¡Hollaaaaa a todos mis fanficqueros del fanfic!

Aquí les traigo la actualización del fic, que me tarde un poquito en subir, por ello me disculpo y es que en estos días he estado algo ocupada y tensa ~ , pero ya que paso la crisis y que estoy (aun bajo presion) voy a aprovechar para continuar con la historia.

Aquí les dare lata por largo rato

Que lo disfruten….

Capitulo 8

-creo que debemos irnos, se nos hace tarde y debemos regresar a la clínica-

-y lo que vinimos a buscar-

-tendremos que esperar a que el festival termine, permiso-

-espera, los acompaño- dijo Hiro despidiéndose de su hermano y su abuelo.

De regreso compraron comida ya preparada, suponían que el peligris no había comido nada desde que lo dejaron, y conociéndolo podría haber hecho un verdadero desastre en la cocina y nadie lo podría obligar a limpiar.

En el pueblo

-joven Masefield, se lo encargo-

-como usted diga- y con eso se marcho.

Llegaron sin ningún contratiempo, claro que ver a Bryan desparramado en el sillón y con un hilote de baba (Bryan: oye, yo no soy así ÒÓ/YK: en la historia si, déjame continuar), los dos mayores se debatían en despertarlo o no, mas por las horribles experiencias que implicaban a su amigo y el hecho que una vez estuvieron a punto de llevarse a cabo dos funerales, la idea de morir prematuramente no sonaba muy atractiva para ninguno de los dos. Pero al parecer ninguno se dio cuenta de cuando el bicolor regresaba de la cocina, dejando a su peluche en el otro sillón para pararse frente al peligris con un vaso de agua helada, que, suponían saco de la nevera.

-espera nooo- gritaron al unisonó. Tarde.

En las afueras del edificio se acercaba con sigilo una sombra, al ver que no sería detectado por los huéspedes de ahí, se acerco a los ductos de ventilación, una simple bomba somnífera serviría para facilitar su trabajo, arrojo una, dos, tres; ya que recordaba que su compañero se encontraba ahí y le sería difícil hacerlo dormir con una sola. Ninguno de sus habitantes se percato de que algo circulaba por las ventilas.

SSSSSPLLLASSSSSHHHHHHHH

Fue el sonido del agua cayendo se su recipiente al rostro de un ruso muy enojado por ser despertado de una forma muy brusca. A lo cual reacciono dando un golpe certero al vaso que se reventó en la mano del bicolor, provocando que un cristal se enterrara en esta haciéndole una laceración profunda.

-ay-

-Bryan, eres un idiota-

-yo- grito ofendido- el que me despertó-

-déjame ver- observo- acompáñame al consultorio para que…- no pudo terminar ya que se desplomo en el suelo, cayendo inconsciente, el siguiente en caer fue Hiro.

-una bomba somnífera…..-dijo Bryan cubriéndose la boca, podría resistir un poco mas o quizás no, esto era muy potente, quería decir que la persona que estaba tras de esto sabía que había otro shinobi en el lugar. Por su parte el bicolor trataba de resistir lo mas que podía- Kai, vete yo….- fue lo último que dijo antes de caer.

Por su parte el intruso entro en busca de su presa, pero al ingresar noto que solo había tres de ellos, pero no le interesaba. De pronto cuatro cuchillos fueron arrojados a él, vio que el muchacho intentaba escapar, pero los efectos del gas le estaban dificultando su huida, y con una herida comenzó a dejar un rastro de sangre, detrás de el caminaba a paso lento, sabía que por mas que resistiera no lo lograría. Se divertía viendo como sus intentos eran inútiles, hasta que lo vio caer. Se acerco con cuidado, al verlo noto la laceración de su mano derecha, bien sus órdenes eran entrar y conseguir una muestra de sangre, pero si moría por hemorragia tendría problemas con el anciano. Lo tomo en brazos llevándolo a uno de los consultorios, lo primero que hizo fue curar esa herida para proseguir con tomar muestras de sangre.

-oye no te resistas- dijo al ver que aun se encontraba consciente, aunque sus movimientos eran torpes por el efecto de la toxina- tranquilo, shhh- tomo algunos de sus cabello para tener una segunda muestra y la sangre, la extrajo por medio de aguja y tubo vacutainer.

Despertar en el piso de la sala era algo desconcertante, ya que no recordaba el momento de haberse quedado dormido, mas cuando comenzó a hacer memoria se permitió levantarse asustado, el recordaba estar dormido, luego se despertó bruscamente gracias a Suzaku (YK: en su mente le sigue diciendo así) después vio como Hiro y Yuriy se desplomaban, luego él y…..

-Kai- no lo veía por ningún lado, mas palidecer fue inevitable al ver los rastros de sangre que formaban un camino, rápidamente se acerco a sus inconscientes compañeros- Yuriy, despierta, Hiro, debemos buscar a Kai-

-que paso-

-y Kai- dijo el pelirrojo al notar el rastro de sangre- donde… no- grito al caminar fuera del cuarto y ver que el camino seguía- debemos encontrarlo…..Kai!- grito tratando de agudizar su oído en caso de escuchar un leve grito.

-done esta- pregunto Hiro también angustiado- que fue lo que ocurrió-

-no lo sé- pero lo sabía, y si iban detrás del bicolor podría suponer lo peor.

-lo encontré- mas el grito del pelirrojo lo saco de sus pensamientos. Entraron a uno de los consultorios, el rastro los condujo ahí, donde un dormido bicolor se encontraba sobre una cama, pero lo mas extraño era que su herida se encontraba suturada, la misma persona que había provocado ese incidente tendría que ver?- Kai, despierta-

-hmmm, Yuriy…-al abrir los ojos vio al pelirrojo que le llamaba- que fue lo que…ay- mas al incorporarse se dio cuenta de que su mano estaba herida, verla vendada le hizo creer por un momento que el pelirrojo tenía algo que ver. Pero la expresión de angustia le hizo ver que no fue así, entonces quien…

-como te sientes- pregunto el peli azul a acercarse para verificar que no le habían hecho nada malo.

-mareado…que ocurrió?- dijo mas para si mismo que para los demás, sabía que era el objetivo, pero no lo mato, quería decir que no sabían quién era realmente, pero entonces que querían de el.

-tu brazo…-

-que?-

-déjame ver- efectivamente el brazo del chico tenía un parche y un pequeño moretón.

-le tomaste una muestra antes?- pregunto el peligris.

-no y esto fue recientemente- dijo desconcertado- pero para que-

En la mansión Hiwatari

-aquí tiene las muestras que me pidió-

-excelente- tomo el paquete entre sus manos- llévenlo al laboratorio y que lo comparen con la otra muestra- pronto sabría si sus sospechas eran ciertas, sabría si era o no su nieto.

Esa mañana dejo que Kai se quedara bajo la protección de Bryan, que insistió más por no haber podido evitar ese extraño ataque que por la seguridad del inmueble. El bicolor se encontraba dormido en su recamara temporal, ya que la pérdida de sangre le había agotado, y los efectos del gas aun lo tenían mareado. Se quedo dormido otro rato luego de levantarse y ser examinado por el pelirrojo, todo para saber si se encontraba bien de salud.

-que voy a hacer- se pregunto a si mismo, y es que no sabía que hacer con todo esto, Kai se encontraba en riesgo, ignoraba cual era el motivo por el que lo persiguieran, de haber sido por su identidad lo habrían matado junto con el resto pero en su lugar solo los dejaron inconscientes y a él le extrajeron sangre, mas de la que ya había perdido, y como resultado un chico mas inconsciente que dómino, le había costado mucho trabajo mantenerse despierto para la revisión. Lo observo dormir, parecía que era un chico normal y no un asesino a sangre fría. Debía existir una buena explicación para esto, pero ir a buscarla implicaba abandonar su puesto y eso no podía hacerlo.

-hachisu-ji- grito justo en el momento en que despertó, sentándose en la cama. Había sido una pesadilla, pero había sido tan real.

-ya despertaste- comento Bryan al verlo algo tenso.

-hai-

-mal sueño-

-ie-

-no mientas-

-mi sensei- dijo en susurro-murió tratando de salvar lo poco que quedaba de su gente- sentía impotencia al recordar los terribles hechos que acontecieron antes de encontrarse con el pelirrojo y sus amigos. Recordar como su gente había sido masacrada por tres de los guerreros más temibles en ese mundo: Kura juu ninja conocido por su agresiva forma de matar a sus oponentes, según dicen mutila a sus víctimas estando vivas antes de atravesarles el corazón con su espada; Kūki no ashi tan rápido que sus golpes no pueden evitarlos, su especialidad son las artes marciales y lucha cuerpo a cuerpo, la mayoría de sus víctimas si tienen suerte mueren antes de caer al piso y seguir siendo molidas a golpes; y por ultimo Gin taka este guerrero poco se sabe, pero nadie que lo haya visto en acción ha vivido para contarlo, casi tan temido como Suzaku. De solo recordarlo su cuerpo comenzaba a temblar, más de ira e impotencia que de miedo. Coloco sus manos en su rostro tratando de tranquilizarse, sintiendo una mano en su hombro, señal de que no debía de preocuparse, que todo saldría bien.

Laboratorio Estatal

Miles de muestras llegaban a sus laboratorios, sangre, orina, mucosa, copro, muestras cerebrales, todo tipo de muestras que requerían de resultados, para descartar enfermedades, para verificas el estado de salud, confirmar que tan avanzado se encontraba.

En sus manos poseía las pruebas que determinarían el destino de unos muchachos, solo dos muestras necesitaban, con la sangre y el cabello basto para comparar con las otras muestras, dando como resultado lo que el anciano buscaba…

-llamen al Sr. Voltaire en seguida-

Mandaron a buscar los resultados con el joven Masefield quien tenía la orden de verificar los resultados antes de que llegaran a manos del anciano, pero no debía demorarse con ellos o sino el hombre sospecharía.

Se encamino a la enorme mansión en las cercanías del pueblo, una enorme estructura muy similar a los castillos ingleses, pero más pequeño, el enorme jardín adornado por los pavo reales que paseaban despreocupados de la vida banal que los rodeaba. Camino por el sendero de piedra hasta llegar al umbral de la enorme puerta de caoba, toco el timbre siendo recibido por el mayordomo que lo condujo al despacho en donde el anciano.

-y bien joven Masefield-

-los resultados señor, como los ordeno- entrego los papeles que lo sacarían de dudas.

Paseo sus ojos por las hojas una y otra vez, tratando de convencerse de que era real lo que leía en ellos, eso era real, en verdad era él, su nieto, su querido nieto, el estaba vivo y cerca. Tenía que hacer lo posible para ganar su confianza, para hacerle recordar quién era y a donde pertenecía.

-sucede algo señor…-

-márchate…. Quiero estar solo- fue lo único que le dijo, entendiendo el joven se marcho para dejarlo solo como lo pidió.

Camino por los corredores de la enorme mansión y se dirigió hacia una habitación en particular, la cual siempre permanecía con llave, nadie mas que el anciano entraba ahí, saber que era un lugar prohibido le causaba curiosidad, pero no podía hacerlo, el era su jefe y debía de respetar aunque el realmente no fuera al que le debía lealtad, mas sin embargo algo llamo su atención en la mesita de la sala, un retrato de una pareja, quizás eran familiares de el anciano, pero lo que mas le llamo la atención fue el pequeño que se encontraba en brazos de su madre, sus cabellos en dos tonalidades eran los que mas curiosidad le dio, remotamente se pregunto si era él o solo una casualidad, no podía asegurarlo ya que el menor tenía los ojos cerrados mientras su expresión esa de alegría. En la foto parecía tener unos dos años de edad.

CONTINUARA….

Por el momento es todo y espero les haya gustado

Ahora se pondrán las cosas mas canijas ya que por fin se sabe de la procedencia de nuestro adorable bicolor….. por cuerto el fic Genesis voy a tener que recudir el No. De OC para poder acabarlo…

Luego nos leemos

Fiu por fin pude librarme de Kai y Tala, ops ahí vienen…