Hola chicas, estoy muy metida en esto de las traducciones. Y me encontre con este fic que es un crossover de Remember Me (Robert Pattinson) y Welcome to the rileys (Kristen Stewart) su autora es BellaClary y tengo su autorización para traducirlo.

Me atrajo la historia ya que sale un poco del tema de Crepúsculo y nos lleva a la vida alterna de otros dos personajes protagonizados por Robert y Kristen (Tyler y Mallory)

Disclaimer: Los personajes no me pertenecen, son obra de los guionistas de las peliculas a las que corresponden, la historia es de BellaClary y la traducción es mía. (Link de la historia original y su autora en mi perfil)

Summary: Tyler continua dañado por la muerte de su hermano y no puede superar la oscuridad que lo ha consumido. Su mejor amigo Aiden invita a un par de prostitutas a su casa para hacerlo sentir mejor. Tyler se siente instantaneamente intrigado por Mallory. (Rated M por razones obvias)

Valga la pena repetir que la trama no es mía, es de la increible mente de BellaClary !

Espero les guste c:

It's all on you

Capitulo 1.

Siempre compro un café en la esquina de mi apartamento. Cada jodido día compro uno sin falla alguna. A veces más de uno pero todo depende de la ocasión. No podía vivir sin café. Una vez lo tomaba podía llevar el resto del día y lidiar con mi trabajo y toda la mierda que me perseguía. Hoy es viernes, pero no tiene nada de diferente comparado con los otros viernes. Trabajaría y me iría a casa. No quería hacer nada a parte de sentarme, tomar café y dormir, me estaba acercando a esa época del año que odiaba demasiado.

La cosa es que se que no soy el hombre mas divertido para pasar el tiempo. Mi humor era cambiante y me enojaba con mucha facilidad. Tenía una carga demasiado pesada que hacía que lidiar con las cosas fuera demasiado duro. No me gusta que las personas se acerquen a mí. No tiene sentido. Dejo de divertir a las personas después de diez minutos porque mi mente empieza a divagar. Aiden es la única persona aparte de mis padres que sabe todo lo que pasa conmigo e intenta hacerme salir y esas cosas, es un gran apoyo.

Trabajo en uno de los miles restaurantes Italianos de Nueva York haciendo cosas variadas en la cocina. Es algo pequeño pero siempre me mantiene ocupado. Trabajo ahí aunque no soy chef, pero puedo cocinar algunas cosas. Solo trabajo ahí para pagar las facturas. Y también mantiene fuera de mi cabeza muchas cosas. Cocinar y mantener mi mente en movimiento constante deja poco espacio para empezar a divagar.

Iba saliendo del trabajo cuando mi teléfono empezó a sonar, le di una mirada antes de responder a sabiendas de quien llamaba.

-¿Qué?

-Esa no es la forma de responder al teléfono. ¿Cuándo llegaras a casa?

-Pronto.- supuse que Aiden iba a intentar hacerme salir esta noche.

-Genial.- colgó antes de que pudiera responderle. Quizá porque había estado de un ánimo terrible en los últimos días, más de lo normal. El domingo sería pronto y ya sabía que me iba a pegar duro.

Llegue a mi apartamento unos minutos después. Vivíamos en una edificación grande que estaba llena de locales de mierda, pero me gustaba. Era barato, así que eso ayudaba. Antes de abrir la puerta pude escuchar voces de mujeres del otro lado. Probablemente era una de las chicas de Aiden que siempre esperaban por él. Era un maldito perro. Abrí la puerta y miré hacia el comedor mientras trataba de identificar la voz, y aquí estaba el con dos rostros totalmente nuevos. Una estaba sentada en el regazo de Aiden y la otra en el sofá.

La chica en su regazo era alta, curvilínea y con cabello rubio corto. Era linda y ni siquiera se había dado cuenta de que había entrado en el apartamento porque tenía su boca firmemente pegada al cuello de AIden. La otra chica sentada en el mueble fue la que me intrigo.

Era delgada, mas no pequeña. Tenía cabello castaño que caía en cascada por su espalda, también tenía una piel increíblemente pálida. Me pille a mi mismo mirándola desde la puerta cuando se giro hacia mí y sonrió. Sus ojos me sorprendieron. Eran de un penetrante verde que se ilumino con su sonrisa. No pude hacer nada más que notar sus rojos labios mientras sonreía. Tuve la necesidad de besarla casi instantáneamente. Aiden noto que su atención estaba enfocada en otra cosa y se volteó para saludar.

-Hola.- respondí sin convicción mientras intentaba recuperarme completamente de la mirada de esta chica que seguía en el sofá, y que había volteado su cabeza totalmente para enfrentarme en la puerta. Seguí queriendo mirarla pero me frene a mí mismo, no quería parecer un psicópata frente a ella.

-¡Tyler! ¡Quiero que conozcas a mis nuevas amgias! Ella es Sara.- dijo señalando a la rubia sentada sobre el.- Y esta es su amiga Mallory. Mallory el es Tyler.- nos presento guiñándome un ojo, confundiéndome más. ¿Qué hacía Mallory aquí? ¿Por mi? No estaba interesado en chicas en este momento. No había estado interesado en chicas desde el-accidente. Él lo sabía. No podía lidiar con esto y no quería hacerlo. Estaba contento haciendo las cosas por mi cuenta. No era como el que dormía con una chica cada noche y buscaba otra tan pronto como fuera posible, se aburría fácilmente. Me refiero, estaba acostumbrado a ser como él acostándome con todas las chicas. Pero eso era antes. Ahora me guardo para mí mismo.

-Hola Tyler.- volví a mirarla para encontrarme con esos ojos verdes. Estaban delineados por una sexy línea negra que daba la impresión de que todo le valía una mierda. Era absolutamente hermosa. Nunca me había sentido atraído a una chica, al menos en mucho tiempo y creo que lo estaba disfrutando demasiado. ¿Qué estaba diciendo? No podía lidiar con envolverme con alguien ahora mismo… seguía siendo un desastre. ¿Qué estaba diciendo? Ni siquiera le había hablado aún y ya estaba taladrándome a mí mismo sobre nuestra relación. Quizá me estoy volviendo loco. Como sea.

-Hola Mallory.- le sonreí y pase mi mano por mi cabello tratando de calmar mis nervios. Seguimos manteniendo el contacto visual y escuche a Aiden aclararse la garganta.

-Tyler, ¿puedo hablar contigo en la cocina un segundo?- Aiden golpeo mi hombro mientras caminaba jalándome y alejándome de la mirada de Mallory. Nuestro apartamento era pequeño. Te tomaba solo diez pasos llegar a la cocina desde donde estaba, fuera de chiste. Lo seguí y sabía que tenía un as bajo la maga.- Vale, haz estado demasiado desconectado del mundo en ese último par de meses. No haces nada más que trabajar y dormir.- genial. Me estaba terapeando de nuevo.- Ni siquiera intentas salir con chcias y lo entiendo, pero han pasado dos años, Tyler. Dos malditos años. Necesitas comenzar tu vida de nuevo.

-Sí, supongo.- sabía que había estado desconectado del mundo recientemente pero creo que no me había dado cuenta de lo malo que era. No necesitaba recordarme su aniversario como si no lo supiera, obviamente lo sabía. Añadiendo el hecho de que el pensaba que debía salir con Mallory. Y para decir verdad la idea me estaba gustando.

-Estoy hablando en serio. Necesitas dejar los… temores… o como sea que quieras llamarlo. Mallory es una chica genial, sal con ella un rato.-me guiño un ojo cuando acabo la oración y volvió a la sala. ¿Quería que me acostara con ella? Eso me hizo estúpidamente feliz pero no lo admitiría.

-Bueno, llevare a Sara a mi habitación por un rato.- antes de que yo pudiera darme cuenta de lo que estaba haciendo tomo a la otra chica y se fue a su habitación. Estaba a solas con Mallory. No sabía que hacer. Nunca había prestado atención a los bares a los que Aiden siempre me llevaba, tratando de hacer que me divirtiera.

La mire sentada en el mueble viendo televisión y alejando su vista de la mia. Parte de mi deseaba que siguiera mirándome pero parte de mi no lo estaba. Me tomo un momento dejar de mirarla, y si, me di cuenta de la pequeña falta negra y el camisón azul. Era simple, pero increíblemente sexy. Tome una silla y la puse junto al mueble. No quería sentarme a su lado por que eso haría que las cosas empeoraran.

-Así que, Tyler…

-Así que, Mallory…

-¿Por qué te sientas tan lejos de mi?- me miro y sonrió.

-No estoy seguro. ¿Quieres que lo haga?- di que si. Me tensé esperando que tomara la indirecta. No dijo nada pero palmeo el lugar a su lado. Pude sentir mi cuerpo calentarse y de repente nació el sentimiento de tocarla. Me sentía atraído a ella lo cual era raro en mi. No sabía si debía tomar ventaja de ello o dejarla en paz.

-¿Qué miras?- dije regañándome internamente, ¿Quién pregunta eso mientras está sentado al lado de una persona fingiendo ver lo mismo que ella?

-Algo sobre cocina.- sonrió y pareció apenada. Yo solamente podía pensar porque era tan raro.

-¿Cocinas?- ¿Por qué no? la conversación sobre cocina parecía mejor que el silencio incomodo.

-Um, no mucho.- se río y me miro.- ¿Tu?

-Puedo hacer unas pocas cosas muy bien.

-¿Quizá podrías cocinarme en algún momento?- después de decir eso pareció que se arrepintió. Eso me confundió. ¿Por qué se arrepentiría de decir eso? Necesitaba dejar de analizar tanto las cosas.

-Si, supongo que podríamos cuadrar algo.- le guiñe un ojo y ella sonrió, pero no era la misma sonrisa triste de hace un rato. Aunque antes de darme cuenta la tristeza en sus ojos había vuelto.- ¿Quieres algo de tomar? ¿Cerveza? ¿Ron? ¿Vodka? ¿Gaseosa? ¿Agua?- ofrecí todo lo que creí que había en la nevera, hasta que ella me paro. Estaba vomitando las palabras sonando como un completo idiota.

-Tomare lo que tú quieras tomar.- dijo regalándome una pequeña sonrisa, me levante del mueble para ir a la cocina y dude por un momento antes de decidir que necesitábamos algo más fuerte que cerveza. Teníamos mucho alcohol en la casa porque Aiden siempre compraba. Quería asegurarse de que si teníamos alguna fiesta repentina, estaríamos preparados. En lugar de tomar el ron, cogí también dos gaseosas. Me ayudaría a calmarme rápido y me ayudaría a dejar de actuar como idiota. Vacié las gaseosas y el ron en dos vasos porque mis nervios estaban volviendo y necesitaba hacerlos desaparecer para poder actuar relativamente normal.

-Aquí tienes. Es ron con coca cola.- le tendí la bebida y ella asintió en señal de agradecimiento mientras tomaba un sorbo. Me senté a su lado pero esta vez un poco más cerca. Tome un largo sorbo de mi bebida y pude sentir el alcohol en mi sistema nervioso. La mire y me estaba taladrando con esos ojos verdes.- Amo tus ojos.- dije sin siquiera pensarlo.

-Gracias.- me sonrió. Quería hacerla sonreír de nuevo. Quería ver esos labios rosados curvarse hacia arriba en una sonrisa. Lo necesitaba porque era obvio que me atraía y que era increíblemente hermosa. ¿Por qué estaba sentada aquí después de tenerme mirándola todo el tiempo y la otra mitad haciendo comentarios estúpidos sobre su belleza?¿Quizá se sentía atraída por mi?

-Lo siento, no soy el mejor entablando conversaciones. Es solo que…- no sabía que decir. Realmente la había cagado y tenía mucha carga en mi vida, ¿podría besarla?

-No te preocupes.- me sonrió mientras terminaba su bebida y la dejaba en la mesa de centro frente a ella. Puso una de sus piernas sobre el sofá, su rodilla tocaba mi muslo. La mire y me cruce con sus ojos de nuevo. Lamio su labio inferior y luego lo puso entre sus dientes. La deseaba. Demasiado. Quería tocar cada centimetro de su cuerpo.

-Cuéntame sobre ti.- si pudiera hacer que hablara dejaría de pensar sobre tocarla, al menos eso espero.

-No hay mucho que decir. Tengo veintidós y he vivido toda mi vida en esta ciudad.- mantuvo el contacto visual mientras me respondía. Quería que me dijera mas pero no sabía que preguntar.- ¿Qué hay sobre ti, Tyler?- dijo mi nombre tan suave que apenas pude oírlo.

-No soy interesante. Tengo veintiuno y he vivido aquí desde pequeño.- si ella se iba a basar en las respuestas sencillas yo podía hacer lo mismo. No es como si le fuera a contar toda mi historia.- No pareces de veintidós…-dije sin darme cuenta de que lo había dicho en voz anta hasta que se rio y sus ojos se entrecerraron.

-¿En serio? ¿De cuantos parezco entonces?- dijo retándome.

-No lo sé… ¿dieciocho?

-¿Por qué lo crees?

-Tus ojos.- no tenía sentido mentirme sobre su edad, quizá estaba analizando demasiado las cosas de nuevo. Supongo, había suficiente madurez detrás de sus ojos y no podía ignorarlo.

-¿Cuál es tu comida favorita?- rompió el contacto visual y puso sus manos en su regazo.

-Uh, Italiana. Conozco un buen lugar cerca de aquí y trabajo allí. Así que supongo que no es una opinión parcial.- mire por sobre mi hombro y la vi riéndose.- ¿Qué hay sobre ti?- me di cuenta de que ambos nos estábamos acercando drásticamente. Tenía mi mano sobre el mueble, casi sobre sus hombros, y ella estaba sentada con las piernas debajo de ella. Sus rodillas seguían tocando mi muslo. Solo deseaba tocarla. Mis jeans estaban causando que no tuviéramos ningún contacto con su piel y yo no podía pensar en algo mas aparte de tocarla.

-Como de todo.- se rió mientras dijo eso y yo la mire aún mas sorprendido.

-Sí, claro. No creo que alguien tan delgado como tu coma lo que le pongan al frente.- era delgada y podía ver la definición de los músculos de sus piernas y brazos. La ventana frente al sofá nos daba una vista de las luces de neón lo que hacía que su piel se viera casi traslucida. Me acerque un poco y note que tenía moretones en las piernas. ¿Cómo se los había hecho?

-¿Gracias?- rio nuevamente. Me estaba volviendo adicto a su risa, juguetona y despreocupada. Me hizo reír también.- supongo que puedo comer más que tu, el día que lo propongas. ¡Sería genial!- dijo de broma y puso su mano sobre mi pecho.

-¿En verdad?

-Sí. Supongo que soy mejor en algunas cosas de lo que tu podrías serlo.- me guiñó un ojo. Me había guiñado un ojo. ¿Que significaba eso? Mantuve el contacto visual mientras me miraba entre las pestañas. No estaba para nada lejos ahora y mi brazo estaba a un centímetro de sus hombros. Quería acercarme y tocar su piel, se veía tan tersa…

-¿Cómo que?- le pregunte sugestivamente acercándome y susurrándole en el oído.

-Déjame mostrarte.- no estaba preparado para lo que sentí cuando empezó a succionar el lóbulo de mi oreja. Me estremecí.

Los capítulos son cortos, pero si la historia es bien recibida estaré actualizando tres veces por semana.

La autora aún no ha marcado la historia como completa, así que vamos 24 capítulos atrasados, si llegamos a alcanzar a la autora empezaré a actualizar al mismo tiempo que ella. Así que vamos a ver que sale de esta historia.

Dejen reviews, ya que de ellos depende que actualize hasta cuatro veces por semana, depende de la reacción que haya.

Fechas de actualización en mi perfil al igual que el link a la historia original y el link del perfil de la autora.

Gracias por llegar hasta aquí !

Nos vemos en el siguiente capitulo c:

Kamii