Este es mi primer fanfic, no sabia si lanzarlo como un one-shot o dividirlo pero decidi dividirlo para que asi no se cansaran leyendo xD

Espero que lo disfruten

Ninguno de los personajes de esta historia me pertenece.


Tiger & Bunny:

~"Stay"~

- Capitulo 1: "Soledad"

"Mi soledad es la voz sin rumbo que clama inconsciente desde el silencio de mi consciencia"

Alguna vez en tu vida… ¿Te has sentido solo?...

Rodeado de gente, de personas que conoces y que no, nada de lo que vez, nada de lo que te rodea, llena o calma ese sentimiento de soledad, buscas y buscas sin encontrar la respuesta a ese inmenso vacío.

Había desesperación, ira, sentimientos de venganza, pero, no se mostraban como eran, solo se escondían bajo una falsa sonrisa para unos, serenidad, desprecio e indiferencia, para otros. Todas ellas deslumbraban en una realidad que todos percibían, que todos observaban, pero nadie conocía la verdad tras esta.

A medida que pasaba el tiempo, algo cambio en el ambiente, algo cambio en esa vida, en esa rutina. Los sentimientos que se escondían bajo esa realidad no permitían ser tocados por este cambio, aunque este trataba de comunicarse, de acercarse a esos sentimientos, a esa soledad, pero esta no lo permitía, y no comprendía las intenciones de ello, el por que se esforzaba tanto en hablarle, en acercársele, en… ¿ser su amigo?...

No, no lo comprendía, nunca antes había estado en una situación así…

Acostumbrarse… Sí, acostumbrarse quizá no fuera tan difícil, pero eso no era lo que quería, solo deseaba que se alejara de su lado.

- ¿Por qué sigues tratando de sociabilizar conmigo?...

El tiempo continuaba avanzando, mientras él seguía sin comprender.

De a poco se daba cuenta que no había nada de malo en ello, tenía buenas intenciones, humildad, alegría, bondad, era como el alma de un niño. Este cambio lo ayudo bastante en su vida, por fin entendió que al admitirlo tendría a alguien a su lado… que al aceptarlo, acabaría con su soledad, y que al acostumbrarse, ya no podría dejarlo ir…

- Mi soledad desapareció gracias a ti… A ti, a quien mucho le debo, a quien mucho quiero. Te salvaré tantas veces como sea necesario, así como tú me salvaste…

Muchas gracias Kotetsu-san…

Agradecer su compañía. ¿Por qué?... Acaso tenía miedo de estar solo, de vivir aquel aislamiento nuevamente.

Pero… ¿Qué pasará el día en que no pueda salvarlo?, ¿el día en que no vuelva nunca más?, en que no lo vuelva a ver…

De noche, durmiendo, soñando, una pesadilla.

Situados en el campo de batalla, era el momento crucial.

Estaban los dos débiles, rodeados, con pocas fuerzas... ¿Podrán defenderse?...

Muchos edificios se derrumbaban a su alrededor, la ciudad estaba en ruinas.

Barnaby observaba el momento, agitado e impotente debía seguir luchando. A sus espaldas estaba Kotetsu, sus heridas eran más graves que las de su compañero, pero se mostraba con mayor entusiasmo.

Sus enemigos no se distinguían bien, eran como sombras distorsionadas que los tenían rodeados.

Barnaby estaba atento, pero al mismo tiempo le preocupaba el estado de Kotetsu, sabía que si lo atacaban unas pocas veces más, podía caer gravemente herido.

Al momento en que el enemigo atacaba, Barnaby trataba de moverse lo más rápido posible para que su compañero no saliera herido.

No se preocupaba de su propio bienestar, ya que su energía jovial le permitía resistir más.

Kotetsu, quien estaba muy atento de los movimientos de sus enemigos, se fijo que uno de ellos atacaría por la espalda a Barnaby, así que intento cruzarse dejando que lo hirieran, después de este ataque muchos otros enemigos se abalanzaron sobre él, dejando visible solo una mano que se estiraba hacia Barnaby, pero a este ultimo lo sostenían de brazos y piernas, mientras gritaba:

- ¡Kotetsu-san!, ¡tome mi mano, por favor! ¡Kotetsu-san!. – Gritaba desesperado.

- Bunny… Aléjate, corre, yo estaré bien… - Su voz se hacía poco audible.

- ¡Kotetsu-san!, ¡no!, por favor resista… - Gritaba sin respuesta.

Era demasiado tarde. Todas aquellas sombras envolvieron por completo a Kotetsu.

Barnaby sentía que la superficie bajo sus pies empezaba a ablandarse, era como arena y unas cuantas manos que salían lo sujetaban de los tobillos hundiéndolo poco a poco. Trataba de forcejear pero no podía zafarse. Finalmente terminaba hundiéndose y todo se tornaba oscuro, era imposible ver o distinguir algo, además de que sus fuerzas empezaban a disminuir al igual que sus ánimos al verse atrapado en las penumbras y al encontrarse sin Kotetsu-san a su lado.

"En compañía de la soledad, cuando no estás"

Sin ver salvación alguna, empezó a cerrar lentamente sus ojos. Repentinamente una voz que llamaba a su nombre, llegó a sus oídos. Era la voz de Kotetsu. Entre la inmensa lobreguez, distinguió una mano que se alzaba hacia él, Barnaby trataba de alcanzarla pero esta se desvanecía, lo ultimo que puedo discernir fue una voz que lo nombraba en forma de despedida, "Adiós Bunny".

Barnaby gritaba desesperadamente hasta que sintió que unas manos le rodeaban el cuello queriendo cortar su respiración, oprimiendo con fuerza.

Este decidió cerrar sus ojos mientras sentía que su aliento diminuía poco a poco, convirtiéndose en débiles jadeos.

De esta forma se rendía, al darse cuenta que nuevamente estaba rodeado de su soledad, que al parecer lo seguiría por siempre. En ese momento, perder a su compañero, pareció un caso irremediable…

"En medio de mi soledad, tu recuerdo crece…"

Barnaby despertó asustado, agitado, su cuerpo y mente estaban estresados por el susto que había pasado, aunque sabía que solo había sido una pesadilla, la sensación de perdida había quedado grabada firmemente en su pensamiento.

- Kotetsu-san… - Susurró lentamente moviendo sus labios de forma involuntaria y melancólica. A la misma vez que lo decía, posaba sus dedos sobre sus labios, como cuando una chica es besada. Hacía esto como si el susurro, como si aquellas palabras le hubieran dejado un extraño sabor en su boca.

Al levantarse, miró hacia la ventana, se fijo que era tarde, que anochecería luego y que se había quedado dormido en la silla de la sala principal, así que decidió ir a ducharse antes de dirigirse a la cama.

Mientras se duchaba, pensaba en su pesadilla. Se preguntaba así mismo ¿qué significaba todo eso que había soñado?, quizá solo eso, un sueño. Tal vez, la próxima vez que viera a Kotetsu-san podría contárselo, pero para poder verlo nuevamente pasaría un largo tiempo. Había sido hace mucho la ultima vez que se habían reunido después de haber dejado de ser héroes.

Al término de ducharse, fue a vestirse, mientras transcurría el tiempo se dio cuenta que necesitaba distraerse, así que dejando todo ordenado, salió de su hogar dirigiéndose hacia la salida del edificio, cuando en la puerta descubre una silueta que le era familiar.

- ¿Kotetsu-san? – Nuevamente ese nombre se le vino a la mente. - ¿Será Él?, no, es imposible.

La silueta se acerco lentamente, levantando la mano en forma de saludo, alegremente dijo:

- Oi, Bunny, ¡que coincidencia!- Mientras mostraba una leve sonrisa a su amigo.

El corazón de Barnaby se emocionaba al ver que no era imposible encontrarse con su antiguo compañero, al contrario, él estaba parado al frente suyo en este mismo instante.

- Creo que soy yo el que debería decir eso.- Respondía Barnaby con una pequeña sonrisa al igual que Kotetsu.

- ¿Eh? ¿Vas a algún lado?, pensé que estarías desocupado por eso vine a visitarte. – Levantaba la mano para mostrarle algunas bolsas que sostenía, al parecer venían botellas de licores y distintas bebidas. – Mira, hasta traje algunas bebidas para celebrar.

- ¿Qué se supone que celebrará? –

- Este reencuentro, supongo.-

- Entonces lo tenía todo planeado, ya veo.-

- Que más puedo decir, me atrapaste Bunny.-

- Usted es muy predecible, vamos, subamos a mi apartamento. -

- Ah!, espera un poco.-

- ¿Qué sucede?-

- Es solo, que me da alegría volver a verte Bunny.- Le mostraba una sonrisa amistosa y tierna al mismo tiempo. – Y ver que estas bien.

Barnaby respondía con la misma sonrisa, recordando algunos momentos de su pesadilla.

- A mi también me da alegría volver a verlo Kotetsu-san.-

Los dos avanzaban hacia el ascensor hasta llegar al piso correspondiente. En todo ese tramo, Bunny no podía estar tranquilo del todo, sus recuerdos de aquel mal sueño, lo aterrorizaban.

Se detienen en la puerta de entrada del apartamento de Barnaby, este ultimo introduce el código de seguridad.

Continuará…


Espero que les haya gustado y que lean la continuacion ya que me he esforzado en escribir todo esto.

Espero criticas y opiniones ;D

Gracias por leer~

~Lynna~