Finalmente... Lamento si algunos habran visto esta historia antes, y luego hayan notado que la retire. La cosa es que un intruso entro en mi ordenador y cuenta, y publico sin mi autorizacione sta historia, antes de que yo lo decidiera o lo compoletara. Tengo una nueva historia que mostrarles, pero esta sera diferente a lo que suelo hacer normalmente. A que me refiero? Ya lo aclarare:

Este fic no sera ni tan largo como los primeros que hacia que los deje sin un final todavia (?), ni tan cortos como los que hacia ultimamente de un solo capitulo o cosas asi. Ya lo tengo planeado, adelantado y todo para mayor organizacion y comodidad. Esta historia solo constara de 5 capitulos, asi es, ni mas ni menos, y un prologo que pondre aca tambien. Como habran leido en la descripcion esta historia sera pura ficcion, con ciertos momentos de terror, misterio y algo de Gore (aunque no me guste ese genero...) Quise combinar estos generos con Megaman X y bueno... yo siempre combinando capitulo no seran libros enteros. Como mucho cubriran 9 paginas maximo, y solo seran 5 caps XD

Aqui va:


Océano Pacifico, Giga City, 22xx D.C.

"Gimialla Mine": Sector desconocido"

La oscuridad era intensa, la humedad abrumadora, pero eso no detenía al equipo de excavación reploid que se encontraba en esas profundas y desconocidas cavernas.

-¡Vamos, hay que terminar antes del anochecer!

Ese era el capitán de la expedición, que apresuraba a su equipo de excavación en el trabajo. Hacia una semana que estas cavernas subterráneas habían sido encontradas. Fue un gran descubrimiento, ya que en su interior yacía una gran fuente de Energen, cristal de energía vital para los reploids. De inmediato comenzaron su explotación, pero al mismo tiempo formaron un grupo de expedición para explorar el resto de estas cavernas misteriosas y buscar nuevas reservas de cristales de energía.

-¡Señor! Hemos detectado una cámara hueca del otro lado de este muro. No sabemos lo que haya dentro.

-Excelente, quizás nos hayamos topado con otra cuenca de Energen, ¡Traigan el perforador!

Y así sucedió. Los mechanoloides trabajadores trajeron un enorme perforador mecánico que comenzó a destrozar poco a poco la gruesa pared de roca que los separaba de su supuesta meta.

Paso media hora hasta que finalmente la perforadora cumplió su objetivo. Una gran cortina de polvo se levanto al caer los escombros de la muralla. Toda la expedición se reunió a ver su descubrimiento, quedaron asombrados al ver lo que encontraron. La cortina de humo se disipo rápido, y lo primero que presenciaron los presentes fueron varios restos fósiles de esqueletos, aparentemente humanos, desparramados por todo el suelo. Marcas extrañas, símbolos misteriosos, todo eso adornaban las paredes de ese lugar.

-¿Qué es todo esto? –Fue el capitán el primero en decir algo- No comprendo lo que dice. ¡Traigan a alguien del equipo arqueológico!

Y así, uno de los presentes salio del lugar para cumplir ese cometido. El resto permaneció en el lugar, explorando los alrededores. Era un ancho pasillo que muy corto, donde al final terminan topándose con lo que menos esperarían encontrarse en una caverna subterránea y sin salida, una especie de ataúd de piedra maciza.

-¿Qué… se supone que es esto capitán? –preguntaba confundido uno de los subordinados.

-Bueno, supongo que encontramos la tumba de un faraón ¡Jaja jaja! –reía y comentaba irónicamente el líder de la expedición.

-Pero, ¿Esto esta bien? Lógicamente es imposible encontrar algo así en este lugar. ¿Qué vamos a hacer con eso? –señalando el gran ataúd otro de los subordinados.

-Hey, ¿Qué tal si nos fijamos que hay adentro? –sugería emocionado otro subordinado.

-Hmmm… Por ahora dejemos todo como esta. Hasta que no nos diga el equipo arqueológico que es este lugar, no haremos nada más por hoy.

Una parte de la expedición, la que sentía miedo y misterio del lugar, se sintió aliviada, pero la otra, entusiasmada por descubrir que era, todo lo contrario.

El capitán dio la orden de retirada y todos se alejaban del lugar. Lo que ellos no sabían es que ese ataúd poseía un hueco considerable en la parte que no podía ser visible por donde se encontraba la expedición. Y que algo allí adentro comenzaba a retorcerse lentamente, como si hubiera despertado de un largo sueño.

"Eso es todo lo que les puedo decir. Después salí de mi prisión y finalmente fui libre. Y sobre lo que le paso al equipo de expedición, solo les puedo decir niños, que la curiosidad mato al gato. ¡Jajajajajaja!"