Capítulo 1.

Después del Réquiem.

Mundo destruido, mundo para reconstruir.


.

.

.

Después de cientos de años creía que su corazón había olvidado como latir así, con desesperación, en cuanto escuchó el gran alboroto afuera supo que había sucedido y sus latidos se detuvieron por un segundo para luego seguir con su acelerado ritmo.

- Réquiem -

La cosa más estúpida que se le había ocurrido sin embargo no había falla alguna, perfecto como todos sus planes, era la solución más rápida y además con ello pagaría la "deuda" que se había ganado con el mundo. Ella como su cómplice estaba de acuerdo con los ideales pero no del todo con el método mas no le quedo otra opción que apoyarlo y rezar como lo había estado intentando en la capilla hasta que escuchó los murmullos de los guardias afuera, se habían enterado y el caos reinaba, al parecer nadie quería llevarle las malas noticias.

Sabía que habían pasado aproximadamente 20 minutos desde el suceso cuando escuchó a los vehículos reales regresar, las multitudes habían sido contenidas por Zero y los "rebeldes" y ahora un ambiente festivo llenaba a todo el mundo, todos menos unos cuantos, ella incluida. Ahora corría por los pasillos hacia el ala medica, algunos guardias trataron de detenerla en el camino con palabras de consuelo y diciendo que no valía la pena: era tarde.

Cuando llego Suzaku, ya sin la mascara, estaba de pie en el pasillo con expresión sombría y desesperada no parecía darse cuanta de lo que sucedía alrededor y solo se derrumbo en una de las sillas. Jeremiah solemne permanecía de pie junto a la puerta y una llorosa Nunally, de nuevo en su silla de ruedas, la miraba con ojos suplicantes como esperando respuestas, explicaciones o palabras de consuelo de su parte; que C.C no tenía para nadie... ni para sí misma.

El momento fue interrumpido cuando los médicos abrieron la puerta y con un solo movimiento de cabeza negativo dejaron claro que Lelouch había muerto. Todos los presentes trataron de procesarlo y el silencio de la sala fue llenado con un grito de Suzaku y el llanto abierto y desesperado de Nunally, mientras que el rostro de Jeremiah se desencajaba ese no podía ser el final ese no era el plan perfecto que le había contado Lelouch, los médicos cabizbajos se preparaban para retirarse cuando C.C levanto sus ojos y susurro:

- Es mentira - dijo mientras corría a la habitación y cerraba la puerta tras ella. Sabía que era inútil y desesperado pero después de cientos de años tenía permitido desquiciarse de vez en cuando ¿no?

Varios gritos desde afuera trataban de convencerla de abrir pero ella no los escuchó y se derrumbo llorando tras la puerta sin el valor siquiera para voltear al lugar donde se suponía estaba el cuerpo. Cientos, no miles de muertes contempladas y esta era la única que temía, la única que no aceptaría. Mientras tanto afuera todos se miraron confiriendo que estaban de acuerdo en que C.C se merecía ese momento y detuvieron a los guardias que se habían acercado a tratar de abrir la puerta. Esperando no sé que, nadie fue capaz de retirarse hasta que el atardecer coloreo el cielo y todos decidieron irse a descansar.

Dentro de la habitación C.C perdió la noción del tiempo y cuando el profundo silencio la regreso a la realidad por fin tuvo el valor de pararse y acercarse a la cama que estaba totalmente cubierta por una sabana, sabía que no tenía sentido tener miedo a levantar la sabana, ella había visto cadáveres antes muchas veces durante su existencia, pero no podía y no quería ver "este" cadáver, "este" hombre muerto, por que verlo sería aceptarlo y ella aun no podía hacer eso.

- Mentira... eres un mentiroso… como voy a sonreír… no importa que tan hermoso sea el mundo. No voy a poder sonreír si no estas tú.

C.C se reiría de sus propias palabras por lo cursis que eran si no fueran verdad. Calló de rodillas junto a la cama y lloró en el pecho del cuerpo bajo la sabana, mientras esta comenzaba a teñirse de rojo, hasta que perdió la conciencia y se hundió en la calidez de la tristeza… ¿calidez? …. ¿qué no se suponía que los cadáveres eran fríos? La chica sorprendida notó que su improvisada almohada se movía de arriba abajo como una acompasada y débil respiración con desesperación arrojó la sabana lejos y sacudió a Lelouch, como lo hacia esas raras mañanas en las que ella despertaba antes que él, pero con mucho más fuerza y entusiasmo. El cuerpo entre sus brazos tembló un poco y tosió sangre por lo que la chica dejo de sacudirlo y le miro estupefacta a la cara que mostraba el dolor de su dueño que abrió los ojos y se encontró con los llorosos y tristes de C.C. Ella pudo ver la confusión y alegría en los ojos violetas de su cómplice pero de pronto C.C dejo de tener el control y Lelouch fue el que la abrazo con fuerza hasta que le dolieron las heridas, varias teorías se conformaban en la mente del chico pero nada le importaba más que la mujer que tenía en sus brazos.

- Perdón por hacerte llorar- dijo Lelouch y el corazón de C.C latió de nuevo con alegría, por su voz, por sus palabras, aunque de sus labios solo salio.

- ¿Llorar? ¿Quién te dijo que yo he estado llorando? y menos por ti eres un engreído… eres un tonto… - su voz se corto y no pudo evitar llorar de nuevo-… ¿qué se supone que iba yo ha hacer sin ti? ¿cómo pudiste? …- y las palabras desaparecieron solo se abrazo a Lelouch temiendo que esto fuera un sueño o una broma de mal gusto de su cabeza.

- En verdad lo siento…yo no tengo idea de cómo… más bien ya creo saberlo, pero no importa estoy feliz de estar aquí- el joven separo a la mujer de su pecho y la miro con una sonrisa torcida que encanto y molesto a C.C que se la borro al instante con un beso que enseguida contesto gustoso el hasta hace unas horas emperador del mundo.

A la mañana siguiente todos los interesados se reunieron en la puerta de la habitación donde fue atendido Lelouch, aun nadie creía tener la suficiente fuerza para abrir la puerta y el guardia que se había quedado a cuidar la habitación tenía la cara más rara del mundo. Suzaku se sorprendió de que el hombre siguiera en su puesto pues la mayoría de los guardias, ya sea que fueron controlados por el Geass o no, habían abandonado el lugar como lo estipulaba la orden: eran libres después de la muerte del emperador demonio.

Suzaku se acerco al hombre y no fue hasta que estuvo muy cerca que el guardia notó su presencia y salto hacia la puerta con un leve sonrojo y grito:

- No pueden abrir la puerta- hablo mientras miraba confundido a su alrededor notando que él no tenía ni las mínima autoridad ni poder ante esas personas, es más ni siquiera debería estar ahí. Pero ellos se encontraban ante el que probablemente era el único guardia fiel por su voluntad a Lelouch, que aunque no formaba parte de los guardias de élite siempre trabajó en el palacio, a pesar que le era indiferente el nombre e ideales del emperador en turno, y solo conservaba el empleo por el "honor " y "tradición" familiar y claro para mantener a su familia.

o.O.o

Un día en que la seguridad del palacio brillo por su ausencia e incompetencia ese guardia había llevado a su hijo al trabajo, por que su esposa estaba hospitalizada después de dar a luz a su segundo hijo, cuando todo marchaba a la perfección notó que su hijo de 4 años no estaba donde lo dejo y corrió por el palacio desesperado por saber las consecuencias de lo que llegaría a pasar si alguien veía al niño. El joven guardia creyó ver acabada su carrera y su vida cuando vio al niño en los jardines reales jalando el faldón de la amante del emperador, C.C, diciendo:

- Tengo hambre señorita ¿ha visto a mi papí?

El hombre había escuchado atrocidades del emperador y no esperaba menos de la amante pero para su sorpresa la joven tomo con la sonrisa más grande del mundo al niño y dijo:

- ¿Tu papi?... con que no sea Lelouch por mi esta bien ¿Quieres pizza?

El niño asintió sonriendo y joven de cabello verde se lo llevó hacia la dirección que el guardia sabía era la oficina de su majestad así que corrió en otra dirección pero para llegar al mismo lugar, llegó obviamente después que la chica y pego la cabeza a un ventanal para ver lo que pasaba dentro de la habitación. Sorprendido notó que el niño no estaba, solo estaban la mujer comiendo pizza en el sillón y el emperador revisando su ordenador en el escritorio, de pronto la C.C hablo:

- Lelouch ¿te gustan los niños?

El aludido levanto de inmediato la cabeza extrañado por la pregunta y el tono de la bruja.

- Por que a mí si ¿sabes?- dijo juguetona colocando su mano estratégicamente en su vientre provocando la palidez del joven emperador- y aquí tengo uno… espero que no te moleste- agrego al final con un tono de voz realmente suplicante.

Cuando el joven emperador estaba a punto de desmayarse salio de atrás del sillón el pequeño niño con ojos brillantes y corrió al escritorio sonriendo inocentemente pregunto.

- ¿Verdad que no le molesto? ¿Verdad que me dará pizza?

Los ojos miel del pequeño se encontraron con los sorprendidos púrpuras que pasaban de la sorpresa al enfado pero no con el pequeño sino con C.C, cuando Lelouch le devolvió la mirada al niño esta era cálida y dijo:

- C.C los niños me encantan, y tu pequeño puedes comer toda la pizza que quieras- el niño corrió alegre al sillón con C.C y comenzó comer, mientras C. C reía por su victoria y preguntada de forma sexy pero discreta a Lelouch.

- ¿Enserio no te molestaría?

El emperador contestó serio pero sincero.

- Claro que no, pero sabes que...

C.C abrió los ojos con sorpresa no solo por las palabras de Lelouch sino por que notó al hombre en la ventana que aunque vestido como guardia no debería estar ahí, en cuanto volteo el emperador el hombre se llenó de miedo, pero Lelouch solo abrió la ventana y pregunto despreocupadamente:

- ¿Es tuyo?

El guardia asintió mecánicamente mientras el niño corría a abrazarlo aun con un triangulo de pizza entre los dientes, de boca del llamado emperador demonio solo salio:

- Obedece tus órdenes que no se vuelva a repetir-dijo Lelouch con un tono diferente y voz autoritaria como si de pronto hubieran cambiado la persona frente a él, pero el guardia ya había visto al verdadero emperador hace un momento y la actuación no le convenció del todo.

Al final el guardia solo pudo preguntarse como un par de adolescentes, tan amables y despreocupados podían autoproclamarse "demonios enemigos del mundo" y de donde habían salido todas esas historias exageradas. Desde ese día el guardia guardaba, no lealtad a un emperador sino simpatía por un hombre, por lo que como parte del personal de bajo rango solía viajar con el emperador y este viaje no fue una excepción. Cuando se enteró de la muerte del emperador a altas horas de la noche sintió genuina tristeza y se dirigió al ala medica que solo era vigilada por tres hombres que de hecho pretendían retirarse y le dijeron que no era necesario fingir, los hombres se despidieron de él con una palmada en el hombro diciendo:

- Pero no entres ahí, la amante del demonio se desquicio y se encerró con el cadáver- la voz se escucho lejana mientras se extendían las risas de los otros hasta dejarlo todo de nuevo en silencio.

La penumbra de pasillo no le importó y se quedó a hacer guardia frente a la puerta sin obligación alguna sumido en tristes pensamientos hasta que creyó escuchar susurros dentro de la habitación y estos se convirtieron poco a poco en sonidos que le hicieron sonrojarse y creer que estaba loco pues una persona "sola" en una habitación no podía ser lo que escuchaba.

o.O.o

Y así estaba todo hasta que llego la mañana y las tres personas que estaban frente a él, lord Jeremiah, la princesa Nunally y lord Kururugi -¿qué no estaba muerto este ultimo?- pretendían abrir una puerta que por lo que escuchó anoche no debía ser abierta o no por lo menos no sin tocar.

Pero nadie necesito tocar, la puerta se abrió sola y de ella salio una sonriente C.C y de tras de ella un saludable Lelouch que los miro sorprendido.

- No me esperaba que estuvieran aquí –dijo el entre la sorpresa y la risa.

- Yo apostaba a que si- hablo C.C - pero no te preocupes no estuvieron aquí "toda la noche".

- ¿Pero cómo?...¿ayer los médicos? – dijo sorprendo Suzaku, mientras una risa ronca de Jeremiah llenaba la estancia y Nunally recibía sorprendida un abrazo de su hermano.

- ¿Tu sabías C.C-san? – preguntó la princesa, la aludida negó con la cabeza y una sonrisa.

- Yo soy el de los milagros aunque esto no estaba en mis planes- dijo Lelouch alegre, pero cambio su tono a serio- no debemos estar aquí es mejor hablar en un lugar seguro - dijo Lelouch notando la presencia del guardia, pero se relajo en cuanto notó su identidad.

Todos comenzaron a avanzar para salir del lugar, solo volteo Lelouch y miro al guardia a los ojos.

-¿Puedo pedirte que olvides esto George?

El joven guardia sorprendido de que el emperador supiera su nombre, y sobre todo de que estuviera vivo, se sobrepuso y contestó con una sonrisa.

- Yes my lord... ¿sabe?... creo que debo ir a buscar un nuevo trabajo- dijo el hombre volteado para salir en dirección contraria a la distinguida comitiva que Lelouch se dispuso a alcanzar.

- ¿Que fue eso?- preguntó Suzaku – ¿usaste el Geass?

- No- respondió con simpleza y algo más que Suzaku no pudo descifrar-debemos hablar Lelouch di Britania a muerto, el enemigo del mundo desapareció y yo… ¡quiero vacaciones! pero hay muchas instrucciones que dejar antes de eso ¿no crees?

Suzaku le miro entre confundido, enfadado y alegre; el plan ya no importaba pues todos estaban realmente felices con los resultados, ahora el mundo estaba listo para reconstruirse.

Notas: creo al final quedo OoC pero no importa. Reviews por favor por que quiero continuar con esta historia pero espero sus críticas y opiniones. Gracias por leer.

Editado.

Hola de nuevo, aquí editando este fic después de AÑOS, no habrá cambios en la historia solo arreglare lo que pueda de la redacción y ortografía. Esta historia aun me saca muchas sonrisas, ame escribirla y ustedes los lectores me hicieron ameno el camino, solo les recuerdo que esto no era / ni es serio, es una total locura y me divertí mucho escribiéndola y espero que ustedes también al leerla.