta que mi nariz empezó a doler.

Y eso es todo.

Así que aquí estoy, siete años después, no mejor de lo que era entonces. Elisabeth y yo todavía nos despreciamos la una a la otra y por algún extraño fenómeno, ella- junto con Emma, Grace, los Merodeadores y yo- fuimos sorteados en Gryffindor. Ya se imaginarán como era es nuestro dormitorio. Nada divertido. Te puedo contar algunas locas historias sobre-

Hey.

Esperen un segundo.

Recién me doy cuenta de algo...

Yo soy Premio Anual.

Lo que significa que... ¡Elisabeth no lo es!

¡SÍ!

¡SABÍA QUE HABÍA UNA VENTAJA EN TODO ESTO!

¡Voy a tener buenos sueños esta noche! ¡SÍ!

Ah, y encontré mi insignia. De alguna manera encontró su camino en mi túnica para mañana. Ahora, ¿quién la puso allí? Es posible que alguien responsable... y organizado... y no tan completamente normal.

Yo no.


Lunes, 01 de septiembre, en el coche camino a la estación de Kings Cross

Mi hermana es una estúpida.

Quiero decir, real, realmente estúpida. Es casi gracioso lo estúpida que está siendo.

Ella piensa seriamente que por llevar lentes de sol, nadie la reconocerá.

Eso es completamente ridículo, porque que puedes reconocerla. Lo sé porque no hay muchas mujeres con cara de caballo, cuello de jirafa y huesudas que vivan en Little Whinging. De hecho, no creo que haya muchas mujeres con cara de caballo, cuello de jirafa y huesudas que vivan en Inglaterra. O en el mundo. ¿Ven a lo que quiero llegar? Ella es estúpida.

Realmente tengo que dejar de ser tan mala. No me gusta cuando la gente es mala conmigo, ¿así que por qué debería ser mala con Petty? Después de todo, todo lo que sube tiene que bajar y ya tengo suficiente mal karma así como está.

"Así que, ¿Cómo has estado, Petty?" Acabo de preguntarle a mi hermana, en un esfuerzo por ser amable.

Bufó y no me respondió.

Pues bien, ese intento de conversación ha fracasado miserablemente.

¿Saben qué? Petunia acaba de soltar un bufido. No creo que deba bufar así. Los cerdos bufan. Petty no es un cerdo. Tiene cara de caballo y cuello de jirafa, pero no tiene las características de un cerdo. Los caballos y jirafas no bufan. De hecho, las jirafas ni siquiera tienen cuerdas vocales. Los caballos hacen muchos ruidos extraños, pero no bufan. Es por eso que no debería ella bufar. Creo que va contra las reglas de la naturaleza o algo así.

Caramba, estoy siendo mala otra vez. Realmente tengo que parar. Aprenderé a ser amable. Tal vez le pediré a Emma que me dé lecciones. Ella es la persona más amable que conozco.

Sí, creo que lo haré...


Más tarde, a bordo del Expreso de Hogwarts

Algo está mal.

Algo está terriblemente, horriblemente mal.

O es eso, o algo VA A ESTAR terriblemente, horriblemente mal.

Mientras estoy sentada aquí, viendo a Emma leer y a Grace dormir, estoy preocupada. Estoy preocupada si lo que creo que acaba de suceder, sucedió realmente, una de estas dos cosas es correcta:

A. Voy a ser la burla de los Merodeadores en un futuro muy próximo.

O

B. Acabo de tener una decente y COQUETA, conversación con James Potter.

Sí, estaba pensando en la A, también.

Me explico, porque tengo que contar esto y tengo miedo de lo que Emma y Grace podrían decir/hacer en el caso de que les dijera. Esto es lo que pasó...

Llegué a Kings Cross mucho antes de lo que había esperado. Parecía que Petty estaba muy ansiosa por deshacerse de mí, ya que se marchó con mi baúl todavía en el coche. Esto, por supuesto, no fue un bonito espectáculo, ya que entonces tuve que perseguirla por el estacionamiento hasta que finalmente se detuvo en una señal de parada a unos 100 kilómetros de la entrada de la estación de tren. Por suerte, había un carro abandonado allí, así que tiré mi baúl sobre él y caminé los 100 kilómetros de vuelta (bueno, eran algo así como 100 metros, peroparecíanmás). En el momento en que llegué a la entrada, todavía eran sólo las 9:55. Así que me paseé por un rato.

Nunca me di cuenta de lo grande que la estación de King Cross en realidad es. Quiero decir, obviamente se trata de una estación de tren y todo eso, así que tiene que ser grande, pero nunca realmente me di cuenta de cuán grande es. Junto al andén 15, incluso había una pequeña banda tocando. Eran en realidad bastante buenos, para ser un montón de músicos viejos tocando en un andén de la estación de tren, así que les arrojé algunas monedas.

Cuando llegué a las plataformas 9 y 10, era alrededor de las 10:15. Pensé que era mejor llegar temprano que tarde, así que crucé la barrera. En realidad fue bastante fácil. El año pasado, un hombre no dejaba de mirar a Emma, por lo que su padre tuvo que distraerlo mientras nosotras pasábamos por la barrera. No fue muy divertido. Al recordarlo ahora parece divertido, pero no lo fue.

La plataforma no estaba completamente llena como ocurre normalmente, pero había una buena cantidad de personas. Había unos pocos estudiantes hablando con sus padres, pero nadie que yo reconociera. Supuse que la mayoría de ellos estaban en su primer año, ya que no llevaban ningún rastro de los colores de alguna casa. Di un vistazo alrededor antes de dirigirme a las puertas principales del tren para subir mi baúl y entrar al tren.

Fue entonces cuando sucedió.

No había ninguno de los habituales chicos-levantadores-de-baúles por la parte delantera del tren, como siempre habían estado antes. Yo en realidad nunca había subido mi baúl antes, como siempre estaban estos útiles chicos para hacerlo por mí, pero estaba bastante segura de que no podía ser demasiado difícil. Después de todo, las mujeres son cada vez más fuertes. Vi este concurso de mujeres musculosas en la tele durante el verano y podían levantar autos, ¿por qué no iba a poder yo levantar un baúl? Era totalmente posible. Soy fuerte y joven. Podía hacerlo.

Sí. Claro. Por supuesto.

¿Por qué soy tan idiota, a veces?

Estaba levantando mi baúl hasta el tren, cuando de repente decidió sentirse muy pesado... extremadamente pesado. Y no me refiero a pesado como no-Mamá-no-puedo-llevar-la-ropa-limpia-a-mi-dormitorio-porque-esta-pesada. Era más como el-doble-de-mi-maldito-peso-corporal de pesado. Ahora que lo pienso, estaba siendo bastante estúpida. Estúpida como Petunia. Debería haber esperado a que uno de esos chicos fuertes viniera y lo levantara por mí. El hecho de que no tengo absolutamente nada de músculos pareció haberse deslizado de mi mente en ese particular y esencial momento. Estaba demasiado ocupada pensando en todas esas musculosas mujeres que podían levantar baúles como estos con un solo dedo para siquiera considerar el hecho de que yo no era uno de ellas. Así que me quedé allí estúpidamente, con mi baúl a medio levantar y yo a punto de caer. Estaba esperando que mis brazos se rindieran y que mi baúl cayera y se abriera, revelando cualquier cosa y todo lo que una chica podría esconder en un baúl... pero no lo hizo.

De hecho, mi baúl fue sacado de mis moribundas manos y puesto en el tren antes de que yo tuviera la oportunidad de darme cuenta de que ya no estaba. Al principio, no tenía idea de lo que había sucedido. Pensé que tal vez, por la desesperación de mantener mis innombrables dentro de mi baúl y que no cayeran en la plataforma para que todos vieran, mi adrenalina se hizo presente y me dio el impulso para levantarlo. Entonces me di cuenta de que alguien estaba de pie junto a mí, y todas las piezas se unieron.

"Gracias", dije, dándome la vuelta para mirar al desconocido, que se había convertido en ese momento en mi caballero-de-brillante-armadura.

Excepto que no era un desconocido el que estaba detrás de mí.

Y desde luego no era mi caballero, tampoco.

Era James Potter.

"De nada", respondió, en un muy forma muy diferente a la James-Potter-habla-con-Lily-Evans. Ese tono agradable y simpático que estaba usando no era uno que hubiera escuchado antes, dado que nunca hemos sido amables el uno con el otro. Lo miré con escepticismo, esperando a que dejara escapar algún comentario grosero sobre cómo no puedo levantar cosas y que era una estúpida debilucha... pero nunca llegó. Él se quedó allí, sonriéndome hacia abajo- y digo hacia abajo porque, a diferencia de mí, él no fue maldecido con una altura como 1.65, pero con una agradable, elevada y masculina altura de 1.80. Pero su altura no era lo que me estaba molestando. Lo que me molestaba era su sonrisa. No era uno de esas sonrisas, yo-soy-mejor-que-tú-y-se-levantar-baúles-pesados que me habría esperado de James Potter en un momento como este. Era más como una sonrisa de yo-soy-un-chico-agradable-y-que-de-verdad-quieres-que-te-guste que nunca habría esperado. Estaba demasiado absorta contemplando su sonrisa y acciones para ni siquiera darme cuenta que debería haber respondido a su "de nada". Me quedé allí, mirándolo fijamente y siendo completamente grosera. Naturalmente, él no pareció darse cuenta. Eso, o simplemente no le molestaba.

"¿Eres Premio Anual?" preguntó, rompiendo mi corriente de pensamientos ridículos y haciendo que volviera de nuevo a la realidad. Señaló la insignia puesta en mi túnica.

"Er-sí. Sí, lo soy." Miré a la bonita y brillante insignia, que ahora se estaba burlando de mí. "En realidad," repliqué, las palabras saliendo antes de que pudiera detenerlas, "Estoy esperando a que alguien venga y me la quite. Sabes, me digan que todo fue un error y se la den a alguien como Elisabeth Saunders o algo así. "

¿Por qué le dije eso? ¿POR QUÉ? ¿Había alguna necesidad? Que boca más traidora tengo.

"¿Por qué harían eso?" preguntó, su tono haciendo pensar como si de verdad le importase. Me dejó completamente fuera de guardia. No tengo idea de por qué estaba siendo tan amable conmigo, bueno, no exactamente amable, esa parte no ha llegado todavía, pero ciertamente no como usualmente es. No me había insultado aún, lo que era un gran record en mi libro.

"Porque soy completamente desorganizada y común", le contesté, las palabras una vez más, saliendo por su propia voluntad. "Por no hablar de que no soy inteligente en lo absoluto. ¿Por qué dármela a mí cuando la puede tener una perfecta pequeña mariposa social como Elisabeth?" Lo cual era muy cierto, pero que yo no había pensado en decírselo a nadie. ¿Por qué de repente le estaba derramando mis secretos a James Potter?, no tengo ni la menor idea. Le echo toda la culpa a mi boca traidora.

Entonces se echó a reír.

Pero una vez más, no era una malvada sonrisa o una risa vanidosa y condescendiente, como las que estaba acostumbrada a oír. Era una risa que sonaba agradable y muy bonita (lo que en realidad no debería decir porque ni siquiera me gusta James Potter, por lo que su risa no debería sonar bien).

"No seas ridícula", dijo, todavía riéndose de la misma manera. "Tendrían que estar locos para elegir a Elisabeth sobre ti".

Mi boca casi cayó al suelo.

Nunca jamás había escuchado a James Potter decir algo amable como eso. Al menos, no en serio, de todos modos, que fue como lo dijo entonces. Yo estaba esperando una especie de "¡Ja! ¡Tienes razón! ¡PERDEDORA!" pero no, tenía que venir y ser muy amable conmigo, consiguiendo solamente que tuviese alucinantes dolores de cabeza.

A continuación, una idea me golpeó.

Tenía que ser una broma.

En algún lugar por ahí, el resto de los Merodeadores estaban escondidos a la espera de tirarme algo en la cabeza, o empujarme a las vías, o algo igual de retorcido. Esa fue la única explicación lógica que se me ocurrió. Así que hice lo que cualquier otra persona en mi posición haría, empecé a buscar alrededor de nosotros, a escanear nuestro entorno en busca de cualquier rastro de los Merodeadores, o tal vez algún tipo de cubo, o una cuerda, o cualquier otro objeto sospechoso.

A pesar de eso tenía sentido para mí, Potter estaba, obviamente, un poco perdido sobre lo que estaba haciendo.

"¿Er, Lily? ¿Qué estás haciendo?"

Al instante dejé mi búsqueda de Merodeadores/cubo/cuerda, mi cuerpo congelado en su lugar. Mi cabeza comenzó a girar.

Me había llamado Lily.

Lily.

NUNCA me llama Lily. Siempre he sido Evans. Nunca Lily.

Fue entonces cuando mi traidora boca cambió a modo sospechoso y dejó que el chico se enterara de todo.

"¿Por qué estás siendo tan amable conmigo?" Le pregunté, estrechando mis ojos mientras una pequeña sonrisa permanecía en el rostro de Potter. "¿Es esto algún tipo de broma o algo así? ¿Voy a ser golpeada o posiblemente lanzada a algún lugar?," mi interrogatorio sin sentido se vio interrumpido cuando Potter volvió a reír.

"¿No estoy autorizado a ser amable contigo?" preguntó, una extraña expresión en su rostro. "Soy amable, ¿y al instante piensas que es una broma? ¿En serio eso es lo que piensas de mí?" A través de su risa, se veía casi dolido, pero no me engañó. Sólo deseaba que mi boca Benedict Arnold* se hubiera sentido de la misma manera.

"¿Es una pregunta retórica?" Me oí decir. Sin embargo, mi boca desleal había arruinado mi discurso una vez más, porque en vez de sonar completamente seria como había propuesto que el comentario sonase, salió coqueta, lo que sin duda NO era lo que yo estaba buscando. Me gustaría haberle explicado a Potter sobre mi traidora boca, porque parecía muy sorprendido al oír ese tono viniendo de mí.

Por otra parte, también lo estaba yo.

"¿Quieres que sea malo contigo?" me preguntó medio flirteando, pero en un tono más serio que yo. Me pregunto si Potter tiene una boca rebelde también. Si es así, ese medio/un cuarto de comentario coqueto no tuvo que ser intencional. Porque, ciertamente, no fue intencional. Eso no era posible.

"Bueno..." Suspiré, buscando una respuesta a su pregunta. ¿QUERÍA que fuera malo conmigo? No lo creo... pero... ¿un Potter amable? Eso sería simplemente extraño. Me refiero a súper-extraño. Así que le dije eso.

El estúpido solo mostró su estúpida soy-un-chico-amable sonrisa, que ahora está en mi lista de cosas que odio (junto con su risa) y me miró pensativamente.

"¿Extraño?" preguntó, frotándose la barbilla y fingiendo meditar mi respuesta. Entonces, mi estúpida boca sólo TENIA que ir y soltar esta sonrisita tonta. Por supuesto, no se SUPONÍA que sonriera, teniendo en cuenta que la antigua, no-controlada-por-su-boca Lily NUNCA habría sonreído ante NADA que James Potter dijera o hiciese. Incluso si él se veía totalmente ridículo frotándose así la barbilla. "Sí, me imagino que es así," dijo con una sonrisa (la que odio) de vuelta a mi sonrisa (que les recuerdo, no estaba allí por mi propio y libre albedrío).

"Sí," asentí con la cabeza, aun tratando de borrar la estúpida, auto-activada sonrisa de mi cara. "Muy raro".

Luego hubo un silencio. Para cualquiera mirando, estoy segura que todo este escenario se veía bastante extraño. Nunca pensarías en ver a Lily Evans y James Potter de pie delante del Expreso de Hogwarts, sonriéndose como idiotas (aunque estoy bastante segura de que ambas sonrisas no eran intencionales), sosteniendo lo que parecía ser una conversación normal. Yo tendría un poco de miedo, en realidad.

"Entonces," dijo, rompiendo mi guerra interna (cabeza versus boca)."No sabrías decirme quién es el otro Premio Anual, ¿verdad?"

Esta no era la primera vez que me hacían esa pregunta en particular. Estoy segura de que cualquier otra Premio Anual, organizada, popular y fuera de lo común habría sabido exactamente con quién estaría trabajando, pero, naturalmente, ya que no tengo NINGUNA de esas cualidades, no tenía ni idea. Estaba rezando en secreto para que fuera Amos Diggory, un Hufflepuff del que he estado enamorada desde siempre. Él era una de las mejores opciones, la última vez que había escuchado, así que tal vez Dumbledore había decidido darme un premio y lo escogió.

"Por supuesto que no," respondí encogiéndome de hombros. "Sólo una Premio Anual responsable y bien elegida, sabría de esas cosas y, viendo que pronto voy a ser despachada de mi posición, no se molestaron en decirme." Esta fue la explicación que le había dado mi madre, así como a mí misma, cuando me preguntaron, así que no veo por qué no debería decirle a James Potter esto, ya que estúpidamente ya le había hablado de mis inseguridades acerca de la posición.

"¿No pasamos por esto ya?" bromeó, sacudiendo la cabeza. Entonces él tuvo que ir y poner sus manos sobre mis hombros, tratando parecer firme con el gesto, que no sólo era totalmenteinesperado, sino que también envió un temblor no deseado a mi espalda. "NO te van a quitar la insignia, ¿de acuerdo? No pudieron haber escogido a nadie más perfecta para el trabajo. ¿Entiendes?"

Me gustaría que alguien me hubiese advertido que todo esto pasaría. De esa manera, podría haberme preparado mentalmente para toda esta amabilidad y flirteo y así no habría estado completamente muda como quedé. Probablemente me parecía una idiota, de pie, asintiendo con la cabeza mientras James Potter me cogía los hombros. Por supuesto, probablemente no habría pensado en algo que decir de todos modos, aunque hubiese tenido una advertencia previa.

"Bien," dijo, finalmente soltando su agarre. No me había dado cuenta de que había estado conteniendo el aliento, pero al parecer así había sido, teniendo en cuenta la larga exhalación que se escapó de mi boca, después de soltarme.

"acaso no sabrías quién es, ¿verdad?" Le pregunté, una vez que había recuperado la compostura. James se encogió de hombros, obviamente no gustándole el tema. Fue entonces cuando me acordé de que, incluso con todas sus faltas por alborotar, James también había sido uno de los principales candidatos para Premio Anual y al instante me sentí horrible por mencionarlo.

"Si sé una cosa sin embargo," dijo bastante silencioso. "Sea quien sea, seguro que es un chico con suerte,"

"¿Por qué?" Le pregunté estúpidamente. Era obvio que James había querido ser Premio Anual y estaba sobrellevando la pérdida de la posición.

Al menos, yo pensaba que era así.

"Bueno", contestó en voz muy baja, dando un paso más hacia mí. "Tiene la oportunidad de trabajar contigo, ¿no?"

Fue ENTONCES cuando me perdí. Quiero decir me perdí total y COMPLETAMENTE. Chicos como James, no sólo vienen y dicen cosas como esas a chicas como yo. Tal vez a chicas como Elisabeth Saunders o parecidas a Grace Kelly, pero NUNCA a las chicas como yo. Va en contra de casi todas las reglas de clases sociales en el libro. Y no nos olvidemos de que antes de toda esta conversación, Potter y yo nos detestábamos POR COMPLETO.

Así que la idea de que era una broma resurgió de nuevo, porque estaba bastante segura de que lo que acababa de decir iba en contra de todas las fuerzas de la naturaleza.

Fue un milagro que el resto de los Merodeadores eligieran ese preciso momento para venir a buscar a James, porque estaba bastante segura de que, incluso a través de mis sospechas de que era una broma, mi traidora boca estaba a punto de ir y decir algo que lamentaría como "me gustaría que fueras tú" o algo igual de inapropiado.

"¡CORNAMENTA!" fue el grito de Sirius mientras él, Remus y Peter Pettigrew -el cuarto y último Merodeador-se dirigieron hacia donde Potter y yo estábamos parados. James al instante se alejó de mí, por lo cual estaba muy agradecida. Vi como Sirius se catapultó hacia nosotros, poniendo a James al instante en una llave completa.

"Creo que está contento de verte, Cornamenta", dijo Remus riendo, mientras Sirius comenzó a jugar con el pelo de James sin piedad, haciendo que su víctima empezase a forcejear en contra los fuertemente cerrados brazos de Sirius. James hizo un fuerte sonido de protesta en respuesta al comentario de Remus. No pude evitar reír, lo que finalmente llevó a Sirius a darse cuenta de que yo también estaba allí. Por supuesto, él se lanzó encima de mí. Justo mi suerte.

"¡EVANS!" gritó, dándome un abrazo de oso enorme. "¡Es genial verte! ¡Creo que no te había visto durante todo el verano!" Un ligero ruido para decir que tenía razón escapó de mi garganta, mientras veía a los otros Merodeadores sobre el hombro de Sirius. Remus y Peter se reían abiertamente ante mi situación y James parecía estar reajustando sus gafas de su propio ataque. Tenía una mirada extraña, sin embargo, casi como de ligera decepción. Yo no estaría decepcionada si fuera él. Estaba muy ansiosa por ver a MIS amigas. ¿Por qué él no?

Pensar en mis amigas me hizo darme cuenta de que debería reunirme con ellas en nuestro compartimento tradicional desde hacía ya mucho tiempo. Además, necesitaba una excusa para salir de allí.

"¿Has visto a tu prima?" Le pregunté a Sirius, una vez que decidió dejarme salir de su abrazo mortal.

"¿Gracie?" preguntó, frotándose la barbilla como James había hecho momentos antes (por supuesto, mi pérfida boca no sonrió cuando SIRIUS lo estaba haciendo. Maldita estúpida boca). Asentí con la cabeza. Ahora me doy cuenta que realmente no debería haber dicho "prima", teniendo en cuenta que la mitad de la escuela, de alguna manera está relacionada con Sirius, pero realmente yo sólo podría andar buscando a Grace, así que supongo que era aceptable. "Subió al tren hace unos minutos," Sirius me dijo unos segundos más tarde. "Creo que te estaba buscando, sin embargo."

"¡Gracias! Er, adiós, entonces." Luego corrí tan rápido como pude para alejarme de los Merodeadores. Subí a bordo y caminé rápidamente por el pasillo hasta la parte trasera del tren. Nuestro compartimiento era el sexto de la parte posterior. Era el mismo en el que siempre nos habíamos sentado desde primer año, y siempre nos encontrábamos allí a principio de año.

"¡Lily!" exclamó Grace cuando abrí la puerta de nuestro compartimento. Al instante sonreí al ver la familiar vista de mis amigas. Emma estaba, como siempre, sentada en el asiento del medio, leyendo un libro grande y parecía como si Grace ya hubiese instalado su regular saco de dormir en el asiento del lado derecho. Tiré de Grace en un abrazo y Emma al instante se levantó para recibir uno así. Fue un alivio inmediato ver que al menos ellas no habían cambiado. Había tenido suficiente de eso por un día.

"¿Dónde has estado?" Emma preguntó cuando me senté en mi asiento usual junto a ella.

Realmente no quería decirles lo que me había distraído, porque tenía miedo de lo que pudieran decir, o que señalasen lo obvio (que no era lo que quería escuchar).Así que, en cambio, mentí.

"Trafico", declaré, vacilante. "Me estanqué en el camino."

Me sentí aliviada cuando no quisieron llevar el tema más lejos.

Nos sentamos y charlamos acerca de lo que habíamos hecho durante el verano. Emma había ido a Roma con su madre todo el mes de Julio. Se trajo una antigua piedra de uno de los edificios de allí y la había atado con una cuerda para poder usarla como collar. Tanto Grace y yo hicimos "ahhh", a la extraña pieza de joyería, aunque yo, personalmente, pensaba que era una piedra bastante fea y que iba mejor en la basura que en el cuello de Emma. Grace había estado ocupada durante todo el verano viajando por todas partes a sus fiestas familiares. Dijo que fue totalmente aburrido porque Sirius no estaba en ninguna de ellas, ya que ahora vivía con los Potter (debido a una pelea familiar, creo) así que no tenía nadie con quien hablar (lo que realmente quiso decir fue: no tenía a nadie con quien causar problemas). Yo, por supuesto, estuve sentada en casa todo el verano, sin hacer absolutamente nada más que comer y ver la tele. Las dos estaban muy contentas con mi posición de Premio Anual (les había escrito sobre eso en el segundo que había recibido mi placa en el sobre), e insistieron una vez más que no me iban a sacar y que me habían elegido bien para el trabajo.

Psh. Qué mentirosas.

Por lo tanto, aquí estoy.

Wow.

Esto se siente mucho mejor.

Tal vez se lo diré a Grace y Emma.

Vamos a ver.


Más tarde, Dormitorios de Chicas de 7 año

¡ME MINTIO!

¡ESE BASTARDO ME MINTIO!

¡NO PUEDO CREERLO!

Yo estaba sentada alegremente en la mesa de Gryffindor, charlando con Grace, Emma, y algunos de los nuevos de primer año, cuando Dumbledore se puso de pie para hacer su discurso de bienvenida.

"¡Saludos, estudiantes de Hogwarts!" gritó con una sonrisa mientras miraba alrededor del Gran Comedor... "Bienvenidos a otro año en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tengo algunos anuncios que hacer antes de que puedan comenzar con su festín. En primer lugar, esto para todos los años, el Bosque Prohibido es sólo eso: prohibido." Estoy bastante segura de que estaba mirando directamente a los merodeadores cuando dijo eso, ya que era conocido por todos que habían estado allí en más de una ocasión. Por qué alguien en el mundo quisiera entrar en un lugar espeluznante, lleno de monstruos como el Bosque Prohibido, es algo que nunca sabré.

"En segundo lugar," continuó Dumbledore, sus ojos brillantes bajo la luz de las velas encendidas en el Gran Comedor. "El señor Filch me ha pedido recordar a todos los estudiantes que todos los productos comprados en la tienda de Bromas Zonko no deben ser utilizados en el interior del castillo. Una lista de otros artículos restringidos se puede encontrar junto a la oficina del Sr. Filch en el pasillo del cuarto piso. En tercer lugar, me gustaría informar a todos los estudiantes de de tercer año en adelante, que el primer viaje a Hogsmeade está previsto para el dieciocho de octubre. Y, por último," dijo mirando al Gran Comedor, capturando mi vista, solo por un momento. "Me gustaría anunciar que los Premios Anuales de este año son, la señorita Lily Evans de Gryffindor," poco a poco me paré (en realidad era más como Grace forzándome a pararme, pero me paré, de todos modos) de mi asiento, mientras todos aplaudían ligeramente. "Y nuestro otro Premio Anual", continuó Dumbledore, mientras me sentaba, silenciosamente rezando que dijera el nombre de Amos, "es el Sr. James Potter, también de Gryffindor."

James Potter.

Era él.

¡Él era el otro Premio Anual!

Tomó toda la voluntad en mi cuerpo el no saltar y empezar a estrangular a Potter. En cambio, me quedé allí sentada, con la boca abierta, mirando al maldito idiota. ¿Y saben qué? A él ni siquiera le importómentirme. ¿Saben cómo sé que no le importó? Porque me estaba mirando también. ¿Y saben qué hizo?

¡SONRIÓ!

Ahora ¿POR QUE iba alguien a SONREIR cuando sabía que había MENTIDO y dado esperanzas a una pobre muchacha? ¿Por qué HARIA ESO? ¿PENSE QUE CAMBIARÍA A SU MODO AMABLE? ¿CUAL ES SU PROBLEMA?

Y me había sentido MAL por él. De él y su estúpido tono de "no-hablemos-sobre-esto". Una cosa es segura, ¡NUNCA me volveré a sentir mal por James Potter otra vez! De hecho, ¡nunca volveré a HABLAR con James Potter otra vez! ¡Jamás! ¡En toda mi patética, excusa de vida!

Y la tarde siguió empeorando, también. No sólo estuve completamente miserable durante todo el banquete de bienvenida, (viendo que estaba muy deseosa de trabajar con Amos Diggory, del cual estaba segura que nunca me mentiría, ya que es perfecto en todos los sentidos), pero también tuve que sentarme escuchar a Grace y Emma tratar de consolarme. Ellas simplemente no entendían, sin embargo.

¡Y eso ni siquiera fue lo PEOR de todo! Porque después de guiar a todos los habladores chicos de primer año a la Sala Común de Gryffindor (manteniendo el espacio entre Potter y yo tanto como fuera posible), estaba más que contenta de ir a mi cama y dormir luego de esta horrible velada, pero por Merlín, sabía que eso nunca podría suceder. TODO tiene que ir mal para Lily.

¡ELISABETH SAUNDERS TENIA QUE LLEGAR A ENTROMETERSE EN MI INTENTO DE DORMIR!

"Así que," llegó la venenosa voz cuando entré en nuestro dormitorio. Miré hacia arriba, en lo absoluto con ánimos para una confrontación, pero a sabiendas de que iba a ocurrir de todos modos. Elisabeth estaba sentada en su cama, tan perfecta como siempre, con su leal compañera, Carrie Lloyd, (que también era una Gryffindor de 7 º año) sentada junto a ella. "Eres la Premio Anual".

Me mordí los labios para no responder. No quería lidiar con ella. No quería que consiguiera hacerme enojar.

Ella sacudió la cabeza con tristeza a mi silencio. "Honestamente, podría honestamente decir que fue una completa sorpresa, Evans". Una pequeña y satisfecha sonrisa se posó en sus labios."Después de todo, ¿quién elegiría a una chica como para una posición como esa?" Luego volteó su cabeza hacia Carrie. "Mi padre siempre dijo que Dumbledore estaba completamente fuera de sí." Se volvió hacia mí, con su estúpida y amenazante sonrisa. "Supongo que esto sólo sirve para demostrar que tenía razón."

No me había movido de la puerta de entrada a lo largo de toda la conversación y me quedé allí con la boca abierta, incapaz de responder. Después de todo, ella tenía razón. Yo no DEBERÍA ser la Premio Anual. SIEMPRE he sabido que yo no era la chica adecuada para el puesto.

Tal vez fue todo el podrido día que me había puesto emocional, o quizás fue el hecho de que Elisabeth había sido quien había señalado los hechos evidentes, pero fuera lo que fuera, hice la cosa más estúpida que una chica en mi posición podría haber hecho.

Me puse a llorar.

Fue una estupidez, lo sé, pero sinceramente no lo podía evitar. Había sido un día horrible. Y era tan injusto, porque por lo general no soy del tipo de chica que estalla en llanto a cualquier cosa. Normalmente soy bastante buena en mantener el abastecimiento de lágrimas al mínimo. Ni siquiera podía recordar la última vez que había llorado. Pero, sin embargo, ahí estaba yo, de pie en la puerta, las lágrimas amenazando con derramarse mientras las retenía con todas mis fuerzas.

"Oh, toqué un punto débil, ¿o no, Evans?" Elisabeth se burló mientras ella y Carrie se dirigían hacia mí. No me moví ni un milímetro, pero eso pareció darle cierta satisfacción a Elisabeth ya que ella y Carrie me empujaron para abrirse el paso para salir, riendo, hacia la sala común.

Así que esta soy yo. La grande, vieja y llorona Premio Anual. ¿POR QUÉ me eligieron para este trabajo? Sólo ha hecho que este año sea mil veces peor.

Merlín, tengo una vida horrible.


31 de octubre del 2011

¡Bienvenidas/os al primer capítulo de Commentarius!

Siendo primero capítulo, tengo un par de cosillas por decir:

1.- Este capítulo fue beteado por la fantabulosa Egg Dupont.

2.- Este fic es una TRADUCCION AUTORIZADA. Es un fic de capítulos largos y muchos (que aún no está terminado). Es un proyecto de Sparkle Malfoy, Egg y yo. Sparkle y yo traducimos y Egg corrige :D

3.- Hoy es 31 de octubre y es el Aniversario de Muerte de Lily y James :( Por eso, decidimos empezar a publicar hoy. Un tributo a su memoria.

4.- Commentarius significa diario en latín.

5.- Este fic es uno de los más famosos en el fandom de HP en inglés. (Junto con TLAT, que lo traduciremos en el futuro próximo)

6.- Espero que les haya gustado. ¿Comentarios, opiniones, críticas?

Besooos C:

Connie