Disclaimer: Naruto es copyright de Masashi Kishimoto. El uso de los personajes en la historia es sin fines de lucro y solo con el afán de entretener.

La trama de la historia no me pertenece, le pertenece a Joha quien me ha dado previamente su consentimiento para la adaptación de la menciona historia, cualquier copia total o parcial de la misma sin permiso previamente del autor queda estrictamente prohibida. Muchas gracias por su atención prestada.

Advertencias: AU, OoC, Lenguaje vulgar.

Rating: " M+ " Aunque no haya ese rating, yo lo considero así.

N/A: Hola, pues dirán, ¡MILAGRO! Jeje si las entiendo perfectamente, y comparto su moción. Pero la verdad no me e sentido muy bien y hasta ahora me ven actualizando, realmente lo siento, las he dejado en ascuas desde hace ya bastante tiempo, pero tratare de traerles actualizaciones con rapidez y como mi salud me lo permita. Bueno sin nada más que agregar las dejo.

Enjoy…


Capitulo 30

- Yo… me voy… prometí que bailaría con mi madre

Sasuke paso por mi lado con sus manos en los bolsillos y la cabeza gacha, hubiera podido detenerlo y decirle algo, quizás que esto no era lo que él estaba imaginando pero eso no tenía sentido, no tenia porque darle explicaciones y mucho menos de algo que ni yo misma entendía.

Si quería salvar algo de mi relación con Sasuke, tendríamos que aprender a volver a ser amigos.

- Lo siento cariño – había olvidado a Sasori que estaba frente a mi – no quería…

- Tranquilo – le sonreí de la mejor forma posible – con Sasuke solo estábamos aclarando algunas cosas

- Si crees que sería mejor que yo me fuera o algo… está bien, no quiero causarte problemas – se acerco unos pasos más hacia mi – odio verte triste así que hare lo que esté en mis manos para alegrar esos hermosos ojos que tienes

¿En que estaba?

Mirar los ojos profundos de mi nuevo amigo me sacaron de cualquier letargo, no sé si era cariño, amor o lo que fuera, pero estar con Saso me despejaba por completo, estando con él olvidaba mis problemas casi por completo. Por supuesto que no quería que se fuera, ahora él era mi medicina.

- Entonces… - corrí mi cabello hacia un lado en un gesto que trate que fuera inocente pero incitativo - ¿Bailas conmigo?

Estire mi mano hacia él quien por supuesto no dudo ni un segundo en tomarla.

Con las manos entrelazadas nos dirigimos hacia la pista de baile, estaba sonando una canción lenta, casi igual como en las películas cuando la música cambie en el momento justo. Sasori tomo mi cintura y la acercó un poco hacia él pero solo un poco, no alcanzaba a rozar su cuerpo, a pesar de que era un baile para estar pegados, él prefirió mantener cierta distancia conmigo.

- Estoy completamente segura que nadie te crucificara por tocar un poco mi cadera mientras bailamos una canción lenta – me burle ante su rigidez tan poco común en él

- Yo… lo siento - ¿Acaso vi un sonrojo en sus mejillas?

- ¿Estas sonrojado?

- Es solo que siento que nuestros padres tienen la vista fija en nosotros – se acerco solo lo suficiente para murmurarlo a mi oído

Lo más disimuladamente posible me gire para ver como papá y mamá junto a los padres de Sasori sonreían en nuestra dirección. Sola la expresión de mi madre no era de completa felicidad, pero supongo que en parte era porque a su lado estaba Mikoto quien se notaba a leguas poco contenta, pasaba la vista desde su hijo hasta nosotros y solo atinaba a negar con la cabeza.

- La tienen… pero solo porque creen puede pasar algo entre nosotros – suspire un poco – últimamente mis padres se ensañan en eso

- ¿Y puede pasar algo entre nosotros? – su sonrisa que dejaba entrever esos sexys hoyuelos volvió a estar presente

Le iba a contestar cuando la música se detuvo y el animador aviso que la cena se iba a servir así que por favor nos ubicáramos en nuestras mesas. Como Sasori y sus padres eran invitados de los míos estaríamos en la misma mesa, y como es obvio los Uchiha también, así había sido desde siempre y cambiaria ahora.

- Buenas noches – Sasori saludo a los Uchiha quienes asintieron con unas sonrisas respondiendo su saludo

- Buenas noches profesor Akasuna – le sonrió Mikoto

- Solo Sasori por favor – corrió mi silla para que me sentara así que lo hice sin chistar – fuera del colegio dejo de ser profesor

- Y supongo que nosotros dejamos de ser sus alumnos ¿No?

Aunque estuviera calmado en su lugar no podía esperar menos de Sasuke, él era así y odiaría que se deprimiera o cambiara mucho su forma de ser, solo le quitaría lo puto que tienen… nada más.

- Claro… así que Sasuke – quise golpearlo por decir su nombre con burla porque eso hizo que mi ex novio apretara los puños conteniendo su rabia – puedes decirme Sasori con toda confianza… o Saso-kun… como me dice Sakura

¡Malditos hombres egocéntricos!

Los dos parecían niñitos pequeños jugando a ver quien se quedaba con el premio que por lo que veo ni siquiera era yo, menos mal, solo era una lucha por quien perdía la compostura primero.

- Entonces – intervine a tiempo - ¿Qué vamos a comer papá?

La cena desde ahí paso entre una amena charla entre todos, para rabia de Sasuke, Sasori se llevo demasiado bien con Fugaku y Mikoto, con Fugaku estuvo hablando mucho sobre algunos ramos de medicina que había tomado en la universidad, de hecho, confesó que aunque fueran carreras totalmente distintas había estado a punto de cambiarse pero que después descubrió que su pasión eran los libros y enseñar.

Por otra parte, más sorprendente aun, Ryo amo a Sasuke, literalmente, ya que después de un par de bromas hacia su personalidad un poco promiscua y su tan alta fama en el colegio el padre de Sasori se sintió totalmente identificado con él, comenzaron a intercambiar unas cuantas historias que trate de no prestarles atención. No era mi charla favorita saber en cuantos lados se había follado a un par de zorras mi amigo y ex novio.

En fin, prácticamente quede sola, ya que todos estaban demasiado enfrascados en sus propias charla, por eso me dediqué a comer y a mirar el lugar, craso error porque en mi escaneo del salón me encontré con una mirada que prefería no haber visto.

Naoi me miraba y no se veía muy contento, de hecho, su forma de sostener el vaso que tenía entre sus manos me indicaba que estaba un poco tenso y borracho, por eso mismo desvié al instante la mirada.

- ¿Cómo va tu embarazo Mikoto? – preferí dirigir mi atención a algo más lindo

- Excelente – los ojos de Mikoto y Fugaku se iluminaron enseguida – Ya tengo tres meses y medio… así que gran parte de los achaques por el embarazo han pasado

- ¿Y qué es? – la mirada de ilusión de mi madre me asusto un poco, sinceramente no me la imaginaba embarazada

- Yo digo que es niñita… pero Sasuke sigue insistiendo en que es hombre – Fugaku le dirigió una mirada gélida pero divertida a su hijo

- Se demoraron mucho en cumplirme el deseo así que me merezco elegir – mi amigo ya estaba mucho más distendido y eso me gusto

- Tu solo quieres que sea hombre para hacerlo a tu imagen y semejanza – me atreví a bromear con él

- No Sakura-chan… a nuestros hijos los voy a hacer a mi imagen y semejanza

Quede muda y helada, pero pareciera ser que el comentario no paso a mayores en la mesa ya que pronto volvieron a cambiar el tema y yo tuve tiempo para recuperarme un poco mas de mi letargo.

El postre termino y al contrario de cualquier pronóstico inicial ninguno soltó algún comentario ofensivo. Muy pronto la música volvió a sonar y las parejas comenzaron a llenar la pista de baile.

- Vi a una amiga así que voy a bailar… permiso – después de darle un último sorbo a su bebida Sasuke dejo la mesa

De reojo vi como se acercaba a Akone, la hija de uno de los colegas de mi padre, ya sabía desde antes que mas de alguna vez se había acostado con ella, trate de que no me dieran celos pero ¡Vamos!... recién llevamos 24 horas de haber terminado.

- Solo está tratando de ponerte nerviosa – gire bruscamente para ver a Sasori mirándome con una profunda sonrisa

- Lo sé – hice una mueca con los labios – lo conozco y conozco su juego

- Bien… entonces no tendrás problemas en dar una vuelta por el jardín conmigo – se levantó y estiro una mano hacia mí que no dude en tomar

Salimos al jardín pasando por varias parejas bailando, entre ellas Sasuke y Akone, por un segundo mi mirada se cruzo con la de mi amigo pero solo fue un segundo en el que nos sonreímos en un acto de entendimiento, de no reproches.

La noche estaba estrellada por completo, como nunca en Kiwasaki estaba despejado y el perigeo de la luna le daba un toque mágico y romántico a la noche. Un momento perfecto para el romance dirían muchos.

Me recosté un poco en la baranda y aun sin soltar la mano de Sasori aspire el aire, olor a pinos era lo que se olía en el ambiente, nada nuevo para ser Kiwasaki.

- ¿Sabes que hace dieciocho años que no se veía la luna tan cerca?

Ese dato había salido en las noticias y periódicos desde hace un par de días pero me encantaba es veta intelectual de Sasori así que me hice la loca.

- No lo sabía… hace dieciocho años yo no estaba viva – lo ultimo lo dije para aligerar un poco el ambiente pero tal pareciera ser que falle, por lo menos eso supuse al ver su compungido rostro

- Yo hace dieciocho años si estaba vivo – bajo la vista y soltó mis manos, inmediatamente sentí su lejanía

- Eso no importa – sin importarme nada volví a tomar sus manos y esta vez las apreté con más fuerza, para que entendiera que no lo quería lejos – solo tienes un par de años más que yo – no era tonta para saber que de eso iba todo

- Casi diez años – murmuro esta vez mirándome directo a los ojos

- ¿Consideras que diez años son muchos? – me acerque más hacia él. Quedando con nuestros labios a solo unos milímetros de distancia

- No

Y eso fue todo, sus labios por fin contaron la distancia que nos separaba y tomaron los míos, con Sasori todo era fácil y parecía correcto, además se sentía bien. Subí un poco mis manos y la enrede en sus cortos cabellos, cerré los ojos y trate de no compararlos con otros, me costó un poco pero aleje esos pensamientos de mi y disfrute de cómo la lengua de Saso penetraba dulcemente en mi boca rogando porque yo lo recibiría… ¿Cómo le diría que no?, de ninguna forma, por eso no dude en sacar la mía y dejarla jugar libremente. El roce de nuestros labios y el contacto de nuestras lenguas nos llevo a gemir, estaba claro que el momento se estaba encendiendo y que lo más conveniente era cortar el beso.

Por lo menos si no queríamos hacer algo privado en público.

- Diez años no me parecen mucho – me sonrió antes de dejar un casto beso en mis labios

- A mi me parece que diez años son mucho… - ambos nos giramos de inmediato hacia la voz que estaba hablando a nuestras espaldas - ¡Si que eres perra Sakura Haruno! – el odio en sus palabras me hizo cerrar los ojos para contener las lagrimas que estaban por escaparse

- Naoi… - me solté un poco del agarre de Sasori para tratar de de acercarme a él, pero como si me tuviera asco retrocedió

- ¿Por qué me haces esto? – ahora fue él quien avanzo hacia mi - Yo… yo te pedí que estuviera conmigo… te dije que Sasuke te iba a hacer mal y tu… tu… ¿LO ELGES A ÉL?

Ahora si yo fui la que retrocedí porque me asusto la forma en que su hálito alcohólico golpeo en mi rostro.

- Naoi… cálmate

El enorme cuerpo de Sasori se interpuso entre Naoi y yo haciendo que Naoi se sulfurara aun más.

- ¡YO TENIA QUE ESTAR CON SAKURA!... ¡NO TU!

De pronto el cuerpo de Naoi se abalanzó sobre el de de Sasori, pero por supuesto que a penas y logro moverlo un poco, mi profesor solo lo afirmó asiéndolo de los brazos para evitar que lo golpeara.

- Sera mejor que te calmes

- ¡Tu no la quieres!... ella es solo un juego para ti… yo la amo

Me sentí la peor mierda del mundo, pese a que me había alejado de Naoi para que no se siguiera haciendo falsas ilusiones parecía ser que nada de eso había servido, porque aunque quería evitar verlo así, lo estaba viendo.

- ¡Cálmate Naoi! – Nuevamente gire con brusquedad mi rostro y esta vez para encontrarme con Sasuke – tu mamá no se siente bien y me mando a buscarte

- ¡TU! – se separo del lado de Sasori y apunto a Sasuke – tu deberías estar de mi lado… ¡Nos está quitando a Sakura!

- No… nadie nos quita nada… ella es suficientemente capaz de decidir qué hacer – quede pasmada viendo a Sasuke que estaba más tranquilo que nunca

- Pero… ¿POR QUE MIERDA ESTAS TAN TRANQUILO?

- Porque la amo… y lo que ella decida y la haga feliz por mi está bien

Mire a los tres hombres que tenía frente a mí y antes de que ninguno pudiera reaccionar salí corriendo del lugar, si iba a llorar no lo iba a hacer frente a ellos.

Continuara…

Wow cuanta tensión ¿No les parece? Genial!