Disclaimer: Los personajes les pertenecen a Stephanie Meyer, la trama es mia :D


Cáp.1: El comienzo.

—Bella…Bella… ¡Bella! —escuche gritar a mi hermano y me desperté exaltada.

— ¿Qué, que ocurrió?

—Que si no te levantas llegaras tarde a tu primer día en el instituto —me respondió Emmett.

—Oh, eso…no importa —repuse tapándome la cara con la sabana.

Mis padres habían decidido mudarse porque mi hermano Emmett Swan comenzaba la universidad. Al no trabajar no tenia dinero para venir solo entonces la familia se comprometió y viajamos todos. Por un lado no me molestaba el cambio pero si veía por el lado que seria el instituto me arrepentía cada minuto al estar aquí. En el año anterior como en los otros había sido tan invisible para todos que no me preocupaba ir, pero ahora seguramente tenia que comenzar de cero y no sabia como era la gente de alli. Me daba miedo ir.

—No digas tonterías. Si papá y mamá se llegan a enterar que no fuiste te matan a ti y luego a mi.

—Lo se, pero sabes como me siento al respecto…—susurre quitándome la sabana de encima.

Dejando de lado lo inmaduro de Emmett para mi era perfecto siempre confiaba en él y le contaba la mayoría de las cosas y él siempre me escuchaba y abrazaba asfixiándome. Es el mejor hermano que alguien podría tener. Nosotros no éramos muy parecidos, en todo sentido, tanto físico como personalmente.

—Bells, debes dejar esas estúpidas preocupaciones a un lado.

—Sabes que me cuesta ser social.

—Tienes un nuevo modo de empezar, pequeña, aprovéchalo —me recomendó con una sonrisa con hoyuelos, y se fue cerrando la puerta para que me cambiara.

Bueno otra no me quedaba. En los minutos siguientes me dedique a arreglarme para ir al instituto. Estaba desayunando cuando Emmett me pregunto

— ¿Te llevo yo o vas tu sola?

Pensé antes de contestar. Mi hermano tenía un Jeep enorme, y él al volante era algo peligroso ya que le gustaba la velocidad pero ir en mi furgoneta creía que no seria buen comienzo…pero al pensar las caras embobadas de las chicas al ver a mi hermano hizo que contestara:

—Voy sola con mi Chevy —sonreí y él me devolvió la sonrisa.

Al salir Emmett se despidió con su típico abrazo de oso, riéndome sacudí mi mano hasta que me fui.

Al llegar al instituto me arrepentí de ir con mi furgoneta. Todos los que se encontraban en el estacionamiento me veían con cara rara y me avergoncé más al notar los autos modernos que había.

—Uy amiga, creo que te quedaste en el tiempo —se burlo una chica rubia que estaba rodeado de otras personas quienes rieron con el comentario. Yo me puse roja y me dirigi al edificio.

Mi estancia en el instituto comenzó…mal.

En mi primera clase el profesor me obligo a presentarme, tartamudee y tropecé provocando la risa de todo el salón. En la segunda clase la profesora no llegaba y eso les dio oportunidad a los chicos para molestar con avioncitos de papel entre otras cosas y las chicas de hablar de chicos o "cosas de mujeres" y yo excluida de todos. En la tercera clase solo una chica amable se animo a hablarme, Angela Weber se llamaba, me dedico una sonrisa diciendo que nos llevaríamos bien y luego todo continuo mal. Teníamos un receso después de esa clase y la joven simpática salio pero acompañada de un chico un poco más bajo que ella, al parecer eran novios.

Fui al casillero que me asignaron pero al encontrarlo pensé seriamente en dar media vuelta e ir para otro lado. El casillero del lado era de la rubia que se burlo de mí en el estacionamiento. No pude irme porque una de sus amigas noto mi presencia y no tenía que parecer cobarde. Cohibida fui a dejar un cuaderno y tomar otro.

—Oh, Isabellita —se burlo la rubia de vuelta ¿Cómo sabia mi nombre? Oh, debe de haber sido en la segunda clase que no preste atención —, creo que no encajas muy bien aquí, lastima —rió con sus otras compañeras.

—Cállate, Lauren, vamos —replico una chica riéndose tambien.

—Si, claro. Adiós, ñoña —repuso ella, empujándome y haciendo que todos mis útiles salieran esparcidos por el pasillo. Había mucha gente que presencio la escena y se rieron de mi.

Todos se fueron junto con Lauren aplaudiéndole y a mi me dejaron tirada, furiosa y avergonzada. Sin poder contenerme, abrace mis piernas y me largue a llorar, al diablo con la próxima clase. Sabía que no encajaría en aquel lugar.

No habían pasado ni cinco minutos que sentí algo que me hincaba en la costillas ¿Por qué no dejaban de molestarme? Alce la cabeza para gritarle a quien fuera pero me quede muda al notar que era un joven atractivo con apariencia de un Dios griego. Piel pálida, cabello cobrizo, cuerpo escultural…Abrí mis ojos sorprendidos al notar el bastón que sostenía en una de sus manos. Él era ciego.

—Lo siento, te oí llorar, ¿estás bien?

—Si —suspire secándome las lágrimas que estaban en mis mejillas.

— ¿Segura?

Asentí pero después supe que él no notaria eso. Me avergoncé.

—Supongo.

— ¿A dónde vas?

Me detuve sorprendida ¿Cómo se dio cuenta? ¿Estaba fingiendo que no podía ver?

— ¿Sigues ahí?

—Eh, si, estoy recogiendo mis útiles, se me cayeron…

—Mejor dicho te los tiraron —me corrigió con voz amable. Con su bastón se ayudo y cosa que tocaba intentaba levantarla para dármela.

—No hace falta —le asegure —.Puedo sola.

—Detesto eso —bufo aquel joven.

— ¿Qué cosa?

—Que me tengan pena por ser ciego, ¿Por qué no pueden tratarme como una persona normal?

—No te vengas a hacer el pobrecito, tu tambien te acercaste a mi por lástima —me queje, me avergoncé al segundo y en el otro me sorprendí al escuchar una risa — ¿Qué te ocurre?

—Estoy en schock —rió de nuevo —.Nunca nadie, desde hace un año, me hablo con ese tono, gracias.

—Uy, si que estás loco —dije y volvió a reírse.

—Eres diferente a los demás. Todos me tratan "especial" al ser ciego. Son amables y a veces esa actitud me pone peor porque me hacen sentir diferente, pero tu…tu me tratas como cualquier otro, eso es genial, eso hace que tu seas especial a los demás, más inteligente…

—Realmente lo dudo —intervine sonriente ante sus palabras —.Soy Isabella Swan, pero me gusta que me digan Bella.

—Soy Edward, Edward Cullen —tomo mi mano y la estrecho. Lo solté de inmediato al sentir una descarga eléctrica al tocarlo — ¿Recogiste todo?

—Si, ¿por que?

— ¿Puedo acompañarte a la próxima clase?

—Inténtalo —bromee y se rió. Su risa era tan linda, que reí maravillada al oírle de nuevo, antes de poder avanzar una joven apareció con semblante sorprendido:

— ¡No lo puedo creer!

La chica era más baja que yo, y eso que no soy precisamente alta. Tenía aspecto de duende. Su cabello era corto, rebelde de color castaño, piel pálida y al caminar parecia una bailarina.

—Edward Cullen el profesor esta preguntando por ti —dijo ella intentando parecer severa.

—No mientas, Alice, casi nunca se dan cuenta y nadie se enoja por eso —repuso divertido —.Bella, la loca que estas viendo es mi hermana: Mary Alice Cullen.

—Solo Alice —dijo poniéndose enfrente mió. Me sonrio y luego me abrazo.

—Eh, hola, soy…

—Sé quien eres, estuviste en mi primera clase —interrumpió —.No me diste tiempo para hablarte en ese momento.

No sabía si estaba mintiendo para mantener las apariencias o si decía la verdad pero de pronto me sentí mucho mejor.

—Lo siento.

—Alice, Lauren volvió a hacer de las suyas —hablo Edward sorprendiéndome ¿Cómo lo sabia?

—Ush, detesto a esa arpía. Bella, intenta ignorarla. No vale la pena.

—Siempre se dedica a eso —me informo Edward con voz amarga —, a arruinar la vida de los demás.

—No te preocupes, Bella, ahora puedes contar con nosotros dos y una amiga mía llamada Rosalie, ¿de acuerdo?

—Muchas gracias.

—No es nada, ahora vamos que se nos hace tarde.

No podía creer que de un momento a otro mi peor día se convirtiera en uno más…llevadero.

—Esta es mi próxima clase —dije al consultar mi horario.

— ¡Es la misma que Edward! —Me aseguro Alice —, yo tengo que ir rápido a mi salón porque se suponía que solo verificaría que mi hermano este en la suya, ¡adiós! Nos vemos.

—Es muy entusiasta —pensé pero lo dije en voz alta. Edward rió.

—Demasiado. Ahora vamos.

Al entrar al salón la clase ya había comenzado, me avergoncé cuando el docente me miro a punto de regañarme pero al notar mi compañía hizo una mueca e indico que nos sentáramos.

—Siéntate conmigo —susurro Edward. Puso una de sus manos en mi espalda y me guió hacia el banco de adelante, el primero de todos. En los demás estuve sola, en el fondo, intentado pasar desapercibida.

— ¿Cómo sabias que estaban desocupados? —decidí hablarle al ver que el profesor escribía algo en la pizarra y no prestaba atención, aun así hable bajito.

—Toda la escuela queda que en mis clases me sentara adelante así no tengo problema en tropezarme o en escuchar…

—Ah —fue lo único que pude decir y me avergoncé.

—Y casi nadie quiere sentarse a mi lado para no tener que ayudarme en algo, no te preocupes —añadió rápidamente —, no necesito ayuda, es solo su forma de pensar, me manejo solo.

—Bien, pero si quiero ayudarte tu no me lo vas a impedir.

Edward se rió y ladeo su rostro en mi dirección.

—Tienes una voz muy hermosa.

Me sonroje y dimos por finalizada la charla.


Jojo, aqui una nueva historia e.e

Hace pocos dias me vino esa idea de un personaje ciego pero estuve pensando y pensando si seria Edward o Bella , fue dificil escoger uno , pero bueno xD

Espero que les guste :), Reviews?