Disclaimer: Nada de lo que reconozcas es mía, pero eso ya lo sabes.


Percepción

La última y primera vez que lo había visto, sucedió exactamente un año atrás. Cuando ella apenas contaba con once años, y su padre le advirtió que no fuese demasiado amigable con el hijo de ese hombre.

Si bien había quedado algo deslumbrada por el muchacho (que se parecía extraordinariamente a su padre), se dijo que no iba a ignorar los consejos de su progenitor. Además, no era el susodicho chico quien había captado su especial atención, sino el hombre muchos años mayor, a su lado.

Marginado por escasas personas gracias a su pasado, la mayoría de la sociedad fingía agrado hacia él y su familia, a pesar de sentir un desprecio profundo. La hipocresía era algo que jamás pasaría de moda. En cambio, Draco Malfoy no despertaba en ella ninguno de esos sentimientos, sino una inusitada y genuina curiosidad.

Ya durante el año anterior se había permitido hacer una ligera excavación en los hechos, pero no había encontrado información alguna que fuese de relevancia. Los padres de Draco habían sido fieles partidarios del lado más oscuro de la sociedad y si bien habían intentado inculcarle a su hijo las mismas ideas sobre la riqueza y el poder, al parecer el único heredero de los Malfoy no había estado a la altura de las circunstancias, a pesar de haberlo intentado por órdenes del hombre a cargo de la escoria del mundo mágico.

Rose seguía mirándolo casi sin pestañear, hasta que fue consciente de que alguien la estaba mirando. Era el hijo del hombre al que momentáneamente dedicaba toda su atención. Ambos se observaron fijamente y la muchacha pudo notar claramente en los ojos grises de él un dejo de iluminación, como si supiera algo que ella ignoraba. Le devolvió la mirada con ligera altanería y él sonrió apenas, pero a Rose no le agradó el gesto, porque aquella sonrisa ocultaba algo que no se veía capaz de descifrar.

Después de que la muchacha pelirroja, que era su compañera en el colegio, apartara la mirada, él siguió observándola por largo rato. Sabía perfectamente lo que estaba sucediendo, incluso aunque ella misma no lo supiera. El año anterior la descubrió buscando casi desesperadamente información sobre su padre y desde entonces Scorpius había seguido con mucho cuidado todos los movimientos de la chica.

Unos minutos después, cuando Rose Weasley volvió, aunque ahora con cierta cautela, a poner los ojos sobre su padre, le resultó imposible ocultar una sonrisa.

Scorpius Malfoy sabía exactamente lo que sucedía.


Ya sé, ya sé, no es una pareja convencional, no tienen que decírmelo. Este drabble lo escribí como un regalo para sara-f-black, porque le gusta el Draco/Rose y punto. De todas formas, no se puede decir que esté muy claro, porque créanme que no es fácil imaginar una forma en que estos dos puedan estar juntos, pero estoy trabajando en ello y en algún momento escribiré un señor fic de esta pareja. Ya dije. Por ahora, esto es lo que he logrado. Lento pero seguro, creo yo.

Los reviews son el alimento del alma ;)