Lamento la larga espera a los que me leen esta historia... La verdad, me han pasado bastante cosas en las vacaciones, pero ahora que empece las clases de nuevo como que retome las cosas de nuevo XD

En fin... dejare de perder el tiempo. Les dejo el capitulo 4 para que lo disfruten.


CAPITULO 4:

"La Gélida Verdad"

"Han pasado unas horas desde que llegamos a la base, luego del incidente del laboratorio de Gaudile. Logramos llegar sanos y salvos, el profesor nos salvo…

Tuvimos que explicar lo que paso a todos, y tranquilizar a Cinnamon. Antes de su sacrificio, Gaudile me entrego lo que sería la solución a todos nuestros problemas, una cura.

Le entregue la muestra a Nana para que lo analizara, e hiciera las pruebas con Axl. Si todo sale bien, la muestra nos salvara a todos. Desgraciadamente, no pudimos predecir lo que sucedería en nuestro tiempo en el laboratorio, y las horas siguientes…

Varios centros alrededor de la Central Tower fueron atacados. Perdimos todo contacto con esos lugares, no hay manera de entrar. Está sucediendo lo mismo que paso con Gimialla Mine… Se reportaron la presencia de los mismos tipos de infectados, esas cosas se estaba esparciendo demasiado rápido. Lo curioso de todo esto, es que solo pasó en medio de la noche, aunque no me sorprende, luego de descubrir que la luz solar era la debilidad de estas cosas. Aprovechando esto, preparamos el resto de los sectores, para enfrentar venga lo que se venga al caer la noche nuevamente.

Lo único que podemos hacer ahora, es confiar en el suero de Gaudile, y esperar un milagro… En cuanto al supuesto Spider, nos estamos encargando de él…"

.

.

Central Tower, Sala de Interrogatorios

07:27 A.M.

.

.

X y los demás se dirigieron a un cuarto oscuro y cerrado. Allí, en medio de la habitación, Spider permanecía sentado, mientras una luz incandescente lo alumbraba. X se encontraba firme frente a él, Massimo mantenía la distancia, y Marino se recostaba contra una pared, cruzada de brazos y presenciando lo que ocurría.

-Al parecer, la luz solar no te afecta. Eso demuestra que no estás infectado –aclaraba X algo más tranquilo.

-Es lo que estaba diciendo todo este tiempo… No debemos seguir perdiendo el tiempo así –exclamaba Spider algo frustrado.

-Voy a hacerte una serie de preguntas, quiero que las contestes con claridad –ve como Spider guarda silencio y baja la cabeza -¿Quién eres realmente?

-Yo soy Spider…

-Spider fue una imagen creada por el Ex coronel Redips, para así cometer acto de traición hace meses. Lo que quiero saber entonces es ¿Quién diablos eres tú? –se exasperaba el cazador azul mientras perdía la paciencia.

-Piénsalo mejor, hunter. Redips uso un ADN de reploid diferente para conseguir esa fachada. Esa es la condición de la habilidad de esos reploids de "Nueva Generación".

-Espera… no querrás decir que…

-Así es, X. Redips robo mi ADN. Yo soy real, el único y existente Spider. ¡Y ahora estoy aquí para ofrecerles mi ayuda!

-¡¿Qué? ¡Eso es imposible! –tanto X como Massimo estaban completamente sorprendidos por la respuesta, simplemente no lo podían creer. Marino, quien parecía no sorprenderse de la situación, solo se limitaba a acercarse al interrogado por la espalda. –Si es así, entonces ¿Por qué nunca escuche hablar de ti en Giga City?

-Soy un caza recompensas, vago por todo el mundo. Existen varias maneras de extraer el ADN de un reploid, Redips pudo haberse cruzado conmigo en algún lugar, consiguiendo lo que quería –viendo como ganaba mas y mas confianza, aprovecha para levantarse y explicar sus razones –No hay tiempo que perder. Los sectores están cayendo, el nuevo virus es imparable, y el responsable de todo esto esta…

No pudo terminar de expresarse, por que el helado filo de la muerte alcanzo su pecho. Marino lo sorprendió por detrás, sujetándolo firmemente del cuello, y enterrando su cuchilla en el pecho del misterioso Spider. El resto de los presentes sin palabras…

-Spider murió oficialmente en una de las misiones a la que fue contratado por parte de Giga City hace ya un año. No eres Spider, pero aseguras serlo, y todavía sigues respirando luego de haber enterrado mi cuchilla en tu pecho ¿Por qué no nos explicas un poco más sobre tu situación?

Marino retrocedió, y dejo a Spider en paz. Este estaba cabizbajo, resentido y arrodillado. X y Massimo esperaban respuesta, mientras preparaban sus armas por cualquier cosa. –Así es, estoy muerto… O eso creía. La razón por la que sigo vivo y estoy aquí, es para detener al culpable de que este caminando otra vez…

-Eso no tiene sentido, ¿Estas diciendo que ese sujeto responsable de todo te devolvió a la vida? –cuestionaba Massimo –Al parecer, convertir a todos en esclavos chupa sangres no es su única habilidad, sino también levantar a los muertos –comentaba Spider mientras trataba de parar el sangrado de su pecho –Se que no tiene lógica alguna, pero ¿Acaso han visto últimamente algo que tenga lógica? Ese tipo no es normal…

-No lo entiendo… Si ese mismo sujeto fue el que te devolvió la vida, ¿Por qué quieres ayudarnos a detenerlo? En el peor de los casos, si lo que dices es cierto, volverás a ser un cadáver –seguía cuestionando X a Spider, tratando de creer lo que decía.

-… Ustedes no entienden… No entienden lo que se siente ser un muerto andante… Sufro a cada segundo, el dolor es insoportable… Ahora mismo la herida en mi pecho me está matando, y eso es lo peor de todo, que no puedo morir. La única forma en la que puedo dejar de sufrir, es matando a ese malnacido que me hizo esto. –las palabras de Spider eran tan duras y sinceras que uno podía comprenderlo aun sin estar en la misma situación.

-… Ya veo. Sin embargo, todavía tengo una duda, ¿Con que objetivo te devolvió a la vida ese sujeto? Podría haber revivido a cualquier otro. Y más extraño aun, ¿Por qué no estás bajo su control? –las preguntas de X eran acertadas, una vez más Spider estaba en desventaja ante la situación -… No lo sé. Creo que… hay ciertas cosas que no tienen explicación…

-… No me fio de tus palabras. Pero si estás aquí para ayudar, ¿Cómo piensas ayudarnos? ¿Tienes información u algo? –preguntaba Massimo queriendo terminar con esto. –Se donde se encuentra ese tal Zero. Lo vi en la Planta de Refinamiento de Force Metal, Melda. De allí es de donde vengo.

Antes de que X o alguien pudiese decir algo, debido a lo sorprendidos y contentos que estaban de saber sobre su amigo, un comunicado de los parlantes sonó. Era Nana, quien llamaba a X y a los demás a ver los resultados de la muestra al laboratorio. Entonces X se tranquilizo, confió en Spider y dirigió a todo el equipo al laboratorio. Allí esperaba escuchar más buenas noticias. El cazador azul llego primero, como era de esperarse. Podía ver a todo el personal exhausto, y a la pequeña Cinnamon también.

-Nana, ¿Cuáles fueron los resultados? –preguntaba algo nervioso. La operadora se dio vuelta, y le sonrió mientras le contestaba –Sera mejor que lo veas por ti mismo.

Nana se hizo a un lado, permitiendo ver la camilla principal del laboratorio. Allí se podía apreciar al joven Axl, sentado en una de las orillas, sin los espantosos rasgos de los colmillos y los ojos amarillos.-¡Amigos! –se alegraba el joven, mientras se reunía con el grupo.

-Bienvenido, Axl –le respondía X feliz -¡Axl! –gritaban los demás mientras iban a saludarlo. Antes de que X pudiera hacer lo mismo, Nana lo detuvo, algo incomoda –Dime, ¿Que fue lo que averiguaste de el? –le cuestionaba, señalando a Spider que estaba en una esquina.

-No hay de qué preocuparse, no es el mismo que conocemos. Viene a ayudar, sabe donde tienen a Zero –le aseguraba contento el hunter a su compañera –No conocemos sus verdaderas intenciones, ni su verdadero origen. Podría ser una trampa. –le exclamaba a su compañero, preocupada. Pero X sabia todo eso, Spider le dio una explicación que ella no podría entender si se lo decía directamente –Que lo sea o no, iremos de todas formas. Debemos rescatar a Zero… por lo que veo, la muestra ha funcionado perfectamente –hablaba más seguro que nunca X. –Parece que tienes un plan…

Luego de asegurar lo que sospechaba la operadora, X se dirigió al resto del grupo, listo para la siguiente misión. –Me alegro que estemos todos reunidos. Pero aun nos falta salvar a un compañero.

-Zero… ¿Lo han encontrado? –volvía a lamentarse mientras intentaba sacarse la duda.

-Así es, y quiero que escuchen bien lo que haremos cada uno de nosotros –entendían bien la situación, por lo que no se retractaban. –Marino, te quedaras aquí. Necesito que te quedes con Cinnamon, y obtén una línea segura al cual poder comunicarme.

-¿Por qué necesitas una línea Segura? –preguntaba confundida la ladrona.

-Solo para prevenir cualquier suceso inesperado –fue la respuesta de X. Aunque no le fue suficiente para Marino, decidió obedecer sin preguntar más. –Axl, Massimo, Spider… ustedes vendrán conmigo hacia la ubicación de Zero.

-Espera… No estoy muy seguro de esto. Estoy de acuerdo en que ese sujeto nos acompañe, para mantenerlo vigilado y ver que no mienta, pero no puedo sacarme la interrogante de que si en verdad dice la verdad o nos conduce a una trampa. Además, es muy arriesgado que vuelva Axl o cualquiera de nosotros a un bastión lleno de esas bestias. Recuerda que la planta de refinamiento es uno de los lugares con los que perdimos todo contacto. Entiendo muy bien que debamos rescatar a Zero, pero no dejare que alguien vuelva a ponerse en ese peligro sin un plan de respaldo.

Sobraban las razones a Massimo para tener razón. Sin embargo, Axl no parecía querer aceptar eso, y a Spider le daba igual lo que sucediera. –Spider es el único que sabe donde esta Zero. No dejare que Axl o ustedes vuelvan a estar en peligro. Pero necesito a cada uno de ustedes para que mi plan sea un éxito.

No podían negarse, era X el que les pidió seguir sus instrucciones. Le tenían tanta confianza y respeto como para permitir que sea el líder.

-Bien. Nana, transpórtanos a la entrada de la planta de refinamiento –la operadora asintió, y todos fueron a los transbordadores.

-Comenzando Transportación. Destino: Planta de Refinamiento, Melda. –anunciaba a los demás sin dejar de teclear. Los 3 hunters y Spider se prepararon a sus lugares, listos para ser enviados. –Traigan rápido a Zero. Y no se atrevan a morir –Se despedía Marino. –Cuida bien a Cinnamon, nos mantendremos en contacto…

Y así, el grupo desaparece de un destello de luz, rumbo a su destino. Su misión: "Rescatar a Zero".

.

.

Melda Ore Plant, Entrada Oeste

09:36 A.M.

.

.

El grupo llega enseguida a la entrada de la planta. Un sol abrazador los recibía desde el exterior, mientras podían contemplar la gran puerta hecha pedazos, y total oscuridad dentro.

-¡Que maravilla! Qué bien se siente contemplar el sol sin que este te calcine –comentaba feliz el joven, mientras el resto del grupo lo dejaban atrás -¡Hey espérenme! –entra dentro de la planta –Sean un poco comprensivos. Acabo de volver a la normalidad, quiero volver a disfrutar lo que se siente –se quejaba Axl.

-Solo has estado una noche en ese estado, ¿Tanto te ha afectado? –aclaraba el grandote, cerrándole la boca al pelirrojo.

Mientras más avanzaba el grupo por las profundidades de la planta, mas se notaba el terrible frio y la total oscuridad. Por suerte previnieron eso y llevaron consigo linternas especiales. A lo largo de camino, podían ver varios destrozos, provocados por los infectados. Reactores destruidos, turbinas desarmadas, hasta cadáveres malformados y descuartizados por los rincones. La sangre en la nieve alrededor del suelo resaltaba perfectamente, teñía por completo lo blanco del lugar.

-… -dirige su mirada, siguiendo un rastro de sangre hasta observar un cadáver sin rostro –De acuerdo, esto es mas espeluznante de lo que creí… Y de haber sabido que hacia tanto frio, me habría quedado afuera con el sol –seguía quejándose el joven hunter.

-Un enorme agujero frio y oscuro en el cual refugiarse… el lugar perfecto para el nido de estas cosas. –comentaba sin detenerse Spider, quien guiaba al resto del grupo.

-X, creo que ya es hora de que nos cuentes el plan –decía Massimo.

-Es simple; Llegamos hasta Zero, y lo sacamos de aquí. Eso es todo.

La explicación de X fue tan simple y menos pensada que sorprendió hasta a Spider.

-¡¿Eso es todo? ¡¿Y todo ese alboroto que hiciste sobre tengo un plan, y los necesito para concretarlo? –exclamaba furioso Spider.

-Tranquilos, no es que no tenga un plan. Lo que tengo son respaldos, me prepare en caso de que se concrete cada situación que pueda aparecerse. –se explicaba X al resto.

-Ya veo… -comprendía Massimo –Entiendo… -aseguraba Spider -… Em… Si, claro… -respondía Axl para no quedarse atrás –Solo por curiosidad, ¿Podrías explicar que situaciones cubriste para esta misión?

-Traje una muestra del suero purificador en mi buster. En el caso de que Zero este infectado, usare el antídoto y lo traeremos de nuevo. En el caso de que no, según tu testimonio, debe seguir vivo. Sin embargo, no traje suficiente muestra para todos los infectados, por lo que Zero es nuestra mayor prioridad.

-¿Por qué Zero es la mayor prioridad? Creo que hay cosas mas importantes que salvar solo a un sujeto… -cuestionaba Spider a X molesto.

-… Porque dependiendo en el estado en el que se encuentre Zero, sabré si hay esperanza o no de que pueda salvar a todos…

La respuesta confundió al grupo, sin embargo X no se preocupaba por explicar los detalles. Pronto llegaron en frente a una puerta maciza, una de las pocas que no fueron víctimas de la barbarie de esos infectados. Massimo era el encargado de derribarla, mientras que X se hacia a un lado junto con Axl para darle unas instrucciones especificas.

-Ten, quiero que nos cubras desde un lugar seguro. No quiero volverte a poner en peligro –diciendo esto, X le entrega unas pequeñas capsulas que hacían de balas para las armas de Axl –Entendido. Flanqueare el lugar desde un punto seguro. –respondía el joven mientras hacía aparecer un rifle franco a larga distancia.

-Ya podemos pasar, pero tengan cuidado que se está poniendo mas oscuro por aquí. –aclaraba el gran Massimo mientras agarraba su hacha la espalda.

El grupo entro en el lugar, principalmente los tres primeros ya que Axl mantenía la distancia para cubrirlos, mientras iluminaban el lugar con sus linternas para saber en donde estaban. Se trataba de una gran sala vacía, donde la nieve apenas cubría el suelo con una pequeña capa, sin ninguna turbina o parte funcional de la fábrica, salvo unos extraños candelabros colgados del techo. Parecía todo tranquilo, la siguiente compuerta era la salida y se encontraba enfrente de ellos. Sin embargo, a medio camino, la compuerta se abrió. Todos se preparaban para atacar, pero primero alumbraron al recién llegado. Era su compañero perdido, Zero…

-No puedo creerlo… ¡Zero! –se alegraba el cazador azul de ver a su compañero a salvo. Pero al correr a su encuentro, Spider lo detuvo del hombro. –Espera, algo no anda bien… -dudaba el caza recompensas de la situación. - … Hey, Zero ¿Qué haces quedándote parado allí? Ven con nosotros, hay que salir de aquí, ¡Deprisa!

Pero Zero no respondía, seguía con la cabeza abajo, ocultando su rostro. –Zero… ¿Qué es lo que te pasa? –nuevamente, Spider detiene al Hunter. –Iré yo. Como ya estoy muerto, no importa lo que me pase. –haciendo caso, X y Massimo dejan que Spider se encargue. Este camina hasta enfrente de Zero como si nada.

-Hey, Zero ¿Cierto? Escucha, hemos venido específicamente a por ti. No veo ninguna razón para que te sigas quedando aquí… A menos que –le levanta la cabeza, agarrándolo de la cabellera, y le observa los ojos –Tus ojos son azules, no veo colmillos… No estás infectado. ¿Por qué no me respondes?

-Por que no se lo ordene –Una voz misteriosa invadió todo el lugar como si de un gran eco se tratara. Detrás de Zero, entrando por la misma compuerta, entraba el supuesto demonio, el Vampiro, el responsable de este caos, y a la vez, el desconocido totalmente. Spider retrocedió bruscamente, sabiendo la desventaja que tenia contra él. El resto del grupo se sorprendió bastante, no se esperaban la presencia de ese sujeto en esta misión. Al mismo tiempo, todos ellos preparaban sus armas para atacar.

-¿Qué hace este tipo aquí? –cuestionaba furioso Massimo al supuesto guía que tenían -¿Cómo voy a saberlo? Aunque me ha ahorrado el trabajo de ir a buscarlo. –el extraño enemigo se percato de la presencia de Spider, y sonrió de felicidad -¡Ah! Así que volviste a mi por cuenta propia, hijo mío –refiriéndose sarcásticamente a Spider -¿Hijo? No gracias. Solo vine a acabar contigo, y así terminar conmigo. –comentaba furioso Spider –Pero si fui yo quien te dio la vida, deberías estarme agradecido. Pero en vez de eso, has traído al enemigo ante mi presencia. Debería estarte agradecido, ya que me ahorraron el trabajo de ir a buscarlos –comentaba sarcásticamente junto a risas.

-¿Qué? ¿Buscarnos? Lo sabía, era una maldita trampa. ¡Sabia que teníamos que haber acabado contigo cuando pudimos! –amenazaba Massimo al casa recompensas –Te equivocas, esto no lo sabía. Jamás pensé que el aparecería.

-No importa, ya dejen de discutir… Ahora hay que concentrarnos en el enemigo. ¡Que le has hecho a Zero! –cuestionaba X bastante enojado. -¿Qué no es obvio? Esta bajo mi poder.

-No es verdad, cuando lo revise vi que claramente carecía de las características de un infectado. En otras palabras, no fue mordido. –aclaraba Spider.

-Bueno, ciertamente no lo he mordido, pero ¿Realmente creen que esa es la única forma de poder tener el control sobre alguien? –al ver la confusión de todos al escuchar esto se alegro –La mente Humana y la mente de un Reploid no es tan diferente… por lo que pude usar la "Hipnosis" –comentaba mientras sus ojos se volvían rojos. En ese instante Zero reacciona. –Gracias a mi nuevo sirviente, pude conocer varias cosas sobre su avanzado mundo. Ciertamente, hay mucho que explorar aquí.

-¿Hipnosis? ¿De qué estás hablando? No puede ser posible… -dudaba totalmente X.

-Así es, tan posible como revivir a un muerto, ¿Verdad, hijo? –reía de su sarcasmo –Ya cállate… -se enojaba Spider.

-Tranquilos, se que han venido a pelear. Por desgracia, no estoy de humor para jugar con ustedes… ¡Ya se! Zero, es hora de probar tu lealtad… Destruye a esos insolentes.

-Como ordene, mi amo. –y luego de hacer una reverencia da media vuelta y observa a sus amigos –Valla, pero que divertido. Al compañero que vinieron a rescatar está a punto de acabar con ustedes ¡Si, realmente divertido! –se emocionaba el enemigo extraño.

-X, ¿Qué es lo que haremos ahora? –preguntaba Massimo sin saber qué hacer. –Zero está siendo controlado por ese sujeto. Solo está jugando con nosotros, ya que es muy fuerte como para enfrentarlo sin un plan… por ahora seguiremos su juego y pelearemos con Zero. Pero procuren no herirlo de mas –aclaraba X -¿No hacerle daño? ¡Y qué hay de nosotros!

-Y hemos pasado por esto, ¿Verdad, Zero? Si no estás infectado, entonces solamente hay que golpearte un poso (Después de todo, somos 3 contra Zero. Tan hábil como sea, no podrá ganar) –pensaba orgulloso X –Ah, solo les olvide advertir de un detalle. En efecto, no absorbí la sangre de ese tal Zero, pero el si tomo la mía. ¿Y saben lo que eso significa?

-¡¿Qué fue lo que acaba de decir? –se preocupaba por lo que conto, Spider -¿Y eso que significa? –cuestionaba Massimo.

-¡Ya basta de charla, comencemos! –Pero antes de comenzar, Zero reúne una extraña energía en su puño y lo extiende al aire -¡Esto es lo que viene! –al instante, un rayo de luz purpura lo envuelve por completo. Eso eran malas noticias para X y Massimo, quienes ya habían visto esto antes. Para cuando la luz desapareció, salió Zero con una apariencia completamente diferente. Absolute Zero había vuelto.

-Aunque no esté infectado, parece un vampiro de verdad –comentaba Spider mientras daba un par de pasos hacia atrás. -¡Esplendido! Realmente me agrada tu nueva forma. Ahora, veamos de lo que eres capaz.

Zero no respondió, e inmediatamente salto contra sus compañeros. Extendiendo sus alas se eleva majestuosamente, y como si de un demonio de las tinieblas se tratara, se lo confunde en la oscuridad. A gran velocidad desciende en picada, sorprendiendo al gran Massimo, a quien lo arrastra por el suelo hasta estrellarlo contra la pared más cercana. Rápidamente X y Spider ayudan a su compañero y comienzan a contraatacar. Tanto proyectiles del buster de X, como los naipes explosivos de Spider, eran inútiles contra la defensa de Zero, que se cubría con sus potentes alas. De un rápido movimiento, Zero llega a Spider y con sus poderosas garras lo sujeta de la cabeza y lo entierra en el suelo.

-¡Suficiente, Zero! ¡Detente en este instante! –amenazaba su compañero con su Buster cargado detrás de el. Sin embargo, Zero no dijo nada y sorprendiendo a su enemigo da una poderosa patada hacia atrás, impactando de lleno contra X, que lo estrella con fuerza contra otra pared.

-Aunque seas Zero, no puedo dejar que sigas actuando así –diciendo esto, Massimo se lanza con su hacha y su armadura dorada contra Zero. Este esquiva ágilmente cada corte del enemigo, hasta que encuentra un punto ciego y ataca con sus dos poderosas garras, derribándolo de nuevo y dejándole sus respectivas marcas. Antes de que el inconsciente siguiera con su paliza, dos explosiones reaccionaron en su espalda. Spider lo distrajo para que el resto del equipo pudiera reagruparse.

-Esto no va bien. Ese sujeto es mucho mas fuerte de lo que esperaba –comentaba Spider, mientras que X se encargaba de ayudar a recomponerse a Massimo –No puede ser. No es posible que de la nada se haya vuelto más fuerte. Con nosotros 3 debió haber sido más que suficiente… A menos que…

-¡Ya me he aburrido de ustedes, Zero acábalos! –ordenaba cruelmente el enemigo, mientras su subordinado obedecía de una reverencia.

-Es su final… -aviso el demonio oscuro antes de empezar su ataque. De la nada desaparece sin ninguna razón, reapareciendo detrás de X, sorprendiéndolo y atacándolo bruscamente de un zarpazo con su garra derecha. Luego aparece delante de Massimo y lo congela por completo de un golpe. Antes de que pudiera reaccionar, Spider recibe dos zarpazos que gravemente lo dañan de frente, pero antes de caer al suelo, una poderosa patada por detrás termina con el de una vez. Así seguía repartiendo golpes y zarpazos sin detenerse el demonio alado a sus tres víctimas, mientras estas no podían hacer nada para defenderse. Finalmente ceso el ataque, dejando al grupo de rescate en el suelo, muy herido y agotado. Realmente, los Calamity Arts de Zero eran devastadores.

-Supongo que ya se habrán dado cuenta –le hablaba el enemigo a los tres tendidos en el suelo –Este sujeto, Zero, la razón por la que se volvió increíblemente fuerte fue por beber de mi sangre. Es algo realmente curioso, ya que gana mas fuerza que un infectado, pero sin tener que ser infectado, solo bebe mi sangre y listo. Sin embargo, eso no impidió que cayera ante mi poder hipnótico –aclaraba el enemigo a risas.

-… Hey X, ¿Qué haremos ahora? –preguntaba con discreción Massimo sin levantarse del suelo. –A este paso no podremos ni salvarnos a nosotros mismos. –aseguraba Spider de la misma forma. Sin embargo X tenía un plan todavía. El acaba de enterarse que Zero no está realmente infectado, una gran ventaja entonces. Explico su plan a los demás, y se prepararon para un segundo encuentro.

-Siguen con vida, pero no será por mucho. Cambie de opinión, Zero, quiero que los dejes inconscientes. Los quiero parte de mi nuevo mundo –ordenaba fascinado luego de ver la gran resistencia de esos tres. Zero una vez mas asintió de una reverencia y se prepara para atacar.

A gran velocidad, el demonio se dirige a sus presas, quienes esperaban impacientes. -¡Ahora! –gritaba X mientras que un proyectil que vino de quien sabe donde impacta sobre la espalda de Zero, formándose una llamarada que lo retiene. Massimo y Spider corren hacia Zero y lo sujetan fuertemente de los brazos y la espalda. Este comenzó a forcejear pero no podía zafarse. Enfrente noto una luz resplandeciente, que al desaparecer se vio a X con su armadura Fire puesta y cargando con gran poder su gran garra–buster del brazo derecho. -¡Es ahora o nunca!

El choque fue potente, como la gran garra de X impacta contra el abdomen de Zero y libera todo su poder infernal en el. Zero rugía de agonía mientras lograba soltarse de sus represores. Furioso se elevo en los aires, mientras enseñaba sus colmillos y sus ojos rojos llenos de ira.

-Realmente me asuste de ese ataque, pero eres sorprendente Zero, lo has resistido. Eres un gran subordinado –pero esta vez Zero ni hizo la reverencia, lo ignoraba completamente. El enemigo no pudo evitar ver como el trió de rescate tomaban mas distancia. Para cuando reacciono, el demonio alado lo agarro del cuello y lo lanzo de un zarpazo contra el suelo, rugiendo ferozmente.

-Pero, ¿Qué mierda acaba de pasar? –preguntaba confundido Spider de la situación. –Es simple, entro en estado de Cólera –respondía X a sus compañeros –Cuando se encuentra en esa apariencia, su cuerpo debe permanecer en la temperatura mas baja posible. Al estar en cero absoluto, mantendrá control total de sus funciones. Pero cuando su temperatura se eleva drásticamente, pierde el control total del sistema. Enloquece por así decirlo y trata de liberar toda esa energía calórica como puede. –terminaba de explicar el cazador azul –En otras palabras, el que se encuentre cerca de Zero cuando este enojado, lo lamentara, no importa quién sea –Finalizaba Massimo.

-Que demo… -pero antes de reaccionar nuevamente el enemigo, Zero reaparece delante de él y lo levanta. Como frenético comienza a golpearlo con sus potentes garras en el rostro a su nueva presa. Para finalizar lo lanza hacia arriba, e interceptándolo lo estrella contra otra pared de una tremenda patada.

Finalmente creyeron que todo termino. X y los demás esperaban a que finalmente Zero se calmara. Luego de esa paliza, no creían que ese sujeto volviera a levantarse en un tiempo. Zero aterrizo algo sereno, y el resto se le acercaban.

-Como pensé, son unos insolentes… ¡Todos ustedes!

La gran voz diabólica resonó en todo el lugar. Nuevamente el enemigo se apareció en medio de la sala, pero esta vez nada que ver con lo que era antes. Era un demonio en toda la palabra, con la piel gris, escamosa y con un par de alas demoniacas, colmillos y ojos salvajes y un cuerpo considerablemente corpulento. Los presentes no podían evitar asustarse un poco, pero el enemigo no espero. Rápidamente tomo del cuello a Absolute Zero y comenzó a golpearlo en el abdomen. Sin piedad, el demonio enemigo mordió cruelmente el cuello del otro demonio escuro. Zero gritaba una vez más del dolor, mientras sentía como moría a cada segundo que pasaba. Pronto la armadura del rubio desapareció, dejándolo en su estado normal. El enemigo le dreno toda su energía y lo lanzo cerca del grupo de rescate, dejándolo semiinconsciente. X fue a la ayuda de su compañero, mientras los otros dos se preparaban para cubrirlos.

-¡Zero, Zero responde! –se desesperaba X. el rubio abrió con esfuerzo los ojos y trato de levantarse como podía, sine éxito. -¡X, hay que salir de aquí ahora! ¡No podremos contra esa cosa! –reclamaba Spider al mismo tiempo que Massimo. -¡¿Creen que dejare que escapen otra vez? ¡Me los devorare por completo! –gritaba eufórico el enemigo con su voz demoniaca -¡Axl, ahora!

Al instante, Axl, que estaba escondido todo este tiempo a una distancia segura encima de los candelabros y presenciando todo hasta el momento, dispara unos proyectiles curiosos contra el pecho del enemigo. Estas balas se incrustan en su interior y se expanden dejando salir el relleno, la cura del Profesor Gaudile.

-¡Guh! ¡¿Pero qué es esto…? –se retorcía del dolor el demonio enemigo mientras vomitaba diferentes tipos de líquidos y sufría a llantos. –Esa es nuestra esperanza. La única que queda en Giga City, la última creación del Profesor Gaudile, finalmente una cura a tu virus. –exclamaba X mientras se regocijaba en su victoria, al igual que el resto que se tranquilizaban un poco más al presenciar eso. –Parece que eso si le ha dolido –comentaba Axl mientras descendía al resto del equipo.

-Jejeje… jajaja… ¡Jajajajaja! –reía lunáticamente el enemigo.

-… ¿Qué es tan gracioso?

Increíblemente el enemigo expulsa los fragmentos de los proyectiles que impactaron en él y los destruye. Pronto vuelve a la normalidad y sigue con su gran carcajada. Tanto X como los demás no podían creerlo, mientras se quedaban atónitos sin hacer nada.

–Díganme, ¿Realmente pensaron que esto serviría? El vampirismo que propago, la supuesta plaga que ustedes temen, no es ninguna clase de enfermedad, o virus o lo que sea. Y como tal no existe tal cura, protección o solución a esto. Esta plaga no es un problema que pueda solucionarse… ¡ES UNA MALDICIÓN! ¡La maldición que consumirá este mundo por completo!

No podía ser verdad, no podían creerle. Todos estaban desconcertados y sorprendidos. Sin embargo, X seguía firme a la teoría suya, pensando que la cura funcionaria con el resto. -¿No me creen, acaso quieren pruebas? ¡Ya despierta de tu sueño, chiquillo!

Al instante todos voltearon a ver a su joven compañero, asustándose del resultado. Axl se encontraba nervioso, sin dejar de temblar, muy agitado y jadeando. Pronto este cayo arrodilladlo, mientras llevaba su mano al pecho. Sus ojos comenzaban a cambiar drásticamente, mientras gritaba de dolor.

-¡Axl! ¡¿Qué es lo que te pasa? –se acercaba a su amigo preocupado el gran Massimo, cosa que no debía. Al instante Axl salta sobre este y lo muerde en el brazo fuertemente. X trataba de separarlo, pero le era imposible. Massimo aguantaba el inmenso dolor y golpeando fuertemente a Axl en la cabeza, le rompe el cristal de la frente y lo deja inconsciente.

-No lo entiendo… ¿Por qué…? ¿Por qué no funciono? La única salvación es una… -pero antes de seguir la queja, Massimo lo agarra de los hombros y lo mira con unos ojos muy sufridos. –Ya no puedes hacer nada por mí, pero llévate a Axl y saca a Zero de aquí. Yo… ¡Distraeré…! A ese maldito todo lo que pueda… -finalizaba con gran dolor por todo su cuerpo, tratando de tranquilizarse.

-¡No dejare a otro compañero atrás, maldita sea! –libera su buster y se pone al lado de Massimo, pero Zero lo detiene por la espalda. –Míralo, está infectado… él lo sabe y quiere que estemos bien. No podemos hacer nada ahora, pero encontraremos la solución… porque ya sabes que ese virus no me afecta… -nuevamente caía agotado al piso por el agotamiento.

El enemigo se lanzo al ataque a toda velocidad, pero Massimo lo intercepta y lo detiene con todas sus fuerzas, mientras concentra una gran cantidad de energía en su espalda para disparar su rayo definitivo. -¡Ya váyanse de una vez! –Gritaba Massimo ya con los ojos amarillos, señal de infectado.

Dejando de dudar, X ayuda a levantarse a Zero y Spider carga a Axl en su espalda, saliendo a toda prisa de la sala. Al alejarse un poco escucharon el estallar de una explosión potente, señal de que Massimo disparo finalmente su rayo. Aun así no se detuvieron y siguieron avanzando. De pronto, el comunicador de X suena.

-¡X, es una tramp….! ¡No te atrevas a venir…! …. –escuchaba X muy preocupado el comunicado de Marino luego de que se cortara finalmente la señal. Pero no había tiempo, para pensar, llegaron a los transportadores y salieron de la fábrica de refinamiento.

.

.

Central Tower, Puente de Transportación

13:47 P.M.

.

.

Al llegar a la base, varios Hunters los recibían con armas. El grupo se preocupa por un momento, hasta que ven de entre todos ellos a Nana acercándoseles. Sin embargo X se veía dudoso y se puso enfrente de los 4 para presentarse.

-X, lograron rescatar a Zero por lo que veo. Pero… ¿Dónde esta Massimo, y que paso con Axl? –preguntaba preocupada la operadora –Yo también quiero preguntarte cosas, Nana, y me gustaría que respondas. Primero que nada, ¿Dónde están Marino y Cinnamon? –preguntaba seriamente el cazador mientras veía a los demás Hunters alterarse –No te preocupes por ellas, están a salvo en la enfermería –contestaba pacíficamente, pero X no le creía –Sobre la cura que investigaste de Gaudile. Dijiste que era 100% positivo en los infectados. Ahora quiero que veas –le hace una señal a Spider, este obedece y le enseña los colmillos y los ojos amarillos de Axl -¿Qué significa esto? ¿Por qué falló la cura? Si no fue mordido nuevamente, solo volvió a su antiguo estado.

-Espera, no puede ser. Todas las pruebas salieron positivas, no hay manera de que eso suceda –se excusaba Nana, mientras Spider y Zero comenzaban a comprender a lo que quería llegar X – ¿Entonces solo nos queda aceptar que esa cura solo era un placebo? No hay manera saber eso… -Nana no contesto, solo bajo la cabeza –Como sea, esto ya se puso fuera de control. Llamare a la base, le avisare a Signas que necesitamos ayuda –declaraba X mientras se alejaba del lugar.

-Las comunicaciones están muertas. El operador central automático ha sido saboteado, el enemigo lo ha destruido. Por lo que comunicarse a larga distancia es imposible. –explicaba la operadora más seria y decidida que antes. En ese instante X paro, y miro de frente a la operadora –Sabes lo curioso de todo esto: El operador central se encuentra en esta base, que hasta por donde se está fuera de alcance enemigo. No creo que ellos lo hayan hecho, o haya sido un infiltrado… Pero lo que me llama más la atención es que siempre que vamos a una misión a alguno de los sectores, el enemigo sorprendentemente se da cuenta rápido de nuestros movimientos y van tras nosotros. Dime, ¿Cómo es posible? ¿Que el enemigo sepa tanta información sobre el acceso a esos sectores, de que siempre que están allí las comulaciones mueren? El único capaz de provocar eso es… alguien del centro de mando operacional. ¡Contéstame! ¡Hemos perdido a Massimo en ese lugar, y Axl ha vuelto a ser un infectado! ¡¿Cómo es posible que ese sujeto se haya dado cuenta de nuestras intenciones y ubicación, Nana? –se exaltaba el cazador, mientras veía a su compañera lamentada y con la cabeza baja.

Pronto el grupo noto como los hunters que los recibieron reían por alguna extraña razón. X noto la pequeña risa de Nana -… No puede ser… -trataba de calmarse -¿Desde cuándo has caído en su control mental? –preguntaba asustado el cazador azul a su supuestamente inconsciente amiga –Desde la primera vez que lo vi, en las cámaras de seguridad… Lo siento mucho, no podía resistirlo… El me ordeno darles sus ubicaciones y objetivos… -se lamentaba con lo poco que quedaba de su alma –La cura… Gaudile… Massimo… todos ellos cayeron. Dime, ¿Dónde están Marino y Cinnamon? –preguntaba nuevamente X –Ellas escaparon… se encuentran en el sector del Campamento Tiana… Por favor, sálvanos…

Luego de esas palabras Nana cambio sus ojos a unos rojos, al igual que el resto de los hunters, señal de que cayeron bajo el control mental del demonio enemigo. Rápidamente Spider coloca a Axl en la capsula de tele transportación y escapa junto a él. X y Zero son los siguientes en salir, pero no antes de dejar un pequeño pero poderoso explosivo que detono a los pocos segundos de escapar. Los transbordadores estaban destruidos, llegando a salvo al Campamento Tiana ya que los de la Central Tower no podrían seguirlos.

.

.

Campamento de Tiana

14:04 P.M.

.

.

-¡Maldición! ¡Todo fue una maldita trampa desde el principio! ¡Todo fue en vano, maldita sea! –exclamaba furioso X, mientras golpeaba una y otra vez el suelo. Zero lo detuvo, mientras otros Hunters junto a Marino y Cinnamon se acercaban muy alegres a ellos.

-X, es tiempo de dar la batalla final… -fueron las palabras de aliento de Zero, quien aún seguía malherido y exhausto.

Toda esa lucha, todos esos sacrificios fueron en vano… Era una trampa desde el principio… Fueron traicionados. Ese demonio enemigo solamente estaba jugando con ellos… La verdad era que la plaga no era una enfermedad, era algo más… anormal. Estaban solos… sin ayuda de la base y Signas no podían hacer nada. La verdad era que no había más esperanza, la batalla ya se perdió… Esa era, "La Gélida Verdad"

-No, todavía no ha acabado…

.

.

"La única esperanza que queda ahora, somos nosotros…"


Y eso fue todo por hoy. X y los demas estan solos, hubieron mas bajas... Su moral esta baja... casi todos los sectores estan tomados por los infectados... la cura no funciono, no existe tal cosa. ¿Que haran ahora nuestros heroes? ¿Seran capaces de vencer a este nuevo demonio, o caeran y esta "maldicion" consumira al mundo?
Descubranlo muy pronto en el siguiente episodio! EL CAPITULO FINAL!

Espero que lo hayan disfrutado :B