Puntuación:

Diálogos: - -.

Pensamientos: ~ ~.

Diálogos con acotaciones o narración: - Diálogo - Acotaciones o Narración - Término del diálogo-.

Pensamientos con acotaciones o narración: ~Pensamiento -Acotaciones o Narración - Término del pensamiento~.

Capítulo 1

Blanco y Negro.

Se encontraba trepada bajo la camilla que en aquel instante era el centro de atención, preguntándose que será de su vida después de terminar el viaje al que fue obligada a realizar, hizo de todo en realidad; viajó, peleó, adiestró, y dependió de la ayuda ajena. Pero todo aquello de hace unos días parecía muy distante, y tan ajeno a aquel instante al que se resumía todo el viaje. El reencuentro de Penny y Bolt,

Ahora que Bolt llegó con su persona, qué más queda para ella ¿Volver a cruzar el país y hacer que no pasó nada, o arriesgarse a una nueva vida? Llegó a concluir que de cualquiera de las dos opciones que eligiese se arrepentiría de no haber hecho lo contrario, alejó todas esas ideas de su mente y se concentró en todo el movimiento frente a ella, para que unos segundos después todo ése acaudalado escenario desapareciera con un telón de puertas pertenecientes a una ambulancia.

Mittens estaba pensando en lo que se vendría luego de todo lo sucedido en el foro de grabación. ~¿Ahora qué?, Bolt no se veía muy bien cuando lo sacaron de allí, ni Penny; es irónico el hecho de tenerlos sobre ti y no poder averiguar su estado~. Volteó a mirar al otro extremo de la camilla viendo a Rhino con rostro desesperado, de hecho era la primera vez que lo veía así, pero su desesperación era comprensible.

-Hey Rhino no llores, seguro que están bien.-tranquilizó al hámster susurrando para no levantar sospechas.

-Ohh, descuida Mittens sólo estoy escoltando a nuestro camarada caído.-

-Pues no te distraigas mucho o el que caerá será otro, recuerda que no tenemos que salir hasta después... ¡y sécate las lágrimas!.

-Basta prisionera.

Después de decir eso terminó la discusión y se clavó Mittens en sus pensamientos.

~Prisionera... ahora lo estoy siendo más que nunca. Soy una gata callejera porque no me gusta el mal trato ni que me quiten mi libertad; pero la prisión está entre mis orejas... si tan solo no dudara~.

Rhino:-¡Tú tampoco llores!

-¿Qué di...

Noté que mis ojos estaban inundados de lágrimas apunto de correr por mis mejillas.

-tranquilo soldado, es el aire que había allá hace un rato. Contesto burlona, y acto seguido se giró dando a entender a Rhino que no estaba para charlar. Disgustado le hizo un gesto a sus espaldas para luego decirse a sí mismo:-!Bolt!

~Bolt. Ése nombre empieza a fastidiarme, de no ser por el ahora no estaría dudando algo que decidí hace muchos años~, casi se sintió avergonzada por pensar así al escuchar el nombre del perro; ~En verdad la quiere y ella a él, pero ¿Qué hay de nosotros dos? quizás ni siquiera nos acepten; nos regalarán a sus vecinos o nos llevarán a un refugio con desprecio~.

Repentinamente salió un hombre disparado de la ambulancia ~Ni siquiera les presté atención a los humanos, supongo que discutían~.

Volvió a la realidad, se secó los ojos llorosos por tantos sentimientos encontrados e inició su paseo sigiloso en el suelo muy lenta y cuidadosa, como cualquier gato en un sitio desconocido.

-Pst! veré como va todo, tu quédate aquí; hazme caso.

Rhino acepto de mala gana y cumplió con su parte. ~Vaya, en situaciones así no lo hace tan mal... segura que es porque Bolt queda de pormedio~.

Observó desde un ángulo debajo cada movimiento con extremo cuidado, podía ver el blanco pelaje con hollín de Bolt un poco, una enfermera con aparatejos y la mamá de Penny tomando su mano y acariciando su cabello; ~Me pregunto si en verdad son tan buenas como cree ése super orejón, yo prefiero reservarme mi opinión un largo tiempo~. Volteó a mirar a Rhino y penso ~A él no le importarán, siempre y cuando haya un televisor en su casa, eso facilita, mejor dicho hace más posible que nos puedan acoger~.

-De momento no peligra su vida, por razones de seguimiento médico estará unas horas en el hospital, valoraremos su mejoramiento y si no hay complicaciones es posible que mañana vuelva a casa con su hija. Mencionó la enfermera.

-Tomen las medidas que sean necesarias, me importa que esté bien. ~Esa debe ser la madre de la chica que tanto quiere ése tontuelo, hay no... Esta vez no sangra pero esta inconsciente~.

-El cachorrito es suyo también, ¿Cierto? ~ ¡Ja! cachorrito, a veces los humanos nos subestiman, si supieran que, el cachorrito secuestra gatos y vaga por un país entero tomarían a los animales más enserio~.

-Si es de mi hija, es un buen chico; esta fuera de peligro ¿Cierto? La mamá de Penny mostró preocupación en su rostro.

-Hasta donde sabemos sí, pero una vez lleguemos al hospital lo enviaremos a un veterinario para que lo examine, puede haberse roto un huesito.

~Sus huesitos están bien, yo lo he visto volar por los aires, primero de un salto en un camión de mudanzas y después de un tren... ohh, y un auto del control animal. Después de todo tiene algo de héroe, persigue sus ideales~. Sonrío luego de revivir en su memoria aquella travesía, dejo de preocuparse por la vida de ambos, pues sabía que no corrían peligro; mejor decidió ocuparse por pensar cómo seguir a Bolt cuando lo llevasen al veterinario, volteó su mirada a Rhino y dijo:-Ahora vuelvo Bolt.

-hmm.. nmm...

Se sorprendió que bajo sus condiciones el can intentó contestar.

~No necesita superpoderes, le bastará con ser un héroe~, se trazó una ligera sonrisa en Mittens y más tranquila volvió a su anterior posición bajo la camilla; luego se dirigió al hámster.

-Oye, aún hay que ver la forma en que nos apareceremos, por ahora lo que suena más fácil es bajar de aquí mientras llevan a Bolt a un veterinario, cuando lo separen de Penny aprovecharemos para bajar y seguirlo, nos las arreglaremos para llegar con él, los humanos le prestaran atención a sus personas así que es lo mejor para no ser descubiertos. ¿Entiendes?

-Sí, pero... Fue interrumpido por la gata. -Tranquilo está bien, sólo le revisarán los "huesitos", la niña también, ya estás más tranquilito?

-Si Mittens. El hámster sonaba serio, extraño en él, pero Mittens decidió no preguntarle porqué, sólo pensó en concentrarse en el siguiente movimiento y en cómo presentarse ante las personas de Bolt. ~No llegaré y diré ¡Hola! me secuestro su perro, ¿Creen poder cuidar de mí?, ahh y él bueno, su perro lo acepto por ser su fanático número uno y desayunar peligro. ¡No señor!~.

Terminó el viaje y regresó el movimiento. Llegaron al hospital. Bajó la camilla con prisa, se escuchaban varias voces pero una era la que esperaba Mittens para movilizarse junto a Rhino, se fueron algunas personas y se despejo un poco más la camilla, entonces llegó la voz con la frase esperada. -Éste es el cachorro que decían ¿Cierto?- preguntó para asegurarse aunque la respuesta fuera obvia. -Sí, pueden llevárselo, después informamos a sus dueños lo necesario.- -Sí, yo les informaré, me lo llevo enseguida.

Tomó a Bolt, más allá se abría un amplio pasillo al paso que el sujeto avanzaba con Bolt abriendo una puerta, adelante esperaba una camillita.

-Lo que esperábamos... ¡Ahora Rhino!

Rhino: - iniciando persecución.

Corrieron a toda prisa detrás del tipo, luego se cerró la puerta facilitandoles aún más que no los viera nadie, siguieron de cerca al sujeto con cautela, lo acostó y Bolt hizo un gestito de relajación.

-Jaja, mi héroe se merece descansar.-

-Claro Rhino, pero tenemos que alcanzarlo sin que nos vean.-

Para su sorpresa regresaban por dónde venían, pues se dirigían al estacionamiento de urgencias, allí subieron la camillita en una camioneta que parecía más para mensajería, se volvió el sujeto adentro del hospital con prisa, en ése momento aprovecharon.

-Ven. Tomó con sus dos patas a Rhino y lo subió al suelo de la camioneta, luego de un salto subió y esperó, luego hizo un gesto a Rhino indicando que se escondiera. Llegó el hombre y puso en marcha la camioneta. ~Ahora, a que te examinen tus huesitos~.

-oh no... Mittens que será de Bolt. Dijo Rhino con gesto de exagerada preocupación y una serie de ademanes. -él es un gran héroe, luchó hasta el final. ¡Lo logró! Después dijo con absoluta decisión mirando directo a los ojos de Mittens, -¡Tenemos que hacer que sepa que su acto heroico no fue en vano!

-Ahh, si claro Rhino; en un ratito despierta... Contestó con tono de desagrado la gata, como si deseara comprobar qué tanto compromiso tiene el hámster hacia Bolt.

-No hables así, ¡Es que es increíble! Tienes que reconocer que tiene hagallas para meterse a un edificio en llamas, tratando de salvar a su persona, y lo hizo Mittens.

Mittens asintió, con un gesto que pedía al hámster que continuara argumentando por Bolt.

-Ademas, no fue sólo a hacerle compañía, ¡la salvo!, luego de decir eso volteó a mirar a Mittens. -No sé qué pienses, pero Bolt merece que reconozcamos el valor que tiene en cada situación, por terrible que sea nunca se rinde.

~Vaya, tal como esperaba... Por el no habrá problema si desde ahora en adelante vive con su héroe de la TV, pero aún no sé si pueda yo... elegir~.

-ÉL jamás deja atrás a un amigo ¡¿O te abandonó a tí en aquel refugio?. ~Ésas palabras me molestaron mucho~.

-No. y escucha gordinflón nunca dije que abandona cuando su vida peligra, así que no confundas o te arrepentirás. Pude notar que Rhino hizo un gracioso gesto atemorizado, retrocediendo, así que para divertirme un poco le amenacé con mis "garras". -No querras probarlas ¿O sí?

-¡¿Qué garras? Luego susurró: -no me asustan. A modo que Mittens no lo escuchara.

~Te oí roedor... por ahora haré que no pasa nada, no quiero discutir~.

-Dahaaa hmm..

Bolt estaba despertando de aquel sueño que le provocó tanto humo en sus pulmones, el cansancio y la tensión que arrastró durante su viaje también hizo su papel, pero no corrió más riesgos,

-Ven-venga algui-!alguien! por... favor... Dijo el can aún cansado sin abrir los ojos, estaba soñando que seguía en aquel infierno de cuatro paredes.

R-Rhino, Mittens, no se atrevan a... a venir por mí. !Ughh! no quiero el mismo final.. ahhg, el mismo para todos. Ahhg ghh...

Despues de decir todo eso con tono de cansancio pero muy heroico Rhino y Mittens soltaron unas ligeras risitas. ~Jaja... eres demasiado puro, Bolt; eso te ha hecho llegar tan lejos...~. Deseó casi no pensar en esto pero su imaginación se dio rienda suelta a imaginar un sin fin de cosas antes de elegir su camino en la vida. ~Pero ésa pureza blanca tuya, tan pura como la nieve; te pudo haber enviado a un mundo mejor hace un tiempo, tuviste suerte en nuestro viajecito~. Tras pensar esto, se imaginó a ella con el tono más obscuro y espeso, en una aura negra por completo, y ése can tan puro, llenando con luz blanca aquella escena para después verse como reflejos de cada uno bañándose de ése color gris, gris en armonía.

-Bolt, ¡Bolt! aguanta aquí está la caballería, te sanarán tus heridas de batalla.

Se escuchó la respuesta de Bolt:- haha, la... mejor de todas. y más confi.. able. Hizo un pequeño gesto y volvió a caer en su sueño.

Mittens seguía pensativa. ~Tu blanco es como, como... aquellas navidades, sí, me las recuerdas tanto... pero tiene su lado empalagoso... Yo, yo soy... del blanco no hay nada, quizás estos últimos días pero, mi alma es negra; sólo puede consigo misma, no más... porque así aprendí a vivir en las calles. Es aceite negro, viscoso... sí que lo es. Puede corroer almas enteras.

Yo me aprovechaba de los demás para aferrarme la vida antes de esto. Somos polos contrarios, tu mundo brilla. El mío no... jejeje él mismo se robó el brillo, para no ver la... soledad~.

Se detuvo el movimiento, como por instinto Mittens y Rhino se aferraron a las patas de la camilla a modo que no se vieran, tal como hicieron en la anterior pues sabían que dejarían atrás la camioneta.

Se abrió la puerta a toda velocidad, entro un hombre al que un tipo más joven le informaba cosas y éste le respondía con alguna que otra pregunta: -salieron inconscientes del boquete en la pared hecho por los rescatistas. -¿Fracturas? -No doctor, sólo intoxicación y algo de deshidratación. -Bien, Harris; lleva la camilla adentro examinémoslo más a fondo.