Capitulo 6: Los Gemelos Y El Desierto.

Kovu y Vitani siguieron caminando por la pradera hasta llegar a un límite del que después no había nada, más que arena y tierra seca e infértil.

"Creo que es aquí, el desierto de los espejismos". Dijo Kovu tragando saliva.

"Sera mejor que sigamos". Dijo Vitani avanzando.

"Claro".

Pasaron varias horas después de que vieran a la primera roca cuadrada.

"Esta debe ser la primera, ya solamente nos faltan seis".

"Solamente…". Se quejaba Vitani.

"Hay que seguir".

"Pero Kovu… Estoy cansada".

"Oye… no te quejes, tú fuiste la que quiso venir, en primer lugar".

"Está bien, está bien… sigamos".

Kovu rio entre dientes. Siguieron caminando por varias otras horas, se encontraron con la segunda roca, pero después de esta ya empezaba a oscurecer.

"Kovu, ya está oscureciendo". Señalo Vitani preocupada

"¿Y?". Contesto Kovu despreocupado.

"¡Y!, que sabes que los desiertos son peligrosos por la noche ".

"Está bien… mira ahí está la tercera roca, podemos quedarnos ahí y mañana continuamos".

"Está bien, pero no dormiré tranquila ahí". Respondió Vitani con duda.

"Es lo mejor que hay, además, yo hare guardia, tú no te preocupes". Kovu también tenía una forma fácil de convencer a los demás, y era su encantadora sonrisa, a la que puso en práctica con Vitani.

"Bueno… Vamos". Contesto Vitani convencida

Vitani estaba muy cansada pero al saber que descansaría en la tercera roca, acelero el paso, incluso dejo a Kovu atrás un momento.

"¿No que estabas muy cansada?". Pregunto Kovu llegando poco después.

"Yo solo quería llegar a descansar". Contesto Vitani, quien estaba junto a la enorme roca.

"Bueno… Descansa bien, porque mañana continuaremos".

"Está bien". Contesto Vitani a regañadientes.

Esa noche ambos, incluso Kovu durmieron profundamente, puesto que habían caminado todo el día.

Al día siguiente…

Kovu recién despertaba y dejo salir un gran bostezo, cuando abrió los ojos, rápidamente vio acurrucado junto a él a un pequeño cachorro de león dormido profundamente, iba a despertar a Vitani, pero luego vio a otra pequeña leona que dormía plácidamente al lado de Vitani.

"Hey, Vitani". Le susurro Kovu a Vitani.

"¿Qué pasa?". Vitani estaba adormilada.

"¡Mira!". Kovu señalo al pequeño león a su lado.

"¿Pero qué…? Aquí hay otra". Señalo a la leoncita a su lado.

Kovu solo levanto los hombros.

"¡Oye pequeño, despierta!". Kovu movió un poco al pequeño.

"¿Papa?". El pequeño león seguía adormilado, y cuando se aclaró su vista vio a Kovu frente a él, rápidamente salto hacia atrás. "¡Hey!, tú no eres mi papa". Grito el cachorro.

"Si, de eso estoy seguro". Contesto Kovu.

"¡Oye Jeuri! ¡Despierta!, ellos no son nuestros padres".

"¿Eh?". En ese momento la leoncita que estaba junto a Vitani despertó. "Si, es cierto, pero… ¡donde están papa y mama!". Grito asustada.

"Oigan cálmense". Exclamo Vitani con intención de calmarlos.

"Perdón… es que perdimos a nuestros padres hace unos días y pensamos que eran ustedes". Respondió el pequeño león asustado.

"¡Calma! ¡Calma!, ¿Cómo se llaman?". Pregunto Vitani.

"Yo soy Jasiri, y ella es Jeuri, mucho gusto". Dijo el pequeño león.

"Mucho gusto, y soy Kovu, y ella es mi hermana Vitani". Respondió Kovu.

"Ahh, ustedes también son hermanos". Pregunto Jasiri.

"Si, así es ¿Ustedes son hermanos?". Respondió Vitani.

"Uhh… Vitani… Son mellizos". Dijo Kovu.

"Claro, lo siento, ese mechón en tu cabeza me confunde…". Vitani se quedo mirando a Jasiri fijamente un rato.

"¿Ustedes no han visto a nuestros padres?". Pregunto la pequeña Jeuri despertando a Vitani.

"No… no vimos a nadie". Contesto Kovu.

"¿De dónde vienen?". Pregunto Vitani.

"Venimos de la selva de Kazim, nuestros padres nos sacaron de ahí con mucha apuración hace dos noches, y después de eso no recordamos nada". Respondió Jasiri tratando de recordar.

RETROSPECTIVA.

En una tranquila noche en alguna parte de la selva de Kazim, una manada de leones dormían tranquilos en una cueva, entre ellos sus dos reyes; un gran león de melena oscura y piel dorada, y una hermosa leona de pelaje color crema, junto a ellos estaban Jasiri y Jeuri, todos dormían tranquilos, pero entonces…

"¡Majestad!". Grito una pequeña ave despertando a los reyes.

"¿Qué pasa Tume?". Respondió el rey asustado.

"¡Invasores, nos tomaron por sorpresa!". Contesto Aki asustado y agitado.

"¡¿Qué?". Exclamo el rey asomándose por la cueva.

Afuera vio una enorme columna de fuego, leones y leonas gritando, y a una figura negra posada sobre una roca. Bajo las patas del rey estaba Jasiri mirando aterrorizado.

FIN DE LA RETROSPECTIVA.

"Eso es todo lo que recuerdo… después de eso despertamos en la orilla del rio, y hemos caminado hasta aquí desde entonces". Termino de decir Jasiri. "No… no sé qué paso con nuestros padres". Una lagrima escapo por su ojo. "Debemos volver a la jungla". Grito el pequeño limpiándose la lagrima".

"Bueno… Nosotros nos dirigimos a la jungla de Kazim, podemos llevarlos si quieren".

"¿En serio?, ¿Harían eso por nosotros?". Pregunto Jeuri emocionada.

"Claro, no hay problema. ¿Qué crees Kovu?". Pregunto Vitani.

"No lo sé Vitani… No sería fácil cuidar a estos cachorros". Respondió Kovu dudando

"Kovu míralos… son tan pequeños y están perdidos… Si los dejamos aquí morirán". Vitani tenía poderosos poderes de persuasión, puesto que siempre obtenía lo que quería, y Kovu estaba consciente de ello.

"Está bien Vitani… tu ganas… otra vez". Vitani rio entre dientes y llamo a los cachorros mientras Kovu empezaba a caminar.

"¡Vámonos niños!". Vitani llamo a los pequeños que corrieron detrás de ella.

"Como lo haces". Le pregunto Kovu a Vitani sobre sus poderes de persuasión.

"Es un don". Contesto Vitani presumiendo.

Siguieron caminando varias horas y llegaron a la cuarta roca, pero Jeuri estaba muy cansada y cayó al suelo desmayada, posiblemente por el cansancio.

"¡Jeuri!". Grito Jasiri llamando la atención de Kovu y Vitani, que iban adelante, rápidamente acudieron a ayudar.

"Esta desmayada, posiblemente por falta de agua. ¿Hace cuanto que no bebe agua?". Le pregunto Kovu a Jasiri.

"Como… un día… creo…". Contesto Jasiri preocupado.

"Hay que encontrar agua, y rápido… yo la cargare, ay que apurarnos". Kovu subió a Jeuri en su espalda sin dificultad, y se apresuraron a llegar al oasis más cercano.

Pasaron como hora y media, hasta que finalmente se podía ver a lo lejos a un verde oasis en medio de las secas dunas del desierto.

"¡Mira!". Grito Vitani señalando al verde lugar.

"Parece un oasis". Contesto Kovu deteniéndose un momento.

"¿Tu también lo ves?". Pregunto Vitani que estaba muy cansada y agitada.

"Si… no creo que sea un espejismo, hay que ir a ver que es".

Todos aceleraron el paso para llegar al misterioso lugar, Jasiri iba al lado de Jeuri, quien iba dormida sobre la espalda de Kovu.

"No te preocupes hermana, ya casi llegamos… resise un poco más".

Cuando por fin llegaron, Kovu corrió a pones a Jeuri al lado del lago, y con una hoja le dio agua, poco a poco, Jeuri despertó.

"¿Por qué me miran todos?". Pregunto Jeuri abriendo los ojos.

"Nos diste un gran susto Jeuri". Respondió Vitani.

"¿En serio? ¿Por qué?". Pregunto Jeuri otra vez.

"Olvídalo… solo descansa, tendremos que seguir mañana con el viaje". Dijo Kovu.

"Está bien". Vitani y Kovu se retiraron y Jasiri se acurruco se durmió rápidamente al lado de su hermana.

"Se ven lindos, ¿No crees?". Dijo Vitani mirándolos desde lejos junto a Kovu.

"Si… se ven muy lindos". Respondió Kovu bostezando. "Buenas noches Vitani".

"Buenas noches Kovu".

Finalmente todos se quedaron dormidos.

Mientras en la selva de Kazim Shetan miraba atento hacia el desierto, cuando un león llego a darle una noticia.

"Señor, buscamos a los príncipes, pero no encontramos nada".

"Pues busquen otra vez".

"Pero señor… solo son niños lo más posible es que escaparan al desierto, nadie ahí sobreviviría". Contesto el león.

"Prefiero no arriesgarme, ahora ¡Busquen a esos cachorros!, no cometeré el mismo erros dos veces". Le grito Shetan al león.

"S-si señor". El león se fue corriendo, poco después llegaron Tayari, Hamu y Gizen.

"Padre, nos informan que el estado de la hija de Simba es cada vez peor". Le informo Tayari a su padre.

"¿Pero?". Exclamo Shetan sabiendo que había una mala noticia.

"Pero… Uhmm…". Dijo Tayari con temor.

"Pero que, Tayari".

"Pero… nos dijeron… que…un príncipe está en camino para… para enfrentarte". Respondió Tayari algo nervioso.

"…". Shetan solo suspiro. "Era de esperarse".

"¿Hay algo que podamos hacer padre?". Pregunto Hamu ingenuamente.

"Si… Hay muchas cosas que podrían hacer, Hamu, pero puesto que no serian capaces de casi nada… Solo quiero que pongan a leones en los límites de la selva, y que si ven a un león no identificado… ¡MATENLO!". Dijo siniestramente Shetan.

"S-si padre". Respondieron temerosos los tres.

"¡Ahora vayan!". Los tres salieron corriendo.

Continuara…