Disclaimer: "Los personajes nombrados en esta historia son propiedad d la Srta. Naoko Takeuchi. Está historia es escrita solo por entretención sin fines de lucro"

}i{

}i{

Gracias a todos por su apoyo y por sus comentarios constructivos y que me alegran e incentivan a seguir adelantes con este proyecto. Lamentablemente mi cabeza se agotó de buscar soluciones a tantas cosas que me acongojan haciendo que la inspiración se escape de aquí, pero aquí estamos de vuelta para volver y terminar está historia.

No Olviden poner su nombre si no tiene cuenta al principio o al final de Review para poder mantener una cordial comunicación.

}i{

}i{

Capítulo XXI

Dolorosa Confesión

}i{

Al fin la hora había llegado y mi Reina Aka, se había decidido a atacar y destruir este primitivo e insignificante planeta…

-¡Nodo!- fue el llamado que hizo mi reina una vez que salió de aquel salón con ese joven que trajo Ika y que asegura ser el hijo de mi reina. Antes que me llamara por segunda vez corrí a sus pies.

-Aquí estoy su majestad-

- Ve y busca a los cuatros guerreros y hazle saber que lo necesito con urgencia en el salón real-

-Como usted diga su majestad-

Tan pronto, termine mi reverencia. Partí rumbo a los aposentos de cada uno de los guerreros. El primero en recibir mi llamado fue Ookami la guerrera de los bosques solitarios del planeta Lowf el espíritu de los lobos es la fuerza que la lleva a ser una de las guerreras más hábiles en lo que a búsqueda se refiere.

-Ookami, permiso la reina….- entre a su dormitorio y pero rastro de esa loba no había en ningún lugar, no dude en entrar para ver si se encontraba más al interior, pero sorpresivamente alguien me golpea de la espalda volteándome en el aire para caer boca arriba.

-¿Qué haces aquí rata asquerosa?- me pregunto con su pie sobre mi cuello, ¿en que momento llego al dormitorio? No sabría que responderle.

-Veo que eres extremadamente ágil mi querida Ookami- una fuerte patada sentí en mi mejilla antes que ella me tomará del cabello y me levantara del suelo.

-Estúpido Nodo dime ¿A qué haz venido?-

-La Reina te necesita en el salón real-

-Voy en seguida…- me dijo mientras me empujaba hacia la puerta –ahora lárgate y no vuelvas a entrar a mi pieza rata asquerosa- no quería entrar a discutir con está mujer, tan solitaria, tan agresiva y desconfiada. Con los poderes de poder borrar cualquier recuerdo en donde ella aparezca.

Procedí con Kitsune un de los miembros más astutos, rápido y con un nivel de fuerza inmensa casi o más que alguno de los Guerreros Stars. Impredecible en su carácter y misterioso en su actuar. Al entrar a su aposento estaba junto con Kaeru e Ika jugando uno de esos extraños juegos de su planeta Alpha Delthi.

-¿Qué quieres Rata?- pregunto Kaeru uno de los guardianes más y más crueles, con una gran habilidad en el salto y la desaparición, le otorgue el favor de poder revelar los cristales en las guerreras y a su vez poner en ellas rastreadores, tal como lo hizo con aquella guerrera del planeta Venus, la cual nos condujo a los caballeros Stars y los reyes de la Luna y la tierra.

-De seguro Aka lo envió a fastidiarnos el juego- Y la más insoportable de todas Ika, solo yo sé el gran secreto de ella, pero eso será algo que ni en mis pensamientos revelaré. A pesar de lo insoportable que puede llegar a ser, su belleza deslumbra a cualquier de cabellos y piel blanca como la nieve más pura, uno ojos rojos llenos de maldad y una vestimentas que la hacen lucir como una verdadero diosa, pero que tras aquel vestido de tiras se esconde su gran poder mental de manejar su vestimenta como verdaderos tentáculos.

-Solo avisarle que… la Reina los espera en el salón real-

-¿Y qué es lo que quiere ahora?-

-No soy nadie para cuestionar a mi Reina, solo obedezcan o se arrepentirán-

Una vez avisado a los guerreros, me dirigí al salón real donde mi Reina esperaba sentada en su gran trono con su siempre mirada vacía y llena de esa oscuridad que me encantaba ver en sus hermosos ojos color oro. A su lado aquel muchacho que trajo Ika y el cual no me causaba ninguna confianza había un punto en su mirada que no me convencía su maldad, pero este no era el momento de cuestionar a este seudo-príncipe solo me aproxime al trono y en una reverencia me dirigí a ella.

-Los guerreros viene en camino-

-Perfecto. Quiero que escuches lo que les diré y una vez que termine reúne las tropas… mañana será el fin de esté planeta-

-Como usted ordene mi Reina- lo sabía, al fin comenzaría la casería de esas estúpidas y entrometidas Sailors. En cuanto, me puse de pie las puertas se abrieron para recibir a los guerreros, el momento de conocer la decisión de nuestra reina había llegado.

-Bienvenido mis caballeros- dijo de pies y con una siniestra sonrisa en sus labios –Al fin ha llegado el día en que los dominios de la reina Aka aumente con este planeta…Juntos acabaremos con todo aquel que se oponga a mi voluntad-

}i{

El silencio en la habitación fue sepulcral, cada uno se había encerrado en sus pensamientos, excepto él. El príncipe de la Tierra quien me observaba fijo, podía sentir su malestar al no tener respuesta a su pregunta, pero muchas cosas hoy también escapaban de mis manos y una de esas era el paradero de la Reina.

-No puedo creerlo- fueron las palabras de Sailor Jupiter que al fin rompieron el silencio en aquella habitación, mientras las demás la miraban.

-Ella- menciono la Sailor de fuego –Ella debe ser esa mujer en mis sueños, aquella que con su sacrificio de amor llenaría a la tierra de oscuridad- termino por decir como en un estado de trance mientras seguramente sus recuerdos de aquellos sueños volvieron a su memoria.

-¿Estás segura que es ella?- cuestiona la líder las Sailor, aquella que no se apartaba de Healer y por quien él regreso.

-Si, lo estoy no puedo estar equivocada-

-Si eso que aseguras Rei es verdad…entonces este enemigo, será el causante de que la tierra debe dormir…-

-No lo sé Luna, no lo sé. Pero sí que ella es esa mujer-

-Ya tenemos claro, lo que debemos hacer. Encontrar a la Reina Aka y lograr devolverle su alma y sus recuerdos…- dijo aquella Sailor que se había robado el corazón de mi estrella más inteligente.

-Es fácil decirlo Amy, pero es Serena la única que debe decir que hará con aquella mujer…-

-Mina, nosotras siempre hemos trabajo para salvar a todos eso incluye a la mayoría de nuestros enemigos…-

-Esa mujer no merece la vida, independiente que haya sido forzosamente seducida por el mal- fueron firme y frías las palabras del príncipe terrestre que interrumpieron las de la princesa de la Luna. Palabras que en su mirada no ocultaba el dolor y el desprecio que sentía sobre este enemigo.

-¡Darien!- exclamo Sailor Mars – ¿Qué es lo que pasa contigo? Tú no eres ese tipo de hombre-

-Por eso mismo Rei, por no ser ese tipo de hombre es que deje que muchas veces Serena fuera quien tuviera que sufrir y sacrificarse por todos nosotros, por ser ese hombre es que hace más de dos meses que la mujer que amo está en manos de un enemigo que no conozco, que no entiendo ¿por qué no acudió a la cita donde le entregaría mi cristal dorado?-

-Veo que tu amor por ella es completamente real…-

-Serena yo…-

-Por eso entiendo tu postura… porque yo… siento igual que tú. Ella me ha quitado al hombre que amo…-

-¡¿Qué?!- pronunciaron todo y yo no lograba entender nada de lo que estaba sucediendo, hasta antes de irme siempre supe que El príncipe Endimión amaba a la Princesa de la Luna, acaso había algo que no sabía.

-Disculpen mi intromisión pero ¿De quién estamos hablando?- pregunte y nuevamente el silencio se formo –Si no me equivoco Serena y Darien ya están juntos-

-Ya no- fueron esas dos simples palabras para caer en cuenta de que quien faltaba en la sala era de quien hablaban.

-Seiya- pronuncié y las miradas comprometedoras fueron las respuestas que necesita para confirmar aquel temor que tenia hacia mi amada estrella. En su destino estaba escrito que el ocaso de su vida, terminaría en manos de la Luna.

}i{

Sesenta y cinco días cuatro horas veintitrés minutos y cincuenta segundos ese era el tiempo exacto en que mi vida había cambiado, mis largos periodos de estudios se había reducido para tener libres las tardes y ayudar en la búsqueda del enemigo y de los muchachos al menos, gracias a la princesa Kakyuu hoy ya teníamos un nombre, o mejor dicho unos cuantos nombres, pero no la ubicación ni mucho menos el motivo de sus extraños e inconsistentes ataques.

-¿Pensando?- aquella masculina voz pregunto a mis espalda. Mientras el frio comenzaba a colarse por mi cuello.

-La verdad. Solo necesitaba tomar aire, creo que ha sido mucho por hoy-

-Siempre escoges las noches más heladas para salir a pensar y a llenarte de preguntas y extraños cuestionamientos-

-Es algo imposible en mí…Taiki- pronuncié su nombre mientras colocaba sobre mis hombros mi casaca y protegía mi cuello con su bufanda, con aquel aroma a madera fresca y dulce que su perfume acompañaba sus prendas.

-No deberías cuestionarte tantas cosas, menos si en alguna de esas cosas me involucra a mí… yo estoy a tu lado porque mi corazón así lo necesita… así lo pide…-

-Taiki…-

-No quiero que te cuestiones tantas cosas, mucho menos que te abrumes por cualquier cosa, quizás con la llegada de nuestra princesa no se han podido aclarar todas las cosas ni mucho menos dar con el paradero de la famosa Reina Aka, pero…- levanto mi mentón haciendo que nuestro ojos se perdieran en ellos –Estoy a tu lado hoy y siempre, daré está pelea a tu lado con tal que recuperes esa vida, para que en vez de dedicar tiempo a una búsqueda, le dedique el tiempo exacto a ti, a tus cosas y también a nosotros…Amy Mizuno-

-Yo…- su alma poeta lograba calar hondo en mi alma en mi corazón, robándome las palabras y sobre todo la razón, pero no el impulso que mis deseos de sentirlo causaban y ya sin decir más rodee su cuello sin romper el contacto visual y por primera vez me arriesgue a tomar la riendas de la situación. Los nervios y la vergüenza volvieron torpe mis movimientos, pero aun así llegue a sus labios que me recibieron de la misma forma en que los míos lo buscaron y se perdieron en el dulce sabor de sus labios que borraban de mi cabeza y mi corazón toda angustia, toda duda.

Toda magia que un simple beso envolvía siempre era interrumpida por el grito ahogado de nuestros pulmones, por lo que lentamente nos fuimos separando entre cortos pero demandantes besos.

-Será mejor que entremos-

-Si, al parecer aún queda algo más que escuchar- me respondió mientras sus fuertes brazos rodeaban mi cintura, estar en ese lugar era donde siempre quisiera estar bajo el refugio de aquellos cálidos brazos que lograban detener estos pensamientos abrumadores y reconfortaba mi alma.

}i{

No soy para nada de esas personas que realmente disfruten de las reuniones sociales con tanta gente, menos cuando en ella se tienen que dar a conocer tantos acontecimientos del pasado y se tengan que sacar conclusiones tan oscuras para lo que posiblemente suceda en este planeta que tanto a mis hermanos y a mí nos ha acogido de una manera tan cordial y eso incluye a nuestro princesa quien ha sido la persona que ha traído todas estas noticia.

¡bip, bip!

Fue aquel ruido proveniente de mi celular que me saco de mis pensamientos, un mensaje de texto ¿Quién podría ser?

-Mina- dije en voz alta, mientras levantaba mi rostro del celular para buscarla entre los demás visitantes, ahí estaba con Serena cuando nuestras miradas se cruzaron, aunque quise evitarlo una tonta sonrisa curvo mis labios, ella me sonrió coqueta y la curiosidad por leer el mensaje no se dejó esperar más.

"Al parecer falta algo más por decirse aquí,

pero ¿sabes? muero por besarte…"

Un leve sonrojo se apodero de mis mejillas, la loca rubia que había escogido para enamorarme siempre lograba romper todos mis esquemas y dejarme al borde del precipicio.

"¿Y qué esperas? Ven y bésame"

Le respondí, para no dejarme abrumar tanto y ser yo quien tomara de nueva cuenta las riendas de esta situación. La observe en cuanto la vi recibir el mensaje, como sus ojos se abrieron grandes y un divertido sonrojo se apodero de su rostro.

"¿Estás seguro?…porque voy ahora mismo te beso y no te suelto más"

En cuanto leí esas palabras no pude evitar soltar una pequeña carcajada amaba cuan desafiante se iba poniendo la situación, sinceramente sus locuras y sus parloteos eran algo que antes detestaba pero que sin duda hoy eran necesario para saber que tenía todo cuanto necesitaba de ella.

"Jaja ok te espero, pero el que no te soltará más seré yo"

Observe como leía ese último mensaje y sonreía una vez más, acompañada de un tierno sonrojo. Vi como se acercó a Serena a decirle algo y luego comenzar a recorrer el camino directo a mí, fue imposible no sentir ansiedad de que aquella distancia que había se hiciera mucho más corta para por disfrutar los dulces labios de mí Venus, pero no todo podía ser amor y deseos mucho menos en estos momentos, cuando entre los murmullos del salón la voz firme de Setsuna capto toda la atención.

-Si ya está todo dicho, me marcho- todos observamos ese ágil movimiento hacia la puerta, como si estuviera huyendo. Pero antes de que llegara a la puerta está se abrió dejándonos ver a Amy y Taiki obstruyendo su paso, dándole el tiempo justo a Serena de reaccionar.

-No Setsuna, no todo está dicho. Hace poco la llegada de la Princesa Kakyuu te salvo- pronunció molestar mientras su mano rodeo con firmeza la muñeca de aquella solitaria Sailor. –Pero ya no hay nada que detenga a darnos la explicación sobre tus actos, sobre tus últimas palabras a Seiya y Kaori Por esa razón es que los cite a todos aquí precisamente porque sé que tienes mucho que contarnos-

-¿De qué habla nuestra Princesa Mamá Michiru? ¿Por qué pareciera que está molesta con mamá Setsuna?- se escuchó la pregunta de la pequeña Hotaru, quien atrajo la atención de las guerreras externas, incluyendo Setsuna.

-No lo sé, pequeña pero no tengas prisas de seguro Serena nos explicará ¿Verdad?-

-No seré yo quien hable. Vamos Setsuna Habla… está es tu oportunidad de sincerarte e intentar convencernos para perdonarte…-

-¿Serena, Estás segura de lo que estás diciendo?-

-Tus mejor que nadie lo sabes Darien, ella fue a tu casa el día antes de tu viaje a nuevamente fallar en su misión como Guardiana del reino Lunar y en los Tabúes que como guardiana del tiempo se le asignaron- argumento desafiante y con un tono lleno de rabia y frustración ¿Acaso era posible que entre sus mismas guardianas existiera alguien capaz de traicionarla? Realmente esto se estaba poniendo interesante. –Vamos Setsuna que esperas… habla-

-Princesa yo…-

-No me llames así… Menos cuando solo haz traicionado y engañado a tu propia Princesa-

De pronto mis pensamientos se hicieron hechos concretos, las miradas dirigida a Setsuna por todas eran realmente impresionante, eran una mezcla de sentimientos asombro, decepción, desprecio y hasta de pena. Pero de todas ella, la que me dejo realmente apenado era la de aquella pequeña, pues sus ojos se tornaron brillantes y húmedos.

-¿De qué habla mamá? No entiendo… y la verdad quiero hacerlo, quiero entender ¿De qué habla nuestra Princesa?- De un momento a otro nuestra Princesa, Taiki y yo nos habías vueltos simples espectadores de un conflicto que de seguro afectaría la estabilidad de este grupo, en momentos tan críticos como este.

}i{

Ya no había salida, no habían más vueltas que darle al asunto, ya no habrían llegadas inesperadas que retardaran la verdad, solo estás miradas incriminatorias que me hacían sentir la peor de las personas, pero fueron esas pequeñas pero dolorosas palabras la que me hicieron desistir de esta mentira, pues aquella mirada estaba destruyendo mi alma….

-Mi pequeña Hotaru… Princesa, Joven Darien, yo…- quise hablar pero el miedo se apodero de mí una vez más.

-Habla Setsuna… ¿Qué es lo que sabes y no nos quieres decir?- pregunto abrumado el príncipe de la tierra.

-Por favor perdóneme todos, yo solo quería proteger aquel maravilloso reino que nos espera…-

-¿Perdonarte? Pero ¿De qué demonios habla Setsuna?- cuestiono mi molesta compañera Uranus.

-Yo solo quería que ustedes conocieran aquel futuro que les enseñe tiempo atrás, solo eso…- la desesperación comenzó apoderarse de mí. –Futuro que usted Joven Darien, quiso alterar al dudar en su viaje a Estados unidos…-

-¿De qué habla?- cuestiono atónita Rei – ¿Es que acaso ese viaje nunca debía concretar?-

-Lo siento joven Darien, pero lo que hice fue solo por querer ver a la pequeña Dama, yo solo quería cumplir su sueño de verla crecer a su lado-

-Pero que estupideces dices… fuiste a mi casa a decirme que la pequeña Dama…- un silencio molesto salió de su boca.

Flashback

-No podía seguir ocultándole esta verdad, Serena Piensa en alguien más…ella ama a alguien más-

-¿Qué me quieres decir con que alguien más?-

-Lo siento, pero ese alguien le dará ese futuro que tanto hemos soñado, si no se va usted no podrá ver a Rini-

-¿Rini?-

-Lo siento tanto, Joven Darien. Esto lo hago por ella y por el amor que usted le tiene a la pequeña Dama. Si usted no se va Serena no concebirá al fruto de ese amor y Tokio de Cristal no surgirá entre la oscuridad…-

-¿Estás…estas completamente segura Setsuna de todo lo que me has dicho?-

-Si Príncipe, me temó que con batalla contra el Caos se han descubierto algunas verdades que desconocíamos, pero que ahora están en sus manos revelarlas o que todo siga su curso natural-

-Necesito pensar que haré con lo que sé ¿Crees que tendré tiempo de pensarlo en este viaje?-

-No puedo decírselo, eso es algo que solo usted sabrá a su debido tiempo, ya le he dado información que no debía-

-Tienes razón, gracias y no te preocupes Rini estará bien-

-Gracias Príncipe, ahora debo marcharme. Que tenga un buen viaje-

-Nos vemos-

Fin Flashback

-Fue una mentira…-

-¡¿Qué?!-

-Tenía que hacerlo si usted no sé iba, la pequeña Dama no existiría. Aquella vez usted, no quería alejarse de Serena. Pero si yo permitía aquello, arruinaría el surgimiento de nuestro anhelado Futuro…-

-¿Qué tiene que ver el viaje con Rini? Realmente no estoy entendiendo nada- pregunto molesta y confusa Jupiter.

-¿Cómo te atreviste a interferir así?-

-Yo lo siento… debía hacerlo… era mi deber-

-¡NO! Estás muy equivocada tu deber era cuidar de las puertas, cuidar y proteger de mí… no a tu adorado futuro-

-Princesa…-

-Habla Setsuna, termina de hablar y de decir que más hiciste por mantener viva está estúpida utopía…-

-Por favor, lo que he hecho lo hice por amor. No podía concebir una vida sin aquellos pequeños ojos rosas que iluminaron la vida de mi pequeña Hotaru…-

-Porque presiento que tienes una forma errada de amar- dijo Venus en un tono irónico y burlesco que deteste.

-¿Qué sabes tú lo que es amor…? ¿Crees que por llevar el lema de amor y la belleza sabes mejor que yo el significado de la palabra amor?- cuestione antes las miradas reprochadoras de muchos de los presentes – Yo sé lo que es amar a alguien hasta el punto de ayudar a concebirle su vida…lo único que tenía que hacer era unir los destino de Darien y Kaori, para que la pequeña Dama fuera concebida y ahora solo falta esperar unos cuantos días para verla aquí entre nosotros…solo que nunca imagine que estas estrellas fugaces regresaría a complicarlo todo-

-¡¿Qué?!- fue la pregunta atónita e incrédula que el Príncipe Endymion formulo antes las estúpidas palabras que se dejaron escapar de mi boca, por culpa de la guerrera del amor que siempre lograba sacar de quicios a cualquiera.

-No es posible-pronunció mí Princesa mientras cubría su boca con su mano ante el asombro.

}i{

No podía dar crédito a sus palabras… Kaori era la madre de Rini, y no Serena. Ella nunca me engaño, yo… -Maldición creí en tus palabras, me hiciste dudar, me hiciste odiar y detestar el futuro, a Serena e incluso a…- a mi hija, odie a mi hija porque pensé que era el fruto de un amor que me correspondía a mí.

-¿Cómo pudiste hacer esto Plut?...- cuestiono Michiru, quien no dejaba de cubrir los oídos de Hotaru.

-Ella siempre fue mi hija…siempre lo fue y tu… tú me mentiste…Ella siempre ha sido mi hija…- y fue entonces que caí en cuenta de sus palabras, "unos cuantos días"

-Lo que hice, lo hice por la pequeña Dama… era necesario para que naciera-

-¡O no!- fueron esas palabras las que hicieron que mi corazón se comenzará a llenarse de dudas, miedos, comenzará a sentir apretado y le costará palpitar –Por lo que dices entonces Kaori ya está embarazada, por eso… por eso la tiene el enemigo- Y la fatal conclusión que saco Amy hizo que de pronto, me sintiera un verdadero estúpido, estando a su lado, siendo médico no me percate de su embarazo, ahora todo se iba haciendo más nítido y cada vez se volvía más doloroso. Su palidez, su sueño pesado, ese maravilloso brillo en su mirada.

-Debo encontrarla- fueron las palabras que dije antes de intentar salir de allí, pero fueron las manos firmes de Plut las que me detuvieron.

-No es llegar, salir y encontrarlas. Kaori sabe muy bien lo que tiene que hacer…-

-¿Qué estás diciendo? La mujer que amo, está esperando a mi hija y está en manos del enemigo. Debo ir por ellas….-

-Si sale no la encontrará, el destino de ella ya está marcado…-

-Por favor Setsuna, si aún tienes algo que contarnos hazlo de una maldita vez…- fueron las suplicas de Lita las que detuvieron mi desesperación, si iba a ir a rescatarlas debía saber que más nos ocultaba ella… la culpable de mi mayor dolor.

}i{

-Déjame entrar-

-No puedes entrar a verla-

-Soy el Príncipe Kiiro Ika, debes obedecerme apártate de esa puerta…-

-No lo haré la Reina dio la instrucciones de prohibirte la entrada-

-Perfecto, al menos necesito saber ¿Qué es lo que está pasando?-

-Eso si lo puedes saber principito de cuarta… al parecer la prisionera está por tener a su bebé-

-Es imposible…-

-¿Qué sabes tú de esos, imbécil?- no podía ser cierto, ella debía ser fuerte si no de que manera cumpliría con mi palabra, debía protegerla y regresarla al lado de Chiba.

-¡Maldición!- grite mientras giraba para regresar hacia el camino que me condujo hasta aquí, debía hacer algo de lo contrario…

Flashback

-Debes entender que lo que los une es más fuerte…-

-Pero ella me ama…ella….ella me lo dijo-

-Puede que así sea, pero el futuro de ellos ya está escrito nada puede evitarlo, por ahora debemos proteger a esa pequeña que un día Serena conocerá como su hija-

-¿De qué hablas?-

-Darien y otra mujer concederán a una hija la cual será adoptada por la Luna, para poder forjar Tokio de Cristal, si no ayudas con eso nunca podrás estar con ella es la única forma-

-¿Qué quieres que haga?-

-Yo sé que uno de ellos te ha ofrecido el poder, acéptalo, únete a ellos…-

-¿Pero si me descubren? No quiero morir sin tener su amor-

-Ella nunca dejará de amarte, menos si sabes que sacrificarías tu vida por su felicidad-

-Yo daría todo por Bombón…-

-Vez es muy fácil, solo debes unirte a la Reina Aka proteger a esa mujer y traer con vida a la pequeña Dama-

-¿Y la mujer?-

-Ella sabe su destino-

-¿Su Destino? ¿Qué Desatino?-

-Si su destino. Pero eso no te interesa ¿Aceptas?-

-Yo…-

-Piensa en ella antes de contestar-

-Si lo haré, traeré de vuelta a esa mujer y su hija-

-Sabía que elegirías la mejor opción Seiya Kou-

Fin Flashback

No dejaré que sufra Bombón, no dejaré que nadie te borre tu cálida sonrisa, ni muchos menos permitiré que destruyan el hogar que tanto cuidas y que tan bien te acogió a ti, tus guardianas y a mí y mi familia.

}i{

Aun no podía dar crédito a las palabras de Sailor Plut, ¿Cómo pudo manipular a su antojo el futuro, nuestras vidas? Toda aquella utopía no era más que una burda mentira o quizás no tan mentira. Ya no entendía nada.

Las caras de todas estaban marcada por varios sentimientos y fatales deducciones, ni siquiera las lágrimas de Setsuna habían logrado disminuir el enojo de muchos de los que estábamos en el salón, Serena se mantenía estoica, los hermanos Kou y la Princesa no podían creer que Plut fuera la causante de la desaparición de Seiya, que quizás hasta terminé siendo culpable del desenlace que podría llegar a tener Kaori. Rei y Mina estaban junto a Serena, esperando que está dijera algo al respecto y yo realmente no sabía hacia donde ir, me sentía tan abstraída en estos pensamiento, me imagino que Amy está igual. Pero simplemente prefirió marcharse.

-Por favor, discúlpenme-

-¿Qué has hecho Plut? ¿Qué pasó por tu cabeza, por tu corazón? ¿Qué te hice yo o Darien o Seiya e incluso Rini? Por favor márchate a las puertas del tiempo yo y mi Madre iremos a verte en unos días más para resolver este problema- sentenció finalmente Serena

-Por favor Princesa, no me aleje de la pequeña Dama, ni de usted-

-Veté ahora- le dijo sin una gota de amabilidad o arrepentimiento de echarla. Nunca había visto tan molesta, decepcionada a Serena. Pero ahí estaba mirando cualquier punto fijo en la pared, sin mirarla a los ojos al momento de callarla.

-Ella no sé irá aun- refuto Darien a la orden de Serena.

-Dame una razón Darien para no dejarla marcharla-

-Si ella fue capaz de hacer todo estos, de idear esta locura. Debes saber perfectamente donde se encuentra el enemigo-

-¿Eso es verdad Plut? ¿Sabes el paradero de la Reina Aka? Por favor, si es así habla-

Claro, como no se me ocurrió que quizás ella era quien sabía perfectamente la ubicación de la Reina Aka. Todos los que habíamos quedado en la sala esperábamos atenta su respuesta.

-Por supuesto que no sé nada- nadie la detuvo, nadie volvió a decir nada. Ella simplemente Salió tras las ya salidas de Amy y Taiki. Por primera vez me sentía perdida, no sabía que era lo que sucedería. Esta sería la primera vez que nos enfrentaríamos a un enemigo, divididas y con tantas cosas aún por resolver. La incertidumbre era algo que realmente detestaba ¿Qué va a suceder ahora tras esta dolorosa confesión? Quisiera poder utilizar mis nuevos poderes como eternal Sailor ir a hasta Jupiter y ver si en los vestigios de mi antiguo reino podía encontrar respuestas a tantas interrogantes que hoy quedaban en el aire sin respuesta, sin pistas.

}i{

-Papá Haruka, no… no lastimes a mamá Setsuna- fue la súplica que me detuvo mi determinación con acabar con toda está mentira.

-Lo siento pequeña Hotaru. Prometo que un día entenderás todo por ahora será mejor que te quedes aquí con Michiru-

-Pero yo…-

-¡Ya hable!- grité desesperada, por tantas cosas.

-Por favor Haruka, no es necesario que grites, primero deberías calmarte y esperar lo que diga Serena…-

-No Michiru, ya ha sido suficiente hemos fallado en nuestras misiones debíamos cuidar la galaxia desde el exterior y no haber permitido que una intrusa como la Reina Aka, invadan nuestro planeta… no te das cuenta, en cualquier momento y sin que podamos hacer nada ella nos destruirá-

-Lo sé… lo sé… tienes razón pero por favor, no sacaras nada con ir así. Ya hemos cometidos muchos errores todos-

-Por favor cuida a Hotaru-

-¡Haruka!- fue lo último que escuche antes de cerrar la puerta y transformarme.- ¡Por el poder del cristal del planeta Urano; transformación!- en cuanto mi eternal transformación se concretó en prendí el viaja a las puertas del tiempo.

Una vez que llegue, la vi allí parada frente a las puertas con su báculo y esa sombría mirada que nunca antes había visto. Como nunca sentí un poco de miedo, pero nada que me alejará de mi determinación de acabar con todas estas mentiras.

-Tardaste más de lo que las puerta me había mostrado- aquel comentario me pareció extraño, si todo este tiempo ha manejado a su antojo el tiempo, ¿Cómo es que había fallado en su predicción?

-Quizás estás perdiendo la facultad de manejar el tiempo…Plut-

-Puede ser ¿Qué esperas para hablar?-

-Veo que tus puertas ya no te están dando los mensajes correctos. ¿Qué te hace pensar que he venido hablar?- en cuanto formule esa pregunte pude ver la confusión en su mirada, ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Acaso de verdad no sabía que venía a acabar con ella?

-Entonces comencemos y que gané la mejor- me coloque en posición de ataque esperando el primer golpe, pero al no ver movimientos fui yo quien dio el primero paso.

-¡Turbulencias espaciales!- sentí como aquella energía se acumuló en mi mano y se dejó escapar en dirección a ella quien no sé movió ni un centímetro siendo impactada, la vi caer con una estúpida sonrisa en su rostro. -¿Por qué no te defiendes?-

-¿Por qué habría de defenderme? Eres tu quien quiere matarme no yo a ti-

-Vamos Plut, no me provoques ¿Qué pretendes con estas estúpidas preguntas?-

-Yo nunca he pretendido nada que ya no sepas- la vi ponerse de pie, tomar su báculo separarlo de su orbe Granate -¡Huracán de Chronos!- vi como toda esa energía se dirigía a mí, de un manera devastadora, apenas logré invocar mi espada y desviar con esfuerzo aquel ataque.

-Vaya pensé que dijiste que no querías matarme-

-No lo quiero, pero de aquí una de las dos saldrá como la vencedora y la otra como perdedora- dio un salto que la hizo llegar frente a mí y colocándose en guardia con su báculo volvió hablar –Y yo no seré que quien se quede con el título de Perdedora-

-Eso está por verse. Una vez que termine contigo toda esta pesadilla se habrá terminado…-

-Jajaja Ni tú ni nadie me arrebatará el futuro por el cual tanto he luchado-

}i{

Había llegado la hora, esté era el momento de liberar a Kaori y devolverla a Darien, advertir a las muchachas pero sobre todo a mí Bombón de los planes de ataque de la Reina Aka, el único problema era ¿Cómo haría todo esto yo solo?

-¡Esta Noche, será el comienzo de una gran batalla donde el Planeta Tierra será sometido a mi voluntad!- aquellas palabras hicieron temblar mi alma, de un momento a otro, el salón real estaba lleno de Onies quienes estaban divididos en grupos y a cargo de los cuatros guerreros reales. Espera si están aquí los cuatros guerrero ¿Quién está cuidado a la mujer?

-Esta es mi oportunidad- busque con la mirada a Ika en cuanto la vi de lo más entretenida con Ookami, decidí aprovechar la oportunidad de ir por ella.

-¿A dónde vas Kiiro?-

-Yo… necesito descansar, mañana será un gran día, quiero madrugar para ser el primero en atacar y acabar con este planeta-

-Me gusta escuchar comprometido con mis deseos. Ahora ve y descansa…nos vemos en unas horas- Rogaba a mi estrella guardiana porque mis palabras hayan sido creíbles, me aleje asegurándome que Ika no me viera, que Aka. No dudará de mi escape, ahora ir a donde ella se encontraba. El camino hacia sus aposentos se me hizo largo, a las afuera un solo guardia.

-¡Guardia!-

-Su alteza…-

-Vaya hacia los calabozos hay que tenerlos preparados por si mañana tenemos nuevos invitados-

-Pero… la prisionera…-

-De ella me haré cargo yo. Ahora vaya o ¿Quiere ver la furia de su Reina?-

-No por supuesto que no. Me voy a preparar todo, con su permiso-

-adelante- en cuanto lo vi alejarse, mi corazón comenzó a latir nervioso, gire de nueva cuenta la perilla de aquella puerta, entre en la penumbra de aquella habitación, no había ruido salvo aquellos pequeños quejidos que provenían de la cama, en cuanto me acerque pude ver aquel desgastado semblante sudoroso, sus manos sujetando fuertemente su vientre.

-Señorita Kaori…- la llame para despertarla

-Darien…Darien… nuestra bebé… Darien- llamo al escuchar mi voz.

-No soy Darien, por favor despierte es hora de irnos- la vi abrir con pesadez sus ojos y pude ver en sus ojos como algo se iba apagando en ellos.

-No puedo… Me duele mucho…-

-Sí, si puede, usted es una mujer fuerte. Vamos, la llevaré a casa… con Darien…- la sujete en mis brazos para darle un poco de agua, su piel brillaba producto de los dolores de parto. –Es hora de irse…- le dije mientras la ayudaba a ponerse de pies. –Vamos es solo hasta el balcón-

-Aaah…- grito de dolor al dar unos pequeños pasos.

-Shuuu, por favor se fuerte, es solo hasta allí- indique, pero el tiempo era limitado y no podía perderlo, ella se veía realmente mal –Solo procura ser fuerte por favor- le dije mientras la tomaba en brazos intentando no ocasionarle más dolores. Me acerque lo más rápido al balcón y miré al cielo buscando el brillo de mi estrella.

-Por favor Kaori, confía en mí, no me sueltes, no dudes-

-Confió…en… ti- me pronunció con dificultad.

-Vamos…- sentí como sus brazos rodeaban mi cuello con fuerza, pude sentir que realmente confiaba en mí, comencé a sentir como desde mis pies comenzaba a subir el poder de mi estrella envolviéndonos a los dos. Y así comenzamos nuestro rápido camino a casa.

}i{

El camino a su casa había sido en un completo y perfecto silencio a su lado hasta aquello era perfecto. Y aquí estábamos frente a frente, sin palabras frente a las puertas de su casa…

-Taiki…-

-Amy…- pronunciamos los dos al mismo tiempo, causando una pequeña risa que libero la tensión que ambos cargábamos ante tantos dilemas que de pronto surgieron tras tantas confesiones para una sola noche.

-Dime Amy…-

-No por favor habla tú…-

-Las damas primero-

-Yo…Gracias por traerme a mi casa-

-Es lo menos que puedo hacer después de tantas cosas que nos enteramos de golpe…-

-Es verdad, fue mucho en tan poco tiempo. Aun me cuesta creer todo lo que escuche-

-Solo espero que mi hermano pueda volver a nuestro lado sin inconveniente, lo de Setsuna es algo…-

-Horrendo, por donde se le vea no encuentro explicación a tanta locura…- me comento sobándose las manos por el frio que ya la noche comenzaba traer consigo.

-Será mejor que entres, está helado-

-Taiki…- me llamo deteniendo consigo cualquier intentó de marcharme de allí.

-¿Dime?-

-Porque no… porque no pasas… un rato- me pregunto nerviosa y sonrojada, tal cual me puse ante su invitación.

-Claro, muchas gracias por la invitación…- de pronto, aquel rato se volvió una par de horas, hasta que por fin la noche termino de caer y cubrir por completo las calles de Tokio, quizás ya era hora de regresar a mi casa, aunque deseaba con todas las fuerzas de mi corazón quedarme aquí junto a ella calmando sus penas y refugiándome en ella por la pena que saber perdido a mi hermano. –Será mejor que me vaya ya se ha hecho tarde…- dije antes de decir alguna tontera que la alejaría de mi lado, me puse de pie para ir por mi abrigo cuando el sonido de sus labios preparándose para hablar me detuvieron.

-No…-

-¿No?- pregunte confundido ante ese monosílabo.

-No te vayas… por favor- me dijo mientras su rostro no dejaba de mirar el suelo mientras sus manos se entrelazaban y su rostro era cubierto por un sonrojo evidente. –No quisiera estar esta… esta noche sin ti-

-Amy…- dije ante aquella hermosa declaración, de pronto era como si aquella conexión que tiempo atrás sentía hoy fuera tan fuerte que nuestros pensamientos y deseos eran uno solo e internamente agradecí a mi estrella guardián por escuchar mis suplicas. –Yo…yo estaré a tu lado hasta que me pidas marcharme- le dije y ya no quise detener mis impulsos en unos cortos pasos llegue hasta donde ella se encontraba para abrazarla, como si de pronto este fuera el último de nuestros momentos juntos.

-Te amo Taiki…- fueron las tres palabras que de golpe paralizaron mi corazón, aquella extraña sensación de que algo estaba por terminarse se esfumó ante estas palabras que calaron hondo en mi corazón, en mi alma. Al fin, todo lo que su mirada me decía se volvieron las palabras que mis oídos y mis sentidos necesitaban escuchar para confirmar que el amor era mutuo.

}i{

-Artemis, aun no puedo creer hasta donde la locura llevo a Setsuna-

-Nunca me lo hubiese esperado… sinceramente, siento que por primera vez el pronóstico de lo que sucederá es desfavorable-

-Yo siento lo mismo Artemis, siento que ni todo el amor que Serena puede tener por nosotros, por la humanidad servirán. Si te das cuentas, con sus actos nos dividió aún más y lo que es peor, no sabes a ciencia cierta que ocurrirá con la princesa Kakyuu si es que la pasa algo a Seiya-

-Es increíble cuando madura puedes llegar hacer cuando te lo propones Mina-

-¡Artemis! Tu siempre tan bueno para arruinar los momentos en que tan profundamente hablo- a veces hablar con Artemis y que él me digiera este tipos de cosas me ayudaban mucho a olvidar, sobre todo hoy cuando el destino de todas se marcó y al parecer nada favorable saldrá de la locura que se inventó Setsuna en su cabeza y la obsesión que desarrollo con un futuro y con Rini.

-Bien Mina, te dejaré descansa. Debo hablar con Luna, realmente la situación se complicó más de lo que imaginamos. Hasta mañana-

-Hasta mañana- vi como se marchó y me asegure de cerrar bien mi puerta, me termine de cepillar el cabello pronto ya me acomodé para intentar descansar y dejar de darle vuelta al asunto, sobre todo al que posiblemente me separaría de mi amado Yaten… así es él, la forma en que Setsuna lo condujo al bando enemigo y en futuro oscuro que le trazo tan solo por amar a Serena.

Todos mis pensamientos, fueron interrumpidos cuando un extraño ruido en mi ventana me hizo levantarme. Tome entre mis manos mi pluma para transformarme o para golpear a quien se le ocurriera entrar por mi ventana. De pronto, lentamente el ruido se detuvo y mi ventana comenzó abrirse, un repentino escalofrío subió por mi espalda, intensificándose cuando una figura humana comenzó a ingresar por ella, no pude evitar el miedo e ir al ataque de quien fuera el intruso.

-¡Auch! Que te ocurre loca- fue la voz de Yaten la que me devolvió el alma al cuerpo, haciéndome abrazarlo fuerte –Genial, primero me pegas y ahora me abrazas-

-Tonto me asustaste ¿En qué estabas pensando cuando se te ocurrió venir así?-

-En nada más que en verte, pero veo que no te agrado mi visita-

-No digas eso, es solo que…por favor lo siento-

-Tendrás que hacer méritos para que te disculpe-

-¿Méritos?-

-Así es…empezando por traerme hielo, me quedará azul-

-Jajaja- reí nerviosa – No sea un llorón no pasará nada- respondí entre risas golpeando nuevamente el costado de su cabeza.

-¡Auch! ¿Por qué eres tan torpe?- me dijo algo afligido, ante los nervios y la culpabilidad, lo primero que se me ocurrió hacer fue besarlo, solamente para callarlo un momento.

-Vaya si me vuelves a besar así. Me será más fácil olvidar este golpe- me dijo rodeando mi cintura y acercándome a sus labios tan posesivamente. –Déjame besarte hasta que mis pulmones queden seco, sin aire… hoy quiero olvidar todo lo que paso y escuchamos…-

-Yaten…- dije tentada a su invitación, pero ¿Qué me frenaba? Lo amaba, nos a amábamos, no quería más dudas. No quería pensar en todos los dilemas que estas malas decisiones traerían, solo quería dejar que me robará hasta la última gota de aire de mis pulmones, que nada frenará las caricias y los besos, hoy quería que el dejará su huella en cada rincón de mi piel, no pensé más. No me cuestione más simplemente deje que el deseo, la pasión pero sobre todo el amor nos envolviera en fogoso besos, que a ratos solo tenían el amargo sabor de una distante despedida. Pero no dejaría que arruinara esté mágico momento entre sus brazos, poco a poco fui dejando que sus besos sus caricias me hicieran perder la razón, la misma que él iba perdiendo en cada nuevo beso, en cada nueva caricia que le ofrecía y que ya no podía negarle. No pensé en mi misión, no pensé en las posibles rivalidades que tendríamos, simplemente deje que nuestras prendas fueran alejándose de nuestros cuerpos y piel con piel dejáramos sentir nuestros sentimientos.

-Eres… hermosa… mi diosa del amor-

-Tú eres perfecto para mí… mi estrella gruñona…-

-Te amo tanto Mina, déjame amarte una vez más…-

-Hazme tuya Yaten, como si está noche fuera la última vez- ya no eran necesaria las palabras, ni mucho menos estos pensamientos. Me entregaría a él una vez más y lo haría sabiendo que mañana nada sería lo mismo. –Te amo- quería grabarme en su piel tal cual lo haría yo, porque en nuestra historia no habría un final feliz.

Continuará…

}i{

}i{

:*~°..:~.°….Polvo de Estrellas….°.~:..°~*:

}i{

}i{

Gracias por seguir al pendiente de esta historia y por favor millones de disculpas por esta falta de inspiración que he tenido, espero con los días ir recuperando la inspiración, aunque ya quedan unos dos o tres capítulos para el final. Agradecimientos especiales a quienes dejan hermosos Reviews con sus nombres.

Sonrics Lorena Blue: Sé que no estás de acuerdo con que Serena no sea la mami de Rini, pero siempre he pensado que una hija tiene algo de su madre y sinceramente Rini fue tan pesada en el anime, que no se comparaba a Serena. Por eso quise cambiar esa parte de la historia, que bueno que a pesar del cambio te haya gustado.

Trinidad: Ahora ya sabes el ¿por qué? de tanta cosas confusa, porque Serena se separó y porque Rini tenía que ser hija de Kaori. Solo espero no haberte decepcionado tanto con mi falta de inspiración, pero a pesar de todo salió esto.

Fabiola Kou Aino: Que bueno que te gusto el capítulo de verdad disculpa la demora, diciembre no es para nada uno de mis mes favoritos y la verdad que la inspiración se fue al polo norte o el sur porque ese último me queda más cerca. Hoy te regale un poco de Mina y Yaten, ya queda menos espero poder darle finales felices a todas. Pero como en toda historia alguien debe sufrir.

Princessnerak: Así cada vez más nuestra Serena va tomando más a cuenta su verdadero rol de princesas, como leí en una hermosa traducción de una canción coreana "el amor te hace cambiar cosas que jamás imaginas cambiar" y Serena es el ejemplo a está traducción, el amor por Seiya la está haciendo tomar la riendas de su vida.

Sailor Alissa: Amiga volví y vaya que me costó, disculpa tanta demora Tranquila ya viste porque Seiya le hizo eso a Serena. Ya queda menos te quiero mucho 3

Kentauride Jay: Gracias por seguir el pendiente de mi historia, disculpa la demora para este capítulo. Y si, a mí nunca me ha gustado sentir tan débil a Serena, por eso quise darle su lugar en mi historia, espero que este capítulo que se escribió sin mucha inspiración haya sido de tu agrado.

Sh. D: Me imaginé que te sorprenderías con lo de Rini, pero vieras tu cuanto me costó ver a quien dejarle como hija a Rini, pero después de tanto pensarlo ahí está la respuesta. Disculpa la demora en serio, la inspiración se marchó y lentamente está regresando.

EstrellaDeLaSoledad: Gracias por las felicitaciones y disculpa hacerte esperar tanto por este capítulo con baja inspiración, solo espero te agrade.

Shauny: Hago un gran esfuerzo por mantener la esencia y la historia, pero realmente cuesta. Y si leí que volverían pero sinceramente creo que será como película mas no como temporada.

Jazmin: De antemano gracias por poner tu nombre y porque decirme todas estas bellas palabras que me motivaron a retomar la historia muy agradecida en serio. No te disculpes por el largo del Review me encanta que me digan las cosas y no te preocupes no pasaré más malos ratos, que bueno que te guste como he llevado la historia, espero no haberte fallado en este capítulo un poco pobre de inspiración.

Skidzeez: Y aquí está la continuación, espero te haya gustado.

Guest: Espero más adelante saber tu nombre y gracias por tu apoyo aquí tuviste este capítulo algo pobre pero con cariño.