Los Personajes Pertenecen a Stephenie Meyer, La Historia Es Completamente Mia y Esta Protegida, Asi Que Pregunten Si Desean Publicarla En Alguna Parte.

.

Beteado por Monz Pollen. Beta FFAD ( www . facebook groups / betasffaddiction/) Gracias Por Ayudar a Corregir Mis Faltas :D

.

30. Epilogo.

Bella POV.

Me estiré en la cama mientras el despertador decía que era el momento de levantarnos, hoy teníamos un día muy agitado y debíamos tener el mayor tiempo posible.

Apagué el estridente sonido y me volví a recostar en la cama. Miré hacia mi lado izquierdo para encontrar a mi amado marido aun dormido con su cabello despeinado y no pude evitar sonreír. No importaba cuantos años pasaran, su cabello seguiría siendo igual de desordenado que el primer día que lo había visto.

Miré el techo y recordé nuestros últimos años juntos. Aun vivíamos en el departamento que nuestros padres nos habían regalado. Había sido nuestro hogar por este tiempo, en los cuales vivimos muchas cosas. Nuestros momentos más románticos, aniversarios y nuestras primeras peleas. No puedo decir que de estas últimas todas se solucionaron rápido, por algunas lloré por mucho tiempo y hubo días en que no vi a Edward por ellas.

Recuerdo que nuestra primera gran pelea había sido por una compañera de Edward, la cual no paraba de mandarle mensajes de textos, correos, acorralarlo en la facultad o visitarlo en la casa, eso provocó nuestra discusión.

El día en que discutimos más fuerte, llegué tarde al departamento y cuando estaba por llegar a la puerta la chica salió de ella con su cabello despeinado y abrochándose la blusa, ella solo me sonrió al pasar por mi lado y cuando entré en nuestra casa, encontré a Edward en el sillón, con su camisa desabrochada y su cabello más alborotado de lo normal. Lo primero que hice fue llorar, Edward me escuchó y de inmediato comenzó a decirme que no era lo que creía, pero yo no podía pensar con claridad y terminé gritándole que era un mentiroso, que seguro siempre la veía, que yo había sido una estúpida y como no lo escuchaba el terminó gritándome cosas horrible y nos enojamos aún más fuerte, hasta que él tomó su chaqueta y se fue. Lloré toda la noche y los días siguientes no quise saber de él. Pero después él no pudo aguantar el estar lejos y me vino a decir lo que en un principio no quise escuchar.

Él nunca me engañó, solo que ella había ido donde él, entró a nuestro departamento sin permiso de Edward y comenzó a sacarle la ropa, cuando el intento detenerla, ella aprovechó de romperle los botones de su camisa, pero él la hecho y fue cuando la vi. Podía ver en sus ojos que él no me mentía y por supuesto le creí. Le pedí disculpas por desconfiar y él me entendía, después de eso nunca más paso la noche fuera de casa y tampoco volvimos a pelear de esa manera. Teníamos las simples discusiones por cosas pequeñas.

Al principio cuando llegamos a nuestra casa, nos costó habituarnos, pero nuestra rutina fue fácil de congeniar. Edward hacía el desayuno por las mañana ya que era el primero en despertar, casi siempre. Yo estaba encargada de hacer la cena, porque mi horario terminaba antes que el de Edward, y todos los días almorzábamos juntos, que era el momento en el día en que nos podíamos ver, aunque eso cambiaba algunas veces.

Tener a Alice y Jasper junto a nosotros era genial, teníamos con quienes salir los fines de semana, o tener alguna cena en nuestros departamentos. Aparte tener a Amanda cerca era lindo, me encantaba pasar tiempo con ella. Ahora ya era una gran niña, que iba de un lado a otro y tenía la misma energía que su madre.

Los fines de semanas largos los pasábamos en Forks y era cuando veíamos a Emmett y Rosalie, con ellos siempre estábamos con contacto vía telefónica, ya que Rose no quería perderse de nada de lo que nos pasara. Emmett y Rose se casaron después de su segundo año en la universidad, ese verano en Forks, fue una fiesta muy linda e íntima, se podía ver que estaban enamorados.

Los únicos que faltaban para casarse eran Alice y Jasper. Aun todos esperábamos cuando Jasper le pidiera matrimonio a Alice. Era un tema común cuando nos juntábamos todos y los molestábamos.

Nuestros padres también nos habían venido a visitar varias veces, en especial el mes en que estuve en el hospital por tener apendicitis, recuerdo que Edward estaba muy asustado que llamó a todo el mundo. Mis padres llegaron en horas al hospital y Rose con Em al día siguiente. No había sido nada grave pero por supuesto estaban todos preocupados.

Nuestros padres eran los más felices por nuestras calificaciones en la universidad, con Edward íbamos muy bien y eso era porque nos apoyábamos en todo, en especial cuando el otro tenía un examen o un trabajo. Siempre estábamos ahí para acompañarnos.

Y hoy todos estaban aquí en Seattle para acompañar a Edward en su día importante, yo estaba ansiosa por verlo en el escenario, ya que sería el importante del día.

— Buenos días— sentí la mano de Edward sobre mi vientre mientras besaba mi mejilla.

— Buenos días amor— me giré y lo besé en los labios.

— ¿Cómo amaneciste? — me miró preocupado.

— Bien amor, ya te dije que estoy bien.

— Pero estamos cerca de la fecha amor y sé que a veces estás incómoda.

— Eso solo pasa algunas veces, estoy bien— puse mi mano en su mejilla y lo volví a besar.

Edward me miró sonriendo, luego sacó la sabana que cubría mi cuerpo y se colocó a la altura de mi vientre.

— ¿Cómo está mi princesa? — murmuró sobre mi vientre— ¿Dejaste dormir a mamá?

La bebé se movió mostrando que había escuchado a su padre. Edward sonrió al sentirla y besó donde la bebé había golpeado.

— No sabes cuánto deseo tenerte con nosotros— volvió a hablar Edward a mi vientre— ven pronto.

— Esperemos a terminar lo de hoy y luego le dices que nazca— le dije a Edward.

— Estoy ansioso por tener a mi hija conmigo, llevo casi nueve meses esperándola— volvió Edward a mi lado.

— También estoy ansiosa por verla, pero quiero que nazca a la fecha.

— Entonces, princesa espera a la fecha— Edward tocó mi vientre.

— Te amo— le dije.

— También te amo.

Edward me besó, al principio lento, luego fue aumentando y cuando estábamos con falta de aire Edward se separó.

— Me iré a bañar.

Edward me dejo un casto beso y se levantó. Yo me volví a envolver en mis sabanas y toqué mi vientre.

Cuando me había enterado de mi embarazo había estado muy feliz, pero dos segundos después estaba preocupada por lo que Edward pensaría. Yo ya me había graduado, ya que mi carrera era más corta que la de Edward, pero el aún estaba estudiando y no sabía cómo lo tomaría. Pero cuanto se lo conté, él estaba mucho más feliz de lo que esperaba y desde ese día solo quería que la bebé naciera.

Nuestros amigos y padres también estaban muy felices con la noticia, ya todos estaban esperando a que me quedara embarazada, aunque todo fue solo un descuido y un error en mis pastillas. Pero no me importaba, estaba feliz con mi bebé.

— ¿Cómo llegarás a la universidad? — me preguntó Edward.

— Alice me pasara a buscar y Jasper ira por nuestros padres.

— Ok, entonces nos vemos en unas horas.

Edward me besó, tomó sus llaves y se fue. Yo fui a mi habitación y busqué el vestido blanco que había comprado para hoy. Me lo coloqué, busque mis sandalias bajas, ya que no me podía usar tacos, me puse algo de maquillaje y estaba lista.

Me miré en el espejo y me gustó como me veía. A veces tenía problemas con mi ropa, ya que no todo se me veía como esperaba con mi vientre, pero el vestido me quedaba perfecto y con la cinta amarrada debajo de mis pechos se veía muy lindo.

Esperé a Alice, mientras veía una película, pero cuando llegó de inmediato me llevó hacia su auto.

— Hola Amanda— la saludé cuando me subí.

— Tía Bella— estiró sus bracitos hacia mí.

— Amor, espera a que nos bajemos y la tía Bella te tomara en brazos— le dijo Alice.

Bem— dijo y siguió jugando con su oso.

Alice condujo hasta la universidad y en la entrada nos encontramos con mis padres, y el padre de Edward, quien vino con Lucy, su pareja, y el hijo de ella Seth.

— Hola Bella— me saludo Seth feliz.

— Hola ¿Cómo estás?

— Bien y puedo ver que estás muy linda.

— Gracias.

Me llevaba muy bien con Seth, aun cuando el solo tuviera trece años.

Saludé a toda la familia, hubo observaciones sobre mi barriga y sobre lo linda que me veía, ya me estaba acostumbrando a esos comentarios.

Fuimos al auditorio donde sería la graduación. Edward hoy se convertía oficialmente en como doctor y todos queríamos estar con él, por eso habían venido todos, bueno faltaban Rose y Emmett, pero prometían venir a la celebración del fin de semana.

Nos sentamos en una fila donde había suficientes asientos para todos. Mi madre se sentó a mi lado y Amanda a mi otro lado. El lugar se comenzó a llenar, había muchas familias igual que nosotros, pero ninguna tan grande. Cuando el lugar se llenó y fue la hora, entraron los estudiantes y pude ver a Edward caminando con su toga y su birrete. Amaba como se veía.

Comenzaron a hablar y a llamar a los estudiantes al escenario, eran muchos así que tuvimos que esperar bastante tiempo para que por fin llamaran a Edward.

— Ahora pedimos que suba al escenario a nuestro graduado con honores el señor Edward Masen.

Edward se puso de pie y todos sus compañeros comenzaron a aplaudir como también la gente que estaba ahí. Edward recibió una condecoración especial por ser el graduado con honores, agradeció a sus profesores y tomo su diploma del jefe de su carrera, luego se ganó delante del podio.

— Gracias profesores— dijo Edward al comenzar, luego miró a sus compañeros y les sonrió— hasta que terminamos ¿no? — todos se echaron a reír— estos años han sido largos, hemos tenido muchos desafíos pero hemos logrado salir adelante, con la ayuda de nuestros profesores y obviamente con nuestra ayuda. Es un honor para mí haber sido el mejor de la clase, sé que puede sonar altanero, pero nunca me esperé algo así, por eso quiero agradecer a mi esposa Bella por estar siempre conmigo— él me buscó entre la multitud y nuestros ojos se encontraron, justo en ese momento sentí un dolor en el vientre— ella me ha apoyado y ha sido quien me animaba a no rendirme, también a mi padre le agradezco por su apoyo incondicional a todas mis decisiones, gracias papá…

No pude seguir escuchando cuando un dolor muy fuerte me atravesó el vientre y se colocó duro, lo cual me asusto e hizo que me inclinara hacia delante.

— Tía Bella, eta bem— dijo Amanda a mi lado.

— ¿Bella? — preguntó mi madre.

— Amiga ¿Qué pasa? — dijo Alice.

— ¡Oh Dios mío! — murmuré por el dolor.

— ¿Qué te pasa? — preguntó mi madre.

— Creo… creo que llegó el momento— dije entre dientes.

— ¿Qué? — gritó mi madre asustada.

— ¡Aaaahhh! — grité cuando el dolor fue muy fuerte.

— Bella dará a luz— dijo Alice.

— ¿Bella? — escuché por los parlantes y supe que Edward ya se había enterado.

— Debemos llevarla al hospital— dijo mi madre.

— Amiga respira profundo y por la boca, debes estar tranquila— me dijo Alice.

— ¿Qué pasa tía Bella? — escuché a Amanda.

— ¡Aaaahhh! — volví a gritar.

— Bella amor— llegó Edward a mi lado sacándose su birrete.

— Debes… debes terminar tu discurso— dije.

— Edward debemos llevarla al hospital— escuché a mi padre.

— Amor te tienes que graduar— miré a Edward lo más tranquila que pude.

— Eso no importa ahora, debo llevarte al hospital y aparte tengo mi diploma— Edward me lo mostró con una sonrisa.

No discutí con él, porque el dolor era mucho, así que me tomó en sus brazos y me sacó del lugar, pude escuchar a muchos de sus compañeros decirle cosas cuando íbamos pasando, pero no puse atención, solo estaba preocupada de respirar.

Edward me metió al auto, mi madre se subió conmigo, quien me afirmaba la mano, él se subió y partió hacia el hospital.

— Marie puede llamar al doctor y decirle que vamos en camino, y luego llama a Alice para que vaya por el bolso de la bebé y de Bella.

— Claro.

Mi madre llamo al doctor y le dijo que íbamos de camino, luego llamó a Alice, quien obviamente acepto pasar al departamento por nuestras cosas.

— Amor ¿Cómo te sientes? — me preguntó Edward.

— Bien— dije y justo tuve otra contracción que me hizo gritar.

— Debemos llegar rápido— dijo Edward.

Al llegar al hospital, ya había una silla de rueda esperándome, me colocaron en ella y el enfermero me llevo hacia el interior. Edward tuvo que quedarse a llenar unos papeles mientras yo era instalada en la habitación.

Cuando Edward entró yo ya me encontraba recostada en mi cama, con una bata blanca puesta y mis contracciones acompañándome.

— ¿Cómo te sientes amor? — pregunto Edward.

— Bien, solo quiero que nazca pronto el bebé.

— Esperemos que sea rápido.

Edward y mi madre estuvieron conmigo. Luego llegaron Alice, Jasper, Amanda, mi padre, el padre de Edward, Lucy y Seth. Todos comenzaron a darme ánimos, hasta que llegó la enfermera y dijo que solo se podían quedar nuestros padres y mi esposo. Todos salieron deseándome suerte.

La enfermera me revisó y dijo que aún no estaba lo suficientemente dilatada para colocarme la epidural, así que tuve que esperar por un par de horas antes de que eso pasara, y puedo decir que mis reclamos aumentaron cuando nuestra princesita no dejaba de golpear mi vientre.

— Amor dile que se detenga— le dije Edward.

Podía ver la cara de preocupación de él, cuando yo sentía las contracciones. Edward trataba de relajarme como podía, pero no estaba funcionando, porque todo el rato estuve tensa y con dolor.

— Amor debes relajarte— me dijo— no es bueno que este tensa.

— Claro puedes decir eso, pero no eres tú el que siente estos dolores.

Edward me miro más preocupado y un poco triste por mis palabras. Así que me arrepentí de haberlas dicho.

— Lamento decir esas cosas, pero duele— le dije.

— Tranquila, te entiendo— me dio un casto beso.

La enfermera volvió a entrar para revisarme. Dijo que era hora de la epidural y llamo al anestesista. Este llegó y me colocó la inyección, me dolió, pero al pasar los minutos el dolor fue minimizando y pude relajarme. Aproveché para dormir un poco, pero de un momento a otro el dolor volvió y sabía que era el momento.

Mi doctor entró acompañado de una enfermera, me revisó y dijo que era momento de pujar. Edward y la enfermera se colocaron a mis costados para ayudarme con mis piernas. Yo sujeté una mano de Edward, él me besó por última vez y el doctor dijo que era momento de pujar.

No sé cuánto tiempo paso, pero estaba cansada y el doctor me decía que solo una vez más y todo terminaría. Yo solo quería dormir.

— Vamos amor tu puedes— me dijo Edward.

Volví a pujar y de repente escuche el llanto de un bebé, y supe que era mi hija. Ella estaba con nosotros.

— Te presento a tu hija— dijo el doctor y la colocó sobre mi pecho.

Ella era pequeñita, estaba cubierta de algo, pero no me importo cuando bese su cabecita, Edward también lo hizo y luego me sonrió para besarme.

— Es hermosa — dijo Edward.

— Es nuestra hija— le dije.

Se llevaron a la bebé para hacerle su revisión, el doctor termino conmigo, para luego retirarse diciendo que vendría dentro de unas horas. Yo cerré los ojos casada por el momento.

— Gracias por este regalo amor, gracias— beso Edward mi frente.

Yo le sonreí, cuando mi madre apareció con la bebé en sus brazos envuelta en una mantita de color rosa.

Me acomodé en la cama y ella me la entregó. Era hermosa, estaba moradita aún, pero era hermosa, tenía una pequeña capa de pelitos en su cabeza y podía ver que sería de color de Edward.

— Es hermosa hija— dijo mi padre.

— Felicidades chicos— nos dijo el padre de Edward— iré a avisarle al resto.

El salió y me concentré en mi bebé, la miré atentamente hasta que Edward se acercó a mi lado y beso la frente de ella.

— ¿Qué nombre le pondremos?

Yo le sonreí porque ya sabía que nombre erigiría para ella.

— Elizabeth Marie Masen, como nuestras madres.

Los ojos de Edward brillaron, y pude escuchar a mi madre sollozar. Edward me besó y luego besó a Elizabeth.

— Las amo, las amo y son lo más importante para mí.

Edward me volvió a besar y sabía que este era mi momento perfecto, junto a mi esposo y a mi hija. No podía ser más feliz y estar agradecida de mi vida.

No importaba cuantas veces el destino quiso estar en nuestra contra, siempre pudimos contra él y ahora tenía a mi familia.

Fin.

Que Les Parecio El Final...? Les Gusto...? Hasta Aqui Llego Mi Historia :D Gracias a La Gente Que Me Acompaño En Este Proceso... Que Siempre Comento y Bueno Tambien a La Gente Que Esta En Silencio Muchas Gracias..! Tengo Una Nueva Historia Que Esta En Proceso... Pero Quiero Tener Los Capitulos Necesario Para Poder Comenzar a Publicarlos... Se Llamara "Mi Pequeño Secreto" Subire El Summary Dentro de Unos Dias a Mi Grupo En face... Si No Estas Unida Puedes Buscarlo En Mi Muro de Face Danii Belliner Cullen o En El Perfil Esta El Link :D Bueno Sin Mas Que Decir Me Despido... De Verdad Gracias Por Leer.. Espero Que Me Acompañen En Mi nueva Locura Que Comenzare a Subir Cuando Regrese de Mis vacaciones Lo Mas Seguro :D

Saludos
Danii^^