DICLAIMER: El fic pertenece a Dayane Silva, y los personajes de Bones a Hart Hanson y Fox.


CAPÍTULO 56

BUSCÓ MI CAMA CUANDO DESAPARECIÓ

Anteriormente:

Había una silueta tras el coche, escondida y que miraba muy rápidamente para volver a esconderse…

.

El calor en el coche y las hormonas agitadas de Brennan hacían que ella buscara cada vez más el cuerpo de él, pero Booth había parado de tocarla y esto la hizo buscarlo más, le buscó la boca besándolo con locura pero cuando se separó para poder bajar por el cuello de él, la paró.

-Vístete, Brennan -fue lo que oyó en un susurro. Se apartó de él de inmediato.

-¿Qué? -preguntó sin conciliar mucho su respiración agitada con su extrañeza ante las palabras de él. Booth se echó hacia delante poniendo el rostro entre los pechos de ella para fingir que los besaba.

-No grites -pidió en un susurro, y subió como trillando besos hacia el cuello de ésta-. Hay alguien atrás del auto -dijo dándole besos y abrazándola para que no se alejara de él. Brennan al oírle por instinto intentó mirar hacia atrás siendo impedida por él-. No mires -dijo atrayendo la boca de ella y su mirada.

-¿Quién es? -preguntó con resquemor.

-No lo sé, pero en todo caso nos vestiremos y saldremos lo más rápido que podamos, ¿sí? -dijo besando la oreja de ella-. Quiero que subas mis pantalones y los abroches lo más rápido que puedas, y por favor no mires atrás -Booth intentaba parecer que aún lo hacían moviéndose para que el movimiento del coche siguiera y acariciándola como si estuviese a punto de culminar la pasión, mientras que Brennan muy ágilmente le ponía la ropa en el sitio. A cada cuanto tiempo él miraba a atrás para verificar que la silueta seguía allí y esto sólo le confirmaba que sí seguía tras el auto, esto le ponía nervioso y a Brennan agitada por ponerle la ropa más rápido.

Cuando ella le abotonó la mitad de la camisa, él apartó las manos de ella y las sujetó atrayéndola para besarla y susurrarle:

-Quiero que te pongas de lado -ella asintió y besó su hombro mientras que con rápidamente miraba hacia atrás del auto, pero no vio nada, así que hizo lo que él le mandaba, se giró de lado y puso las piernas hacia el asiento del acompáñate mientras seguía sentada sobre él.

-Así es, mi amor -dijo besándole en la cabeza junto al oído-. Cuando yo diga tres te apoyarás en el asiento y el volante para suspenderte, ¿sí? -dijo besándole el cuello y mirando la silueta que ahora parecía como si percibiera que algo iba mal dentro del auto.

-Booth, ten cuidado, no tienes tu arma -dijo girando el rostro para mirarle y darle un breve beso que por más que fuera para fingir que aún seguían haciéndolo era dulce y preocupado.

-No te preocupes -dijo besándola con fuerza-. Brennan, cuando yo salga quiero que saltes del auto de inmediato. ¿Podrás hacerlo? -Brennan asintió-. Uno… dos… -Brennan se apoyó como él le mandó y él puso la mano en la traba de la puerta, en unos segundo se oyó sólo la respiración de ambos-. Tres.

Ella se suspendió con todas las fuerzas que tenía y en un ágil movimiento él abrió la puerta y saltó del coche. La silueta se asustó y salió disparada por entre la oscuridad de aquel sitio. Booth no dudo en correr tras la persona, no había visto su cara y éste corría en una velocidad que delataba que era joven. Por más que Booth corriera entre la oscuridad aquella persona parecía más rápida.

-¡FBI, deténgase! -gritaba Booth mientras corría cada vez más hacia la oscuridad y más lejos de su auto. La silueta parecía conocer aquel sitio y corría hacia la entrada del aparcamiento.

-¡Booth!

El sonido de la voz de Brennan congeló a Booth, quien se giró de inmediato. La figura de ella lucía a lo lejos iluminada por una sola luz. Él la miró y luego al fugitivo, si tuviera su arma le dispararía a la persona, pero no la tenía y no podía dejar a Brennan sola, ya que podía ser una trampa.

-Mierda -murmuró volviendo junto a la mujer. Brennan había bajado del coche como él le había mandado pero al contrario de él, ella no se había vestido por completo, tenía la falda mal puesta y la camisa de tirantes que llevaba bajo su otra camisa la cual él había quitado y tirado atrás en el auto. Se veía indefensa y asustada. Booth corrió hacia ella y la abrazó.

-Tranquila, ya estoy aquí -dijo abrazándola y acurrucándola en su pecho. Brennan se encogió como si quisiera protegerse del mundo en aquellos brazos. El silencio era desconcertante allí, sólo las respiraciones de los dos se oían. Brennan levantó la mirada para verle y éste la tenía seria y rígida hacia la oscuridad, como un perro guardián protegiendo a su amo.

-¿Quién crees que era? -preguntó con una voz trémula. Él la miró.

-No lo sé, pero será mejor que nos mantengamos lejos del coche -dijo apartándola hacia una de las entradas del ascensor del edificio, el único sitio donde la luz no se apagaba. Brennan seguía pegada a él.

-¿Acaso crees que pusieron algo en el auto? ¿Es eso? -preguntó mirándole con miedo. Booth recostó su frente en la de ella.

-Por el momento no quiero creer en nada, ¿vale? -dijo dándole un pequeño beso de consuelo-. Te quedas aquí, voy al carro por mi celular y la chaqueta -dijo soltándola pero Brennan se aferró a él.

-No -dijo sin querer soltarlo, aquello no le parecía nada bien. Booth la abrazó y le besó la mejilla.

-Tranquila, sólo voy coger las cosas y vengo -dijo apartándose y soltándose de ella.

Brennan se encogió de hombros y se enlazó a sí misma con los brazos. Booth se aproximó sigilosamente a la luz del garaje y la encendió dejando todo claro, observó todo antes de aproximarse al carro. Rápidamente abrió la puerta de atrás y sacó su chaqueta, para salir corriendo hacia Brennan que le recibió con un abrazo.

-Ya está, ¿ves? Ya está -dijo abrazándola y cubriéndola con la chaqueta.

-¿Qué vamos a hacer? -preguntó acomodando la cazadora en sus hombros.

-Llamaré al FBI para que me mande una patrulla, el escuadrón anti- bombas y los técnicos, quiero que barran el auto, quiero saber quién nos miraba y por qué -dijo abrazándola. Brennan sólo asintió. Se quedaron así casi quince minutos hasta que llegaron los técnicos y los de anti-bombas. Booth dejó a Brennan en un sitio apartado y observaba cauteloso el trabajo de los técnicos. Estaban ambos nerviosos, Booth estaba cerca al carro mientras que ella estaba sentada en uno de los coches del FBI. Brennan estaba mirando a Booth cuando una voz familiar la llamó.

-Tempe… ¿Estás bien? -dijo Sully aproximándose a ella y abrazándola de pronto.

-Sí… Sully, estoy bien -dijo un poco asombrada por el acto de él. Sully le cogió del rostro.

-He venido cuando lo supe. ¿Qué ha pasado? -preguntó preocupado. Brennan apartó las manos de su rostro y sonrió.

-Nada, sólo un susto. Booth y yo estábamos haciéndolo en el coche y una persona nos miraba -dijo sincera para la desgracia de Sully que tuvo que oírla-. Booth salió corriendo tras ella pero sin su arma, era demasiado peligroso y como no sabemos quién podía ser, Booth llamó a los técnicos para que cojan muestras para ser analizadas -decía mientras observaba a Booth.

-Pero estás bien, ¿no? -insistió para atraer su atención. Brennan lo miró.

-Sí, Booth no permitiría que nada me pasara -respondió con confianza. Sully se sentó del lado de ella y la enlazó pasando el brazo sobre los hombros de ella.

-Yo tampoco dejaría que nada te pasara, nunca -dijo atrayéndola. Brennan no protestó ni hizo reclamos, Sully era un buen amigo y era normal que se pusiera protector ya que habían tenido algo en el pasado. La actitud de Sully fue notada por todos los que estaban allí y principalmente por Booth, que al ver aquello se aproximó con cara de pocos amigos.

-Huesos -dijo antes de aproximarse del todo, ya que ella que no le quitaba los ojos de encima y al oírle ella se levantó rápidamente para ir a su encuentro-. ¿Está todo bien? -preguntó haciendo ademán hacia Sully.

-Sí, dijo que estaba preocupado, por eso vino -dijo ella abrazando a Booth, que no dudó en retribuirle el abrazo y completarle con un beso, dejando claro a todos allí que ella era suya.

-Será mejor que subas, ¿no crees? -dijo tratando de persuadirla. Brennan curvó los labios con disgusto.

-No, me quedaré contigo.

Booth acunó su rostro.

-Es mejor que subas, es tarde y tienes que descansar, esto aún durará un par de horas y estaré más tranquilo si sé que estás protegida y a salvo.

Brennan hizo una mueca.

-Bueno, pero sólo si prometes que subirás cuanto antes -dijo seria. Booth sonrió.

-Lo prometo, cuando acaben yo subo, ¿está bien? -dijo besándola como señal de aceptación.

Brennan salió de allí acompañada de un agente que Booth pidió que mirara que ella llegara al apartamento. Sully observaba de lejos, la forma en que Booth convenció a Brennan que hiciera lo que él quería sin que ella se diera cuenta de que lo hacía por celos. Booth volvió junto al coche, pasó allí el resto del tiempo. Casi tres horas después los técnicos le dijeron que no había nada en el vehículo. Cuando estaban recogiendo todo, Sully se aproximó a él.

-Hacerlo en el coche por la noche parece muy desesperado -comentó de leve. Booth le miró serio.

-Brennan no quería interrupciones, ya sabes, aquí abajo no hay teléfonos -dijo con una falsa sonrisa.

-Pues creo que el plan no tuvo éxito -dijo riéndose con sarcasmo.

-¿Qué pretendes Sully? -preguntó serio. Sully rió.

-Nada, sólo comento –dijo retirándose. Booth lo detuvo.

-Quiero que te mantengas lejos de Brennan, Sully, escenas como las de hoy no me gustan -dijo serio cogiendo el brazo de Sully con fuerza.

-No se dé que hablas, y trabajo con Tempe, es mi trabajo protegerla -dijo tomándola por posesión y poniendo la mano sobre la de Booth para que éste le soltara.

-Creo que ella ya tiene a quien le proteja -dijo soltándolo y se giró con un aire convencido de que había ganado la pelea, pero la voz de Sully resonó en su espalda.

-La proteges tan bien, que buscó mi cama cuando desapareció -la voz de Sully sonaba engreída. Booth paró en seco y giró.

-¿Qué? –preguntó extrañado. Sully sonrió.

-Lo que oíste, o ¿dónde crees que ella pasó la noche en que supuestamente desapareció? ¿Te comentó algo ella, Booth? Claro que no, sé que no lo hizo, o no me habría pedido que te lo ocultara.

.


Aghhhhh! Ahora es que explota! Ya está, ya se lo ha contado a Booth, Sully fregando de nuevo. T_T qué va a hacer? Casi todas acertaron en que Sully se lo iba a contar antes que Brennan.

Soy un desastre, les dije que actualizaría el sábado o más tardar el domingo y no lo hice, mil disculpas, todo es culpa de Amanecer parte 2. Pero el karma es instantáneo así que aquí me tienen débil y resfriada.

Audrey: Hi! Faltan más o menos unos 13 capítulos para que Booth se entere de que va a ser padre, pero ya vas a ver por qué tantos capítulos, aún falta drama aquí, la culpa es de Dayane ^_^ Es mucha espera, lo sé, pero vale la pena ver todo lo que aún falta por pasar.

Dejen sus reviews, porfa, así sea para decirme que soy una mala por no actualizar antes. Gracias por los coments, agregar el fic a alertas y favoritos!

BYE! Besos,

BerryF,

Chica anémica y feliz por los reviews y agregarme a Favoritos.