Dejo claro que los personajes no son míos y la historia es una adaptación de un relato erótico.


IMPORTANTE

he recibido un Review anónimo bajo el seudónimo "silvia" insultándome no solo a mi sino también a la verdadera autora de la historia y a todas mis lectoras, tachándonos de Enfermas y muchas otras cosas mas, por el hecho de que nos encante este fic. (obviamente que borre su comentario).

"silvia" si tanto te molesta el tema en el que gira toda la historia eso tenia facil solución: IGNÓRALA. nadie esta obligado a leer nada que no quiera, y en el resumen inicial hay una muy clara advertencia sobre lo que van ha encontrar si entran. pero te hago una pregunta; si tanto te molesto porque es una aberración y tal y cual, ¿por que lo leíste eh? porque te recuerdo que comentaste el cap 2 osea que tuviste que haber leído el 1. antes de insultar a los demás aprende a conocerte a ti misma porque nosotras no tenemos la culpa de que seas una perra frígida, para los gustos los colores. y a ver si eres un pelin mas lista y aprendes a separar la ficción de la realidad. y aprende un poquito de "Lady Alizee" que aunque la historia tampoco es de su total agrado a sido de lo mas respetuosas expresando su opinión, porque ella si que respeta el echo de que no todo el mundo comparte sus gustos en lo sexual.

ESTO NO ES MAS QUE UN RELATO ERÓTICO, SI NO TE GUSTA IGNORALO SI ASI LO QUIERES PERO NO VENGAS AQUI A INSULTARNOS POR NO SER IGUAL DE FRÍGIDAS QUE TU.

y esto va para todas: se que estos temas no son del agrado de todo el mundo y por eso deje las cosas claras en un principio para que a nadie le pillara de sorpresa.


En la cena Bella no tocó el tema de ir a dormir a la casa de una amiga, estaba muy cansada y encima tenía que aguantar las miradas de Edward. Al terminar de comer fue a su cuarto a dormir, se puso el pijama, un pantaloncito y una remera manga larga de algodón y se acostó. En un segundo estaba profundamente dormida. No supo cuanto durmió pero todavía era de noche cuando sintió que la sacudían. Se dio vuelta y abrió los ojos, pudo distinguir que era su padrastro.

-No...Para-fue lo primero que se le ocurrió decir, pero Edward la miró con una sonrisa maligna y le dijo que bajara a la cocimiren quienna. Bella pensó que era mejor hacerle caso, estaba sola con él y no quería terminar llena de moretones. Bajó restregándose los ojos, somnolienta, y al entrar a la cocina vio a cuatro hombres sentados en la mesa contando a su padrastro-…


-Ah, pero está aquí, la reina de la casa-dijo Edward sonriente y todos comenzaron a reír. Edward

Estaban sentados en la mesa jugando a al póker, eran compañeros de trabajo, los conocía pues ya habian venido varia veces antes, todos vestían camisa y corbata. Y evidentemente estaban medio borrachos por su alegría y su cara colorada-.

-Pero que linda estas Bells-dijo Carlisle mirándola de arriba abajo.

Bella no respondio, estaba quieta mirándolos, todavía sin despertarse del todo y sin entender que hacía allí. Ella sabía que al menos dos veces por mes Edward traía a sus amigotes a casa para jugar a las cartas y emborracharse-.

-Sírvenos unos tragos de whisky, y tráenos algo de comer-le dijo Edward tajantemente, los otros solo sonrieron y siguieron jugando.

Bella entendió que la había llamado para hacerle de sirvienta. Fue hasta la mesada y sirvió cuatro vasos de whisky, agarró una bolsa de papas fritas y las llevó a la mesa. Las dejó allí, todavía medía dormida-.

-Gracias preciosa-le dijo Emmett dándole una cachetada en el trasero.

Bella se sorprendió, pero no dijo nada por miedo a las consecuencias. Luego fue hasta la mesada y se sirvió un vaso de gaseosa. Se apoyó en sus manos y quedó mirando como jugaban, y le parecía tan aburrido que poco a poco se iba quedando dormida-.

-Che Edward, la nena se está quedando dormida- Edward la miró y evidentemente estaba con los ojos casi cerrados.

Edward se levantó y agarró una cerveza de la heladera, agarró a Bella de la mano y la sentó en una silla a su lado. Edward estaba sentado en la cabecera de la mesa, y le dijo a Bella que les sirviera. Ella sirvió los vasos, pero notó que había cinco-.

-Sírvete vos también y toma, a ver si te despiertas-le dijo Edward medio enojado, con un cigarrito colgando de la boca.

Bella no quiso contradecirlo, solo quería que terminaran para irse a dormir, así que se sirvió un poco de cerveza y la fue tomando a pequeños sorbos. Al principio no le gustó para nada, pero se la aguantó y siguió tomando para que su padrastro no le dijera nada-.

-Anda a buscar otra a la heladera-le dijo Edward al rato, pero ella todavía no había terminado su vaso. Cuando trajo la cerveza Edward empezó a servir, y llenó el de ella hasta arriba-.

-¿Pero ella toma alcohol?-preguntó carlisle. Edward sonriente dijo "la nena toma de todo". Los demás rieron, Bella se puso colorada y agachó la cabeza. Edward miró a Bella y le dijo-.

-Tómatelo todo de un trago- Bella lo miró sorprendida, no iba a poder tomarse todo ese vaso, y menos de algo que no le gustaba mucho.

Los demás empezaron a decirle "bebe, bebe, bebe" a coro. Bella no tuvo más remedio que tomárselo, le costó mucho, el vaso era grande, pero se lo terminó todo, y solo chorreó un poco de cerveza por sus labios-.

-¡Bien!, ahora otro-Bella ya se sentía medio mareada, se negó pero Edward llenó el vaso y se lo inclinó en la boca. Bella se vio obligada a tomarlo, chorreándose todo el cuello con cerveza. Los otros reían al verla haciendo esfuerzo por tragar todo-.

-¿Y whisky toma?-preguntó Jasper. "Por supuesto" dijo Edward sirviendo una medida y dándosela a su hijastra. Bella que ya estaba medio mareada lo agarró y se lo tomó de un saque, poniendo carita de asco al sentir lo fuerte que era la bebida. Todos aplaudieron al verla, Bella sonrió satisfecha de sí misma, porque estaba ya borracha y porque era el centro de atención, y eso le gustaba.

-¿Cuantos años dijiste que tenía?-preguntó Carlisle. Edward contestó orgulloso "dieciocho añitos recién cumplidos".

Los amigotes de Edward seguían tomando cerveza y whisky, y todos incluso Edward ya estaban tan borrachos que ni siquiera podían parar. Le dieron otro vaso de cerveza a Bella, y ella lo agarró y se lo tomó como si fuera agua-.

Al rato ya la estaba haciendo tomar cerveza y whisky a tragos enormes, y ella ya estaba completamente borracha, se reía de cualquier cosa y tenía los ojos rojos y la nariz colorada. "Pero que linda que eres", "que hermosos ojos" y otras cosas más le decían los amigos de Edward. Bella solo sonreía inocentemente y se sonrojaba.

-Che Edward, que linda pendeja, va a ser una perra cuando crezca-dijo Emmett y todos rieron. Edward también rió, pero agregó: "Ya es toda una perrita, ¿quieren ver?" y dicho esto agarró a Bella y la subió a la mesa. Ella como ya no respondía de sí misma apenas se dio cuenta de que Edward la subió dejándola sentada en el centro de la mesa-.

-A ver nena...sácate un poco de ropa-dijo Edward.

Bella lo miró, lo veía doble, y apenas entendía lo que le decían. "Sácate algo" decían los demás a coro y riéndose. Bella no entendía nada, ya ni sabía donde estaba. No sabía porque pero se paró en la mesa y trató de mirarlos, aunque solo veía figuras borrosas que le decían que se sacase ropa. Ella tenía calor, estaba sofocante, y sin dominar sus actos agarró los botones de la camisa del pijama y comenzó a desprenderlos-.

-¡Eso bombón!-le gritaban los hombres al verla sacándose la camisa. A Bella le costo desabrocharla pero lo logró y se la sacó, quedando en una musculosa blanca ajustada que hacia resaltar sus grandes pechos-.

-¡Mierda!..¡pero que tetas tienes nena!-grito Jasper, todos estaba asombrados al ver los dos bultos ajustados en la musculosa de Bella, y más porque Bella no tenía sostén y sus pezones estaban erectos, marcándose terriblemente. "¡El pantalón!", comenzaron a gritar. Bella seguía sin entender que hacía sacándose ropa, su cabeza le daba vueltas.

-Me parece que la voy a tener que ayudar-dijo Edward. Se paró dificultosamente y tambaleándose agarró el pantalón del pijama de Bella y lo tiró hacia abajo. Bella casi se cayó de la mesa el sentir el tirón. Escuchó aplausos, ni se había dado cuenta de que había quedado solo con las bragas blanca puesta-.

-¡Ooooh!...¡que culo!- Carlisle al ver la perfecta y redondita cola de Bella.

Bella se sentía mareada y no entendía que estaba haciendo, escuchaba silbidos y gritos, risas y palabrotas, como "que fuerte que está la nena" o "¿estás seguro de que tiene dieciocho?". El alcohol más la situación de ver a una niña con semejante cuerpo hacía que todos comenzaran a excitarse. Edward se levantó y agarrando a Bella como un muñeco la puso en cuatro patas sobre la mesa.

-¿Quieren ver como gime la cachorrita?-preguntó Edward sonriente a sus amigos.

Ellos lo miraron confundidos, no sabían lo que se pretendía Edward. Él no hizo caso, estiró su brazo y comenzó a acariciar la espalda de Bella. Ella estaba tan cansada que apoyó la cabeza en la mesa dejando su cola en pompa. Edward lentamente bajó su mano hasta la cintura de la nena, ella no decía nada, luego bajó su mano hasta su cola y apretó las nalgas, las masajeo y jugó con ellas.

Bella comenzó a emitir unos leves gemidos. Los amigos de Edward miraban asombrados, a pesar de que estaban borrachos no se esperaban ver a Edward manoseándole el culo a su hijastra. Edward siguió con su toqueteo, bajó su mano hasta la entrepierna de la nena y comenzó a frotar la bombacha de Bella, justo en su vagina.

-Mmmmm...mmmm- Bella gemía cada vez más fuerte, se había olvidado por completo que estaba arriba de una mesa rodeada por cuatro hombres y encima ni se daba cuenta que esa sensación placentera era su padrastro metiéndole mano entre las piernas. Edward poco a poco le fue bajando las bragas hasta dejarle la cola descubierta. Luego siguió metiendole mano-.

-Mmmm...aaaaaaahhh...aahhh-los jadeos de Bella eran enloquecedores, Edward le metia lentamente dos dedos en su coñito, metiéndolos y sacándolos. Bella medio dormida y medía despierta jadeaba de placer-…

-¿Vieron?, está toda mojada mi nena...es flor de putita-decía Edward mientras le seguía mandado dedos. Bella estaba ya totalmente lubricada y los dedos de Edward la estaban haciendo gemir dulcemente. Los demás no salían de su asombro, pero no podían evitar calentarse con la escena-.

-Aaaahhh- Bella emitió un largo suspiro cuando Edward sacó sus dedos y se levantó. Fue hasta la cocina y trajo un pepino pequeño. Luego agarró y lo puso en la mano de Bella. Ella instintivamente lo agarró aun sin saber que era. Luego Edward guió su mano hasta su coño e hizo que poco a poco se lo metiera dentro. Bella comenzó a jadear nuevamente, el pepino no era grande y le proporcionaba placer sentirlo dentro. Edward movió la mano de Bells haciendo que se penetre, luego la soltó y Bella sola comenzó a penetrarse con el pepino.

-Aaahh...aahhh...aahhhh-todos comenzaron a tantearse los bultos viendo a la pequeña rubia metiéndose un pepino en el coño. Bella seguía y seguía, y estuvo un buen rato jadeando hasta que Edward agarró y la dio vuelta dejándola acostada boca arriba sobre la mesa. Le sacó las bragas del todo y le puso de nuevo la mano sobre el pepino que tenía incrustado en la concha. Bella siguió metiéndoselo, solo le importaba seguir dándose placer. Abrió sus piernas y comenzó a meterse y a sacarse el pepino jadeando cada vez más fuerte.

-Miren las tetazas que tiene mi nena-dijo Edward levantándole la musculosa a Bella hasta el cuello, dejando sus grandes pechos al aire. Bella ni se dio cuenta de esto, solo seguía metiendose el pepino. Los demás no podían creer lo fuerte que estaba la pequeña Bella, con tan solo dieciocho añitos tenía un cuerpo fenomenal y encima les estaba dando un espectáculo increíble-.

Todos estaban sentados mirándolas embobados, incluso Edward. Uno de los amigos de él no aguantó más, se abrió la bragueta y sacó su polla para luego comenzar a masturbarse. Los demás al rato hicieron lo mismo, comenzaron a masturbarse mientras miraban a la nena pajeándose. Todos ellos tenían pollas considerables, gruesas y largas. Se pajeaban mientras tomaban cerveza o whisky y fumaban puros viendo el espectáculo.

-¡Aaahhh!...¡aaaahh!...¡aaaaaahhhh!- Bella comenzó a retorcerse encima de la mesa, estaba a punto de tener un orgasmo. Ellos veían como se arqueaba y gemía fuertemente, clavándose el pepino rápidamente-…

Cuando Bella acabó quedó suspirando con los ojos cerrados, casi dormida. Edward se paró y se acercó a la cabeza de Bella, la movió y cuando vio que ella solo ronroneaba comenzó a meterle mano. Se abalanzó sobre sus tetas, masajeándolas mientras se masturbaba.

-¿Ustedes no quieren tocar?-les dijo Edward con una sonrisa. Sus amigos no dudaron en pararse y lanzarse sobre ella. En un instante le sacaron la ropa dejándola completamente desnuda. Los cuatro hombres comenzaron a manosearla, unos sobaban sus pechos, otros frotaban sus piernas o le masajeaban la vagina-.

-Mmmm...aaahhh...mmm- Bella gemía suavemente ante los sobes que le daban. Creía que estaba soñando, pero en realidad cuatro hombres le estaban metiendo mano. Edward acercó su boca a la de ella y comenzó a besarla. Ella le correspondía, entrelazaban sus lenguas como dos enamorados. Los otros se dedicaban ahora a chuparle las tetas, lamiendo y mordiendo especialmente los pezones duros de la rubiecita-.

-Mmmm…¡aaahhh!...¡aaahhh!-jadeó ella cuando Emmett se dedicó a chuparle la concha, penetrándola con su lengua. No había parte del cuerpo de Bella que no fuera lamida o chupada, se turnaban para lamerle la concha o las tetas, también para besarla. Estaban tan borrachos que ni sabían que estaba haciendo una orgía con una niña de dieciocho años. Bella no sabía que estaba haciendo, solo sabía que estaba recibiendo mucho placer y solo eso le importaba-.

-¡Aaaahhh!...¡aaaahhh!-la levantaron un poco las piernas y ahora le lamían el ano y la concha simultáneamente, y ella no podía dejar de jadear, si es que las lenguas que pasaban por su tierna boca la dejaban. Sus tetas estaban brillantes de saliva, y sus pezones durísimos de la excitación. Al rato ya le estaban metiendo tres dedos en cada agujero, y se escuchaban comentarios como "ésta pendeja esta super abierta", "mierda, que tetas más duras" o "parece una perrita en celo". Edward solo sonreía, sabía que la actitud y el estado de Bella eran su creación-.

-Miren como le gusta esto-dijo Edward agarrando su polla y colocándola en los labios de Bella. Con solo presionar un poco, Bella abrió los labios y se la engulló hasta la garganta. Edward comenzó a culearle la boca con lentos bombeos y ella la recibía gustosa. Los demás no lo podían creer y se acercaron a la cabeza de Bella para que también se las chupara. Después de un rato Edward dejó lugar a los demás y comenzaron a pasar por la boca de Bella todas las pollas. Todos se la metían hasta la garganta y le culeaban la boca. Mientras uno se la metía en la boca los otros aprovechaban y ponían sus pollas en las manos de Bella para que los masturbase. Ella lo hacía instintivamente, subiendo y bajando sus manitas blancas por sus pollas. Estuvieron largo rato así, haciendo que ella se las mamase y los pajease, hasta que Edward se colocó entre las piernas de Bella -.

-Ahora miren esto-colocó las piernas de Bella sobre sus hombros y de un empujón le enchufó toda su polla hasta los huevos. Bella quiso pegar un grito al sentir nuevamente el enorme pene de su padrastro, pero Jasper tenia su polla en su boca. Edward comenzó a bombearla lentamente pero con fuertes estocadas. Bella era penetrada por Edward a la vez que chupaba una polla y pajeaba dos en sus manos. Los otros se encargaban de chuparle las tetas mientras esperaban su turno.

-¡Mmmm!...¡mmmm!...¡mmmmm!-quiso gritar Bella cuando Edward cedió lugar a Carlisle y éste se la enchufó brutamente en el coño. Comenzó a follarla salvajemente, y los pechos de Bella bamboleaban con las fuertes embestidas que recibía. Así fueron pasando todos, fallándosela por el coño y culeándole la boca.

-¡Mierda, estás infernal, pendeja!...¡estás re abierta!-decía Emmett cuando se la follaba. Edward sonriente decía "yo la abrí toda" y luego completaba "la folle toda la semana y ni se quejó". Bella comenzaba a recuperar el conocimiento, pero no la dejaban pensar, quería gritar pero no podía, solo sentía que la estaban partiendo en dos y que nunca terminaba-...

Todos se la follaron repetidas veces arriba de la mesa, y al rato Bella ya no podía ni moverse, solo recibía las pollas en su concha, sus manos y su boca resignada, solo esperaba a que terminase. Al rato de estar fallándosela comenzaron a acabar: unos acabaron en su boca, siempre se la clavaban hasta la garganta y eyaculaban, y Bella se atragantaba con tanto semen; otros explotaron en sus manos, embadurnándola toda, y otros que no querían acabarle en la concha acabaron sobre su vientre, salpicándole el abdomen y los pechos.

Cuando todos acabaron Bella quedó jadeando acostada en la mesa. El semen chorreaba por su boca a borbotones, sus manos y sus tetas también, tenía semen por todos lados. Trataba de tragar toda la leche que todavía tenía en su boca porque sentía que se ahogaba. Edward y sus amigos la miraban meneándose las pollas todavía duras. Ellos estaban fuera de sí, querían más y se habían olvidado de que Bella era una niña de dieciocho años, que era la hija de uno y que la estaba partiendo en dos con sus enormes pollas.

-¿Y por el culo se puede, Edward?-preguntó Emmett. Edward sonrió "eso ni se pregunta, este angelito aguanta todo". Y dicho esto agarró a Bella y la dio vuelta dejándola boca abajó en la mesa. Le dejó con las piernas colgando, así la perfecta cola de Bella estaba a su disposición. Bella quería moverse pero no tenía fuerzas, sentía que alguien le tocaba el ano, pero no podía hacer nada para evitarlo-.

-No…noo…¡aaaahhhhhh!-gritó Bella cuando Edward se la metió en el culo bruscamente. Se agarró de la cintura de la rubia y comenzó a culearla salvajemente, enterrándosela hasta las entrañas. Bella sentía que la polla la estaba atravesando y creía que le iba a salir la punta de la polla por la boca. Edward la penetraba rápido y fuerte haciendo que los cachetes de la cola de Bella vibraran con las estocadas. Al rato Edward dejó lugar a Jasper. Éste fue más bruto, clavándole su gorda polla hasta los huevos. Bella tenía los ojos cerrados y apretaba los dientes aguantando semejante culeada. Los demás miraban y se masturbaban esperando su turno-.

-¡Aaaahhh!...¡aaahhh!...¡aaahhh!- Bella no podía evitar gritar, la estaban culeando y parecía no tener fin. Cuando uno terminaba pasaba otro a culearla salvajemente. Algunos la agarraban de la cintura para embestirla, otros se apoyaban en su espalda y le chupaban el cuello asquerosamente. Al rato de estar abriéndole el culo los que esperaban se ponían de la otra punta de la mesa, donde estaba la cabeza de Bella, y le metían la polla en la boca. Le agarraban la cabeza y le follaban la boca. A Bella ya le costaba respirar, pero ninguno tenía compasión. Bella recibía pollas por el culo y la boca simultáneamente sin parar, su pequeño cuerpo no daba a basto para tanta polla-...

-¡Toma pendeja, te lleno de leche!-gritó Emmett mientras acababa dentro del ano de la nena. Luego vino carlisle, Bella ya tenía tan abierto el ano que las pollas se deslizaban perfectamente, y al rato de culearla también acabó dentro de ella. Jasper acabó sobre su espalda, y Edward cuando sintió que iba a acabar se la sacó del ano y fue hasta su cara para acabar en ella, salpicándole el pelo y los ojos-.

Bella quedó jadeando sobre la mesa chorreando semen, con el ano dilatadísimo, y de éste salía un chorro de semen que se le escurría por las piernas. Su carita blanca estaba más blanca por la acabada de Edward y ella solo quería descansar, no le importaba estar bañada en semen, solo quería que parasen. Pero ellos tenían otros planes, tenían ganas de más estaban terriblemente excitados después de culearse a una colegiala de dieciocho añitos, y más si estaba tan fuerte como Bella. "Llevémosla al living", dijo Edward. Los demás asintieron y la agarraron llevándola a la sala.

La acostaron en la alfombra boca arriba. Bella parecía un muñeco, no reaccionaba aunque ahora tenía total conciencia de lo que pasaba. Miró a su alrededor y vio a cuatro hombres, incluido su padrastro, que se desnudaban completamente. Vio que todos tenían sus pollas erectas, y que todos la tenían enorme, largas y gordas. Intentó hablar pero solo salían susurros de su boca, intentó moverse pero su cuerpo no respondía, apenas si movió la mano.

-Quedó re abierta, mírale el culo-comento Emmett y todos se reían. Luego se tiraron alrededor de ella y comenzaron a sobarla. Le chuparon las tetas hasta el cansancio, le metieron le lengua hasta la garganta y la llenaron de saliva por todos lados. Le metían mano por donde podían. Al rato la pusieron de costado y comenzaron a mandarle dedos en la concha y el ano. Como vieron que estaba dilatadísima llegaron a meterle hasta cuatro dedos en cada agujero-.

-¡Aaaahh!...¡mmmmm!...¡aaahhh!- Bella gemía y cerraba los ojos fuertemente al sentir como le metían dedos sin pudor en sus orificios. Todos reían y se sorprendían de cuán abierta estaba la rubiecita. Luego, mientras le mandaban mano, comenzaron a ponerle sus pollas en la boca, haciendo que Bella se las chupase. Como ya no tenía fuerzas para moverse ellos le movían la cabeza de atrás hacia adelante metiéndosela hasta la garganta. Cuando se cansaron de jugar con ella fueron en busca de más bebidas, y trajeron cerveza, whisky y una botella de gaseosa. Edward que era el más sacado, se acostó en el suelo y agarró a Bella sentándola encima suyo-...

-Aaaahhhh-jadeó suavemente Bella cuando Edward la penetró. Luego Edward llamó a Jasper y le dijo que se la metiese en el ano. Al sentir otro intruso Bella se desesperó-…

-No...paren...nooooo...¡aaaaaahhhhh!-apenas salían susurros de su boca, sentía como la polla se abría paso en su ano, apenas si había espacio con la tremenda polla de Edward clavada en su coño. Se recostó en el pecho de Edward y se aferró a su cuello levantando su cola para facilitar la doble penetración-…

-¡Aaaahhh!...¡aaahhh!...¡aaaaahh!- despues del gran dolor inicial Bella prácticamente gritaba de placer al sentir como dos enormes pollas la penetraban. Cuando una salía la otra entraba, los demás se reían al ver a una nena tan chiquita con dos pollas destrozándola. Luego Carlisle se sumó y se la metió en la boca aprovechando que Bella la tenía abierta-...

Bella ya casi había perdido el conocimiento, era demasiado. Emmett se turnaba con Carlisle la boca, y cuando Bella se la chupaba a uno, pajeaba al otro. Luego intercambiaban, dos la penetraban y dos le follaban la boca. La escena era increíble viéndola recibir una doble penetración y chupando pollas simultáneamente. Estuvieron así un buen rato, hasta que comenzaron a acabar nuevamente. Le acabaron en su cara, en su ano y sus tetas, bañándola nuevamente en leche. La dejaron tirada en la alfombra jadeando y escupiendo semen. Ellos la miraban y se reían mientras seguían emborrachándose.

- Edward, ¿no tienes cámara de fotos?-preguntó Carlisle. Edward sonrió y fue tambaleándose a buscarla. Cuando volvió, dio indicaciones. Hizo que Emmett se sentase en el sofá. Los otros agarraron a Bella, que tenía los ojos casi cerrados y apenas si se movía, y la sentaron encima de él clavándole la polla en el ano-.

-Aaaahhhh-suspiró Bella al sentirse nuevamente clavada. La pusieron mirando hacia el frente, pero Bella no podía aguantar sentada y recostó su espalda en el pecho del amigo de Edward. Éste la hizo saltar un poco sobre su polla haciendo que Bella se despertase un poco-…

-Ahora vos métesela también en el culo-dijo Edward a Carlisle, él se acercó, se puso en frente de Bella y apuntó su polla al ano de ella. Agarró las piernas de la nena y las puso sobre sus hombros. Empuñó su polla y puso la cabeza en un costado de donde estaba la otra-.

-¡Mmmmmmm!...¡aaaaaaahhh!-se quejó Bella al sentir como algo hacía presión, como otra polla quería entrar en su ano. "Está apretado" dijo, pero siguió haciendo fuerza hasta que logro meter la cabeza-...

-¡Paren!...¡aaaahh!-lloraba Bella. Tenía los ojos cerrados y su carita era de dolor pero no tuvieron misericordia, y siguió metiéndosela hasta que entró totalmente. Bella sintió como su ano se abrió al máximo recibiendo dos enormes pollas. Edward mientras tanto tomaba fotos de su linda hijastra con dos pollas en el culo.

-¡Aaaahhh!..¡paren!..¡aaahh!..¡aaaaaahhh!-los dos comenzaron a moverse, penetrándola simultáneamente. Bella lloraba del dolor, apretaba y cerraba su boca tratando de aguantar semejante follada, la estaban matando. Al rato de estar recibiendo una doble penetración anal los dos acabaron en su ano. Se lo llenaron de leche y ella quedó chorreando semen.

-Saquen fotos ustedes, que nos toca-dijo Edward. Cuando escuchó esto a Bella se le llenaron los ojos de lágrimas. Edward se sentó en el sofá y agarró a Bella clavándole su polla en el coño. La tenía sentada encima suyo y estaban cara a cara. Edward la miró sonriente, y la atrajo hacia él dejando su cola en pompa.

-Métesela en el coño-dijo, y Jasper se acercó, la acomodó y lentamente se la fue metiendo. Bella apretó los dientes aguantando semejante penetración. Después de recibir dos pollas en el ano, ahora eran dos en el coño.

-¡Mmmmmmm!...¡aaaaahhhhh!-gritó cuando terminó de metérsela. Le dilataron la concha al máximo y comenzaron a bombearla. Los otros dos sacaban fotos sin parar, no todos los días se veía a una nena con dos pollas en la concha. Después de un buen rato de estar recibiendo una doble penetración vaginal los dos se la sacaron y le acabaron en la cara, bañándola nuevamente en leche. Bella ya no daba más de sí, pero tampoco perdía el conocimiento, solo podía dejar que hicieran con ella lo que quisieran-...

La dejaron tirada en el sofá mientras se seguía emborrachando, y de vez en cuando le sacaban fotos. Les gustaba verla en el estado en que se encontraba, totalmente llena de leche e indefensa, podían hacer lo que quisieran con ella. Todos estaban tan borrachos que ni sabían lo que hacían. Edward agarró la botella de gaseosa, una de medio litro, y comenzó a batirla. Emmett agarró a Bella y la puso en cuatro con el culo bien levantado. El ano de la rubiecita estaba tan dilatado que casi podía entrar una mano en él.

-¡Aaaaaaaaaaaaahhh!-gritó Bella cuando Edward le metió el pico de la botella en el ano, haciendo que la gaseosa batida explotase dentro de ella. Bella se retorcía sintiendo como el frío líquido la llenaba. Luego Edward le enterró la botella casi hasta la mitad y Bella casi se desmayó-….

La dejaron así un buen rato con la botella clavada en el ano, y le sacaron muchas fotos. Después hicieron que ella les chupara la polla de nuevo. Todo esto con la botella en el culo, y siguieron sacando fotos. Luego, como no sabían ya que hacer, le sacaron la botella y se la fueron culeando hasta el cansancio. Las pollas entraban en el culo dilatadísimo de Bella sin parar, y ella casi ni sentía esto. No hubo orificio de ella que no fuera penetrado infinitamente. Finalmente la acostaron en la alfombra y la rodearon mientras se masturbaban, bañándola nuevamente en leche. Bella ya ni sabía lo que pasaba, solo sentía los chorros golpeando su cuerpo. Se cansaron de violarla, y poco a poco se fueron yendo. La bañaron y le sacaron todo el semen del cuerpo, y cuando se iban le dijeron a Edward si lo que pasó se podría repetir. "Eso ni se pregunta", respondió él sonriente.

Bella despertó a la mañana del sábado con un dolor increíble en todo el cuerpo, y solo recordaba flashes de lo ocurrido la noche anterior. Bella no dijo nada, no sabía si había sido un sueño o que cosa, pero en un momento dado Edward entró a su cuarto y le mostró las fotos. Bella comenzó a sollozar al verlas, se veía recibiendo dobles penetraciones, con una botella en el culo y otras cosas degeneradas. Edward le dijo que si contaba algo mostraba las fotos a medio mundo. Bella guardó silencio y asintió cuando Edward le dijo que "vas a ser la putita mía y de mis amigos". Ella nunca contó nada. Edward le hizo hacer cosas que ella ni se imaginaba, y lo peor de todo era que a veces le gustaba lo que le hacían, le gustaba cada vez más el placer/dolor que le hacían sentir, el sentirse sometida. Aunque se odiaba a si misma por ello.

***FIN***


y asta aquí llega la historia... muchísimas gracias por su apoyo.