Disclaimer: La saga no es mía y la historia pertenece a tufano79. Yo solo uso mis dotes de traductora ;) Thank you!

La Cantante

Capítulo 1: Orientación

BPOV

Está demasiado brillante. Demasiado cálido. ¿Cuál es el problema?

Me forcé a abrir mis ojos para ver que las persianas estaban abiertas en mi cuarto de hotel. Es muy temprano para que esté así de brillante. Oh cierto, ahora recuerdo. Estoy mudándome a mi dormitorio en la universidad. Charlie insistió en que viniera un día antes, por si acaso.

Giré en la incómoda cama del hotel y arrugué mi nariz. Hay algo en el olor de un cuarto de hotel que es simplemente repugnante. Sólo puedo imaginar las cosas que ocurren en estos cuartos por las noches. ¡Asqueroso!

Podía escuchar el agua de la ducha corriendo. Charlie está despierto. Él debió de haber abierto las persianas. Es su forma sutil de sacar mi trasero de la cama. Gracias, Charlie.

Me levanté de la cama y escuché que mi celular sonaba, alertándome de que tenía un mensaje nuevo. ¿Quién podría estar enviándome mensajes? Las únicas personas que tienen este número son Charlie, Reneé, mi mamá, Phil, mi padrastro, mi hermano Emmett, y Jacob.

Oh, cierto… Jacob. Mierda.

Nota para mí: conseguir un nuevo número.

¡Sólo quería decir que estoy muy orgullosa de ti, bebé! ¡Te va a ir muy bien en la universidad! ¡Te quiero! Mamá

¿Estás enviando mensajes, mamá? – B

Me estoy actualizando con estos tiempos… :) – Mamá

¡Gracias mamá! ¡Te extraño y también te quiero! Dale mi amor a Phil. – B

¡Mándale mi amor a Emmett, mi niña! – Mamá

¡Lo haré! Te llamaré cuando esté acomodada – B

Solté un respiro que no noté que estaba conteniendo después de mi conversación con Reneé. Esa fue definitivamente una sorpresa placentera. Se suponía que Reneé y Phil, su nuevo esposo, iban a estar aquí para mi mudanza a la universidad. Pero, Phil, quien es un jugador de beisbol en las ligas menores, rasgó un ligamento en su rodilla derecha. Realmente no puede moverse y necesitaba que Reneé lo ayudara. Esto era completamente comprensible. Tenía a Charlie para que me ayudara. Y también puedo hacer que mi hermano mayor, Emmett, ayude.

Solo que no podía creer que estuviera en la universidad. Estoy yendo a la escuela para seguir mi sueño: ¡la música! Sonreí a las posibilidades de estar en la escuela y un nuevo comienzo que me daban. Este iba a ser un gran año.

"¿Bells?"

La voz hosca de mi padre me sacó de mi ensueño. Me volteé para verlo. Su cabello café, que estaba gris en las sienes, estaba aún húmedo por su baño. Mientras lo miraba, fruncí el ceño. No podía decir que era, pero algo no se veía bien con Charlie. Parecía que estaba perdiendo peso y sus ojos ya no tenían la misma chispa que solían tener.

"¿Qué pasa, Ch – papá?" pregunté

"¿No te vas a preparas? Tenemos mucho que hacer hoy," dijo Charlie con una sonrisa en su rostro.

"Sólo estaba esperando a que salieras del baño. Estaré lista para irnos en unos 15 minutos."

"Genial, Bella. ¡No puedo creer que estés yendo a la universidad! Parece que era ayer, que te cargaba cuando eras bebé. Estoy muy orgulloso de ti, hija" dijo Charlie con nostalgia.

"Gracias, papá. ¡Te quiero mucho!" exclamé mientras envolvía mis brazos alrededor de la cintura de mi padre. Él regresó el abrazo vacilante. Charlie no es el hombre más demostrativo. Puedo asumir que estaba sorprendido por mi muestra de afecto.

"Ve a prepararte" suspiró en mi cabello.

"Ok" respondí mientras iba a recoger mi ropa y me metí al baño.

Cerré la puerta detrás de mí y comencé mi ritual matutino. Abrí la ducha y cepillé mis dientes. Mientras me cepillaba me determiné a hacer este año el mejor de todos. Tenía que serlo. El último año fue horrendo. Todo tiene que hacer una gran mejore. Miré mi reflejo en el espejo con una expresión determinada. Este será el mejor año de mi existencia. Estoy segura. Tiene que serlo ¿no?

Charlie estuvo inesperadamente hablador mientras conducíamos hacia el campus. Creo que estaba compensando por mi actitud extremadamente pensativa. Siempre que estaba en una situación en la que necesitaba conocer gente nueva, automáticamente me volvía muy quieta. Soy muy tímida por naturaleza. Sólo tenía un puñado de amigos en la secundaria Todos ellos eran parte del coro al que le dediqué mis años de secundaria.

Aunque soy muy tímida cuando conozco personas, mi personalidad cambia dramáticamente cuando estoy cantando en el coro. Es el lugar donde me siento cómoda. Soy parte de un equipo. Una voz que trabaja en armonía con otras voces para crear música hermosa. Admitiré que soy una INCREÍBLE cantante. He recibido numerosos premios por mis experiencias en el concierto coral de mi secundaria (mi alegría) y el show coral (la pesadilla de mi existencia, pero no menos divertido). Es por causa de mis talentos que soy capaz de asistir a la universidad de mis sueños: La Universidad Emerson.

Me dieron una beca substancial por mis talentos musicales. El resto de mi matrícula estaba cubierta por la "Beca Presidencial" para académicos. Supongo que tener pocos amigos ayudó en mi carrera universitaria… no amigos equivalen a no vida social. ¿Qué más puedes hacer que estudiar?

La Universidad Emerson es una escuela mediana que tiene un fenomenal programa de educación musical. Es también el hogar de uno de mis compositores y conductores corales favoritos, y pronto asesor, Dr. Eleazar Santiago. Con mi beca, se me ofreció un lugar en el ensamble vocal principal, Cantantes de la Universidad Emerson. Hay otros grupos para los que haré audiciones una vez que las clases comiencen. Sonreí ante las posibilidades que me esperaban.

"¡Isabella! ¿Escuchaste algo de lo que te he estado diciendo?"

"Huh… ¿qué? Perdona, Charlie… erm, papá."

"Te estaba preguntando si tienes el spray de pimienta que te di" preguntó Charlie.

Ah, el jefe de policía hace su aparición. Mi papá es el jefe de policía retirado de un pequeño pueblo llamado Forks, Washington. Fue forzado a retirarse después de una herida mientras trabajada. Se rompió su pierna izquierda. Fue una fractura profunda y no ha sido capaz de moverse tan rápido como antes. Actualmente está trabajando como un investigador privado. Realmente no le gusta el trabajo, pero paga las cuentas.

"Está en mi mochila. Estoy esperando que nunca tenga que usarlo" refunfuñé.

"Sólo quiero que estés a salvo, Bella. Sé que Emmett va a estar en la escuela contigo, pero…" Charlie dejó de hablar.

"Papá, ¡estaré bien! Jacob va a estar a tres mil kilómetros lejos de mí. Va a estar más cerca de ti, en Forks" repliqué.

"Sólo me preocupo. Eres mi pequeña. No pude protegerte de… Jacob" gruñó.

"¡Charlie! ¡Detente! ¡Está bien! ¡Estoy BIEN! ¡Por Dios! Está en el pasado y se quedará en el pasado."

Charlie me vio con cautela. Si sólo supiera lo que Jacob realmente me hizo, no estaría yendo a una escuela a tres mil kilómetros de distancia. Supongo que lo que no sepa no lo matará. Me estremecí al pensarlo.

"¿Estás bien, Bells?"

"Sí, sólo nerviosa" contesté tranquilamente.

"Supera los nervios, rápido. Estamos aquí."

Giré mi cabeza a la derecha y sonreí a la vista de la Universidad Emerson. Este va a ser mi hogar por los próximos cuatro años. Era una linda combinación de modernidad, arquitectura impecable y elegancia del viejo mundo. Como sea, la mejor característica era el edificio de música. Tiene cuartos a prueba de sonido para ensayos de ensambles, un asombroso laboratorio de tecnología musical, un estudio de grabación, cuartos de práctica individuales y un maravilloso escenario. Si pudiera, tendría mi dormitorio en el edificio de música. Desafortunadamente, eso no pasará. Estaré en los dormitorios regulares, como todos los demás.

"¿Lista, pequeña?" preguntó Charlie.

"¡Sip! ¡Vamos!"

Charlie estacionó el auto rentado en frente de mi dormitorio, la sala Patterson. Salí del auto y bailé feliz. El baile fue corto ya que me tropecé con mis propios mies y caí en mi trasero.

"¡Mierda! ¡Eso dolió!"

"Bella, ¿estás bien?" preguntó Charlie con una sonrisa en su cara. Estaba tratando de controlar su risa, fallando miserablemente.

"Gracias, Charlie. Ríete de la incapacidad de tu hija de moverse en una superficie plana. Aprecio la preocupación" respondí sarcásticamente.

Él se rió y me ofreció una mano para levantarme. Entonces fue al maletero y comenzó a sacar mis cosas. Me sacudí el polvo y caminé al área de registro.

"Hola, soy Isabella Swan. Se supone que vivo en la sala Patterson. Necesito recoger mis llaves y registrarme," dije tímidamente.

"¡Bienvenida a la Universidad Emerson! Soy Angela, uno de los asesores de residencia" dijo mientras me ofrecía su mano. Puse mi mano en la suya tentativamente y mascullé un hola. Ella parecía buena. Era alta y tenía cabello oscuro que estaba alejado de su rostro. También tenía unos lentes geniales. Esperaba que fuera la asesora en mi piso.

"Así que, Isabella, parece que estás en el segundo piso, en un triple, cuarto 200. Tus compañeras de cuarto son Alice Cullen y Rosalie Hale. Ellas ya se registraron y están desempacando mientras hablamos" me sonrió.

"Bella… es Bella. ¿Un triple? ¿En serio?" chillé.

"Sí, Bella. Estamos en el proceso de construir un nuevo dormitorio. Se suponía que estaría terminado para el inicio de este año escolar, pero hubo unos retrasos. Tuvimos que poner a algunos estudiantes en cuartos triples. La parte limpia es que tienes un cuarto con tu propio baño" explicó Angela.

"Supongo que eso lo repone. La idea de compartir un baño con unas veinte chicas extrañas es algo asqueroso" me reí.

"¡Concuerdo contigo! También parece que seré tu asesora. Así que, si necesitas cualquier cosa, por favor no dudes en preguntar. Estoy en el cuarto 209."

"¡Gracias, Angela!"

"Aquí están tus llaves y tu tarjeta magnética. La tarjeta permite que entres al edificio y la llave es para tu habitación. Para ir a tu cuarto, sube las escaleras, gira a la izquierda y es la última puerta a tu derecha."

"Genial" dije mientras me despedía con la mano.

La sala Patterson era uno de los nuevos dormitorios en el campus. También resultó ser un dormitorio mixto. Charlie no estaba feliz con eso, pero los cuartos no eran mixtos, sólo los pisos. Iba a vivir en un piso sólo de chicas. Los chicos vivían en los pisos uno y tres. Las chicas vivían en los pisos dos, cuatro y cinco.

Caminé de regreso a Charlie, donde ya había sacado todas mis cosas para mi cuarto.

"¿Ya estás registrada, Bells?"

"Sí. Nunca lo creerás papá. Estoy en un triple."

"¿Estás bien con eso?"

"Al principio no. Como sea, cuando Angela, mi asesora, dijo que teníamos nuestro propio baño, estaba feliz" respondí.

"No puedo decir que te culpo" dijo Charlie. "Hay que dejarte establecida."

Asentí mientras tomaba mis maletas. Charlie tomó un par de cajas. Hizo una mueca al recogerlas. Puedo decir que estaba tratando de esconder su dolor. Inmediatamente me sentí culpable.

"Papá, espera. Déjame enviarle un mensaje a Em. Puede ayudarte a cargar mis cosas" razoné.

"Estoy bien, Bella. Pero si quieres enviarle un mensaje a Emmett para que sepa que estás aquí, eso estaría bien."

"Erm… bien" dije mientras sacaba mi teléfono.

Hey hermano oso – Estoy aquí en Patterson. ¡Ven a ayudar! Papá está siendo muy terco – B

¡Isabelly! ¡Ya era hora! También estoy en Patterson. ¡Bajo enseguida! – Em

¡Gracias! – B

"Hey papá, aparentemente Emmett y yo estamos en el mismo dormitorio. Ya viene para acá."

"¡Oh, gracias a DIOS!" Charlie jadeó mientras bajaba las cajas con las que estaba batallando. Se recargó en el auto y le dio un sorbo a la botella de agua que estaba sobre el maletero.

"¿Estás bien, papá? No te ves muy…"

"¡ISABELLY!"

"Em… no puedo… respirar…" dije ahogadamente cuando Emmett me envolvió en un abrazo de oso.

"¿Cómo está mi hermana favorita?" preguntó Emmett con una sonrisa con hoyuelos.

"Soy tu única hermana… y no me digas Isabelly. Dejé ese nombre cuando tenía cinco" gruñí.

"Eh, como sea" respondió Emmett sacudiendo su mano. "Hay que instalarte en tu cuarto, Isabelly."

"¡EMMETT!"

"Perdón, Bella" dijo Emmett tímidamente. "¿Cómo estás, papá?"

"Estoy bien, Emmett. Te extrañé este verano."

"También te extrañé. Desearía que hubiera podido ir a casa algún día, pero el trabajo estaba como loco. ¡Totalmente valió la pena!" Emmett sonrió.

Emmett se quedó en el campus en el verano cuando le ofrecieron un internado con un equipo local de beisbol como un entrenador atlético. Viajó con el equipo y tuvo innumerables experiencias para su carrera. Él quería ser un entrenador atlético para un equipo atlético profesional. Cuando le ofrecieron esa posición el verano pasado, saltó a la oportunidad. Realmente deseaba que lo hubiera visto en el verano, especialmente después de lo que pasó con Jacob. Estaba feliz de que Emmett obtuviera su oportunidad, pero estaba triste porque no tenía a mi hermano para que me ayudara.

"¿En qué cuarto estás, Isabelly?"

Fulminé con la mirada a mi hermano favorito. En serio, ¿cuándo aprenderá?

"Cuarto 200. Estoy en un triple con otras dos chicas."

"Eso sería interesante si estuvieras en un triple con dos chicos. ¡Hubiese pagado un buen dinero para ver la mirada en tu cara si eso pasara!" bromeó Emmett.

"Eres gracioso, Em. Creo que perdiste tu llamado. Debiste de haber sido un gran cómico" repliqué.

"Me quieres, ¡admítelo!"

"Supongo que lo hago. Vamos a mudarme, idiota" dije, poniendo los ojos en blanco.

De nuevo, tomé mis maletas. Emmett tomó varias cajas y Charlie tomó el maletín de mi laptop y mi teclado. Usé mi tarjeta para acceder al edificio y sostuve la puerta para Emmett y Charlie.

"Angela dijo que era subiendo las escaleras, luego a la izquierda y es la última puerta a la derecha" instruí.

"Estás un piso debajo de mí. Estoy en un triple con Jasper y Edward en el cuarto 300" explicó Emmett. "¡No puedo esperar para torturarte, Isabelly!"

"Genial, simplemente genial" gruñí.

Charlie encabezó el camino con Emmett y yo detrás de él. Me tropecé en las escaleras unas veces, pero logré caer hacia atrás. Gracias al cielo.

Dimos vuelta en el pasillo de la izquierda y caminamos a la última puerta del lado derecho. La puerta estaba decorada con tres notas musicales con nuestros nombres en ellas. Sonreí a los nombres en la puerta mientras sacaba mis llaves de mi bolsillo. Estaba a punto de desbloquear la puerta cuando fue abierta por una chica muy pequeña con cabello negro y puntiagudo. Se veía como un duendecillo o un hada. Tenía los ojos más azules que había visto. ¡Lo que realmente me sorprendió fue su energía! Salía de ella en olas. Estaba saltando sobre sus pies con emoción.

"¡Hola! ¡Tú debes ser Isabella! ¡Soy Alice Cullen! ¡Estoy 100% segura de que vamos a ser las mejores amigas!" exclamó mientras me envolvía en un fuerte abrazo. Vaya, ¡ella es fuerte para ser tan pequeña!

"Es Bella y es un gusto conocerte" contesté tímida, ruborizándome.

"¡Rose! ¡Ven a conocer a nuestra compañera de cuarto!" gritó Alice.

Una cabeza rubia se asomó detrás de la puerta de un closet. Rose se acercó con su mano extendida. Era hermosa. Era alta y rubia. Rose tenía un cuerpo por el que una súper modelo vendería su alma. Sus ojos eran de un gris pálido y parecía que contaban una historia.

"Soy Rosalie. Me acabo de transferir desde la Universidad de Northwestern. Todos me llaman Rose. Un gusto conocerte, Bella" dijo Rose fríamente.

"Hola" susurré.

Miré a mis dos compañeras y estaba en shock por lo bellas que eran. No soy fea, pero no hermosa como estas dos. Soy pequeña, pero más alta que Alice. Tengo cabello café y ondulado que me llegaba hasta el hombro y simples ojos cafés. Oh, y soy pálida. Casper, el fantasma amigable es más oscuro que yo.

Mis compañeras parecían ser buenas. Rose se veía algo distante, pero eso era compensado por la exuberancia y energía de Alice. Le sonreí a las dos y maniobré para entrar al cuarto torpemente.

"Um, y dónde debo poner mis cosas" pregunté.

"No hemos decidido de las camas ni nada aún. Queríamos esperar a que todas estuviéramos aquí antes de decidir algo" explicó Alice. "La única decisión que fue hecha fue la de los closets. Son todos del mismo tamaño así que Rose y yo nos apropiamos de los nuestros."

"Eso está bien. Soy flexible con lo que sea. Pero una precaución, soy muy torpe. Probablemente no deba estar en la cama de arriba" comenté.

"Estábamos planeando en mantener las camas al mismo nivel" explicó Rose. "¿Si eso está bien contigo?"

"¡Genial!"

"¡Isabelly! ¿Qué pasa con las cosas? ¡Mis brazos se están cayendo!" gritó Emmett.

"¡Perdón, Em! ¡Pasen! Alice, Rose, este es mi hermano Emmett y mi papá, Charlie."

Emmett y Charlie entraron con el resto de mis cosas y sin cuidado las dejaron en la cama más cercana y en el escritorio. Charlie caminó a una de las sillas del escritorio y se dejó caer en ella. Tranquilamente comenzó a tomar de su agua. Emmett pasó con su sonrisa a saludar a mis compañeras. Podía decir que se cautivó inmediatamente por Rosalie. El brillo en sus ojos cafés indicaba su atracción.

"Hola, Alice. Eres la hermana de Edward, ¿cierto?" preguntó Emmett.

"¡Sip! Ese fenómeno de ojos verdes es mi hermano mayor. ¿Estás en un cuarto con él?"

"Sí. Estamos un piso arriba de ustedes" le dijo Emmett a Alice, aunque él estaba mirando a Rose.

"Hubieras pensado que él le diría a su hermana algo importante como eso. ¿Qué cuarto es? ¡Voy a patear su trasero!" gruñó Alice.

"Cuarto 300. Hola, Rosalie. Es un placer conocerte" dijo Emmett.

"¡Humph!" respondió Rosalie mientras se giraba en sus talones para ir al baño.

"¡Emmett!" grité mientras le pegaba en la nuca. Alice se rió y entonces fue a continuar con el trabajo en su closet.

"¿Qué?" replicó él mientras se sobaba donde lo había golpeado. "Eso dolió, Isabelly."

"¿Necesitas un balde para toda la baba? En serio Emmett" respondí al poner mis ojos en blanco. "Papá, ¿hay algo más en el auto?"

"¿Huh? Oh, uh, no creo. Iré a revisar" respondió Charlie cansadamente.

"No papá. Está bien. Yo lo haré. Sólo necesito las llaves del auto." extendí mi mano para tomar las llaves y él las puso en mi mano. Volteé para salir del cuarto cuando choqué contra una pared y caí en mi trasero. Una pared que olía realmente bien, como lino fresco y rayos de sol, y tenía músculos.

"¡Ow!"

"¡Oh, mierda! Lo siento mucho" respondió una voz aterciopelada. "¿Estás bien?"

"Sí, sobreviviré" resoplé mientras trataba de ponerme de pie. Miré a la pared/perdona contra la que choqué y fui recibida con el más penetrante par de ojos verdes que hubiera visto jamás. Él extendió una mano para ayudarme y cuando nuestros dedos se tocaron, fue como si una corriente eléctrica corriera a través de mi cuerpo. Fácilmente me levantó y sonrió tímidamente.

"Soy Edward Cullen, hermano de Alice. Me han dicho que está en pie de guerra" se rió.

"¡TÚ!" gritó Alice.

"¿Qué, duende?" respondió Edward sardónicamente.

"¿Hace cuánto sabes que vamos a estar en el mismo dormitorio?" dijo ella echando chispas.

"Uh, hace como una hora, duende. El dormitorio en que me iba a quedar aún no está terminado así que estoy en un triple aquí en Patterson" razonó Edward.

"Oh… perdón" contestó Alice tímidamente.

"Bien, voy a checar si tengo algo más en el auto," anuncié rápidamente y salí del cuarto.

¡Santo Dios! Edward tenía que ser el hombre más atractivo que había visto. Mandíbula fuerte y cincelada, labios llenos, y el cabello más inusual. Era casi broncíneo y perfectamente desordenado. Sólo gritaba atracción sexual. ¡Maldición!

Con inusual elegancia, salí del dormitorio y revisé el auto por cualquier cosa que necesitara. Saqué mi bolso y mochila del asiento trasero, y me dirigí de vuelta a Patterson. Conseguí otra botella de agua para mi papá.

Cuando entré a mi cuarto, Emmett ya no estaba. Charlie dijo que había ido al baño. Rosalie había regresado y estaba trabajando en su closet. Alice y Edward estaban hablando tranquilamente en una esquina del cuarto. Alice parecía estar emocionada sobre algo y Edward tenía una sonrisa torcida en su cara.

"Aquí papá. Parece que podrías usar esto" murmuré.

"Gracias, pequeña" dijo él débilmente. "¿Estás bien? ¿Necesitas algo?"

"No, papá. Estoy bien. Sé que tienes un avión que tomar. Gracias por tu ayuda. ¡Realmente lo aprecio!"

"Muy bien. Ya me voy" dijo con cansancio. Entonces Charlie me dio un gran abrazo y besó mi cabeza. "Estoy muy orgulloso de ti. Te quiero mucho pequeña."

"También te quiero papá" lloré. "Llámame cuando llegues, ¿por favor?"

"Lo haré, hija. Dale mi amor a Emmett" dijo con un apretón final. "Te veré pronto. ¡Llama si necesitas algo!"

"Gracias papá" me despedí con mi mano mientras se iba.

Tomé un profundo respiro y una ola de tristeza me embargó. Casi parecía como si le estuviera diciendo adiós a mi padre por última vez. Unas lágrimas cayeron por mis mejillas. Precipitadamente las limpié. Me giré para ver a Edward, Alice y Rosalie, y puse una sonrisa en mi rostro.

"Así que, Bella. Edward me acaba de decir que hay una fiesta en el lado norte del campus. ¿Quieres ir?" inquirió Alice.

"Erm…" contesté inteligentemente.

"¡Vamos, Bella! ¡Será divertido! ¡La banda de Edward va a tocar!" se quejó Alice.

"No por presumir, pero creo que somos muy buenos. Emmett toca la batería, Jasper toca el bajo y yo canto y toco la guitarra" dijo Edward con una sonrisa.

"La humildad es una cosa buena, Edward" bufé.

"¿Por favor, Bella?" persistió Alice.

"Bien" resoplé.

"¡Siii! ¡Voy a hacer que te veas muy sexy!" chilló Alice mientras saltaba en su lugar.

¿En qué me había metido? ¡Mierda!


Y... ¿qué les parece? Estaré actualizando tan pronto como termine un capitulo :) Déjenme saber qué tanto les gustó... o no, como sea, quiero saber :D