¡Hola chicos! Bien, este es el primer capítulo de varios (no estoy segura de cuantos realmente, pero les aseguro que en promedio serán 5, no más porque realmente no me gusta hacer los fics muy largos, no quiero quitarles su valioso tiempo XD). Se desarrolla básicamente en el arc de los aliens solamente, pero si me quedan ganas (y ustedes quieren) haré un epílogo. ¿ok?

Inazuma Eleven no me pertenece (y no me pertenecerá a menos que tuviera un tío rico que me dejara una gran fortuna [que no creo que suceda jamás]), le pertenece a Level 5

Capítulo 1: Primer contacto

Era obvio y simple, él no podía llegar a ser perfecto; llevaba años intentándolo y no lo conseguía.

Un día simplemente decidió ir a "ver" a sus padres, perderse por un momento, saber qué estaba haciendo mal… y quedó estancado en ese doloroso lugar, hasta que ellos aparecieron.

Al principio no lo vio como algo significativo para su vida, eran simples desconocidos ayudando a alguien que había tenido un problema, pero al día siguiente, se convirtieron en amigos, personas que aunque eran un poco extrañas, bien podrían ser algo que marcaría su vida, lo esperara o no.

Pero lo que más le llamó la atención fue esa chica peliazul, a la cual (y por gracia de la nieve, según él) pudo sostener en sus brazos, aunque la misma nieve le jugara una mala pasada al hacerlo ver como un gato asustadizo.

Esa misma noche, antes de ir a dormir, la vio a lo lejos platicando con un chico, ella le sonreía de una manera dulce y él pensó que tal vez sería su novio, pero pudo oír que lo llamaba "onii-chan", por lo que se sintió… aliviado, ella se despidió del chico de los googles y lo miró, le sonrió y corrió a su lado.

—¡Fubuki-san!—dijo Haruna sonriente

—Buenas noches… eh…—comenzó a decir Fubuki algo avergonzado

—Otonashi Haruna, creo que no nos habíamos presentado ¿verdad?—dijo Haruna rascándose la nuca, le extendió la mano de manera amable y él la saludó—muchas gracias por unirte al equipo, tu ayuda será de mucho para los chicos—dijo soltándolo—eres perfecto para esto

—¿Perfecto?—pensó Fubuki

—Bien, buenas noches—dijo haciendo una pequeña reverencia—que pases buena noche

—Ah… buenas noches Otonashi-san—respondió él levemente contrariado

Ella se fue dejándolo a él en el pasillo, las palabras de ella resonaban en su cabeza una y otra vez… ¿había dicho que él era perfecto?

Suspiró como si quisiera olvidar lo que le había dicho, sabía que por más que se esforzara no podría serlo… él se lo había dicho… suspiró de nuevo y fue a su habitación…

Bien, esto fue el maravilloso capítulo 1, espero poder subir el siguiente pronto, lo más pronto que se pueda, no desesperen.

¡Nos vemos después!