WAAAAAAAAAAAAAA pobre Kulaaaaaaaa T_T. Bueno, esta es mi primer historia, bueno la primera que publico, espero que sea de su agrado, fue basada en un sueño muy feo que tuve, ¿Porque feo? ¡Porque K' y Kula juntos me encantan!, bueno, me despido y espero sus reviews ^_^.

capitulo 1: Rechazo

Kula se detuvo a mirar a su compañero K' desde su silla, mientras Maxima dormía como un tronco, y Whip trabajaba. Estaban completamente solos. Y no era la primera vez que lo observaba, pues al hacerlo se detenía a pensar el porqué de que su finalidad, al principio, fuese deshacerse de el.

Ella lo veía tan diferente...veía en el mucho más de lo que otros veían, podía ver mas allá de lo que escondía detrás de sus gafas, era como si viera a través de él, y no era para menos, ya que fue entrenada para destruirlo, lo cual requería un estudio exhaustivo, conocimiento exacto de sus puntos fuertes...y sus puntos débiles.

Sin embargo, a la simple vista, no existía ninguno de estos últimos rasgos mencionados en él. Luego de formar equipo con este, sus verdaderos sentimientos afloraron. Ya no era más una asesina, se sentía pura y plena, y a pesar de ser la adolescente de 14 años que era, sus comportamientos, -eventualmente- recordaban a los de una niña pequeña, dulce, inocente y tierna, aunque, de momentos, infantil, caprichosa y a veces, hasta molesta.

Estos pensamientos recorrían su mente cuando lo observaba, a veces chocaban entre sí, o cambiaban de lugar, puesto que uno no es capaz de ordenar sus pensamientos generalmente, y menos cuando se está enfocado en alguien. En un momento algo la separo de su pensar, y era que K', acostado en un sillón negro que había en el lugar donde él, Kula, Maxima y Whip estaban viviendo, estaba moviendo su cuello para descontracturarse, sólo para volver a su tarea, que se contraponía a la de su compañera. Mirar un rincón vagamente y no pensar. O bien, distraerse y relajarse de su tóxico complejo de ser un clon de Kyo.

- Odio cuando K' usa sus gafas.- pensó Kula con algo de frustración - Nunca sé si esta distraído o si me está mirando a mi -.

La muchacha de cabellos celestes deseaba con todas sus fuerzas que fuese la segunda razón, incluso cuando ya estaba consciente de que, aun cuando fuese así, K' no la miraría mas que con fastidio, o molestia. Pero ella tenía sueños e ilusiones. Llegar a él y a su corazón, eran una meta que no era imposible -aunque lo pareciera- o eso pensaba ella.

- Es difícil, pero aunque seamos clones, también somos humanos, no?.-

Ese pensamiento la consolaba de algún modo, reprimía el sentimiento de destrucción hacia K' que había desarrollado no hace mucho tiempo atrás, y también se escudaba en que si se daba cuenta de que no tenía que vivir a la sombra de su rival Kyo ,sólo por compartir su ADN, quizás seria mas gentil, o mas exactamente, un poquito menos gruñón.

El ejercicio mental se acabó luego de que K', fastidiado y de muy mal humor, la mirara con algo de bronca y le reprochara su actitud.

- ¿Qué estás mirando?- Le dijo el moreno de cabello platino con tono algo amenazante.

- ¿Qué?, ¿Acaso no puedo?- Dijo la adolescente ofendida.

-Haz lo que quieras, yo me voy de aquí-

-¡No! ¡No lo hagas!-

En ese momento Kula se desesperó y se abalanzó sobre su compañero. K', luego de impresionarse por esto, se la sacó de encima rápidamente. Estaba furioso.

-¿¡QUÉ DEMONIOS QUIERES!? ¿¡POR QUÉ HICISTE ESO!?- el moreno trató de calmarse y apaciguarse, ya que no era propio de el montar en cólera por las actitudes de su compañera- ¡Siempre es lo mismo contigo!, ¡eres insoportable!-.

-¡No quería que te fueras!, ¿Aorque eres tan enojón?, si siempre te miro es porque tu me g-

-Bien ahora si me voy, no me molestes-

- ¡K' ME GUSTAS! ya no puedo aguantarlo, ¡Acéptame, por favor!-

La adolescente de piel blanca como la nieve se aferró al brazo fornido de aquel individuo rebelde que había arrebatado su corazón, el rubor cubrió sus delicadas mejillas, ya no había vuelta atrás.

El momento quizás, no había sido el adecuado. Un silencio mortal recubría el cuarto, y lo peor que podría haber pasado se llevó a cabo en menos de lo que esperaba.

-...-

- ¿K'...?-

K' se limitó a separarla de su brazo suavemente, se sacó sus gafas y se las guardó en su bolsillo, posó ambas manos en sus bolsillos, como era típico de él. Tenía una de las peores miradas que adornaban su repertorio, y Kula estaba helada del miedo.

-¿Pretendes que te crea tal estupidez? Eso es lo mas inverosímil que he escuchado-

-¿Qué? ¡No K', no es así!, escúchame, yo-

-Eres una niña caprichosa e infantil, no tienes idea de lo que dices.-

-¡POR SUPUESTO QUE LO SÉ! ¡CONOZCO MIS SENTIMIENTOS TAL Y COMO TE CONOZCO A TÍ!-

-¡ESO ES LO QUE TU CRÉES!, ¡TÚ NO ME CONOCES EN NADA!, ¡SI REALMENTE ME CONOCIERAS SABRÍAS QUE ME TIENES HARTO! ¡DE HECHO TE CREARON PARA DESTRUIRME!.-

Estas últimas palabras fueron demasiado para Kula, su cuerpecito no fue capaz de contener el impacto de aquellas palabras tan hirientes, y se arrodilló en el piso por inercia con sus manos apoyadas en la cara, las cuales no pudieron mitigar el río de lágrimas que se le asomaban por los ojos. El calor que tenían sus mejillas aumentó, pero ya no por la misma razón que antes. Por dentro sentía que la invadía un frío más letal que el del invierno ruso, y su corazón...su corazón de cristal había sido roto en mil pedazos, tal como si a una ventana de vidrio, se le hubiese aventado un ladrillo.

Su llanto era desgarrador, sin embargo K' no le dio mayor importancia, y se dirigió a su habitación como un autómata. Ya su compañera le había colmado la paciencia, y le dolía la cabeza por el estrés del momento, fue por eso que se digno a acompañar a su "amigo". Dormir y que cuando despertase, todo hubiese pasado.