Capitulo 25:

Un par de minutos despues se oyó un débil "paf" y una bruja menuda del ministerio, de cabello canoso y suelto, apareció a escasos metros de nosotros. Hermione le lanzo el encantamiento aturdidor dándole justo en el pecho y la bruja cayó hacia atrás.

-Buen trabajo –le felicito Ron, saliendo de detrás del cubo de basura que había junto a la puerta del teatro. Mientras Harry y yo nos quitábamos la capa para hacerse invisible.

Entre los cuatro trasladamos a la bruja hasta dentro del pasadizo que llevaba al teatro. Hermione le arranco varios pelos y los metió en un frasco de fangosa poción multijugos que sacó de su bolsito de cuentas. Entretanto, Ron buscaba en el bolso de la bruja:

-Se llama Mafalda Hopkirk –anunció leyendo una tarjetita –Auxiliar del Departamento contra el Uso Indebido de la Magia, será mejor que tomes esto, Hermione, y aquí están las fichas – Nos dio unas moneditas doradas, todas con las iniciales M.D.M grabadas, a Hermione le paso el bolso de Mafalda.

Hermione bebió la poción multijugos, y pasados unos segundos se convirtió en la doble de Mafalda Hopkirk. Le quito los anteojos a la verdadera y se los puso, Harry consultó su reloj.

-Estamos atrasados. El empleado del Servicio de Mantenimiento Mágico llegara en cualquier momento –

Nos apresuramos a cerrar la puerta tras la que habíamos dejado a la Mafalda autentica, los tres nos colocamos la capa para hacerse invisible, pero Hermione permaneció a la vista, esperando. Segundos despues se oyó otro "paf" y un mago bajito con cara de hurón apareció en el callejón.

-¡Hola Mafalda! –

-¡Hola! –Saludó Hermione, con voz temblorosa -¿Qué tal? –

-No muy bien, la verdad –respondió el mago, que parecía muy abatido.

Hermione y el mago se encaminaron hacia la calle principal. Los tres los seguimos.

-¿Qué te pasa? ¿No te sientes bien?, Toma un caramelo –

-¿Cómo? Ah. No, no gracias…

-¡Insisto! –dijo Hermione con agresividad, agitando la bolsa de pastillas enfrente de la cara del mago. Un tanto alarmado, el hombre tomo una.

El efecto fue instantáneo. Apenas la pastilla toco la lengua del hombre, empezó a vomitar de tal modo que ni siquiera noto que Hermione le había arrancado unos pelos de la coronilla.

Sonreí al ver el efecto, recuerdo cuando habíamos probado con Fred y George los efectos de la pastilla. George se puso a vomitar por toda la habitación.

-¡Madre mía! –exclamo Hermione mientras el mago esparcía el vomito por todo el callejón –Quizá deberías tomarte el día libre –

-¡No, no! –El mago intento retomar el camino aun vomitando –Tengo que… precisamente hoy… tengo que… -

-¡No digas tonterías! –Farfulló Hermione, alarmada -¡No puedes ir a trabajar en ese estado! ¡Deberías ir a San Mungo para que te revisen! –

El mago se derrumbó, sin parar de hacer arcadas, pero poniéndose en cuatro patas intentó llegar a la calle principal.

-¡No puedes ir a trabajar así! –chilló Hermione.

Por fin, el mago admitió que Hermione tenía razón. Se agarro de Hermione, que estaba muerta de asco, para levantarse del suelo, giró y se esfumó. Lo único que quedo de él, fue la bolsa que yo le había arrebatado segundos antes de que desapareciera.

-¡Puaj! –exclamó Hermione, recogiéndose la túnica para esquivar los charcos de vomito-. Habría sido mucho más limpio aturdirlo a él también.

-Tienes razón –le dijo Ron, y salió de la capa para recoger la bolsa-, pero sigo pensando que si dejáramos un reguero de magos inconscientes llamaríamos más la atención. Oye, a ese hombre le gusta mucho su trabajo, ¿no? Pásame los pelos y la poción, Hermione.

En dos minutos, Ron estaba ante nosotros, tan menudo y con la misma cara de hurón que el mago que había suplantado. Acto seguido, se puso la túnica azul marino que llevaba doblada en la bolsa.

-Que raro que no la tuviera puesta, con las ganas que tenia de ir a trabajar ¿verdad? En fin, me llamo Reg Cattermole, o al menos eso dice la tarjeta –

-Quédense ahí –nos dijo Hermione a Harry y a mi, que seguíamos bajo la capa para hacerse invisible –Volveremos enseguida con unos pelos para ambos –

Tuvimos que esperar diez minutos solos en el callejón, hasta que al fin llegaron Ron y Hermione.

-No sabemos quienes son –nos dijo Hermione, a Harry le entrego unos pelos negros y rizados, y a mi unos lacios y pelirrojos -, pero ambos se fueron con una hemorragia nasal terrible –

-Toma –me dijo Ron entregándome una carpeta –Creo que es bastante importante ya que la bruja se negaba a soltarla –

La abrí, había unos papeles rosa y unas anotaciones con nombres:

-Me llamo Bridgit Bennet, y soy… la asistente de Umbridge, ¡No! –Dije –No, no, no, no, me niego, no voy a ser la asistente de la cara de sapo –

-Vamos Bells, es solo una hora –me dijo Hermione.

-Si la cara de sapo intenta que haga algo de mala manera, la hechizare y la convertiré en un sapo, aunque eso no haría mucha diferencia –

Hermione nos paso dos vasos con poción multijugos.

-Toma, es bastante alto, necesitaras una túnica más alta –le dijo Hermione a Harry y saco del bolso una túnica negra que nos había lavado Kreacher.

Cuando termino la dolorosa transformación, había crecido unos par de centímetros y tenia el pelo pelirrojo lacio hasta la cintura. Mi hermano media más de un metro ochenta y tenia complexión atlética.

-¡Diablos, das miedo hermanito! –le dije. Guardamos la capa y Harry guardo sus anteojos en uno de los bolsillos de la túnica.

-Tomen una de las fichas de Mafalda y vámonos –nos dijo Hermione –ya casi es la hora –

.

.

.

Hola Gente!

Volvi! Bueno espero les haya gustado el cap y ahora un aviso:

Desde este capitulo hasta el 28 se abrirá la votación de quien quieren que sea la pareja de Bella, (al principio yo ya tenía pensado que fuera Edward) pero me han comentado diciéndome que querrían que terminara con otro, aquí están las opciones:

-Edward

-Fred

-George

-Draco

Si quieren a otro díganlo en los comentarios y lo pondré en la votación del capitulo 26 y así sucesivamente. No las molesto más, voten y nos vemos la próxima semana.

Bye