Nota de autor: Ok, el ultimo capitulo fue corto. No he recibido algún review aún y se entiende. Es decir, aparentemente este anime no es muy visto, ¡si no habría más fanfictions! ¡Esta serie es magnífica!

Disclaimer: Edén del Éste no me pertenece. Si lo hubiera hecho haría una tercera película y habría mucho SakixAkira

¡Soy una Vocaloid Miko Hanyou roquera!

Saki POV

Hemos estado corriendo por días. Los neets que reconocieron a Akira nos seguían rechazando. Especialmente los que lo reconocieron por la publicidad clamando que era el hijo ilegítimo del primer ministro. Íbamos de un lugar a otro diario mientras buscábamos a Mr. Outside. Yo personalmente quería abofetearlo por haber hecho que Akira entrara en este juego tan peligroso. De cualquier forma, mientras más pensaba sobre eso, más me daba cuenta de que sin ese juego jamás lo habría conocido. ¡No más pensamientos deprimentes, Saki! ¡Lo conociste y ahora te vas a casar con él!

Miré hacia afuera de la ventana del comer en donde estábamos sentados, este día había sido uno un tanto lluvioso. Hacía mucho frio en el exterior, por lo que fue una excusa perfecta para ocultar nuestros rostros.

Eran sólo las 5: 00 y los postes de luz ya estaban encendidos. Terminamos de comer y pagamos con el celular de Akira. Juiz llamó el otro día y dijo que como él era el ganador del juego, y como aún tenía sus recuerdos, era acreedor a continuar usando su teléfono. Incluso ella creó una cuenta sólo para nosotros dos.

Nos dirigimos hacia afuera y vimos un taxi. Se veía como uno cualquiera, pero logramos ver a un hombre de edad adentro y pensamos, ¿por qué no?

Akira llamó al taxi y este se detuvo. Ambos entramos, y lo primero que vimos fue un celular seleção* a lado del asiento del conductor. Entonces entendimos que estábamos en el lugar correcto.

— Jovencitos, ¿qué harían si un extraño les diera 10 billones de yenes? — preguntó Mr. Otuside con voz ronca.

— Aún sigues con eso, ¿eh, viejo? —preguntó Akira, lo que me causó un poco de gracia. Akira se pasó hacia el asiento del copiloto, lo seguí y me senté en su regazó.

— ¿Qu-…? ¿Qué…? ¿Quiénes son ustedes? ¿De qué están hablando? —preguntó estúpidamente.

— ¡No se haga el viejo senil con nosotros, Mr. Outside! —dije.

— ¿Me recuerdas? Soy el número nueve, ¡El seleção que escogiste! —explicó Akira de manera lenta, como si le estuviera hablando a un niño.

— Oh sí… pero, ¿y tus recuerdos?

— Tenemos que hablar de algunas cosas contigo, pero primero… — dijo Akira. Él y yo nos miramos y asentimos antes de sacar unas pantuflas verdes y golpearlo levemente en ambos lados de su rostro. Su expresión causó que nos riéramos, y eventualmente él lo hizo con nosotros; rió y nos mostró una enorme sonrisa.

— ¡Tenemos algunas ideas para este país y necesitamos que nos ayudes con eso! ¿Nos apoyarías? —le pregunté a Mr. Outside.

— Creo que sí —me respondió.

— Bien, entonces… ¡Las introducciones! —empezó Akira— Como ya sabes, yo soy Takizawa Akira, y ella es mi prometida, Morimi Saki —finalizó orgulloso.

— Encantado de conocerla, Señorita Saki. Me alegra que pueda ser feliz con Akira —concluyó Mr. Outside. No es tan mala persona como yo pensé.

— ¡Vámonos de una vez, señor! ¡Tenemos mucho que realizar! —dije seriamente. Todos rieron. Después de eso Mr. Outside condujo hacia las afueras de la ciudad.

Fue más o menos como una hora lo que condujo antes de entrar en un camino lodoso, dejando la carretera principal. Ese camino era largo por lo que nos tomó cruzarlo otro poco más. Después llegamos a un claro y vimos una ENORME, enserio, a una ENORME mansión. Más grande que el centro comercial que Akira compró. En la parte trasera podías ver claramente los gigantes camiones que alojaban a las Juiz.

— ¡Abuelo, ha vuelto! ¿Está bien? ¿Hay más seleção? — preguntaron unas diez voces similares. Salimos del carro y fue ahí cuando vimos a diez pelirrojas alrededor del Señor Ato.

— Sí, estoy bien Juizaa, Juiline, Juizie, Juizira, Juiz, Juize, Josie, Juiza, Juizan y Juizena —espera, todas esas chicas tienen el Juiz o Jui en sus nombres. Eso quiere decir que…

— ¿TODAS SON JUIZ? —preguntó Akira mientras me sacaba de mis pensamientos— ¡LO SABÍA! ¡SABÍA QUE ERAN MUCHAS CHICAS LAS QUE TOMABAN LAS LLAMADAS TODO EL DÍA!

— ¡Oh por Dios! ¿Esos son el número nueve y su prometida? —preguntó una de las Juiz con un grito— ¡Yo soy tu Juiz persona, mi nombre es Josie! Siempre quise conocerte, ¡incluso mis hermanas!

— Es un placer conocerlas —dijimos ambos mientras éramos rodeados por las Juiz.

— Muy bien, dejen a la pareja en paz. Y no, no tengo más seleção porque he finalizado el juego. El número nueve y Saki tiene unas buenas ideas para este país. Y planeo ayudarlos. Aquí tienes Saki… tu propio teléfono, tú eres el nueve y medio —me dijo mientras me lo lanzaba con delicadeza.

— Señor… Ya no hay más personas jugando, ¿correcto? Quiero que Saki esté a salvo. Más aún así creo que podemos tener a más personas con nosotros, de más de confianza, y posiblemente Kuroha. ¿Qué piensas Saki? ¿Eden? —creo que eso lo tengo que pensar.

— No hay más personas jugando. Y si quieres que más personas se unan… tú debes seleccionarlos.

— De acuerdo Señor, lo haré. ¿Saki?

— Creo que es una muy buena idea —le dije sorprendiendo a todos—. Mientras no ponga la vida de nadie en riesgo está bien.

— Creo que eso basta —concluyó Ato.

— Pienso que este es el comienzo de una hermosa amistad —dijo Akira con mucho ánimo.

Y este fue el comienzo de nuestra misión para cambiar al país.

¡Soy una Vocaloid Miko Hanyou roquera!

Suki: Bueno, aquí está el capitulo dos. Espero que les haya gustado la traducción que se hizo. ¿Me dan su opinión? ¡Nos vemos luego!