Ese discurso de su contrincante la había dejado todo el día con ese pendiente, pero no podía ser verdad, NO PODIA SERLO, por que ella lucho por su futuro, por el Tokio de Cristal, por la tranquilidad que vivirían, POR SU HIJA y fue Mamoru el que destruyo todo eso.

-CUIDADO… -grito una de sus compañeras de trabajo y sin previo aviso su cabeza fue golpeada por una caja de ropa dejándola en el suelo. –LO SIENTO TANTO USAGI.

-Ah… -giro la cabeza y vio afuera del local a Taiki viéndola con susto e hizo una señal para que este se tranquilizada. –Estoy bien. –intento pararse pero fue mareada.

-Sujétenla, hay que tener mas cuidado chicas, el día de hoy Usagi tiene el día libre. –Ordeno la dueña del local. –Solo cuando te pueda parar vamos a que tomes un taxi y vas a casa muchacha.

-Gracias señora Subaki, pero aun puedo trabajar.

-No y por la paga, no te preocupes es una accidente laboral, te necesito mas en tus 5 sentidos.

-Gracias.

El viaje a casa fue tranquilo y con Taiki a un lado, no pronunciaron palabra, ya que la chica seguía pensando en quien era el nuevo enemigo y como conocía su historia.

-Llegaron temprano. –Los recibió Luna.

-Si… tuve un pequeño incidente en el trabajo y me dejaron salir temprano. ¿Dónde esta Seiya? –Pregunto preocupada la rubia.

-¿Qué accidente?

-Una caja cayó en su cabeza. –Explico el castaño.

-Ay Usagi tienes que ser mas precavida y Seiya esta encerrado en su cuarto escribiendo.

-Oh… Luna, tenemos que hablar, Nehereina regreso y quiero ver si tu y Artemis pueden investigar mas.

-¿Nehereina? Claro que si, iré con Artemis enseguida, esto no puede ser. -Sin esperar mas la gatita salio de la casa.

-Bueno Taiki iré a tomar algo para la cabeza, me esta matando.

-.-.-.-.-

-DEJAME DE UNA VEZ YATEN.

-Tenemos que hablar…

-No hay nada de que hablar. Te fuiste sin decir nada, sin siquiera verme.

-Tú sabes bien que es la lealtad a tu princesa.

-NO ME IMPORTA. –lo encaro con lagrimas en los ojos y lo halo de la camisa que traía puesta dejándolos frente a frente. –TE FUISTE, ME DEJASTE, NO ME PROMETISTE NADA, NI SIQUIERA UN VOLVERE.

-Era mi deber.

-PUES SEIYA AL MENOS SI LO HIZO, DIJO ADIOS.

Sin previo aviso el peli-plateado tomo a la rubia besándola. Al principio se opuso y después cedió y respondió del beso. Al separarse lo único que recibió el chico fue una bofetada.

-Mas te vale que note acerques a mi Kou, no me volverás a dejar sin esperanzas y con un corazón afligido.

-Mina… -lo dejo solo y con la mejilla roja. Si tal vez se había ido sin dedicarle por lo menos una sonrisa, pero estaba feliz de estar con sus princesa y mas por que regresaría a su hogar e intentarían levantarlo de nuevo como el lo recordaba, pero sintió un gran vacío dentro, mas cada vez que recordaba a la rubia y sus locuras.

Derrotado camino por las calles pensando que tal vez seria mejor dejar de perseguir a la rubia, ya que la lastimaba mas. Camino poco antes de ver que la lluvia empezaba a caer a gran cantidad, así que decidió correr a la casa en la que estaban ahora.

-.-.-.-

-Pronto Sailor Moon sufrirá por sus errores y obtendrá su merecido. –La voz de seda de una mujer se escucho y Nehereina la escucho atenta.

-Mi señora tenemos que atacar ya. –Opino sutilmente pero al mismo tiempo con algo de firmeza.

-NO. Acaso no sabes que si te impacientas las cosas no saldrán bien… hay que esperar un poco mas, las piezas del juego se unirán y será cuando gane… ¿No es así mis queridas amigas?

Giro su cabeza dejando hacia 3 sailors paradas tranquilamente en el lugar. –Por supuesto… -dijo firmemente Sailor Urano.

-Valla… mi señora no teme ser traicionada por las scouts… es peligroso.

-No Nehereina ya que estas scouts nunca podrían hacerme daño. –sonrío y las miro. –Vallan y consigan mas información para mi, mis queridas. –Con un movimiento de mano despidió a las Sailors que salieron sin oponerse.

-Valla que es grande mi señora.

-Ahora hay que encargarnos de algunos estorbos… como esas estrellas, es la segunda vez que se interponen, pero la vez pasada fue fácil deshacernos de ella, no creo que esta vez sea igual, pero utilizare un comodín… cuando este listo.

-¿Qué planea?

-Pronto querida, muy pronto.

-.-.-.

-Chicos hoy fuimos atacados, si conocen a Usagi y mas de lo que creemos, ya que le contó sobre su futuro, sabe su identidad y por lo visto tiene aliados fuertes… esto esta mal. –Dijo Taiki mientras sus otros dos hermanos escuchaban atentos. –Tenemos que tener cuidado.

-¿Pero que se supone que haremos? –pregunto exasperado Yaten. –No sabemos nada del enemigo, será mejor irnos a nuestro planeta y evitarnos todo esto, no debimos regresar.

-¿Qué te pasa Yaten? –lo miro extrañado Seiya. –Recuerda que regresamos por que las extrañábamos, por que queríamos una vida normal.

-SI PERO NO HEMOS TENIDO NADA DE UNA VIDA NORMAL QUE BUSCABAMOS AQUÍ.

-Cálmense, chicos, lo que menos necesitamos en peleas entre nosotros.

-Tienes razón Taiki pero es que… -se tapo la cara con frustración absoluta. –No se que hacer… Minako me odia.

-Encontramos el problema… -suspiro el moreno.

-No se que hacer.

-Dejarla que sane hermano… conquistarla lentamente, no creo que hallas sido sutil.

-Pero…

-En esto creo que lo mejor es que escuches a Seiya por que es el único con tacto de los tres. –los tres se rieron olvidando la tensión anterior.

-Bueno… tenemos que descubrir la identidad de quien quiere herir a Usagi para poder protegerla. Pero la cuestión es ¿Cómo? –se cuestiono el castaño.

-Tal vez sea una de las mismas scouts… piénsenlo, sabe la identidad, donde estudia, su futuro y pasado… tal vez sea un complot.

-NO. Ella nunca haría algo así en mí contra Yaten. –Entro la rubia a punto del llanto por las acusaciones del pali plateado, sus amigas no harían eso, ni tampoco las otras y a Rei no le quedaría hacer eso.

-Usagi, tranquilízate.

-No pidas que me tranquilice si ofendes a mis amigas.

-No es una ofensa, intentamos cuidarte y saber quien intenta hacerte daño. –Hablo Taiki ahora.

-Es que… no… -Iba a llorar pero pronto recupero la compostura. –Hasta que sea probado, no se diga mas, mis amigas nunca me traicionarían, ni una.

-Excepto Rei. –Ironizo Yaten.

-Ella… El… -se quedo sin habla la chica al recordar a su antigua pareja irse con su mejor amiga y lo peor fue verlos juntos, era como si ellos se rieran de ella siempre, a escondidas.

-Basta. Vámonos Bombón, te daré algo que meriendes. –Termino la discusión Seiya mientras sacaba a la chica.

-Creo que pasaste la raya Yaten, ella defiende a los suyos.

-Pero ahora no podemos confiar en nadie… estamos perdidos y ellos nos tienen en la mira.

-Cierto.


Tanto tiempo pensando y juro que mi cabeza estaba bloqueada, todo me tiene agobiada, pero no puedo dejar tirada la historia y gracias por sus comentarios, cuidense, besos.