PRESIDENCIA

No soy propietaria de Hey Arnold. Sino, ya habría sacado a la luz a "The Jungle Movie".

Por cierto, esta historia se basa en el capítulo "Matrimonio".

Helga no podía dejar de sonreír ante la ironía de su destino. Bien, es cierto, había logrado cumplir todos sus sueños, o casi todos. El más importante, casarse con Arnold, hecho. Ser una escritora reconocida…bueno, no era mala, en realidad se consideraba bastante buena, si dejaba su falsa modestia a un lado (nota aparte, Arnold siempre se reía de su falsa modestia pero coincidía en considerarla una muy buena escritora). Como sea, sus escritos eran valorados y –gracias a Dios- bien pagados; hecho. Ser presidente… ese era un sueño olvidado. Si bien de niña le atraía el tener poder sobre otras personas, la política nunca le llamó la atención para hacer carrera, si bien participaba activamente en varias causas sociales. Además, después vinieron otros sueños muchos más importantes, como vivir una vida tranquila y sencilla, criar a sus hijos (ya era difícil siendo escritora, no se imaginaba como presidente), tener tiempo para compartir con su marido, su familia y amigos, entre muchos otros. Por eso, no podía dejar de encontrar irónico estar en esta situación.

"…y 33. Por amplia mayoría, la apoderado de Phillip Shortman es la nueva presidente del Centro de Padres."

Helga sonrió y dio las gracias a los demás padres en el salón. "Sólo espero que nadie rapte al Cabeza de Balón y de verdad tenga que rescatarlo", pensó.