Este fanfic es la primera parte de la trilogía de Vegeta y Bulma, sus secuelas son Intentando Olvidarte y De nuevo juntos, este es el principio de todo y espero que os guste mi forma de plasmarlo, sin mas que decir os dejo con el, espero que lo disfrutéis tanto como los demás.

Capítulo 1

Un invitado especial

"Abrí los ojos abrumada, un poco desorientada en medio de todo aquél alboroto...¿Qué había pasado? Todo había sido en un momento, Namek, Goku, Freezer... todo estaba patas arriba y de repente aquí. Un momento...¿es la tierra? Sí! Lo es. ¿Como he llegado hasta aquí?

Que extraño, están los namekianos por aquí, y todos los que daba por muertos. No puede ser, es Vegeta! Vegeta, ese ser que intentó matarnos a todos. ¿Qué está haciendo aquí? No puede ser, seguro que nos intenta matar de nuevo. Pero no se le ve con esa intención, seguro que planea algo.

-Ey pequeño, tu nombre es Vegeta, verdad? -a Bulma le pareció que Vegeta comentaba algo.

-¿Por que no te vienes conmigo si no tienes donde ir?habrá comida y un sitio donde quedarte."

Bulma estaba en la cocina preparando la comida y mirando por la ventana, donde veía a Vegeta entrenar al aire libre. Hacía una semana que le había invitado a quedarse en su casa y aún se preguntaba como había tenido el valor de hablarle de una manera tan libertina, cuando momentos antes estaba apunto de matarlos a todos. Aún así su interior le decía que Vegeta no era malo, que simplemente estaba así por las circunstancias que habría vivido en su infancia. No mostraba cariño o sentimientos por nada ni nadie, pero seguro que en su interior pedía amor a gritos. A veces lo veía como un ser indefenso, como un niño sin su madre gritando protección. Claro que todo esto era a la rama sentimental. Seguro que no habría recibido cariño nunca. Pobre Vegeta.

"Un momento, yo estaba muerto... ¿qué hago aquí? Parece la tierra...¿Por qué estoy aquí? Morí a manos de Freezer, a ojos de Goku no entiendo que hago de nuevo aquí.¿Y estos? Son los namekianos... que habrá pasado? El dragón! Seguramente pidieron un deseo y yo también estaba incluido ahí.

Em, ¿me está llamando ami?

-Ey pequeño, tu nombre es Vegeta, verdad?-Le dijo la joven chica que se acercaba a él.

-¿Me ha llamado pequeño? ¿A mi? - ese atrevimiento le estaba sacando de sus casillas.

-¿Por que no te vienes conmigo si no tienes donde ir?habrá comida y un sitio donde quedarte.

-Y encima esta gritando, que clase de mujer mas vulgar. - Vegeta estaba pensando en esa oferta tentadora. - Aunque bueno si hay comida..."

Aún pensaba y pensaba en por que le hizo caso a la humana, la comida era tentadora pero no suficiente. Era vulgar, gritona, irresponsable, una niñata joven y cabezona, todo lo que no soportaba y a la vez le hacía gracia. Gracia por que una jovencita así humana y endeble podía matarla con un dedo, y sin embargo le echaba cara cuando le apetecía. Por que no la mataba... tampoco valía la pena hacerlo y tenía casa, comida, y entrenamiento gratis.

-Vegeta, la comida. -Gritaba Bulma por la ventana.

Vegeta dejó lo que estaba haciendo y fue a la cocina y se puso a comer sin hablar.

-Siempre tan callado, podrías decirme si te gusta o algo.

-hmmm

-¿eso es que si o que no?

-Si me la como es por que está buena.

-Oh vale.

Bulma se dio la vuelta para fregar unos cuantos utensilios de cocina que tenía en el fregadero y Vegeta se dio cuenta que llevaba la espalda al descubierto, sólo le tapaba el delantal y una fina cuerda que le atravesaba la espalda a lo ancho.

-¿Qué haces medio desnuda, mujer?- Dijo Vegeta dejando el plato en la mesa.

-¿Qué dices Vegeta? Si estoy vestida.

-Llevas sólo ese trapo puesto y la espalda al aire. - Miró hacía un lado sonrojado.

-Es la parte de arriba de un bikini, dentro de un rato iré a la piscina. -le respondió Bulma quitándose el delantal.

Llevaba un precioso bikini rojo con adornos por los filos en color oro. Vegeta vio que tenía un pecho bastante sensual y mas con esa prenda, se sintió avergonzado de pensar esas cosas de aquella humana, y volvió a mirar hacía otro lado sonrojado.

-¿Qué clase de mujer va medio desnuda?

-Ay Vegeta, que poco sabes de los humanos -dijo Bulma riendo. -En la piscina o en la playa, las chicas van sólo con unas braguitas y un sujetador así, especial para el agua. Y los chicos van sólo con unos pantalones cortitos, tipo boxer.

-Y vas a ir así a la piscina entonces, ¿no te da verguenza alguna?

-No, además tengo un cuerpo que lucir. -Se quitó la minifalda que tenía puesta quedándose sólo en el bikini.

Vegeta tragó saliba y se quedó mirando.

-¿A que tengo un cuerpo de modelo? - Dijo sonriendo mientras se acercaba a él y se ponía lo suficiente cerca como para que Vegeta pudiese tocarla.

-Humm. -Miró hacía otro lado cruzando los brazos. -Humanas.

Bulma no sabía por qué pero se sentía algo enfadada con este último comentario, dejó de hablarle y se puso la minifalda de nuevo. Se acercó a Vegeta y le preguntó si había terminado de comer. Este asintió con la cabeza y le dio vía libre para coger el plato. Al coger el plato se le cayó un tenedor al suelo, al agacharse el príncipe no puedo evitar mirar al pecho de la joven mujer, ese sujetador del agua le quedaba realmente bien, casi deseaba tocarlos.

"Demonios que estoy pensando."

Se quedaba mirando intentando disimular como al andar se movían suavemente. "Vamos Vegeta, tu no tienes que mirar ahí". Se levantó de la mesa y se fue a entrenar algo mas y echarse una siesta. Bulma se quedó fregando los platos que quedaban y cuando terminó se fue a la piscina. Vegeta estaba apunto de echarse a dormir cuando escuchó la puerta y vio que salía fuera de la casa.

"Bueno, creo que merece la pena escaparme de mi siesta por ver este espectáculo".

Alzó el vuelo sin ser descubierto y fue detrás de Bulma, hasta llegar a la piscina. Bulma se encontró con Yamsha su novio del momento y comenzó a discutir con él otra vez. Últimamente lo único que hacían eran discutir sin motivo alguno, cualquier chispa era finalmente una explosión pero por alguna extraña razón nunca se terminaban de separar del todo, como si una conexión los uniese para siempre. Después de una acalorada bronca terminaron yendo al fin al final de la piscina, se tumbaron con las toallas en el césped verde y brillante por el agua salpicada por los críos que había por allí y se pusieron a tomar el sol. Vegeta espiaba de una de las ramas mas altas que había por allí, no comprendía que veían los humanos de divertido de estar ahí sin hacer nada esperando que la calor te quemase, como siempre pensó que eran estúpidos. Vio por fin como Bulma se levantaba de la toalla y se quitaba la poca ropa que llevaba encima y se tiró al agua.

Por un instante Vegeta contuvo la respiración, ver a la joven mujer mojada y sólo con ese minúsculo bikini rojo lo estaba poniendo de una manera que no le gustaba lo mas mínimo. Cerró los ojos conteniendo su mente para no pensar cosas que no debía y se hablaba así mismo diciendo que se fuese de allí. Pero por mas que intentaba no mirar sus ojos no hacían mas que irse a su detallado cuerpo, juvenil y húmedo por el agua de aquella piscina. Bulma se salió despues del chapuzón y se tumbó al sol quitándose la parte de arriba del bikini para no dejarse marca. El príncipe no daba de si lo que estaba viendo, pensó que se había vuelto loca del todo y que aquello era fruto de ello, sin embargo vio que Yamsha estaba algo molesto por aquella actuación de su novia.

"No me extraña, si mi mujer se pusiese así... no se que haría" dijo Vegeta cerrando los ojos y con una vena bastante visible en la frente.

Finalmente Bulma se puso de nuevo el bikini de arriba pero esta escena perduraría en la mente de Vegeta durante mucho tiempo, aún le costaba cerrar la boca y no mirar a ese lugar. Decidido a no ver mas levanto el vuelo y se marchó, dejando a Yamsha y Bulma discutiendo sobre la libertad de expresión en una mujer adulta.

El sol se había se estana escondiendo cuando el suave aroma de Bulma lo alentó. Estaba en casa y entraba por la puerta del salón esperaba encontrar a Vegeta en la cámara pero sin embargo lo vio sentado en la silla de la cocina, de brazos cruzados mirandola de una manera un tanto... rara. Le preguntó que le pasaba pero él se negaba a mirarla mucho a la cara, no sabía como había mantenido la mirada fija mas de cinco segundos cuando la vio entrar, si ahora no podía sostenerla. Bulma le preparaba la cena pero él no hacía si no mirar para otro lado esperando que al comer llegara la hora de irse y no tuviese que quedarse mas tiempo ahí sufriendo esta agonia. En su mente venían imágenes de Bulma quitándose esa prenda pequeña que llama bikini y enseñando los pechos de una manera casi... normal.

Cuando Bulma puso el plato de carne asada en la mesa el guerrero no pudo evitar desviar la vista a su escote y Bulma se dio cuenta, sonrió y le miró. El prínicipe avergonzado miró para el plato de comida y sonrojado se puso a comer sin mediar palabra ni cruzar miradas.

Bueno...¿qué pasará? algo tendrá que pasar para que Vegeta no deje de pensar en Bulma ligera de ropa, ¿no? y Bulma, es raro que se sienta humorística frente a un príncipe salido, y por otro lado, se ve que Bulma y Yamsha no van bien, ¿romperán? dudas, comentarios, sugerencias, estoy abierta a todo para que me digáis que os parece. Espero que os guste, y no olvidéis seguir mis fanfics, las dos secuelas de este "Intentando Olvidarte" y "De nuevo Juntos" . También os animo a que visitéis Zona Virtual, encontraréis el link en mi perfil :) Un besazo para todos!