Los personajes no me pertenecen son de Ai Yazawa. Y se lo dedico a Banshee Soel.

Capitulo 1: Apariencias y nueva compañera.

Hola soy Nana, tengo 17 años y vivo en Washington, soy la segunda de tres hermanas, mis padres están divorciados. Os preguntareis ¿con cuál de mis padres vivo?, pues con ninguno, vivo con mi hermana mayor que vive sola en un apartamento. Ella tiene sus problemas de pago de modo que tiene que trabajar durante toda la tarde. La verdad me suelo sentir muy sola, por eso cogí un trabajo de medio tiempo.

Ahora mismo me tengo que dirigir a mi escuela porque… ¡llego tarde!.

Salgo corriendo sin siquiera desayunar, llego a la escuela a tiempo antes de que sonara la sirena.

-Porque poco…-suspiro de alegría por no llegar tarde.

-Señorita Nana tome asiento- me dijo el profesor.

Me dirijo a mi asiento que es el que está más alejado de los demás, la verdad no es que quiera estar sola, es que en mi clase todos se ponen por pareja y yo no tengo pareja.

-Bueno alumnos, hoy tenemos un nuevo compañero-dijo mientras dirigía su atención a la puerta.-Por favor entra y preséntate-dijo de modo que todos pusimos atención a la puerta.

Entró una chica blanca como la cal, de cabello negro y ojos negros, iba vestida de un modo un tanto roquero de modo que pensé que estaría en un grupo y la verdad…. me pareció guay¡

-Me llamo Nana….- ¿y con eso se supone que es una presentación?, un momento…. ¡¿dijo Nana?.

-Bueno siéntate junto a… Nana, la verdad menuda coincidencia del nombre- en cuanto dijo mi nombre la chica se quedó como en shock y luego solo se dirigió al asiento que solo estaba vacío… el mío¡

-Bueno, cojan el libro por la página 23 de Biología- dijo para luego decir –Nana comparte tu libro con la alumna nueva-

Yo solo pude ponerme nerviosa y la verdad…. tenía un poco de miedo¡.

-¡Tu! - grito, por lo que me puse tensa –Oye ¿qué te pasa?- me dijo por lo que solo pude dirigir mi mirada hacia ella y…

Me quedé como en shock la verdad de cerca no parecía aterradora solo una chica como las demás, eso me calmó.

-Si solo un poco cansada- fue lo primero que se me ocurrió decir.

-¿Tú eres la otra Nana?- me preguntó a lo que solo asentí con la cabeza –Venga compartamos el libro- me dijo dándome una sonrisa la cual no pude negar responder.

Nos juntamos y compartimos el libro y atendimos en clase, bueno en realidad solo atendía yo, Nana dormía y la verdad le pega. Después en el descanso, yo me junté con mis amigas Clara y María. Clara es de baja estatura, de piel morena, de ojos color avellana y su pelo es de color caoba, es una chica un tanto pija y no le gusta que haya alumnas que quieran estar con alguna de nosotras y eso no me gusta de ella. María tiene la misma estatura que Clara pero su piel es ni muy clara ni muy oscura, sus ojos son de un azul que cuando los miras es como ver un cielo totalmente despejado y su pelo es rubio platino, tiene un carácter algo tímido y no es muy sociable.

Me giro, veo que Nana está sola y que no come nada, cuando la vi me sentí un tanto triste por ella que no conocía a nadie de aquí. De modo que me levanté y me dirigí a su mesa pero, mi camino me lo cortó Clara.

-¿A dónde crees que vas chica?- me dijo Clara.

-Voy a sentarme con la nueva- le contesto yo.

-No te juntes con ella, no ves que puede ser de una banda de delincuentes -me dijo en un tono como si hablar de ella le diera asco.

-Yo no pienso que sea así… creo que es una persona con buenas intenciones- le contesto

Me soltó y se me quedó mirando como si estuviera loca. Miré a María que solo miraba hacia otra dirección.

Me dirijo a la mesa de Nana y al parecer no me nota, solo se me ocurre decirle.

-Nana ¿puedo sentarme contigo?-

Me miró un tanto sorprendida, como si no esperara que nadie se sentara con ella.

-Haz lo que quieras- me dijo como si nada.

Me siento y empiezo a comer pero, antes de siquiera comer un primer bocado me acuerdo de que ella no come. A lo que yo le doy mi otra mitad de mi sándwich a lo que ella me mira como si nadie hubiera compartido su comida con ella.

-Cógelo, seguro debes tener hambre- le dije, a lo que ella solo cogió la mitad que le ofrecía y se lo comió con ganas, después me miro y me dijo.

-¡Gracias! la verdad tenía un hambre- me sonrió a lo que yo solo le contesté con otra. La verdad con ella aprendí una cosa.

No se puede juzgar a alguien por su apariencia, porque la apariencia que Nana tiene es de una chica normal.

Nota de autora:

Capi nº 1 hecho¡ uf que cansancio me tomaré unas vacaciones… es broma¡ si tomo vacaciones me pierdo lo mejor que es unos reviews y leer fics¡ nos leemos lectores.