Sobreviviré.

Prólogo.

Estaba tirada en el suelo rodeada por las llamas que amenazan quitarle la vida. Ella ya no tenía esperanzas de seguir viviendo. Ni siquiera la imagen de su mejor amigo le daba fuerzas de seguir. Respiraba con dificultad, quería que todo acabara de una buena vez.

SANA-CHAN.- Grita el ojiazul. Estaba espantado. No lo soportaba más. Corrió a buscarla y escuchaba las voces de su manager, de Rei, de Asako y del director.

No le importaba. Tan solo quería salvarla. Entró a la mansión y sintió su respiración disminuir poco a poco. Él no podía darse el lujo de ser un cobarde viendo como la persona que amaba moría allí. La localizó en el suelo. Estaba a punto de llegar cuando un sonido lo puso alerta y luego todo se volvió oscuridad. Solo se escuchaban los gritos agonizantes de los testigos de la escena.

Ya no habría película, ya no habría alegría, ya no estaría ESA PERSONA con vida.

(…)

En la casa de los Hayama, había un silencio sepulcral. No se sabía por qué. Natsumi preparaba la cena en silencio. Akito estaba dormido y su padre estaba leyendo el periódico. Escuchan el grito de la voz del muchacho menor y tanto su hermana como su padre suben a su habitación.

Akito, ¿qué te sucede?- Abre la puerta preocupada su hermana. Vio al chico respirando entrecortadamente. Podía jurar que estaba sudando frío.

N-No es n-nada…- Dice a penas audible. Tenía un mal presentimiento. Volvió a tener esas pesadillas de su pasado y vio a aquella chica que el tanto amaba. Soñó que ella gritaba pidiendo ayuda. Que lo necesitaba.

¿Seguro?- Pregunta su padre.

S-Sí… Creo que pescaré un resfriado…

¿Quieres estar con nosotros abajo?- Pregunta Natsumi.

… Bajaré enseguida…- Dice apartando la mirada.

Cuando bajó escuchó la televisión hablando de la película que "ella" estaba filmando en las montañas, "Mizu No Yakata". Corrió al escuchar un grito ahogado por parte de su hermana. Al ir a la sala, su padre estaba pálido y su hermana en shock cubriéndose la boca con ambas manos. Fijó su vista en el televisor y vio el sector COMPLETAMENTE CUBIERTO POR LAS CENIZAS.

"Comunicamos que la película "Mizu No Yakata" no se verá realizada debido a los acontecimientos que suponen ser obvios.- Dice la locutora mostrando el lugar.- Al parecer… Cuando comenzaron a grabar la última escena hubo un problema en la estructura de la mansión llevada a la destrucción por las llamas. Hubo pocos heridos lo cuales eran: Kawai Takamitsu (actor), Kurumi Asako (actriz), Ono Mikio (director de la película) y Sagami Rei (manager de la actriz Kurata Sana).- Akito palideció.- Me temo que hay malas noticias… Sagami Rei se encuentra en estado de coma y los demás heridos poseen quemaduras graves, pero ojalá que no sean incurables… Bueno… Pasemos al momento más difícil… Al parecer… la actriz Sana-chan, quien según los testigos, tenía una fractura es su pierna izquierda que le provocara difícil el poder caminar y debido a estos acontecimientos no logró levantarse al tratar de salir de la mansión.- La familia parecía shockeada ante lo que oían en la pantalla.- Kamura Naozumi trató de ir a salvarla, pero resultó que la estructura no resistió y cayó encima de ambos jóvenes. Sagami-san sin poder creerlo y unos cuantos más se acercaron al impacto lo que provocó a estos hechos… En resumen: Kamura Naozumi está desaparecido, ya que no se encontraron sus restos y Kurata Sana…- El muchacho de mirada casi dorada estaba a punto de darle un ataque de nervios.- Falleció al instante. Así concluimos las noticias.

Silencio. A Natsumi se le resbalaban las lágrimas. El padre de ambos niños tenía su mirada fija en su hijo, quien tenía la vista perdida en el suelo. ¿Muerta? ¿ELLA? NO, NO PODÍA SER VERDAD.

Akito…- Trató de decir Natsumi con voz ahogada.

Es MENTIRA…- dice apenas audible interrumpiéndola, aun con la cabeza gacha.

Sabemos que es difícil…- posó su mano en su hombro.

ES MENTIRA.- Gritó con la voz quebrada. Salió corriendo de allí.

No podía ser verdad. Era mentira. UNA VIL MENTIRA. Seguía corriendo sin ver su camino. No supo cuánto tiempo estuvo corriendo sin detenerse. Sin aire, cayó al suelo tratando de calmar su respiración agitada. Notó que una sombra estaba parada frente a él. Alzó la vista y vio a una mujer que él conocía muy bien. Era "igual" a ella. ¿No era obvio? Era su hija de todos modos, no tenía nada de que sorprenderle que Sakai Keiko, la verdadera madre de su querida amiga.

S-Sana… E-Es mentira… E-Es U-una mentira, ¿Ve-Verdad?- Tartamudeó el chico. Los ojos de Keiko estaban llenos de lágrimas al ver a ese pobre niño en ese estado. Se arrodilló a él y acarició su mejilla.

Me temo que no es mentira…- Dijo en un susurro.- Pero siempre supe que en tu mirada la querías más que a una amiga…

Hayama la miró y bajó su vista al suelo nuevamente. No quería creerlo. Aquella mujer solo lo abrazó. No podía hacer otra cosa. Ella lloraba, y el no sentía más que dolor y odio. Sus ojos perdían brillo esa tarde. Nunca en su vida… volvería a ser el mismo, aunque tuviera el recuerdo de ella en el rostro de su madre. Su mirada se tornaba cada vez más nula. Incluso más cruel que aquella vez que se sentía odiado a su alrededor. La había perdido, y no la recuperaría… O eso pensaba, ya que el Destino puede ser travieso.