Ya habia pasado una semana desde los sucesos de la noche de Pijamas, la madre de los gemelos había vuelto de su viaje con su esposo y todo había vuelto a la normalidad, o eso parecia, ya que el romance entre sus hijos pasaba desapercibido para todo el mundo, ocultarlo sería lo mejor, menciono Len a la pequeña, Rin lo sabía muy bien que meterse en problemas confesando sus sentimientos sería un error muy grave y podrian separarles, ella no quería eso así que reprimio al maximo sus sentimientos, e intento actuar con normalidad; el tiempo que pasaba con sus padres era tormentoso y en el instituto tampoco podian demostrarse su afecto, ya que allí también se meterian en problemas y podrian contarles la verdad a sus padres. Ellos afrotaban el primer problema en su relación la falta de tiempo para estar juntos no era un problema por el cual no pasara cualquier pareja, pero cuando tu pareja vive bajo el mismo techo y no poder besarla era una tortura muy dolorosa.

- aaaaaaaah!- Grito desesperada la rubia mientras ambos iban caminando a su instituto.

- ¿qué?- preguntó él mirandola con curiosidad.

- ¿cómo que qué? ¡Estoy harta!- lo miro furiosa ¿acaso hizo algo malo?, Sin poder reaccionar Rin lo empujo hacia un callejon solitario y se lanzo hacia sus labios.

Len seguia impresionado, no esperaba que Rin hiciera eso pero correspondia al beso que le daba su princesa, poco a poco sus manos se dirigian hacia su cintura y ahora él la aprisionaba contra la pared, Rin intento separarse un poco para tomar aire, el rubio aprovecho la oportunidad para meter su lengua hasta lo más profundo de la cavidad bucal de su gemela deleitandose con su exquisito sabor, la exploraba apasionadamente, ella empezó a respirar fuertemente al sentir ese beso tan fogoso, se estremeció cuando las manos de su hermano fueron subiendo hasta uno de sus pechos.

- a..alt...alto!- su estado no le permitia hablar claramente.

- pe..pero- Ella no era la única que no podia con su respiración.

- Debemos... ir... a es..tu..diar..- dijo con dificultad.

- ¡pero tu empezaste!- solto de una vez.

- lo sé, pero no podemos avanzar aqui- Rin se separo y se acomodo un poco la ropa.

- entonces porque lo haces, ¿quieres torturarme?- dijo un poco molesto, ella lo miro con reproche.

- Tortura no haber podido besarte por más de tres dias!, ya queria probarte de nuevo, ¡Baka-Len!- Grito esto, el rubio se sonrojo un poco, sin decir nada, él queria besarla también.

Siguieron caminando sin dirigirse ni una sóla palabra, Pronto a su grupo se le unieron Gumi y Gumo, Se dirigeron a su salón, el dia había transcurrido con normalidad para ambos, aunque claro sin poder tener momentos de privacidad entre los dos. Al final de la jornada Rin se fue a la casa de su amiga Luka mientras Len se fue sólo a su casa.

- ¿y?- preguntaba la chica pelirosa, Rin estaba un poco nerviosa bebiendo té.

- ¿y qué?- pregunto llevando sus ojos hacia otro lado, mientras la pelirosa solo suspiraba.

- ¿qué te pasa? estás rara desde la Pijamada con Miku- solto de una vez su amiga- ¿qué paso?- pregunto, Rin agacho su cabeza.

- Yo... no te lo puedo contar todo, pero... te dire lo importante ¿de acuerdo?- la pelirosa asintió.

- puedes confiar en mi- Rin subió su mirada encontrandose con su sonrisa.

Rin le conto lo que había pasado en el armario, obvio omitio cositas, luego le conto sobre la llamada de Ryohei y lo que paso después al estar en la casa, lo que vio en los espejos y sobre la relación incestuosa que tenia ahora con su hermano, Luka no se movia, no emitia sonido alguno, sólo escuchaba y parpadeaba impresionada por lo que decia la rubia, Rin llego a la parte en donde Reiko desapareció, Luka cambio su expresión a una de no creerle.

- y eso fue lo que paso- Rin temia de que Luka le dijera loca y la mandara al psicologo pero esta sólo asintió.

- ¿es de verdad?- queria confirmarlo, ella asintió y saco el collar que le dio Reiko.

- si... se que es dificil de creer, ¡pero es la verdad!, sabes que no te mentiria- Dijo la Rubia, Luka le dio un trago profundo a su té.

- ¿no es muy fantasioso Rin?- pregunto, Rin asintió.

- yo al principio no lo creia pero después de lo que vi me convenci, por eso Reiko y Ryohei desaparecieron misteriosamente, aunque el maestro dijo que se mudaron... pero.. ¿porqué crees que se fueron sin despedir ese dia?- Luka empezó a unir hechos.

- aún no te creo mucho pero supongo que tendre que acostumbrarme- suspiro nuevamente.

-Gracias Luka!- sonrió Rin mientras se quitaba un peso de encima.

-¿ y cómo va tu relación con Len?- pregunto picaramente, la rubia se sonrojo hasta las orejas.

- va mal- confeso aún sonrojada.

-¿porqué?- pregunto algo confundida.

- casi no podemos tener nuestros momentos ya que en nuestra casa nuestros padres están, el tiempo como pareja es muy reducido- Rin se sento y solto un suspiro dramatico, sus problemas con Len eran frustantes.

- ya veo... supongo que tendras que acostumbrarte ehm, una pregunta más- Rin la miro, Luka puso una cara muy picara- ¿ya tuviste relaciones con él?- Rin no se lo espero, se sonrojo a tal magnitud que sus ojos se aguaron y su rostro tenia color sangre, Luka rio bajito.

- ¡No!- grito para que le quedara claro, Luka empezo a reirse a carcajeadas por la hermosa reacción que había tenido su amiga.

- Rin, tranquila!- le dijo calmandose- es normal que quieras tener esa clase de intimidad con él, es tu novio, y crei que cuando estuvieran juntos no se demorarian en dar ese paso, después de todo ustedes se conocen desde antes de nacer- Rin no se espero eso, ella si se habia imaginado haciendo eso con Len, pero después de lo que habia pasado en el armario y el cariño que se habian dado no habia sentido esa necesidad.

- ¿crees que deberia hacerlo con él pronto?- volteó su cara sonrojada, Luka sonrió tiernamente.

- Eso lo decides tú Rin- Rin la miro aún roja, pero ella sabía que debía hacer.


El chico caminaba lentamente por la carretera, no tenía ganas de ir a su casa si Rin no iba a estar, de cierta forma se sentia culpable por la relación de su hermana, simplemente no podia olvidarse de sus progenitores así como así, pero igual no pensaba renunciar a su inmoral relación, ya lo había hecho una vez y termino mal; pensó en Reiko institivamente, tomo el collar entre sus manos ¿de verdad su alma estaba allí? y... ¿porqué Ryohei no se la había llevado si supuestamente le pertenecia a él?. Faltaba algo por concluir él lo sabía.

-Len- Volteó su cuerpo al reconocer la voz.

- ¡Ryohei! - grto al verlo, Este sólo le sonrió.

- ¿qué tal?- pregunto acercandose al rubio.

- ¿dónde haz estado?- preguntó el rubio, el pelinegro sólo lo miro serio.

- pensando...- Len lo miró curioso- dime... ¿qué harias si a Rin le pasara lo mismo que a Reiko?- Len lo miro furioso.

- nisiquiera hubiera dejado que eso pasara, pero... buscaria como sacarla de allí o al menos ir donde ella- contesto, Ryohei rio calidamente, Len nunca había visto esa sonrisa de parte de él.

- tienes razón, yo haré lo mismo, así que está podria ser la ultima vez que nos veamos- Len se acercó y le dio la mano.

- Gracias por todo, ojala tengas suerte- Ryohei apreto su mano.

- hazme un favor- Len asintió- los collares... tiralos al rio- Len abrió los ojos, no queria tirar el alma de Reiko pero... ¿porqué dijo collares? -sólo hazlo- después de eso se alejo en las sombras de nuevo.

Len volvió a su casa pero noto que no había nadie, así que decidio tirar su maleta a uno de los muebles y acostarse en el más largo dónde cabia perfectamente, era un habito acostarse allí después de llegar del instituto, pronto se quedo dormido. Rin al volver a casa una hora después noto como su amado hermano estaba allí durmiendo, también noto que no había nadie allí asi que decidio despertarlo, pero al acercarse se quedo embobada con la belleza que el chico desprendia mientras dormia pacificamente como si no tuviera problemas, institivamente empezó a revolver los cabellos del chico con ternura y suavidad, se sentía feliz de hacer eso; Len se desperto por el roze de la mano de la chica, se sonrojo al verla tan cerca pero le sonrió, atrapo su mano y la beso con cariño, y le abrió campo en el sófa, ella gustosa se acosto a su lado abrazandolo, se quedaron un rato así, él le daba suaves besos en su cabello mientras ella sonreia.

-nee Len- la voz de Rin interrumpio el magico momento de cariño que se daban.

- dime- dijo mientras cerraba los ojos y la abrazaba más fuerte.

- ¿haz hecho el amor con alguien?- Len abrió los ojos y dejo de abrazarla para sentarse espantado por la pregunta - esa es una mala reacción- dijo en un susurro que pudo escuchar el rubio.

- ¿porqué preguntas eso?- pregunto alarmado.

- ¡quiero saber!- la rubia puso sus puños a altura de sus pechos mirandolo de una forma decidida, Len suspiro.

- bueno... si hablamos de mi futuro que ya no existe... si me acoste con muchas personas, con varias de tus amigas e incluso desconocidas, una vez bese a un chico pero estaba borracho...- Rin se quedo perpleja- pero... como ya no existe y ahora estoy aqui, no, no lo eh hecho con nadie y eso es lo que importa ¿no?- él sonrió pero notaba como la cara de perplejida de Rin no se iba.

- ¿quienes de mis amigas?- él rubio queria huir en esos momentos pero Rin lo agarro del brazo.

- ¡no te lo voy a decir!- soltaba, pero la chica lo empujo hacia el sófa y se subio de modo que sus piernas quedaran al lado y lado de él.

- DI-ME-LO- Dijo separando las silabas, Len sudaba frio y se resigno, Rin no lo dejaria en paz si no lo sabía.

- está bien!... mi primera vez fue con Miku se suponia que debia ser en dos meses, luego de eso sali con Neru, lo hicimos muchas veces en su casa y en el auto que me regalo Papá, luego vino una epoca donde sólo pensaba en ir de fiesta en fiesta y lo hize con unas amigas futuras tuyas se llaman Ia y Miki, luego intenté salir con Gumi y bueno cada vez que estaba con ella terminabamos haciendolo- Rin se puso roja de la rabia, pues si, estaba ¡CELOSA!- No te enojes, que yo me enteré que tuviste 3 alertas de embarazo- Len la miro con enojo, y Rin comprendio que eso ya no importaba.

- ya... - ella acercó sus dedos a sus labios y los rozo suavemente- está vez serás sólo mio ¿verdad?- El chico asintió, eso era más que obvio, él sólo deseaba estar con ella -entonces...- se sonrojo y desvio sus ojos- hagamoslo- Len la miraba curioso.

- ¿tener relaciones?- menciono al decifrar lo que había dicho la chica, ella asintió y a él se le subieron los colores- pero... Papá y Mamá están a punto de llegar, así que no puede ser hoy- le recordo el chico que no debian ser imprudentes si no querian que las cosas terminaran mal.

- entiendo- dijo suavemente bajando su mirada un poco decepcionada.

- hey...- ella alzó su mirada un poco vidriosa- te amo, y lo que más deseo es estar contigo, no lo olvides, Baka-Rin- Len le sonrió y ella le devolvió la sonrisa, después de todo, era verdad, Len hizo todo eso por ella.

El sonido del auto llegando alerto a los dos chicos, rapidamente se separaron sentandose en el sófa mientras sus padres atravesaban la puerta y los saludaban cordialmente, ya ese dia no pudieron tener más momentos intimos, pero hubo algo que los alegro, su Padre les dijo que iban a tomar un crucero para celebrar una segunda luna de miel, eso significaba tener tiempo para ellos dos sólos, Rin estaba decidida de que su primera vez con Len tenía que ser en esos dias.


-Rin...- llamo Len a la chica quién iba fantaseando de lo especial que seria ese dia- Rin...- Volvió a llamarla, ella no le prestaba atención sino a sus sueños pero de repente tropezo con una piedra haciendo que se cayera de una forma muy graciosa.

-auch, eso me dolio- se quejaba mientras las personas a su alrededor se reian de ella, su gemelo le ayudaba a levantarse.

- ¿en que planeta estás? - pregunto divertido, ella sólo se reprendia mentalmente por ser tan distraida.

- estaba pensando cosas- dijo desviando su mirada.

- yo también... me preguntaba si hoy después de despedir a nuestros padres puedes acompañerme al puente- dijo él, Rin lo miro seria.

-¿ para qué?- miro curiosa.

- Tengo que tirar este collar allí, Ryohei me lo pidio- Rin miro el collar y sacó el suyo y se lo mostro a Len.

- ¿también tengo qué tirar este?, a mi me lo dio Reiko- Len asintió, ya sabía a que se referia con collares.

- hoy ire con Luka a comprar algunas cosas, así que nos veremos en el puerto ¿de acuerdo?- El chico asintió.

El dia paso con normalidad, Len se fue directo a su casa para terminar de ayudar a empacar a sus padres y recibiendo todas las indicaciones, Rin en cambio no se fue con Luka como le había dicho a Len, después de todo no podria... ella iba a comprar algunas cosas que sabía que necesitaria para hacer que su noche fuera espectacular. Rin compro desde lenceria nueva, hasta velas e incluso llego a comprar un poco de comida, pero le faltaba algo muy importante los preservativos... ella no queria quedar embarazada ahora, y no sabía si Len tendria algunos pero mejor era prevenir que lamentar.

- hoy será la noche- la verdad estaba sonrojada, la caja estaba enfrente suyo, sólo era tomarla, pagarla e irse... pero su verguenza no lo permitia, creia que todo el mundo la observaba murmurando miles de cosas de ella- esto es normal Rin, es normal- empezó a sonrojarse mientras acercaba su mano a la dichosa caja, y la volvia a retirar cuando alguien hablaba- deja de dudar...- se murmuraba mientras acercaba denuevo la mano lentamente pero otra mano se le adelanto y la tomo.

- condones...- dijo una voz que ella conocia, Rin volteó la cara sonrojandose hasta donde más pudo.

- Mi...Mikuo!- él le sonreia mientras ella queria morirse.

- así que tú y Len han decidido pasar al siguiente paso...- repitió mientras ella sólo se avergonzaba más.

- no hemos hablado mucho ultimamente...- dijo mientras el chico aguamarina sonreia.

- lo sé, desde que el demonio se fue eh estado arrepentido, fui un tonto, cuando supe que Len había hecho lo que hizo me enoje con él, pero ahora puedo comprenderlo- susurro esto ultimo- quiero que sepas que no dire nada, ni de su relación ni lo que paso con Ryohei y Reiko- Rin abrió los ojos, así que Mikuo recordaba lo sucedido- pero... si Len llega a lastimarte alguna vez... no dudaré en reclamarle lo que es mio- está advertencia hizo que Rin dejará de sonrojarse.

- yo siempre eh sido de él- dijo esto con enojo- Ese futuro donde tu y yo estabamos juntos nunca debió ser- dijo esto ultimo fastidiada.

- pero lo fue- dijo él- pero... sufrias ¿no es así?- Rin asintió ella supo cuanto sufria por no estar con Len- por eso te dejaré ir- sonrió mientras iba a la caja y pagaba lo que Rin iba a comprar, le dio la bolsa- Diviertete mucho mi Rin- besos su mejilla y se fue dejando a Rin un poco confundida y enojada, ¿cómo se atreva a besarla así?, ojala no lo hiciera enfrente de Len o sino podria golpearlo.

Rin se apresuro en ir al puerto, allá estaban sus padres arreglando las cosas para su maravillos crucero, Len la esperaba aburrido mientras su madre se despedia, al llegar la reprendieron un poco pero se despidieron con cariño, ambos observaban como abordaban y se despedian en el barco al estilo de las peliculas, Rin rio levemente al pensar esto.

-¿porqué te demoraste?- pregunto mientras veia las bolsas de lo que había comprado Rin.

- bueno.. tenía que comprar varias cosas, además compre la cena, así que la haré yo hoy ¿si?- sonrió ella, Len le sonrió igualmente.

- espero este buena- Le ofreció su mano y caminaron tomados de las manos como una pareja normal.

Tomaron dirección al puente, después de todo no estaba tan lejos de allí, al subirse Rin tuvo una sensación incomoda, como si no le gustara estar allí, Len sentia todo lo contrario, poso sus brazos en la baranda mientras respiraba y admiraba la vista que no era para nada fea.

- Rin... - volteó a ver como su hermana lo miraba curiosa- te prometo... que siempre te amaré- ella se sonrojo pero al instante sonrió y se acerco a él abrazandolo.

- yo también, jamas te dejaré Len- ella beso suavemente sus labios.

Len sonrió mientras tomaba ambos collares y los observaba por ultima vez, penso que esos collares se los habían dado sus padres cuando eran pequeños, Rin le habia dicho que juntos formaban un corazón y que mientras los tuvieran estarian juntos, claro... Rin fue la primera en extraviar aquel objeto y años después lo hizo Len, Reiko los trajo denuevo y ahora tendria que deshacerse de ellos, pero... sentía que debia ser así, después de todo allí dentro estaba el alma de su amiga que le ayudo, y si él ya no era el dueño de aquel collar seguro nadie sería el dueño de su alma; en un segundo ambos collares cayeron en el agua, las cuerdas se habían enredado evitando que se separaran, Len tuvo un extraño presentimiento. Después de eso tomaron un taxi y se dirigieron a su casa, Rin obligo a Len a que subiera mientras ella preparaba la cena, él la obedecio.

- ¡LEN!- grito ella mientras el rubio bajaba hacia el comedor a comer, pero no pudo evitar que alguna sangre saliera de su nariz al verla*.

- Rin!... ¿qué haces de esa forma?- pregunto mientras limpiaba con su manga la pequeña hemorragia que tenia.

- ¿te gusta?- pregunto timidamente, ¿pero qué pregunta era esa? como no gustarle, su amada Rin estaba vestida con una lenceria negra bastante provocativa.

- como no gustarme...- se acercó a ella y la tomo por la cintura mientras la besaba apasionadamente.

- Len... la comida...- Dijo separandose.

- crees que podria comer así... - dijo mientras empezaba a besarla por el cuello y a inducirle leves caricias, pronto Rin empezo a excitarse por las caricias y se dejo levantar por el chico, que la llevo al sófa.

Una vez que la poso allí los besos y caricias no se dejaron esperar, claro que aunque eran apasionados no eran salvajes, ese fue un dia que Rin siempre recordara.


Seis años después.

-Hola Luka!- Saludaba una chica de figuraba delgada y cabello rubio largo mientras entraba a la nueva Vivienda de la chica pelirosada, ya que se había mudado hace poco con su esposo Gakupo y ahora esperaban a una hermosa bebe que dentro de unos meses naceria.

- Hola Rin- sonreia mientras organizaba la cuna de su primer bebe.

- y Gakupo?- pregunto mientras se acercaba a ella.

- oh! fue a la casa de Meiko y Kaito para pedirles un poco de azucar, ya sabes, tengo algo de antojos, y esta vez fue de jugo de berenjena- menciono mientras veia la sonriente cara de la rubia- ¿cómo estás?- pregunto mientras Rin la miraba curiosa.

- Estoy un poco nerviosa- confeso mientras miraba por la ventana.

- será un paso importante, ¿estás segura de querer darlo?- pregunto mientras ella la volvia a mirar.

- Cuando Len me dijo hace seis años que queria trabajar para ahorrar y comprar una casa no crei que el dia llegara- menciono la rubia, mientras recordaba cada uno de los trabajos que el chico rubio tuvo, aunque era muy bueno en todo lo que hacia.

- ¿porqué?- de nuevo pregunto.

- porque... le vamos a decir todo a nuestros padres...- Luka dejo caer lo que tenía en las manos mientras miraba aterrada a Rin.

- ¡Rin!, pero...- intento decir algo.

- es una pesima idea, lo sé, pero algún dia tendrian que saberlo y ahora que ya no dependemos de ellos tanto, el momento llego, pero... estoy nerviosa!- confeso un poco, mientras veia como Luka tenia un ataque de panico.

- es una locura- entro a la conversación una tercera voz.

-Meiko!- dijeron ambas mientras la pelicafe entraba con su pequeño hijo en brazos.

- Rin... cuando tus amigos supieron lo que tenian Len y tú, MUCHOS te dieron la espalda, ¿estás segura que quieres que tus padres también te la den?- pregunto mientras Rin miraba a su pequeño niño con ternura.

- no quiero que nos den la espalda... pero... ellos se van a enterar tarde o temprano- menciono mientras Meiko le daba a su hijo para que lo cargara, ella lo recibio gustosa.

- ¿estás embarazada?- pregunto Luka, Rin nego con la cabeza.

- entonces no veo la necesidad por que lo sepan- contesto Meiko mientras las tres tomaban asiento.

- pero vamos a vivir juntos, eso es un buen motivo para decirles- mientras Rin jugaba con el niño entre sus brazos y lo hacia sonreir.

- es una locura!- dijo Meiko- pero igual te deseo suerte- le sonrió mientras miraba el vientre de Luka- ya decidiste como ponerle?- Luka asintió.

- la llamaremos Reiko- Rin sonrió ante está respuesta.

-¿eh?, no tuvimos una amiga llamada así?- pregunto.

- si... y también teniamos a un amigo llamado Ryohei, como le pusiste a tu hijo- respondio Luka mientras observaba al pequeño pelinegro en brazos de Rin.

- es que quiero que salga igual de guapo y encantador como ese chico- las tres se reian.

Len le dijo a Rin que tenía el presentimiento de que Ryohei habia hecho algo para sacar a Reiko, sólo fue un presentimiento que se confirmo al nacer el hijo de Meiko y Kaito, era muy parecido a aquel chico, eso significaba que la hija de Luka podria ser Reiko y eso le alegraba a ella.

- cuando crescan sus hijos van a ser tan encantadores como ellos dos, estoy segura- sonrio mientras le entregaba su hijo a Meiko- ahora tengo que irme, Len me espera para arreglar unos asuntos, sólo vine a preguntar si mañana nos prestan el auto para llevar algunas cosas que no caben en el nuestro- Luka asintió y Rin salió de aquel lugar, Meiko y Luka eran vecinas, aunque Meiko se caso primero, Luka no tardo en hacerlo, así que aprovecharon para comprar una casa cercana.

Al caer la noche la rubia estaba terminando de poner la cena mientras su Padre y Len llegaban de comprar algunas bebidas, los cuatro se sentaron a conversar mientras comian, como una familia feliz, está seria la ultima noche que podrian hacerlo.

- Rin- llamo su padre que observaba como la joven estaba nerviosa, Len la miro sabía que se acercaba la hora.

- ¿si?- preguntó mientras le dirigia su mirada .

- ¿porqué estás nerviosa? hay algo... ¿qué quieras contarnos?- pregunto su madre.

- ¿será que estas en embarazo?- pregunto su padre serio.

- no! ¿porqué todos creen que lo estoy? acaso engorde o algo- la chica frunció el seño y su padre se rio.

- Bueno, no seria posible ya que mi niña ah sido muy educada y no ah tenido novio por estos ultimos seis o siete años ¿cierto querida?- dijo esto esperando que ella lo confirmara.

- la verdad es que... - Rin lo miró seria sus padres se asustaron- si eh tenido un novio... uno por estos seis años... - confeso mientras bajaba su mirada.

- oh querida ¿porqué no habías dicho nada? crei que confiarias en nosotros, ¿quién es?- pregunto su madre un poco preocupada, Rin no le ocultaba cosas o eso creia ella.

- es alguien que me quiere mucho... pero no lo había contando porque estoy segura que no apoyarias mi relación-confeso la chica apunto de llorar, su corazón latia a mil por hora.

- mi princesita hermosa, yo te apoyaria incluso si tu pareja resultara ser mujer, sabes que no pienso retrogrado como mucha gente- dijo su padre que aunque serio se lo decia con sinceridad.

- no es mujer...- dijo Len uniendose a la charla.

- Papá... me apoyarias incluso... si mi novio fuera...- paro está frase, el miedo se apodero de ella.

- ¿quién es?- pregunto alarmado, ¿qué clase de muchacho seria el enamorado de su querida hija?.

- soy yo- dijo Len mientras su madre hacia una cara horrorizada.

-¿qué?- pregunto atonito el señor Kagamine mientras Len se levantaba.

- Rin y yo hemos tenido una relación desde hace seis años, siempre la ocultamos de todo el mundo hasta hace dos años que lo supieron nuestros amigos, y... hoy se lo contamos a ustedes, por favor no nos odien- termino de decir Len mientras abrazaba a su amada por la cintura.

El ambiente se puso tenso, los señores Kagamines sólo tenían algo en su cabeza ¿que hicimos mal?, mientras buscaban el error en su pasado veian a sus hijos aterrados, la señora Kagamine empezó a llorar mientras el señor Kagamine la abrazo e intento consolarla, Rin y Len tenían sus corazones a mil por hora, lamentaban hacerle esto a sus padres, pero era el inicio de una nueva vida.

- quiero que se vayan de mi casa- dijo el señor Kagamine mientras su esposa estallaba en llanto en sus brazos, ambos asintieron.

Subieron a sus cuartos, cabe recalcar que ya habían hecho las maletas, aunque sólo lo necesario, sus padres no se pasarian por su cuartos y no se enterarian hasta la cena, tomaron su equipaje y bajaron, ambos se despidieron con un "adios", sus padres no los voltearon a ver, subieron al auto y se dirigieron hacia su nuevo hogar.

- fue suave...- dijo Rin mientras salia del auto de su gemelo y entraba a la casa que ya estaba amueblada.

- lo sé- dijo el chico mientras entraba el equipaje y lo dejaba en el suelo.

- ¿de verdad fue lo correcto?- pregunto de nuevo Rin, Len la miro.

- no sé...- dijo recostandose en el sófa.

Rin se sento a su lado y apoyo la cabeza sobre su hombro, Len paso su brazo detras de la cabeza de chica por los hombros.

-sabes... no me arrepiento- dijo la chica mientras se acurrucaba en el pecho de su gemelo.

- yo tampoco, será duro, pero si te tengo a mi lado... saldremos de está- sonrió mientras bajaba la mano por la espalda de su hermosa gemela.

- hey... ¿acaso quieres estrenar la cama de una buena vez?- sonrió la chica mientras insinuaba cosas a su novio.

- la cama está muy lejos- él chico en un rapido movimiento acosto a Rin sobre el sófa de tal manera que él quedara encima de ella.

Sin dejarla responder atrapo sus labios en un fogoso y tierno beso, las manos de la chica fueron a parar a su cabello deshaciendo la coleta que tenía el chico, mientras pasaban los minutos el calor de sus cuerpos iba aumentando, mientras se despojaban de las ropas que tenían ambos y empezaban su acto de amor en su nueva casa, en donde sólo estarian ellos y sus reglas, donde ni la sociedad, ni sus padres, ni sus amigos que les dieron la espalda importarian, sólo ellos y su amor.

Fin


*En japón se dice que cuando alguien le sale sangre por la nariz es porque piensa cosas pervertidas XD

En fin, este es gran final de este fic... no sé si los decepcione o algo -3-, decidi darle el final porque tuve un atacaso artistico (?), aunque ya les había dicho que ya sabía como seria el final xDDD

Bien una aclaración, ¿porqué renacieron Ryohei y Reiko?, sencillo, Ryohei se dio de cuenta que no podria seguir como seguia sin Reiko, asi que le imploro al gran dios todo bondadoso que les diera una segunda oportunidad... (no queria poner esto en el fic, dañaria la img de mi Ryohei) saben... yo si soy catolica y creo mucho en Dios, pero los fanaticos son los que dañan su img XD, yo si ceo que Dios es bondadoso, para mi me ah hecho muchos favores...

Rin y Len terminaron felices, aunque casi todo el mundo les dio la espalda, ellos se la dieron a la sociedad, asi vive mucha gente e igual lo importante es que uno sea feliz, soy de las que cree que uno debe hacer de todo para conseguir su felicidad (claro, sin hacerle daño a nadie).

Espero les haya gustado este Fic, ame leeer sus reviews, si puedo les traere muchos más fics y obvio seguire leyendo fanfics aqui, aunque sólo RinxLen porque me da rabia leer otra cosa (?) Sean felices 8D.

no abra Epilogo, el Epilogo fue desde 6 años después o3o (?)