SUMMARY: No mucho que decir, salvo que amo a esta parejita :3 y por eso pretendo que este fic sea algo más extenso que de costumbre.

DISCLAIMER: WORKING'! y sus personajes pertenecen a Karino Takatsu.


Satou cerró los ojos mientras fumaba su último cigarro.

"Si las cosas no salen bien… si no resultan, entonces yo…"

Frunció el entreceño. Llevaba años esperando una reacción "positiva" de parte de Todoroki, pero ella… no dejaba de mencionar todo el tiempo a la gerenta. Sí que había sido inocente en ese entonces, cuando se enamoró de ella. "Y pensar que tengo aspecto Yankee y delincuente". Hubiese querido sonreír, pero no habituaba a hacerlo. En fin, era su hora de descanso; y lo único que quería era descansar. Terminó su cigarro y cerró los ojos nuevamente, tratando de disfrutar su tranquilidad.

- ¡Satou-san! – gritó Taneshima, mientras entraba y se sentaba al frente de Satou.

Y yo que quería descansar…

- ¡No seas tan cruel! Mejor dime, Satou-san, ¿¡cómo te ha ido con tu objetivo!

- ¿Objetivo?... – empezó a decir Satou. Sabía perfectamente de lo que hablaba Taneshima, pero no quería hablar de ello.

- Uhm… ¿ya lo olvidaste? ¿Recuerdas que tenías un objetivo en mente, y yo te dije que debías de ponerle algo de presión para lograrlo?

Taneshima lo recordaba muy bien.

- Eh –dijo Satou algo incómodo –algo he hecho. Y tu, Taneshima, ¿has crecido? –preguntó, tratando de cambiar el tema.

- Yo creo que no mucho –respondió Taneshima. –¿Tu qué crees? –interrogó a Satou ilusionada.

- Creo que has encogido. Sin embargo –Satou acababa de idear otra de sus bromas –creo que en el estante, ah sí, allá arriba –dijo señalando el estante más alto –hay una especie de galletas milagrosas para crecer. Yo siempre como, por eso soy tan alto.

- ¿Enserio? –preguntó Taneshima -¡Yo quiero comer esas galletas! Ah, ¡que emoción!

- Sí. A ver si puedes alcanzarlas. Bien, mi hora de descanso ya está por acabar, adiós Taneshima –dijo levantándose para marcharse.

- ¡Satou-san! ¡Ayúdame a alcanzar las galletas!

- Sólo mentía, Taneshima. No hay galletas.

- No te creo, Satou-san. –dijo Taneshima, casi sollozando y mirando fijamente a Satou. –¡Lo que pasa es que tu no quieres que coma esas galletas, para que asi puedas seguir molestándome!

- Taneshima, es imposible que hayan galletas…

- ¡Súbeme hasta arriba y déjame ver si están las galletas! ¡Por favor, Satou-san!

- Realmente eres muy tonta, Taneshima. –dijo Satou, levantándola y montándola en sus hombros.

- ¡Eso lo veré! Ah, es realmente genial ser tan alta…

- Apúrate Taneshima, debo volver al trabajo…

- Claro, Satou-san –dijo Taneshima revisando las cajas. Cuando no vio las supuestas galletas por ningún lado comenzó a desesperarse y a tirar las cosas al piso.

- ¿Qué haces, Taneshima? ¡Para que sepas, ya me estoy cansando de…!

- De pronto, Taneshima tomó una caja demasiado pesada, y sin querer pasó a botar las otras cajas, cayéndose ella y tirando a Satou al piso.


NOTA: muahahaha (?) y aquí llega Todoroki y Souma, y piensan mal. Ya, fue mucho avance, bueno, no tanto, pero así sigue. Si les gustó, comenten (y si no critiquen a ver que puedo mejorar *3*) y esperen el siguiente capítulo~! Gracias por leer!