bueno aqui estoy de nuevo por los que pensaron que mori, am tarde en actualizar por que queria hacerlos sufrir de la intriga ñaca ñaca! (risa malvada) ok no ¬¬ pero si disfrute de la cara de Cruz: por favor súbelo! wa! que mala soy decir esto aquí! gomene Cruz chan! sabes que te adoro! y que me encanta que leas mis fics! y que por eso te dedique este! jeje ya sabes que ciertas personitas cof cof Kobato cof cof no leen mis fics u.u.

am bueno el punto es que aquí lo traigo y con un poco de nostalgia por que! adivinen que! este es! el Capitulo FINAL! aquí se decidira todo! oh! o.O.

bueno la verdad es que quiero agradecerles a todas por seguir este humilde fic de verdad gracias de todo corazón, yo se que bueno no es la gran cosa pero es una historia que quice compartir con ustedes asi que: gracias!

bueno ya al fic! ^^


Capítulo final: He sido tan feliz contigo

-que tarde tan fría…- dije después de colgarle a Tenten de un teléfono público pidiéndole que esa tarde me cubriera con mi jefe y es que no podía presentarme con tremenda hinchazón en los ojos, lo único que me quedaba ahora era una pizca de satisfacción, yo bien sabía que debía hacerlo aún sabiendo que estaba tirando mi corazón a los leones –no soy correspondida…- pensé mientras tomaba un sorbo de café, -en que pensaba?- me pregunte mientras sonreía sola.

Me talle los ojos, pagué mi cuenta y salí de ahí, estaba caminando por la ciudad a no se donde… cuando visualice un agradable parque, era tarde, no se que hora por que no traía celular ni dinero para el taxi, pero que importaba, tan solo me acerque al parque y me senté un momento, yo… necesitaba un poco de aire fresco, ya no tenía de que preocuparme las gotas ya no brotaran están demasiado cansados mis ojos como para seguir lagrimando.

Será que la noche estaba muy fría? Toda la gente traía suéter encima y yo apenas una blusa blanca de botones de manga corta, no tenía frío, ja! Ni se como es que estaba caminando, si parecía muerta viviente, el único frío que sentía era el de mi débil corazón roto…

-que bonita noche…- susurre mientras observaba la luna tan inmensa tan hermosa como solo ella sabe, bonita noche y con nadie con quien compartirla… no se cuanto tiempo estuve perdida, absorta mirando a la luna, solo sentí un calor sobre mis hombros que me hizo dar un respingó y despabilar.

-rayos Tenten no debí decirte donde estaba…- dijo al sentir el saco sobre su espalda.

-quién es Tenten?- preguntó la masculina voz que le dio un vuelco al corazón, Hinata volteo la mirada, para encontrarse con la de el.

-otra vez… herido…?- le reprocho al verlo tan sonriente con sangre en la cara…

-esto?- pregunto mientras quitaba un poco de sangre de su labio y se lo mostraba con el dedo índice.

-si eso…- le dijo ella enojada.

-traigo mas… quieres ver?- le pregunto, ella lo miro detalladamente, estaba peor que en otras ocasiones, la ropa estaba más rasgada y manchada de sangre que las ultimas veces que lo curo.

-Naruto!- grito al verlo tan de cerca.

-que?- pregunto el exaltado

-estas muy herido!- le dijo a gritos.

-aja… y?- pregunto cínico

-vamos!- enloqueció ella.

-a donde?- preguntó el

-ah casa! hay que curar esas heridas!- dijo olvidando la suya propia que estaba abierta al aire libe, el se dejo arrastrar por ella.

Entraron al departamento.

-que haces?- pregunto mientras lo veía desnudarse, bueno solo se quito la camisa.

-ya se el procedimiento, me pedirás que me quite la camisa…- le respondió

-cierto…- dijo ella, mientras buscaba su botiquín de primeros auxilios.

Se sentó frente a el mientras curaba las heridas de su cara…

-me dirás que paso?- le preguntó ella, el bajo la mirada y le negó con la cabeza –entiendo…- dijo ella aguantándose el llanto.

-tan solo te diré… que adoro a Inuzuka Kiba…- ella quedó perpleja al escuchar eso de sus labios.

Había salido del trabajo y mientras caminaba un montón de interrogantes rondaban por su cabeza de manera tan increíblemente abrumadora, y aun no sabía que quiso decir exactamente con un: He sido tan feliz contigo, no, no sabía descifrar metáforas era demasiado torpe, pero el punto es que… no se suponía que ella salía con Kiba? Esa había sido la razón por la que el se había hecho a un lado, esa era la razón para no seguir luchando, la razón por la cual llevaba deprimido tanto tiempo mientras se reprimía a llamarle mientras se repetía una y otra vez: Ella no te quiere Naruto ya deja de pensar en ella… y de pronto volteo la mirada y ahí estaba ella: cubierta de una indescriptible desesperación, con el cabello alborotado y respirando entrecortado mientras el intentaba reprimir aquello que sentía, aquello que le había hecho sentir, y que hizo? Trato de ser indiferente ante ella, como si su presencia le importara un reverendo sorbete, sabiendo que en realidad le causaba una estupida felicidad verla ahí, en su trabajo, aunque por un momento no había querido ilusionarse por que podría ser una mala pasada, y lo peor es que solo le dijo una frase: -He sido tan feliz contigo…- balbuceo el rubio mientras recordaba todo lo ocurrido horas antes, Caminaba a su auto tan absorto que no noto cuando un tipo apareció de la oscuridad de la calle se le vino en cima propinándole tremendo golpe en el pómulo.

-que le hiciste a Hinata imbécil?- le pregunto al Uzumaki

-Kiba?- se pregunto mientras se levantaba del suelo sobándose el pómulo herido –no se que le hice y en todo caso tu debes saberlo…- le respondió mientras le devolvía el golpe defendiéndose.

-yo? Y yo por que?- le pregunto al rubio mientras le daba uno en el costado.

-por que tu sales con ella imbecil!- le grito al devolverle el golpe.

-estúpido ella no me quiere al que quiere es al idiota que tengo enfrente!- le dijo el castaño mientras lo derribaba al suelo con ese puñetazo.

-que?- pregunto iluso –pe… pero… te vi besándola…- le reprocho mientras quedaba estático.

-y que si la bese! Ella… ella… no correspondió ni mucho menos consintió ese beso… fue tan solo un beso robado!- dijo mientras le daba otro golpe.

El rubio entendió ahora todo era claro para el y su lento cerebro, después de varios golpes más, fue Kiba el que incluso ayudo a levantarlo

-voy a buscarla!- dijo Naruto efusivo.

-corre…- dijo Kiba mientras le sonreía y levantaba su chaqueta del suelo.

-gracias!- le grito mientras arrancaba a correr derramando sangre.

-Me dieron las gracias por entregar al amor de mi vida…- balbuceo el castaño mientras se limpiaba un poco.

Si, eso había pasado pero no quería decírselo a Hinata, no aún…

La veía esmerada, concentrada curando sus heridas, se veía tan linda, con su rostro de preocupación, después de mucho alcohol y vendas…

-listo…- dijo ella, el le sonrió y se puso la camisa encima sin abrochar.

-cuantas veces más las curaras?- le preguntó.

No le respondió tan solo evitó su mirada y hecho la pregunta al aire como si jamás la hubiera escuchado, se volteo para guardar el botiquín y alejarse de el.

-Hinata…- dijo mientras la jalaba del brazo tratando de llamar su atención.

-si?- pregunto sin esperanzas como si sus ojos necesitaran de un brillo.

-pu… pu… puedo quedarme… esta noche?- le pregunto tembloroso –ya… es muy tarde…- pretexto.

-claro… ahí esta tu cama…- la apuntó con el dedo índice –voy a cambiarme…- dijo mientras se desprendía de el, para intentar ir a su habitación.

-Hinata…- llamo otra vez el molesto rubio

-si?- preguntó ella

-Como puedes estar tranquila sabiendo que compartes la habitación con un hombre?- le preguntó mientras la sujetaba del brazo con más fuerza.

-de que hablas?- le pregunto sin entender su repentino cambio de actitud.

-no tienes miedo de que abuse de ti?- le pregunto sin rodeos, por que siempre tenia que ser tan descaradamente sincero? ella se exalto y su respiración cambio.

-jamás harías eso…- le respondió segura con una media sonrisa en los labios.

-por que estas tan segura?- le pregunto mientras la jalaba un poquito hacía sí.

-por que tu no eres así… por eso puedo estar tranquila…- le respondió alejándose un poco.

-Entonces no deberías estarlo tanto…- le afirmo

Ella sonrió –no digas tonterías…-

-no lo hago… el punto es que… deberías de cuidarte de mi…- la amenazó.

-Eres de la persona que menos tengo de que cuidarme…- le replico segura.

-no deberías de creer eso… en cualquier momento podría abusar de ti…- le dijo pícaro.

-tu y tus bromas…- sonrió ella.

-no son bromas…- dijo con un serio semblante

-no abusarías jamás de mi!- dijo, no sabiendo a donde quería el llegar, que no suficiente daño le había hecho ya? Que no estaba satisfecho?

-dime… que te hace estar tan segura?- le reprocho pidiéndole una explicación.

Sonrió – no soy tu tipo…-

-mi tipo?- pregunto confuso

-si, si tu tipo mujeres hermosas como: Sakura, yo no estoy en esa categoría…- le sonrió divertido, y bruscamente en un abrir y cerrar de ojos la empujo hacía la pared aprisionándola con su cuerpo.

-por que crees que me fui?- le preguntó respirando más profundo como si el aire no le fuera suficiente.

-que haces?- pregunto ella alarmada.

-me fui por que en cualquier momento iba a abusar de ti…- vio como abrió ambos ojos exaltada.

-no me tengas lastima!- le grito ella, no creyendo en sus palabras, intento empujarlo y alejarse de el.

-lastima?- balbuceo poniendo más fuerza sobre ella, mientras la veía lagrimar, ella tan solo intentaba apartarlo de ella con furor –por que he de tenerte lastima!- le grito en busca de una respuesta.

-por… por que, eres demasiado dulce como para romperme el corazón personalmente!- le contesto

-piensas que estoy aquí… intentando abusar de ti, por lastima?- le pregunto sin entender.

-si…- contesto ella firmemente, más decidida que antes. –no tienes por que hacer algo tan descabellado como eso, yo se que volviste con Sakura digo ella es el amor de tu vida y tu sientes culpa, por que eres demasiado dulce par…-

-eso no e…- intento contestar antes de sentir la mano de ella sobre su boca, de alguna manera se había escabullido de su agarre sin que el lo notara.

-déjame terminar!- le dijo y solo vio como el termino cediendo –eres demasiado dulce como para intentar darle un poco de felicidad a esta loca disparatada que fue a hacer el ridículo gritandote en tu trabajo que Ha sido feliz contigo, no tienes que pagarme de alguna manera lo que hice por ti! Ni mucho menos sentir lastima, el que no me correspondas no es tu culpa y yo tengo que entender eso, de la peor forma si, pero así es la realidad y tu no debes intentar reparar algo que no es culpa tuya!- respiro exhausta, bien Hinata! Le has dejado todo claro, ahora que se vaya!

-acabaste?- pregunto cuando ella le quito la mano de los labios y ella trataba de tomar aire depués de desahogarse.

-he hecho todo lo que tenía que hacer y dicho todo lo que tenía que decir, estoy más que satisfecha con mi rechazo, no pudo ser mejor…- le sonrió, -ahora déjame pasar…- dijo mientras lo empujaba un poco intentando abrirse paso y es que tener que verlo con la camisa desabotonada le provocaba unos nervios que la dejaban más que helada.

El solo se echo a reír –que mal estas…- le dijo, solo lo miro confusa, -de casualidad sabes por que me fui?- le pregunto

-si lo se…- le contesto más que segura.

-por que fue?- le cuestiono.

-Sakura- dijo ella, completamente resumido en una palabra, seis letras.

-no…- sonrió –realmente fue otra la razón…- le contesto.

Ella quedo perpleja ante su confesión –trabajo? Un mejor departamento? Ya no me soportabas? No lo se, puede ser alguna de esas…- dijo tratando de abrirse paso una vez más, el puso más resistencia.

-celos…- le contesto brevemente.

-eh?- balbuceo –celos?- pregunto sin entender.

-que día me fui?- pregunto

-un martes…- le dijo

-error, el día que te vi besándote con Kiba…- la miro de frente haber que expresión ponía.

La chica dio un respingó y trato de recordar y si! Efectivamente fue exactamente ese día, la vio ensimismada en sus pensamientos.

-ya recuerdas?- dijo el rubio, mientras le acariciaba la mejilla, con tanta delicadeza, como si se tratara de una figurilla de fina porcelana.

-eso es solo una casualidad, el que te hayas ido no tiene nada que ver con ese beso!- le dijo mientras le apartaba la mano.

-ok, entiendo…- dijo –solo preguntare algo… quien besa mejor? El o… yo?- ahora si que estaba en un dilema.

-ah…?- balbuceo –que cosas dices!- le contesto evitando su mirada tan fulminante y anesteciadora.

-contéstame!- le pidió.

-como voy a saberlo si no te he besad…-

-no mientas!- le dijo, ok era oficial estaba más que desconcertada, hablaba de ese beso? Acaso lo sabia? No, no podía ser, el estaba inconsciente! Y nada más!

-eres un loco como puedes suponer algo así ahora resulta que soy yo la que abusa de ti, no?- se puso a la defensiva tratando de ignorar el beso que el le dio inconsciente.

-no mientas! Que si has probado estos labios!- le afirmó

-pe… pero… tu… estabas… in…- tartamudeo.

- inconsciente? lo se, lo se, soy buen actor…- dijo burlón.

Sintió su cabeza dolerle –de que hablas?-

-todo el drama que hice, si tenía calentura y me sentía mal, pero jamás delirio yo estaba en sí, consiente, tan solo me aproveche de tu preocupación al acercarte a querer medirme la temperatura con la mejilla…- si, medirle la calentura, como no…

-que tratas de decir?- le preguntó

-te bese adrede no estaba delirando…- le resumió todo y luego le sonrió victorioso

-pero… dijiste su nombr….-

Le corto las palabras –se lo que dije y también fue al propósito fue para persuadirte no sabría como reaccionarías, quizá… era mejor robarte un beso y hacerte pensar que estaba soñando con Sakura…-

-yo… yo…- balbuceo, pensando en que ella iba a darle el beso primero antes de que despertara y el se lo robara.

-lo se, caíste en mi trampa… es por eso que te digo que te cuides de mi… podría abusar de ti, algo más que un simple beso…- le amenazó sonriente.

En ese preciso momento comenzó a sonar un celular, Hinata dio un respingo como si estuviera hundida en un dulce sueño del cual acababa de ser sacada.

-lo siento es el mío- dijo el rubio un tanto irritado mientras lo sacaba de su pantalón, y por que maldita sea no le puso silencio a su celular?

Lo miro mientras veía el contacto que le llamaba y se quedo perplejo unos instantes, tantos que ella lo noto.

-es Sakura, verdad?- le dijo más en afirmación que en pregunta.

El levanto la mirada y ella la bajo, sabia que tanta dulzura no podía ser cierta y ahí estaba ella la mujer de su vida: Sakura, mientras el intentaba a fuerza tatuarse el nombre de Hinata en su pecho y borrar el de la pelirosa.

-será mejor que contestes…- le dijo a Naruto como si la oportunidad de volver con su verdadero amor este a un simple movimiento.

El trago saliva, mientras la miraba alejarse un poco.

-espera!- dijo mientras le sujetaba del brazo y contestaba el celular.

-bueno?- dijo como si no supiera de quien se trataba la bendita llamada.

Hinata empezó a forcejear para que la soltara y justo cuando creyó haberlo logrado el rubio la jaló hacía si pegando su cabeza a su pecho mientras le tapaba la boca con la mano que tenía libre.

-shh…- le susurro a la peliazul pidiéndole que ponga atención mientras intentaba sellar su boca.

-Na… Naruto al fin me contestas!- dijo con una dulce voz la mujer del otro lado del teléfono, como si la esperanza se reavivara en su pecho.

-ah, hola Sakura, que se te ofrece?- le pregunto cortante.

-bueno amor, yo te estuve esperando la otra noche en aquel bar, no se si viste mi mensaje?- pregunto

-am si lo vi, pero tenía un compromiso con otro amigo y no podía cancelarle, lo siento…- dijo el rubio

-ah bueno no hay problema, podrí… amos salir alguna vez y hablar, platicar, de toda esta locura, yo… en verdad… te extraño…- dijo casi reventando en llanto la pelirosa, mientras Hinata solo trataba de salir de esa prisión a la que el rubio la tenía sometida.

-Sakura?- llamo el rubio

-si, amor que pasa?- dijo con esperanzas.

-recuerdas a Hinata Hyuga?- pregunto mientras la peliazul se exaltaba, ella que rayos tenía que ver en esa plática?

-am…- balbuceo la pelirosa no entendiendo que tenía que ver esa mujer entre la plática que estaban teniendo.

-dime la recuerdas?- insistió el rubio.

-no cariño, no la recuerdo, qui… quien es? Alguna compañera del trabajo? Alguien que te cuido de niño?- pregunto tratando de verse interesada por la vida del rubio.

-no… ella es…una amiga que cura mis heridas y casualmente...- hizo una pausa -es la mujer de la que estoy enamorado…- dijo firmemente mientras colgaba el teléfono y lo lanzaba al sofá ya no prestándole atención.

La acababa de dejar atónita, perpleja, ensimismada, petrificada, aturdida, embelesada, atontada, la soltó un poco mientras la miraba de frente, parecía que acababa de ver un fantasma por lo pálido de su rostro.

-entendiste Hinata?- le pregunto dulcemente, mientras la miraba anonadada.

La vio parpadear un par de veces como si su cerebro intentara carburar toda esa información.

-Hinata!- le grito tratando de volverla en sí, entonces volvió a sonar el molesto celular, ella reacciono y lo tomo.

-es mejor que contestes!- dijo entregándoselo al rubio.

-que dices?- pregunto sin entender.

-que contestes!- le dijo llorosa

-por que?- le pregunto el.

-por… por que te estas forzando a quererme!- reventó en llanto.

-Hinata…- susurro, mientras se acercaba a abrazarla.

-no!- dijo mientras daba un paso atrás.

-por que haces esto?- pregunto molesto –yo… te quiero a ti! Por que no puedes entenderlo? Es por todas las veces que curaste estas heridas? Que no te das cuenta que mientras las curabas me iba enamorando de ti! No era yo tan obvio como para que notaras la manera en la que te miraba, la manera en la que cuestionaba tus citas con Kiba, la manera en la… en la que mi respiración se agitaba al estar tu cerca? En la que reventaba de celos?- le dijo exasperado tratando de hacerla entender con una sincera declaración.

-yo…- balbuceo quedándose perpleja.

-esta bien…- dijo mientras ponía un dedo en sus labios –no digas mas… el punto es que yo te quiero a ti, puedes entender eso?- le pregunto mientras la veía asentir la cabeza delicadamente.

-creo que si…- dijo ella bajito.

Dio un paso hacia ella mientras la veía tragar saliva asustada al intentar cortar la distancia.

-sabes lo que sigue no?- le pregunto dejándola atónita.

-no, no lo se, pero por favor abróchate la camisa…- dijo mientras miraba hacía otra parte.

-por que? Te pongo nerviosa?- le dijo seductor.

-no…- dijo tragando saliva.

-si, si te pone nerviosa!- dijo mientras se acercaba mas a ella.

-bueno si y qu...?- dijo molesta, antes de ser callada con un beso, con un dulce beso que tenía el poder de detener el tiempo, se aferro a ella trayéndola más hacia el, mientras ella se estremecía a cada segundo.

-Hinata…- la llamo mientras se separaba un poco de ella.

La chica levantó la cabeza un poco para mirarlo a los ojos a sus intensos ojos.

-yo he sido tan feliz contigo…- le susurro tan suave que solo ella pudo escucharlo sintiéndose estremecer por sus delicadas palabras, mientras se sentía caer sobre el sofá y quedaban fundidos en el silencio de sus besos...


am que tal quedo? muy mal u.u gomene hice mi mayor esfuerzo! de verdad lo siento a quien le hice perder su tiempo con esta patetica historia, de todas formas mil gracias por leer.

solo quiero recordar que este fic esta inspirada en una cancion qe se llama de la misma manera que el fic, y que es una de mis favoritas ah y que el fic esta dedicado a una gran amiga y mi complice: Cruz! am una vez más gracias!

p.d espero mis tomatazos!