Mi verdadero hogar

Sakura: una muchacha que no sabe nada de su verdadero origen desde pequeña pero ha crecido muy feliz al lado de sus padres adoptivos; pero, para vivir su vida feliz y tranquila y saber cuál es su lugar o mejor dicho SUVERDADERO HOGAR, si es al lado de su padres, de sus amigos y de su verdadero amor; deberá pasar por muchas pruebas que poco a poco le harán descubrir lo que en realidad es: La Princesa de los vampiros

Prologo

Los vampiros eran creaturas temibles que solo pensaban en ellos y se alimentaban con las sangre de todo tipo de ser vivo pero su favorita era la de los humanos; ellos tenían un líder o mejor dicho un rey que los guiaba para elegir el momento de atacar a los humanos ya que el tenia que enfrentar a los hechiceros y los caza-vampiros y proporcionarle una buenas presas a sus súbditos. Los vampiros de la realeza para ocupar el trono debían tener descendencia ya que a pesar de que Vivian por siglos sus poderes se debilitaría hasta morir, casi como la vejes en los humanos. Esta familia real era reconocida por el apellido Kinomoto pero más que nada eran reconocidos por una marca de nacimiento que muy pocos nacían con ella, era una media luna que aparecía en cualquier parte del cuerpo del heredero al trono, era una tradición que cuando naciera ese heredero y tuviera ya la mayoría de edad este ocuparía el lugar del antiguo rey. Sin un rey en trono los vampiros estarían perdidos ya que los de descendencia Kinomoto nacían con poderes súper dotado que superaban a cualquier ser vivo en el universo tanto como para enfrentar a los caza-vampiros y hechiceros.

Los príncipes de los vampiros, Diamante y Fugitaka Kinomoto; hijos del antiguo rey Reitero Kinomoto; Fugitaka era el menor de los hermanos y el único en nacer con la marca de la luna por encima de la palma de su mano derecha. Por lo que fue educado para ser el heredero al trono; lo cual ponía celoso a y envidioso a su hermano mayor Diamante Kinomoto que a diferencia de su hermano era un hombre ambicioso que busca solo poder, riqueza y el beneficio propio; pero un día ocurrió algo que cambio las cosas.

El príncipe Fugitaka tenía una misión que llevar a cabo en el mundo humano; beber la sangre y devorar la carne de la mortal más pura y hermosa del pueblo vecino a Woolf, pero no todo salió como esperaba ya que no puedo escapar de las heridas de gravedad hechas por un caza-vampiros el cual estaba seguro de librado de sus ataques, el se aseguro de eso, después de huir de él se derrumbo perdiendo el conocimiento, en ese momento en un rio cerca del pueblo se encontraba una mujer de pelo ondulado largo, gris, con cara de ángel y hermosos ojos verdes, su nombre era Nadesko; ella recogía unas flores cuando lo diviso en la orilla del rio moribundo; se lo llevo para mantenerlo en su casa que era una gran mansión hay cuido de él hasta que se recupero por completo de sus heridas; surgiendo sin darse cuenta un profundo amor entre ellos, que aun sabiendo que la familia del otro no los aceptarían, a ella por ser una simple humana mortal y el por ser un demonio muy peligroso para ellos; y de ese amor tan profundo surgió sin querer un pequeño ser, un pequeño fruto de su amor, una hermosa niña a la que decidieron llamar esmeralda ya que para ellos era su joya más valiosa y por poseer los ojos de su madre, pero eso no lo tomaban como a un error a pesar que a la mujer la echaran de su casa y que a Fugitaka le cueste su lugar en el trono ese ser era la felicidad de ambos pero eso duro poco tiempo.

El príncipe Diamante se llego a enterar de las aventuras de su hermano y se lo conto al rey el cual al escuchar eso se pone tan furioso que manda a su ejército a matar a la sucia humana y a todos los del pueblo; su ejército fue tan grande y tan poderosa que los pocos caza-vampiros de allí podían con ellos. Fugitaka, al enterarse de esto corre en auxilio de la mujer que ama.

-Nadesko debes irte de aquí tu y la niña deben irse lejos o mi padre te hará daño- dijo desesperado.

-pero que pasara contigo Fugitaka- dijo preocupada mientas tomaba en brazos a su hija de 5 años.

-no te preocupes estaré bien, luchare con el ejercito de mi padre no creo que me maten-

-No quiero correr ese riesgo Fugitaka, ven conmigo- dijo con lagrimas en los ojos.

-no, lo importante ahora en que tu y mi hija están en un lugar seguro por favor cuídense mucho- dijo esto besándola a ella luego a su hija en la frente –toma- dijo entregándole una cadena de oro con un dije en forma de corazón –por favor consérvalo como un recuerdo mío y dáselo a nuestra hija cuando sea mayor-

-te voy a extrañar-

-y yo a ti, recuerda que te amo-

-yo también- después de decir esto sale corriendo dejándolo atrás.

Incontables vidas se perdieron ese día y Fugitaka en castigado por su traición, tiempo después se entera que su amada no pudo huir y fue acecinada por unos de los suyos; a los pocos años es perdonado y le dejaron a cargo junto con los grandes sabios ya que todavía no lo perdonaban del todo. Quedando ahora los vampiros sin heredero al trono; pero todavía había una esperanza para ellos que era la hija desaparecida de Fugitaka; ella seria la que gobernara en lugar de su abuelo en caso de no encontrarla pasaría a manos de Diamante a su descendencia mientras esta tuviera la marca de la luna, esa fue la última voluntad del rey. Poco meses después el rey murió y hasta ahora los vampiros viven escondidos de sus enemigos en su palacio ya que ni uniendo sus fuerzas podrían con ellos ya que el rey el que les proporcionaba sus fuerzas y resistencia durante años han sobrevivido de la sangre de los unicornios del bosque y cuando tienen oportunidad van a un pueblo y roban a un humano al año y los que entran en el bosque.

Cuando Fugitaka se entero de la lamentable muerte de Nadesko por los suyos su mundo se le vino hacia abajo hubo momentos en que pensaba acompañarla pero luego de pensar en su hija esa fue la fuerza que lo impulso a seguir a delante. Es así como comienza nuestra historia.