Disclaimer: Los personajes les pertenecen a Stephanie Meyer, la trama es mia :D


Cáp.1: Hijos de mentiras.

Soy Isabella Marie Swan, aunque prefiero que me digan Bella. Tengo diecisiete años. Soy de estatura chica no más de un metro sesenta. Tengo el cabello largo, castaño con reflejos rojizos. Tengo piel pálida, fácilmente se torna roja, para mi mala suerte y tengo ojos marrones chocolate.

Hoy era lunes. Día normal y tranquilo.

Me hallaba en la hora del almuerzo junto a mis amigos:

Alice Cullen. Teníamos la misma edad y prácticamente nos conocimos desde que nacimos, siempre fuimos inseparables exceptuando cuando ella iba de compras, cosa que ella amaba y yo detestaba. Es más pequeña que yo. Tiene el cabello corto y rebelde de color negro azabache, piel pálida también y es una persona hiperactiva, con movimientos de bailarina y la podías comparar como un duende tierno.

Jasper Whitlock. De él me hice amiga por medio de Rosalie, su prima. Es alto, su cabello es corto de color de la miel, sus ojos son marrones, es pálido y es una persona amable, tranquila y confiable.

Emmett McCarty alias el oso. A él siempre lo quise como mi propio hermano, crecer junto con él y Alice fue una de las mejores cosas en mi vida. Es enorme, con el cuerpo bien marcado. Tiene el cabello rizado, negro y corto. Ojos azules, sonrisa linda con hoyuelos. Parecía una persona intimidante para cualquiera que lo viese por primera vez, pero si lo conoces de toda la vida como yo, es la persona más tonta, alegre y dinámica que puedes ver.

Rosalie Hale. Amiga mía que hice en el instituto. Rose, en mi opinión, es la chica mas hermosa de toda la escuela. Rubia despampanante, con grandes curvas, maravillosa y tenaz personalidad.

Ellos eran mis mejores amigos, los más importantes, aunque había otros: Angela Weber, Ben Cheney y Mike Newton. Y fuera del instituto tambien estaba Jacob Black.

— ¡Vamos Bella! Hay que ir a nuestra última clase —me dijo Alice.

Bien, en esta clase ella se sentaba con su amor secreto, Jazz. Para mi era tan obvio. Quizás Jasper fingía que no lo notaba por alguna razón aunque no comprendía cual. Tambien era obvio que él gustaba de ella.

Rose se sentaba junto a Emmett ¿Cuántas veces me reí con las tonterías que se le ocurrieron a Oso para conquistar a mi amiga? Un montón. Ella le rechazaba al verle "inmaduro" aunque unas cuantas veces la tome desprevenida, mirando a Emmett de una forma que no todas lo hacemos, aunque sea, no sus amigas.

¿Con quién me siento yo? Con el más idiota del universo: Edward Cullen.

¡Si! Sorpréndanse, ¿Cullen? Si, yo tambien estoy sorprendida de que él sea hermano de Alice. Edward es arrogante, presumido y perfecto. Alto, con cabello cobrizo sin poder peinarlo. Ojos increíblemente verdes, unas hermosas esmeraldas. Con cuerpo de modelo. Su sonrisa torcida: uf. Era como un Dios griego pero eso no le quitaba lo idiota, ni tampoco que yo gustara de él. Todos piensan que lo odio y si, lo odio un poco. Lo odio porque me gusta, lo odio por su personalidad, lo odio por verle con otras chicas riendo, que apenas me mire y salude ¿Mencione que es Idiota?, ¿no? idiota, idiota.

Me separe con desgana de mis amigos y fui hacia mi asiento…por suerte Edward aun no llegaba. Con celos pensaba que se estaba entreteniendo con alguna chica antes de concentrarse en los estudios.

Mi compañero llego dos segundos antes que el profesor, su respiración estaba agitada cuando se sentó y le escuche, al verle me dedico una sonrisa y yo voltee la cara.

El docente parecía estar de mal humor. Nadie entiendo el por qué hasta que se explico a regañadientes:

—Sé que esto sonara absurdo o eso es lo que pienso yo, pero estuvieron diciendo que ustedes tienen que aprender, darse una idea de los que les espera en un futuro y a eso me refiero a uno de los tantos acontecimientos que a cualquiera le puede suceder: ser padres.

Toda la clase quedo confundida con aquellas palabras.

—Así que me veo obligado a darles una tarea de una semana que consiste en cuidar a un muñeco de bebé que será representado como su hijo. Deben cuidarle, quererle como si fuese real. Como profesor les calificare la semana que viene cuando note como estuvieron las cosas…y cuando los nombre, vengan a recibir a su hijo —dijo de mala gana.

Me quería morir, mientras el profesor llamaba a las parejas me iba dando cuenta que eran exactamente la persona que se sentaba junta a la otra, o sea que a mi me tocaba hacer el trabajo de padres con Edward Cullen ¿Qué tenia el mundo en mi contra?

—Swan y Cullen —apenas escuche al profesor, estaba paralizada.

Con delicadeza, Edward tomo mi brazo y me llevo con él al escritorio del profesor. Al sentir su mano volví a la realidad y me solté con una mirada nada amable, dejando al chico confundido. El profesor no nos prestaba atención, solo esperaba que tomásemos el bebé de juguete que tenia en una de sus manos y en la otra sostenía un biberón.

Fui yo quien tomo a la muñeca. Si una niña. Era obvio que era de esas bebés que venían con todo: con llanto real, con vómitos, con hambre, con supuestos cambios de pañales, y hablarles como si fuesen reales para tranquilizarlos y arrullarles para dormirlos…Era un infierno.

Observe la muñeca mientras iba a mí asiento. La bebé tenia puesto un conjunto rosa, supuestamente estaba dormida y tenía un solo mechón castaño. Guah, saco algo a la madre, dijo mi mente sarcástica. Casi pongo los ojos en blanco.

—Quien diría que seria padre de la noche en la mañana y que tu serías la madre de mi hijo —murmuro una voz aterciopelada con un toque divertido.

—Si hubiésemos podido elegir, seguramente no serias mi elección, ¿contento?

—Hum, más bien ofendido, ¿Qué hice para que me trates de este modo?

—Pues, será tu arrogancia, no lo se —le contesté con mal humor.

—No se de donde sacaste eso, Bella, nunca me conociste lo suficiente para saberlo —se defendió y para mi mala suerte tenia razón. Cuando éramos pequeños él había intentando acercarse a mi para conocerme y ser mi amigo, pero al ser tímida y vergonzosa, con la simple idea de que me mirara yo me pusiera roja, siempre le evite, entonces él desistió. Ahora yo me dejaba guiar por las apariencias pero verdaderamente no sabia como era por dentro.

Controle el impulso de sacarle la lengua como una niña al saber que no tenía nada para contradecirle. En vez de eso, respire profundo y me di vuelta para observar a su hermana.

Alice y Jasper hablaban alegremente. La pareja que se querían en secreto son padres, seguramente estaban felices con aquella excusa, tendrían que pasar más tiempo juntos. Pobre, Jazz, salidas al centro comercial todos los días. Menos mal que el bebé es de juguete porque sino Alice ya se hubiese encargado de tener un guardarropas para su hijo. No seria capaz de comprarle ropa a un muñeco y mucho menos al tenerlo solo una semana ¿no? No quise saber la respuesta.

Mire a mis otros dos amigos. Reí por lo bajo al notar que Emmett tenia al muñeco en brazos, haciendo como si fuese un avión mientras Rose lo regañaba. Aquella escena pareció increíblemente real, muy familiar.

Tambien vi a Ang y Ben, que son novios, que reían mientras Angela tenía a una bebé dormida también, en sus brazos.

—Todos parecen felices con esta cosa —me queje mirando a la muñeca en mis brazos.

—Esa cosa es nuestra hija —repuso Edward —.La única que va mal aquí eres tu.

— ¿Y tu no? Seguramente te hubiese gustado una madre que haya sido otra chica, más bonita, más…

—No, tú eres la mejor elección —me interrumpió y me puse roja a más no poder al ver su sonrisa torcida dirigida a mi.


Bueno, el primer cáp. para mi es como una pequeña introducción para que se entienda el pésimo summary que deje xD La loca idea de hacer eso de bebes de juguetes los saque de la serie Zack y Cody, justo estaba mirando y rápidamente se me ocurrió esto. Ojala les guste. Tengo unos cáp ya escritos así que mañana o pasado subiré la continuación :D espero que dejen reviews !