Capitulo 23

Después de la boda de mi amiga Mina, han pasado muchas cosas, mi padre recibió una oferta de trabajo a las afueras del país, le fue muy difícil decidirse y opto por aceptar ya que le pagaban bastante bien…mi madre con Sammy lo acompañaron, a este ultimo tuvieron que hacerle trámites para trasladarlo a otra escuela para que no perdiera el año.

Yo quede a cargo de la casa, todos los meses me mandan dinero para movilizarme y hacer los gastos necesarios, todo esto paso dos semanas después de la boda.

Durante mis días, no los meses de universidad mis notas fueron variando, en algunos exámenes reprobaba como en otros aprobados, las chicas se esforzaron más de lo debido en las pruebas finales, que cuando les entregaron los resultados durmieron por días enteros.

Dos meses los meses y llego la navidad, mis padres vinieron y las chicas me acompañaron para no pasarlo sola, gracias a dios nadie noto nada extraño ya que en el arbolito de pascua había un regalo con el nombre de Darien ya que mi único deseo era poder tenerlo a mi lado.

Durante el año nuevo, vino a celebrar Andrew con su hermana Unazuki, Rei con su novio Nicolás, Lita había terminado con un antiguo novio y termino comenzando una relación con nada más y nada menos que Andrew y Amy con su novio Richard.

Durante el verano, me dedique a buscar un trabajo de medio tiempo para entretenerme y ganar mi dinero propio, aprendí a cocinar y si que cocino delicioso, Seiya me ayudaba en todo lo que necesitaba, me hizo sentirme tan feliz cuando me conto que estaba saliendo con alguien, una chica llamada Diva no recuerdo el apellido pero es una buena chica, aun recuerdo que me dijo cuando llegamos a mi casa después de la boda…

Flash Back

-ya bombón, llegaste Sana y salva a tu casa.

-no sabes cuánto te agradezco que me hayas traído.

-sabes que para mí no es ningún sacrificio, es más me agrada poder estar bien contigo.

-a mi también, no me gusta estar mal con las personas, me hace sentir impotente –le digo sentándome en la entrada y comenzando a mirar la creciente de luna, la vista era hermosa.

-ya lo decidí, voy hacerte una promesa –dice sentándose a mi lado y contemplando la luna.

-¿una promesa? –pregunte.

-sí, prometo protegerte de todo de ahora en adelante, sé que no puedo insistir en conquistar tu corazón ya que aunque no lo aceptes y digas que no sientes nada, tu corazón lo tiene Darien, el se marcho con tu corazón y algo me dice que tú tienes el de él muy guardado en tu interior –me dice mientras pasa un brazo por encima de mis hombros para atraerme a él y termino apoyando mi cabeza en su hombro.

-mu…muchas…gra..Gracias Seiya, no…no sabes cuánto te…te lo agradezco.-respondo entre mi llanto ya que aquellas palabras decían realmente la verdad de todo.

-no tienes que agradecer nada bombón, eres una persona importante para mí y te quiero mucho.

FIN FLASH BACK

Luego de eso siempre venia a visitarme y a robarme inspiración, lanzo un single nuevo con sus hermanos y hicieron muchas giras, para los conciertos en días se vendían las entradas.

En cuanto a mi amiga Mina, tres meses después de su luna de miel, la cual lograron hacer después de un mes después de la boda, se entero que estaba esperando a un pequeño Yaten, los chicos estaba demasiado felices, nada más enterarse de la noticia comenzaron a consentirla en todo, comprando regalos, adornando la habitación en el departamento de los chicos…

Han pasado ya varios meses y hoy es mi cumpleaños número diez y nueve, pero me encuentro en el hospital, no estoy por mi anemia, esa enfermedad logre vencerla cumpliendo todas las indicaciones de los doctores y enfermeras… ahora me encuentro por otra razón, estoy en una de las habitaciones esperando a que llegue mi matrona con mi doctor de cabecera, si dije bien mi matrona, estoy a horas de poder tener en mis brazos a mi preciada hija.

Me entere de que estaba embarazada dos semanas después de año nuevo, los exámenes que me habían realizado cuando me descubrieron la anemia, llegaron muy pero muy atrasados debido a que anotaron mal la dirección de mi casa, recuerdo que venía recién llegando de clases cuando leí los resultados, me encontraba sola, no sabía qué hacer, no sabía si llorar de miedo o llorar de felicidad, tenía una pequeña parte de mi Darien dentro de mí.

Cada día lo recordaba, preguntándome que sería de él, mi tía Mikoto dijo que no sabía nada de él desde que la fue a encarar por lo de la mentira, además no tenia por donde enterarme de mi estado, porque tenía mi periodo normal y no sufrí de mareos ni nauseas, las chicas supieron un tiempo después de que el bebe que espero es de Darien, se enojaron pero como les explique todo lo que había sucedido, pasaron del enojo a estar felices porque iban hacer tías…

Me encontraba sumida en mis pensamientos mientras observaba por la ventana, y mis doctores llegaron a mi lado.

-hola serenita, ¿cómo te encuentras? -me pregunta el doctor Uchiha.

-muy bien gracias, un poco cansada pero feliz por que pronto tendré conmigo a mi pequeña Saya -respondo acomodándome en la cama.

-entonces te decidiste por colocarle Saya -me dice mi matrona, ella se ha convertido como mi madre en los momentos más difíciles del embarazo.

-así es mamá Sasha, quería colocarle mi nombre, pero dije que mejor no, preferí que sea Saya Tsukino Winston.

-pero mi pequeña esos son tus apellidos –me respondio el doctor Uchiha preocupado.

-sí, le colocare mis apellidos, mis padres saben y están realmente felices, dicen que como es decisión mía ellos me apoyaran.

- y mi pequeña, ¿aun no sabes nada del padre? -pregunta mi mama Sasha, sentándose a mi lado.

-en realidad no sé nada del padre de mi pequeña meses antes de enterarme de mi estado, pero mi bebe no estará solo, tiene muchos papas adoptivos como mamas adoptivas -respondo con una sonrisa recordando que los chicos, en especial a Seiya, que dijo que quería entrar al momento del parto y darle su apellido, pero le dije que no era necesario lo del apellido, pero que me alegraría mucho que estuviera conmigo al momento de que Saya llegue a este mundo, y qué decir de las chicas, están chochas, felices…

Horas después que mi pequeña Saya nació, Seiya estuvo conmigo al momento del parto, sostuvo mi mano y yo creo que se la apreté demasiado fuerte porque después cuando me encontraba descansado en una de las salas de maternidad pude notar que su mano estaba muy enrojecida y la movía mucho… por fin tengo a mi pequeña ente mis brazos, como me hubiera gustado haber compartido este momento con Darien…el solo recordarlo se me escapa un suspiro…Darien, mi mamo-chan ¿donde estarás?

Mientras tanto en un lugar de Europa…

Un hombre realmente guapo se encontraba mirando una fotografía en la que aparecía él abrazando por la espalda a una chica muy hermosa, ambos miraban a la cámara con una gran sonrisa en el rostro

-mi amor…¿donde estarás ahora? Espero que estés bien y hayas encontrado a alguien que te haga inmensamente feliz porque te lo mereces amor…perdóname por haberme ido así pero después de encarar a mi madre Mikoto, si es que puedo llamarla así, no tuve más fuerzas para quedarme y más aun después de lo sucedido…por favor perdóname princesa.

Tres años después…

Mi pequeña Saya tiene dos añitos, ya puede hablar pero aun balbucea un poco, pero habla fluidamente, no puedo creer como ha pasado el tiempo, siento que fue tan solo ayer cuando me encontraba en labor de parto esperando a mi princesita hermosa, cada vez que la veo, me recuerda a su padre, tiene sus ojos, ese azul profundo como el mar que me enamoraban cada vez que los veía, también tiene su mirada, su sonrisa hasta es igual de coqueta que Darien, a veces pienso que no saco nada de mí, con excepción del color de cabello, tan rubio como el oro, donde tiene poquito cabello, solo le alcanzo hacer unos chonguitos como los que solía usar hace años.

Tuve que cambiar mi peinado de chonguitos a una melena lacia y suelta ya que debía verme más madura y quería una nueva imagen, pero rara vez vuelvo a ese peinado...Mina dice que se parece a mí en su forma de ser, pero yo no lo creo porque se parece mucho más a mi Darien en su forma de ser…

El hijo de mina y Yaten también ha crecido considerablemente, tiene casi la misma edad que mi Saya, le colocaron el nombre de Haji, es un niño muy dulce y gentil, pero saco la personalidad de la madre porque de Yaten no tiene mucho, aun que pensándolo bien, creo que tiene un poco de los dos, porque el pequeño Haji sabe controlarse y no como su madre que siempre dice cada cosa que se le ocurre…

Cada vez que voy a casa de Mina o mejor dicho departamento, ellos aun no compran una casa como quieren, debido a que no han encontrado la que les gustaría que fuera si futuro hogar, el pequeño corre a saludarme, me dice Tia Bunny, aun no entiendo porque pero se oye muy dulce… a nuestros pequeños les encanta jugar juntos, se han vuelto inseparable.

Sé que va a sonar terrible lo que voy a decir, pero me siento un poco envidiosa, es decir, mirar a Mina felizmente casada con el amor de su vida, tiene un hermoso hogar, una linda familia, un carismático niño, mientras que yo todo el tiempo eduque a mi pequeña casi sola, ya que Seiya me ayudo bastante, en especial los primeros meses, dormía en casa, se levantaba por las noches a atender a Saya, es el padrino de mi niña, la quiere tanto que la consiente en todo…

Ahí momentos que Saya me pregunta sobre su padre, me parte el alma mentirle diciéndole que él se encuentra en otro país por motivos de trabajo y que pronto volverá para jugar con ella.

En cuanto a la universidad me las arregle para poder asistir y rendir bien, con tal que me dieron una beca para estudiar en Londres, al principio no estaba segura de aceptar, pero las chicas me hicieron darme cuenta de que ya era hora de que continuase con mi vida, ya que lo más probable era que Darien nunca más regresaría, y menos después de lo que paso….

Así pasaron los días y todo estaba listo para mi viaje, mis amigos me acompañaron al aeropuerto, mi pequeña rompió en llanto al despedirse de Haji, ya que lo iba a extrañar mucho, ambos lloraban abrazados y luego él se separo y le dijo que iría a visitarla, en eso Yaten se me acerco y me dijo.

-no vamos a tener ningún problema en seguir viéndonos, ya que en poco tiempo tendremos que irnos de gira y vamos a comenzar por Europa, así que me mantendré en contacto contigo para que este par de diablillos puedan volver a verse.

-gracias Yaten, bueno es hora de abordar…chicos no saben cuánto los voy a extrañar -les digo sintiendo como se me llenan los ojos de lagrimas.

-ahí Serena no llores, recuerda que siempre nos pondremos en contacto, además para que existe el internet mujer, podemos hablar tranquilamente -dice Lita tomando en brazos a mi hija.

-lo sé, pero no quiero irme, las extrañare tanto

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Luego de un buen derrame de lagrimas tuvimos que abordar, pasaron muchas horas después habíamos llegado a nuestro destino, no traje mucho equipaje ya que compraría un poco de ropa cuando llegáramos a Europa.

Cuando estaba esperando un taxi, me descuide solo un momento y me gire a ver a Saya, mi pequeña diablilla no estaba, comencé a buscarla desesperadamente, no podía encontrarla hasta que alguien se acerco a mí…

-disculpe de casualidad, ¿usted conoce a esta hermosa princesita?

Al escuchar eso me di la vuelta algo molesta, pues creí que era una broma de mal gusto, hasta que vi a mi Saya aferrada a los brazos de un caballero que parecía no más de unos 25 años, era alto, su cabello rubio, sus ojos eran tan celeste como los míos, podía ver el cielo despejado en ellos, tenía una sonrisa muy pero muy sexy, para ser sincera era bastante apuesto que quede sorprendida por su atractivo. Luego de salir de mi trance solo di un grito…

-¡Saya! Hija ¿dónde estabas? –comenzó a pregunta preocupada y a punto de llorar.

Aquel caballero me la entrego en mis brazos y yo la cargue y solo le daba una infinidad de besos en su rostro, llegue a sentir que perdía mi alma cuando no la encontraba.

-lo siento mami, es que quería un dulce y me perdí, hasta que Salomón me encontró…

-¿Solomon? -pregunte mirando al hombre que aun se encontraba de pie a un lado de nosotras.

-ah sí… disculpe mi mala educación… soy Salomón Goldshmith