Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia no me pertenece, le pertenece a Joha quien me ha dado previamente su consentimiento para la adaptación de la menciona historia, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida. Muchas gracias por su atención prestada.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar.

Rating: " M+ " Aunque no haya ese rating, yo lo considero así.

N/A: Hola, pues dirán, que anda haciendo está loca por aquí ¿No? Bueno no les daré explicaciones ya que no soy muy dada a darlas, pero realmente espero y les guste esta historia. Un agradecimiento especialmente a Joha-sempai quien me ha dado su consentimiento, gracias nena sois la mejor. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


Capitulo 27

- Pensé que ya habíamos pasado por esto – hable con mucha pena

- ¡No!... yo te dije que te amo y tu no, te espero pero después sales con esto… ¿Cómo quieres que no desconfié

- Yo…

Mire a mi alrededor y me encontré con los ojos de Naoi, me estaba mirando con una pequeña sonrisa en sus labios que no me gusto para nada.

Volví a recorrer el lugar y Naoi no era el único mirando, parece que nadie tenía nada más que hacer que vernos a nosotros, así que tome la mano de Sasuke y lo guie hacia una parte del patio que estaba vacía.

- ¿Qué…?

- Acá nadie nos ve – declare – yo…

- Nada… te abrí mi corazón, no te pido que me digas que me amas porque sé que te hice mucho daño y que no es fácil para ti, pero lo único que te pido es que no me hagas esto – tome sus cabellos entre sus dedos y tiro ligeramente de ellos

- ¿Qué te hago? – entrecerré los ojos en su dirección

- ¡ESTO!... comerme la cabeza

- Sasuke – comencé a negar mientras me apoyaba en un banco – no porque tu hayas sido de una forma yo seré igual

- No – sonó demasiado firme para mi gusto – se que se profesorcito quiere algo mas contigo

- ¡Mentira! – Me sentí algo mal porque sabía que Sasuke llevaba mucha razón – lo que Sasori ve en mi es una amiga

- ¡Una amiga con la que quiere acostarse!

- ¿Por qué todo se resume a sexo para ti?

- ¡No todo! – Se dejo caer en el suelo a mi lado – solo que se como somos los hombre y veo muy bien con los ojos que te mira – suavizó su mirada y con eso yo suavice mi rostro – y no quiero que nadie te mire así

- Ok – me rendí – puede que Sasori tenga una idea errónea de mi pero eso no quiere decir que yo le vaya a dar alas… estoy contigo

- No quiero que le hables mas… quiero que vayamos y pongas una queja en su contra

- No voy a hacer eso – hable demasiado lento, este no era un tema que quisiera discutir porque sabía muy bien cómo iba a terminar

Sasuke me miro por largos segundos que se me hicieron eternos, yo le sostuve la mirada lo más que pude hasta que no pude más y pestañeé.

- Entonces creo que este ha sido el noviazgo más corto de la historia

- ¿De verdad vas a terminar conmigo por esto?

Sabia como era Sasuke y sabia que todo lo estaba diciendo en caliente, ya pensaría las cosas y se arrepentiría, por eso mismo sabía muy bien que no tenia mayor caso decirle las tantas cosas que me estaba guardando, gritaríamos y pelearíamos por cosas sin sentirlo, mejor era esperar a que se nos bajara la calentura y hablar las cosas con calma.

- Termino contigo porque no me amas como yo a ti

Me quede con la boca abierta luchando por decir algo, pero él fue demasiado rápido sin darme tiempo para decir algo.

Cerré los ojos con fuerza y espere unos segundos a que se me pasara el dolor que se me instalo en el pecho pero al ver que después de unos minutos seguía ahí decidí que el patio trasero que llevaba a la "cabaña" no era el mejor lugar para eso, así que mire mi reloj y vi que ya todos debían estar en clases, con mucho sigilo entre a los pasillos donde estaba mi casillero y saque mis cosas, ya era tiempo de irme a mi casa aunque esta vez tendría que hacerlo caminando porque me había venido con Sasuke.

No me demore mucho en tomar todo y encaminarme fuera del colegio pero no alcance a dar ni dos pasos cuando un auto que conocía demasiado bien se paró a mi lado.

- Tu casa está lejos y no creo que quieras caminar todo

- Creo que me va a hacer bien caminar – trate de ignorarlo y seguir caminando pero volvió cortarme el paso

- Sakura… no seas así… somos amigos ante que todo

- No lo se

- ¿No sabes si somos amigos?

- Dímelo tu – me gire y lo encare - ¿Somos amigos?

- Sabes que te quiero y quiero tenerte en mi vida de la forma que sea

- Naoi – suspire – no sé si sea buena idea con Sasuke…

Me quede callada suspirando, como si el tiempo estuviera de acuerdo con mi melancolía, soplo un fuerte viento que revolvió todo mi cabello sobre mi rostro.

- Si no quieres hablar no te voy a obligar, pero deja que te lleve

- Esta bien

El frio viento vaticina que se asomaba una tormenta y lo que menos quería era añadirle un resfrío a mi vida, así que contra lo que quería me subí al auto de Naoi.

Él cumplió su palabra y no intento para nada sobre Sasuke, solo hablamos de trivialidades y por unos momentos me hizo olvidar lo que estaba pasando en mi vida, eso lo había olvidado de Naoi, era una muy buena compañía y no me había gustado alejarme de él luego de que me volví novia de Sasuke, pero también sabía cuando difícil era todo para él.

- ¿Cómo está tu mamá?

- Bien – inmediatamente le cambio la voz dulcificándosele – esta mas gordita ya

- ¿Cuánto tiene?

- Cinco meses

- ¡Oh! – yo pensaba que tenía menos – que bueno

- Si…

Mas rápido de lo que esperaba llegamos a mi casa, no quería darle explicaciones a mi madre del porque había llegado tan temprano pero su auto estaba estacionado y no me iba a quedar otra que charlar con ella.

- Muchas gracias – demasiado rápido mi mano tomo la manija de la puerta

- Adiós

Vi como Naoi se me acercaba pero alcance a correr el rostro para que sus labios presionaran en mi mejilla, sabía que no era buena idea venirme con él, pero en cuanto lo mire supo que había cometido un error.

- Perdón… yo…

- Me tengo que ir

No le di tiempo para replicar e inmediatamente me baje de su auto, casi corrí a mi casa sin mirar atrás, entre y cerré la puerta con un golpe algo fuerte que llamo la atención de mi madre.

- ¿Quién…?... Sakura… ¿Qué haces aquí tan temprano?

- No quería estar en el colegio – tire en el sofá mi bolso y me deje caer yo también

- Supongo que mi papel como mi madre me obliga a castigarte pero en lugar de eso te preguntare que te pasa – se sentó a mi lado y dejo sobre la mesa de centro el paño de cocina con el que se venía secando las manos

- Sasuke termino conmigo

- ¿Por qué? – su voz tan relaja me hizo mirarla

- Celos – murmure

- Supongo que eso demuestra que de verdad te quiere

La mire entrecerrando los ojos, ella era mi madre y tenía que estar de mi lado ¿no?

- No, eso demuestra que proyecta en mi sus propias inseguridades, como sabe que él no puede ser fiel es que piensa lo mismo de mi

- Puede ser pero… lo conozco desde muy chico y se como es… Mikoto también lo sabe, a veces las madres nos hacernos las tontas no mas pero sabemos cómo son las cosas y se como ha sido Sasuke pero también sé que hace algún tiempo ha cambiado mucho

- Lo sé – me hundí mas en el sofá – pero eso no justifica que me cele de esa forma

- ¿O sea que la ruptura es definitiva?

- No – hable segura – cuando se le pase lo amurrado hablare con él

- Me parece – se quedo callada un segundo hasta que recordó algo – casi se me olvida decirte que mañana no iras al colegio

- ¿Y por qué? – fruncí el ceño

- Porque tu padre tiene una fiesta este fin de semana a la que tendremos que ir así que mañana iremos a comprar los vestidos

- Tengo unos cuantos vestidos que ponemos – no quería ir de compras y menos faltar al colegio, necesitaba hablar con Sasuke – en todo caso podemos ir después del colegio

- Mañana es viernes y tenemos poco tiempo así que nos iremos temprano, además – me apunto – tu padre me entrego su tarjeta así que no se te ocurra decirle que no necesitas ropa porque capaz y te cree – me apunto amenazándome mientras volvía a la cocina

- ¡Pero no necesito ropa! – le grite en su dirección

- ¡Una mujer siempre necesita ropa! – me grito de vuelta

.

.

.

Me dolían los pies y ya había ideado demasiadas formas de cometer un parricidio y no ser descubierta, mi madre definitivamente dejaba de ser el ella con la tarjeta sin límite de mi padre y con un objetivo por delante.

La fiesta era mañana por la noche y era de etiqueta, era una fiesta de toda la policía de los alrededores, pero además estaban invitados lo mejor de la sociedad y demás pueblos, así que supongo que Sasuke también iría, después de todo el Doctor Uchiha era muy renombrado en todo Kiwasaki.

Después de un par de horas había logrado conseguir el vestido que según mi madre era perfecto, verde fuerte, hasta la rodilla, apegado al cuerpo y con un escote recto, bastante simple pero elegante, juvenil y hermoso, nunca había pensado en ese color para mí pero sinceramente me favorecía bastante.

Para los accesorios elegí los plateados, zapatos de tacón, cartera y un par de aros largos, sin colgante porque eso ya recargaba mucho el atuendo.

Bueno, creo que si sumamos a todo eso el atuendo de mi madre, creo que se justifica a la perfección que hayamos llegado a casa pasado las 9 de la noche. No había recibido ninguna llamada de Sasuke así que a pesar de mi cansancio le pedí a mi padre que me dejara en su casa.

- ¿Si todo sale mal me avisas que te venga a buscar?

- Ok

Le sonreí y me baje del auto, me apresure a la entrada de la casa y toque el timbre.

- ¡Sakura! – me recibió Mikoto

- Hola – mire su pancita que a penas y se notaba - ¿Cómo estás?

- Bien – llevo sus manos a su vientre y me indico que pasara – supongo que vienes a ver a Sasuke

- Si – recorrí el lugar pero parecía ser que no había nadie

- ¿Dónde está?

- No ha llegado – vi algo de preocupación en su rostro y es que las clases ya habían terminado hace mucho

- ¿Y Yuuki?

- Llego Ken así que hoy se mudo con él

- Oh que bueno

Anote mentalmente hablar con mi amiga cuando arreglara todo este lio con Sasuke.

- Supongo que Sasuke está por llegar, ya…

El ruido de unas llaves intentando meterse en la cerradura nos hicieron desviar la atención a la puerta, mientras la puerta se abría se escucharon unas estridentes risas, inmediatamente mi corazón comenzó a bombear con ganas.

- Sabes… yo puedo darte muy rico sexo…

Cerré los ojos al reconocer la voz de Sasuke, mire bien y vi como se venía sosteniendo de Any.

- Creo que eso será muy buena idea – contentó la muy puta

Sin percatarse de que los estábamos viendo, la rubia puta le metió la lengua hasta la garganta, hubiera interrumpido el toqueteo que empezó entre ellos pero me quede helada viendo como se comenzaban a despojar de sus ropas sin ver si alguien los estaba mirando.

- ¡SASUKE! – el grito de Mikoto nos trajo a todos a la realidad

Pero yo no me quede ahí, todo estaba demasiado claro, había visto bien y nadie me estaba contando nada, Sasuke era el mismo y no había cambiado.

Tome rápidamente mis cosas y aprovechando el aturdimiento de Sasuke pase por su lado y salí de la casa.

Corrí por unas tres cuadras cuando por fin pare y deje soltar todas las lagrimas que estaba conteniendo, me agache un poco para no perder el equilibrio y trate de respirar un poco mejor porque ya estaba sintiendo que me ahogaba.

Con las manos aun temblando saque mi celular para marcar el único numero que se me vine a la cabeza.

- ¿Hola?

- Sasori – lloriquee - ¿Puedes venir por mi?

Continuara…