Nota: este sí está inspirado en el manga |D Iría en el capítulo en que Juta hace una firma de autógrafos, Asuka va y Juta ve a su amiga de la infancia.


Beso robado;

Aún no podía creer que la había visto de nuevo después de todo este tiempo. Nunca antes había agradecido tanto ser Jewel Sachihana. Poder verla de nuevo, poder agradecerle, poder saber que al menos, en su momento, había sido correspondido... suspiró levemente al caminar de regreso al puesto de la convención. Un día le gustaría poder decirle que ella fue la razón de todo eso, la razón por la que ahora todo esto era posible, por la que había logrado verla de nuevo. No sabía cuándo llegaría ese día, pero se lo prometió a sí mismo. Definitivamente lo haría.

Al regresar, no pudo evitar sonreír al ver a Asuka aún esperando. Se sentía infinitamente conmovido. Que estuviera pensando en él, que hiciera todo lo que estaba haciendo por él... Asuka era realmente un maravilloso amigo. Trató de ignorar ese pinchazo de culpa en su corazón (lo estaba engañando, estaba usándolo, todo era un complot para poder mejorar su historia) y siguió caminando hacia él, la imagen de una damita perfecta, la que todas sus lectoras se merecían de su mangaka favorita.

Asuka le preguntó si todo estaba bien cuando llegó. Por toda respuesta, sólo se acercó a Asuka y lo besó suavemente en la mejilla, sonriéndole enigmáticamente al separarse.

- Muchas gracias, Asuka-chan. Estoy segura que tu amigo estará mucho mejor.

Excusándose del resto de fanáticas por el momento, Jewel Sachihana se dio la vuelta, caminando hacia su editor, tratando de ignorar el leve sonrojo que teñían sus delicadas mejillas y el latido de su corazón que retumbaba en sus oídos, sin ver cómo Asuka, perplejo, la veía alejarse, también ruborizado.