Va, esto es el primer fic que escribo y estuve dándole vueltas y vueltas en la cabeza y la idea se me metió, hasta que lo escribí, el fic es una especia de universo alternativo entre el anime y el manga en al primera temporada, Darién -de momento- no tiene la menor idea de que es Tuxedo mask, por donde va mas o menos podrán darse cuenta por uno u otro hecho que nombre, las parejas son Shitennou X Senshi y Serena X Darién, sin mas que decir.

Disclaimer: Sailor moon no me pertenece, todo es de la maravillosa Naoko Takeuchi.


La lealtad del estratega y El Fénix.

El rubio de ojos verdes vio caer al ultimo de sus hombre, todos ellos hombres valientes a quienes no les habría importado caer en guerra… pero no de esa forma, la fuerza del negaverso los consumía… sus cuerpos cambiaban para convertirse en youma, el oji verde jadeo con fuerza cuando sintió una punzada de dolor atravesar su cuerpo, trato de resistir… no podía caer tan fácilmente, después de todo el era uno de los cuatro reyes celestiales… el no podía darse el lujo de perder, porque si bien sus compañeros, sus amigos, no eran ni débiles, ni tontos, que el podía engañarlo, porque el era eso, un estratega, si el cedía guiaría a los demás a su perdida, ese era el peor destino que podía imaginar, tener que hacer esto a sus amigos, ir en contra del príncipe, y sobre todo dejarla a ella… se estremeció de dolor como cayo al suelo de rodillas, una sola lagrima derramaron sus ojos, antes de que los brillantes ojos verdes se volvieran fríos, y en el lugar donde antes se encontraba un joven hombre, valiente, inteligente y leal, ahora se encontraba un hombre totalmente diferente…

El rubio despertó bañado en sudor, miro a su alrededor, suspiro, las paredes eran de diferentes tonos de azul, una cómoda, un armario y una estantería todas de caoba, impecablemente organizadas, la estantería fue repleta de libros de distintos temas, pero en su mayor parte medicina, también hubo un computador, una guitarra en su forro, y una violín a su lado, una puerta que daba al pasillo de un apartamento , y otra de vidrio que daba a un balcón, que era su habitación, repitió para si mismo, una parte de el se decía que era solo un sueño, pero el sabia que no era cierto, aquellos eran sus recuerdos, de una era antigua, tan antigua que ni siquiera habían leyendas sobre ella, como lo habían de las otras.

Sabia que probablemente esta fue una nueva oportunidad para vivir, quizás otorgada por la reina serenity, tan piadosa como había sido, esto era cosa suya o quizás de la princesa, aunque creía que se trataba de la reina desde que ella tenia mejor control sobre el cristal de plata. También sabia que no tenia la necesidad de recordar aquellos, ni siquiera para reunirse con sus amigos, simplemente porque había cosas que estaban destinadas a ser, si estaba recordando solo significa una cosa, que estaba por empezar, algo iba a suceder, y tenia que encontrar a sus amigos pronto, ya había encontrado a Neflyte y Jedite, pero sabia que algo andaba mal con ellos, mas precisamente que sentía la energía del negaverso emanando de ellos, se levanto y mirando encima de la cómoda, dos variedades de piedras de jade; nefrita y Jadeíta, una piedra de Kunzita una variedad de piedra de Espodumena, y una tanzanita una variedad azul de la piedra de zoisita, las cuatro piedras destilaban un poco de energía del cristal de oro, lo suficientemente fuerte para proteger de energía oscura, pero no lo suficiente para detectarla sin saber que buscar, sabia que lo que iba a hacer era una locura no había garantía de que funcionaria, de que la piedra podría evitar que el negaverso lo consumiera, de nuevo, pero no sabia que mas hacer, tenia que encontrar al príncipe Endymion y a Kunzite, era mas probable que los encontrara así, además de que si tenia éxito también tendría buena información, tomo las piedras y se asomo por el balcón, viendo la ciudad y el cielo estrellado, el mundo era grande y el no sabia por donde mas empezar, así que de momento esa era la mejor opción, además del hecho de que si empezaba a huir del negaverso, se darían cuenta de la información que tenia, suspiro y volvió a su cama ahora con las piedras en su mano, rogando por no tener mas pesadillas…


El oji verde caminaba por las calles de Azabu-Juuban en Minato-ku, había estado poco tiempo, por suerte todo había salido bien, no sabia si el poder de las piedras lo hubiera salvado si las fuerzas del negaverso lo hubieran intentado absorberlo tan feroz mente como la ultima vez, esta vez lo único que había hecho Beryl fue intentar cambiar sus recuerdos y influirlo un poco con la fuerza del negaverso, que habría funcionado de no ser por el hecho de que el ya tenia sus recuerdos y la energía protectora del cristal de oro, un volante dio de lleno en la cara del hombre sacándolo de sus pensamientos, tomo el volante, "Convierte tu también en un genio con el disquete cristal de Amy Mizuno" una foto del dicho disquete y una solicitud de inscripción, pero eso no fue lo que llamo la atención del rubio, si no la foto de la chica en la el volante, parpadeo un par de veces, antes de que una sonrisa rompió en su rostro, y en voz suave susurro; "Lady mercury".

Pero tan pronto como la sonrisa apareció, así se esfumo como volvió a sus pensamientos no sin antes guardar el volante en el bolsillo de su pantalón, lo que lo había traído a este lugar en particular, Su compañero Jedite, había perdido en una oportunidad contra sailor moon y varias malignas mas había sido frustradas por otra sailor, no la había visto personalmente, por lo que no podría decir cual de las sailor fue, pero sailor moon era un caso diferente, en los tiempos del milenio de plata no había existido una sailor moon, pero dado el hecho de que las sailor scouts fueron, de hecho, las princesas de sus planetas natales que era probable que esta sailor moon, fuera de hecho la princesa serenity, la princesa de la luna y la prometida de su príncipe Endymion, pero aun así no podría entender el porque las sailor dejarían a su princesa pelear y lo peor del caso sola, el frunció el ceño, y la imagen de Kunzite apareció en su mente, como se estremeció al recordar la actitud de le general para con el, no era malo, no por el contrario era demasiado bueno con el, una de las personas que mas había respetado, alguien que había sido como su hermano mayor, desde que el no tenia a nadie, actuaba como si estuviera enamorado de el, se estremeció nuevamente al pensar que quizás había respondido a sus sentimientos de haber caído nuevamente ante Beryl, una nueva imagen apareció en su mente siendo esta la de lady Venus, se estremeció nuevamente al pensar en lo que podría sucederle si Venus, la sailor del amor, se enterara que los sentimientos de su general ahora eran para el, rompió la línea de pensamiento mientras que la única solución llego a su mente, tenia que encontrar a sailor moon y tratar de volver a la normalidad a sus compañeros antes de que sucedieran cosas malas.


Zoicite suspiro, el estaba dando vueltas por ahí, la excusa que había puesto; el buscaba el cristal de plata, claro que lo único que el quería era alejarse de Kunzite, se estaba volviendo loco, si el antiguo líder del Shitennou lo miraba de esa forma otra vez, el vomitaría tenia que hacer algo pronto, Jadeite había fallado varias veces ya en la tarea encomendada y no es que el no estaba feliz de eso, el problema era que si seguía fallando así Beryl se desharía de el, y desde su punto de vista si Jadeite moría, no solo perdería al mas divertido y relajado de los cuatro reyes celestiales, si no que dejarían de ser el Shitennou, después de todo se refería a cuatro no tres…

El rostro del rubio se torno pálido como sintió la energía de Jedite desaparecer, se sintió desfallecer, Jed estaba muerto, muerto, había caído nuevamente bajo las ordenes de Beryl, Jed quien había avisado felizmente que no le importaría morir bajo las ordenes de su príncipe, o dando su vida por Mars, pero no el había muerto bajo las ordenes de la persona que odiaban, peleando contra quienes habían jurado servir, amar o proteger.

Su rostro se contrajo en la ira, si no hubiera estado tan pendiente de la energía de Jadeite, se hubiera perdido el resplandor raro de la gema de jade en su bolsillo, saco la pequeña piedra y abrió una puerta dimensional, hacia donde había sentido por ultima vez la energía de su amigo, se abrió camino, para encontrar cenizas, cenizas era lo único que quedo de Jed, lo único que quedaba de Suzaku, el guardia del sur, Suzaku el fénix…

Sus ojos se abrieron en sorpresa, mientras miraba la piedra que brillaba en su mano, sentía la necesidad de reírse, después de todo había sido tonto de su parte, no imaginar lo que sucedería si Jed moría por fuego, el era un fénix después de todo el renacía de sus cenizas.

Coloco la piedra en las cenizas de su amigo y la piedra brillo, parecía que se hubieran reunido las dos mitades, el de verdad esperaba que ahora que iba a renacer recuperara sus recuerdos.

Cuando miro de vuelta a las cenizas, ahora ardían en fuego y de aquel fuego salió la figura de un hombre rubio con ojos azules, no azul hielo como los del general del negaverso, si no azul cielo como siempre había sido los ojos de su amigo, fue sacado de su ensoñación, por un golpe de Jadeite.

-"¿Qué demonios…? ¿Por qué me golpeas?" pregunto dispuesto a de volver el golpe.

Jed sonrió -"Bueno, estoy seguro de que eres Zoi" -una sonrisa burlesca de extendió por el rostro -"así ¿que?, lo tuyo con Kunz surgió ahora, o es desde hace tiempo?" -pregunto moviendo las cejas sugestivamente- "yo te voy avisando que Vinus te va a matar, y eso es nuevo, porque ver a mi querida Mars tratando de matarme no es raro, quizás también intenta matarte a ti por hacerle daño a Mercury…"

El rubio paro sus cavilaciones, cuando el oji verde se lanzo a abrazarlo- "no tienes como te extrañe, inclusive la forma en que me molestas" -se separo de su amigo y frunció el ceño en su dirección oji azul- "pero si vuelves a insinuar cualquier relación, entre Kunzite y yo vas a desear estar con una muy enojada Mars en lugar de conmigo "

El oji-azul se mostro serio -"sabes algo sobre Endymion? Como volvemos a la normalidad a los otros?"-

-"no se donde esta, y de verdad creo que el único que los puede volver a la normalidad" -suspiro- "he visto a mercury y a la princesa Serenity…

-"… y Mars me mato a mi, no hay que olvidar eso" -exclamo felizmente, como si fuera la cosa mas normal.

-"creo que lo mejor seria tratar de seguir a mercury, o Mars para averiguar la verdadera identidad de la princesa, si es que de verdad ella"- miro a su compañero-"eso es cosa tuya, es mas fácil moverte ahora que Beryl cree que estas muerto, si tenemos suerte, el príncipe podría estar cerca de la princesa…"

-"ey tengo algo"- interrumpió el oji azul- "había un hombre con las Sailors, el que se hace llamar Tuxedo mask, y a mi parecer parece bastante dispuesto a proteger a sailor moon, si sailor moon es la princesa es bastante probable que este Tuxedo mask sea el príncipe."

-"tu los has visto varias veces, ¿te parece posible?"

-"por su complexión, es bastante probable, además logre ver el cabello negro, sus ojos estaban cubiertos y no pude observar su rostro…"

-"tu viste a Mars antes de transformarse, síguela y trata de averiguar la identidad de la princesa, yo tengo cosas que hacer" -y con ese ultimo comentario el oji verde desapareció, y en un estallido de fuego en el lugar donde Suzaku había renacido de sus cenizas ya no había nadie.


El rubio de ojos cielo, recorría las calles sintiendo rastro de energía, el había aprendido a hacerlo de Mars, en realidad el no había querido realmente el solo había usado la excusa de aprender piromancia y pirokinesis para acercarse a Mars, y por alguna razón en realidad había aprendido, el había aprendido a sentir y distinguir energía como un fundamento, ahora quería oír a Kunzite o al mismo Zoi que haberse, de alguna forma, obsesionado con Lady Mars, no lo ayudaría nunca, pues bien estaba claro que esos dos se habían equivocado.

Se detuvo frente a la tienda, era algo como un salón recreativo, atravesó la puerta, varios tipos de juegos y un café, eso es lo que veía a través de los lentes de sol que cubrían sus ojos, llevaba un camisa azul sencilla y un pantalón de vestir blanco, zapatos negros, ahora algunas personas se preguntaran de donde saco la ropa; la robo?, la hizo aparecer por arte de magia?, o que?, la respuesta es muy sencilla; no hay que olvidar que estos hombres habían renacido, por lo cual tendrían familia y dinero, aunque en realidad Jed no tenia familia, si tenia dinero, y el no era estúpido, como para ir andando por hay con su traje de general de negaverso, que jamás volvería a usar, o su traje de general de la tierra que con tanto orgullo había usado en la era del milenio de plata, era un tiempo distintos, lo único que lograría con eso es llamar la atención, y a pesar que esa un de las cosas que realmente le encantaba, ahora era lo ultimo que necesitaba, suspiro sentándose, miro la tabla de precios del café, y mirando al chico de cabello rubio sucio dijo: "un batido de chocolate, por favor"

-"claro" -asintió el rubio, mientras servía la bebida, mirando un poco extrañado al muchacho, la mayoría de las personas que venían eran de entre 13 y 16 años, a excepción de Darién quien solo trataba de llamar la atención de serena, y este chico parecía de 18 mas o menos y parecía bastante deprimido-"ey, estas bien?"-pregunto poniendo la bebida de chocolate enfrente del joven.

-"si estoy bien" -exclamo el rubio mirando repentinamente feliz- "es solo… nostalgia me acabo de mudar y ya extraño todo lo que había en casa"

-"oh, ya veo" -Andrew asintió con expresión sabia, entendiendo los sentimientos del chico, a pesar de que no los había experimentado- "y viniste solo o con tu familia, por cierto mi nombre es Andrew Furuhata" -agrego, presentándose como una ocurrencia tardía.

-"solo, y mi nombre es Jeydon Yamamoto, dime Jed"- sonrió el oji verde.

-"entonces supongo que simplemente explorabas la ciudad" -sonrió-

-"si en realidad…" -se interrumpió por el sonido de la puerta abriéndose, Andrew miro hacia ella y con expresión burlesca dijo:

-"oh Darién, si buscas a Serena, no vino hoy" -se burlo el chico, a pesar de que su rostro conservaba una sonrisa cortes.

-"porque iba yo a venir a ver a odango" - se quejo, una voz que resulto terriblemente familiar al rubio de ojos azules, tratando de cambiar el tema el pelinegro dijo- "quien es tu amigo?"-

Jed volvió su mirada al locutor, para encontrarse con la mirada azul marina del hombre, el cabello fue negro azabache y la complexión fue la adecuada, a duras penas el mantuvo la emoción de su voz- "soy Jed, un gusto" -exclamo con una sonrisa, Darién frunció el ceño en su dirección, y el rubio repitió lo que acaba de decir en su mente, preguntándose si había dicho algo que le molestara de alguna forma.

-"nos hemos visto antes?"-pregunto el azabache, mientras su mente trataba de averiguar de donde le resultaba tan familiar el rubio.

-"no lo creo…"- mintió, dándose cuenta de que probablemente el príncipe no lo recordaba.

-"estas seguro?" -insistió.

-"no creo que lo conozcas Darién, se acaba de mudar" -defendió Andrew.

-"supongo que tienes razón, por cierto mi nombre es Darién Chiba" -se presento, tratando de olvidar la sensación de familiaridad que sentía, no funciono.

Jed, sonrió internamente, había avanzado más de lo previsto.


Muy bien si a alguien le pareció lo suficientemente bueno como para llegar hasta aquí y se tomo las molestias de leer esto, pues bueno… en cuanto a la personalidad de los generales, creo que el hecho de que no tengan gran participación en el manga, da mucha facilidad para manejarlos a gustos, a pesar de que en el anime se vio mas de estos personajes… yo como que los ignoro porque no me gustan como se comportan -a excepción de Neflyte- no veo nada en ellos que me llame la atención, en especial me disgusta la relación entre Kunzite y Zoicite, aunque personalmente no tengo nada en contra del yaoi, simplemente no es algo que acepte para ellos dos, muy bien también si se dieron cuenta: Zoicite llamo a Jedite "Suzaku" este nombre corresponde al guardián del sur un fénix un monstruo divino de la mitología japonesa, cuyo elemento es el fuego, por supuesto que lo otros tres generales también reciben los nombres de los tres restantes y características de los mismo:

Seiryu-Zoicite: dragón azul, guardián del este y representa el elemento agua.

Genbu-Neflyte: Tortuga, guardián del norte, y representa el elemento tierra.

Byakko-Kunzite: Tigre blanco, guardián del oeste, y representa el elemento viento.

En cuanto a los otros personajes, van a ser un poco diferentes, espero que les guste, y esto no va ser muy romántico por lo menos, hasta que tenga a los cuatros generales juntos, subiré otro cap la otra semana, espero que les haya gustado, Namix-chan, dejen reviews.