Hola! Bueno, tengo planeado disculparme por la tardanza más abajo y explicarles lo sucedido. Ojalá les guste este capítulo, y consideren que la espera valió la pena...

DISFRUTEN :)


-¡Neji!

Observó los pasos elegantes del Hyuuga dirigiéndose hacia su puerta. Notó que arqueaba una ceja, y sonreía con sorna. Posiblemente, el que le esperara en la puerta de la casa, podía significar una especie de ayuda al aumento de su ego.

-Creí que no vendrías y…-se detuvo cuando él se encontró frente a ella.

-¿Acaso tan desesperada estabas por verme, Sakura?

Sin ser capaz de pronunciar palabra alguna para su defensa, sintió los labios de él posarse sobre los suyos. Cerró los ojos durante una fracción de segundo, y rápidamente se echó hacia atrás. Siguiendo sus labios, Neji puso un pie dentro de la casa de la Haruno; fue exageradamente adorable encontrarlo con los ojos cerrados.

-Temía ser plantada, Neji.

-Es viernes.-replicó él con ligera confusión- ¿No es ya una costumbre que te visite los viernes?

-Aún no sé cuándo será el día que prefieras pasar tu noche con alguien más.

La sonrisa divertida de ella, repelió la seriedad del rostro de él. No le agradaban ese tipo de comentarios; sobre todo por el hecho de que él estaba seguro de no ser capaz de suplantarla jamás. Le incomodaba pensar que ella podía tener aquella idea.

-Eso es absurdo, Sakura.

-Lo sé. ¿Qué vamos a hacer hoy?

Mientras la pregunta abandonaba sus labios, cerró la puerta, consciente de que Neji ya debía estar investigando, una vez más, la estancia. Era divertido verle observar el lugar siempre que se encontraba en él. Después de todo, llevaba tiempo haciéndole visitas a su, casi oficialmente, novia y se hacía cómico encontrarlo siempre desorientado allí.

Sakura notó que, a pesar de todo, con la autoridad del terreno conocido, Neji se apoyaba ligeramente en la pared contraria a la puerta.

-Lo que sea que tú quieras que hagamos, cariño.

Tembló con la sola idea, tenía muchas propuestas para él.

Se giró lentamente, intentando disimular una sonrisa, él sonrió socarrón. La observó avanzar a paso lento, ladeando su cabeza con ternura, y tomó su delicada mano entre las suyas cuando estuvo cerca. Acarició la pálida palma con lentitud, y ascendió lentamente por el antebrazo. Notó que Sakura se estremecía.

-¿Te dije que eres adorable?-inquirió acercándose para besar su cuello.

Sakura mordisqueó sus labios.

Neji ascendió lentamente por su mandíbula, aún sosteniendo la suave mano con la suya, y finalmente besó la comisura de sus labios. Rozó con la nariz la extensión de la sonrojada mejilla, y luego se alejó quedamente.

-¿Quieres que comamos algo?

Tras la pregunta, los labios de Neji se curvaron ligeramente. Por lo general, Sakura preparaba algo para que degustaran juntos el viernes por la noche. En un par de ocasiones habían cocinado juntos, y tuvo que admitir que cocinar jamás se le había hecho tan interesante. Compartir el espacio de la cocina con esa mujer había sido, definitivamente, una de las situaciones que jamás olvidaría.

-¿Hoy me toca cocinar?

Sakura rió.

-No, en realidad no, ya preparé algo.

Y no me imagino de donde sacaste la inspiración, Neji sabía a la perfección que Sakura no era de esas mujeres que disfrutaban cocinando; incluso tenía la sospecha de que lo detestaba. Era adorable que hiciera el esfuerzo por él.

-¿Hay algo en lo que pueda ayudarte?

Se encaminó con serenidad hacia la cocina y encontró en la mesa a un lado ya todo preparado. Solo hacía falta que Sakura pusiera la comida sobre los platos.

-¿Tan tarde llegué?-inquirió girando sobre sus talones.

-No tanto.-replicó ella con timidez pasando por su lado- Es que tal vez yo estaba ansiosa por verte.

Él frunció el ceño. ¿Por qué…?

-Esta semana no nos vimos.-replicó ella como si hubiera leído su mente.

-Estuve de misión.-recordó con suavidad, tomando las servilletas de la mesada.

-Lo sé.-rió ella tomando uno de los platos- Pero igual te extrañé.

-Comprendo.

Terminaron de preparar la mesa, y ya con la comida sobre los respectivos platos tomaron asiento. Uno frente al otro se observaron.

-Tienes el cabello más largo.-indicó ella frunciendo ligeramente el ceño con una suave sonrisa.

-Sakura, estas alucinando.-se burló acercándose un poco a ella aún en su lugar- Pasaron 5 días, no meses.

Ella se sonrojó y desvió la mirada.

Adorable.

Cuando terminaron de cenar, entre conversaciones amenas, lavaron todo lo utilizado. Discutieron, como era normal, por quién debía encargarse de ello; y es que Neji se negaba completamente a dejarla hacerlo sola, mientras que ella se mantenía firme y decía que era su hogar.

Finalmente, se dirigieron a la habitación de Sakura.

-¿Vas a quedarte?-preguntó ella con curiosidad.

Neji la observó, hundiéndose entre las sábanas aún sentada y agitando sus pestañas en un gesto infantil. Le habría gustado quedarse pero

-Mañana planeaba dormir hasta tarde pero, si tienes entrenamiento, puedo despertarte.-propuso lentamente.

Parecía no recordar que el problema no era despertar o no, después de todo, él solía abrir los ojos con los rayos del sol. La mayor dificultad sería, al día siguiente, abandonar aquella cama a voluntad propia.

-Tengo unos asuntos que atender por la mañana,-indicó- pero me gustaría que entrenáramos juntos por la tarde.

-Me agrada la idea.-replicó ella ladeando su cabeza.

-Espero que mañana no me retengas.

Se acercó al pie de la cama, y le pidió con un gesto mudo que le hiciera un lugar. Sakura le invitó a cubrirse con las sábanas a su lado derecho, él aceptó. Observó como Sakura acomodaba su cabeza sobre su hombro izquierdo con un suspiro.

-¿Qué harás por la mañana?

Y él supo que desde un principio la curiosidad la mataba, sonrió ante su indiscreción.

-Veré a Tenten.-replicó, observándola de reojo.

Sakura frunció el ceño, y lentamente abrió sus ojos para observarlo de forma inquisitiva. Él soltó una risa suave y besó su frente.

-¿Irás tú con Sasuke?

Ella bufó y alejó su mejilla de la suave tela.

-Estúpido.

Neji rió nuevamente y rodeó la fina cintura con su brazo izquierdo, atreviéndose a inclinarse un poco para besar con delicadeza la tersa piel del cuello de la pelirrosa.

El último tiempo, eran chistes comunes en la pareja. Y es que, a pesar de que en su momento dolieron, ahora Sakura se atrevía a pensar que era divertido burlarse de aquellas experiencias. Aún así, estaba segura de que Neji sabía que la existencia de Tenten seguía perturbándola. Es decir, él no tenía nada de qué preocuparse, Sakura y Sasuke ya no se veían, ¿pero qué había de ella? Tenten seguía estando en Konoha y, para su disgusto, seguía siendo encantadora.

-Tengo que ver a Tsunade-sama.-terminó por confesar él aún sobre su cuello- Aún no le he dado un informe sobre la misión.

-Aja.-se atrevió a replicar con fingido enojo.

Él sonrió sobre su piel, y ella se estremeció.

-Además quiero estar en casa antes de darle la oportunidad al infeliz de que se vaya.

Ella entrecerró los ojos, ligeramente confundida. Se alejó un poco para observar los de él, y recordó con ternura un detalle que había pasado por alto y que posiblemente era a lo que él ojiperla se refería.

Él arqueó ambas cejas, esperando que ella asimilara lo dicho.

-No puedes ser tan controlador.-soltó ligeramente divertida- Además, no creo que vayas a toparte con nada.

-Hiashi-sama está fuera.

-Eso no tiene nada que ver. ¿Qué hay de Hanabi?-inquirió rápidamente.

-La casa es amplia…

-¡Neji!-le reprochó con una risa- No hay manera de que…-él la interrumpió.

-Si tú y yo…

-¡No! Es diferente.-bufó riendo.

-No lo sabes.-indicó él con un suspiro.

-Él no es como tú.

-¿En qué sentido?-inquirió él frunciendo el ceño.

-Naruto no es ninguna clase de violador pervertido.-replicó ella cubriéndose con las sábanas, para que él no se percatara de su creciente sonrojo.

Le escuchó reír, y luego forcejear con las sábanas para encontrarse con su rostro. Neji tiró una vez de las sábanas, y luego tomó su mentón con su mano derecha para robarle un beso aún debajo de la tela blanca. Sakura se salió tan rápido como pudo.

-No sé a quién te refieres. Según yo nada fue forzado.-se defendió con la cabeza ladeada.

-¡Te metiste en mi casa!

-Eso no cuenta. Necesitábamos hablar.

-Hmph. Naruto no es un violador, así que puedes estar seguro de que Hinata está a salvo.

Él desvió la mirada con resignación, negando con la cabeza mientras una sonrisa surcaba sus labios. Sakura se mordió el labio inferior; demasiado atractivo, pensó con sus mejillas tiñéndose lentamente.

-Hiashi-sama no estaría de acuerdo en que…

-No te entrometas.-le interrumpió acercándose, y rodeando su torso con su brazo derecho.

-Supongo que…

-Además, ¿No te parecen adorables?-inquirió observándole- Estoy segura de que son la pareja más perfecta que jamás vi.

Neji arqueó una ceja. Y Sakura entrecerró los ojos. ¿A quién no no se le hacía adorable la idea de que Naruto y Hinata estuvieran juntos?

-Tengo una pareja mejor en mente.

Ella le observó y soltó una risa, él besó la comisura de sus labios, rodeándola con sus brazos.

-Idiota.-masculló ella, quitándole los brazos de encima. Neji desprendió sus brazos con suavidad del delicado cuerpo.-Deberías dejar de fingir que…

-¿Qué cosa?-inquirió él con diversión.

-Eso.

-¿Qué eso?

-¡Eso!

-Sakura, no te comprendo.-bufó relamiéndose los labios.

-Ah, ¡eso!

-De acuerdo, ¿qué es eso?

-La ternura y…eso. Después de todo, solo estás buscando alguien que te dé hijos.-le acusó, como si le indignara que él pudiera ser tan perfecto.

Neji rió ante lo absurdo de la idea.

-Tuyos.

Sakura observó confusa como él se recostaba, y se llevaba ambas manos a la nuca. Le escrutó con la mirada, esperando que continuara al notar su incomodidad, pero no lo hizo.

-Explícate.

Se acomodó en la cama de la misma forma, y luego se volteó, dejando su vientre en contacto con el colchón. Se apoyó con sus codos, y siguió escrutándolo con la mirada.

-No es como si solo quisiera hijos en un futuro, Sakura.-indicó observándola- Quiero hijos tuyos.

Ella se sonrojó abruptamente, y observó como él se acercaba y besaba su mejilla. Una vez que él se hubo acomodado, se acercó nuevamente y dejó que su mejilla entrara en contacto con el firme pecho. Él la abrazó. Y no supo decir cómo, pero cayó dormido incluso antes de lo que esperaba.

Con labios somnolientos, Sakura le escuchó murmurar algo que hizo que su corazón se acelerara:

-Te amo, Sakura.

[…]

Uno, dos, tres golpes.

-¡Cerda!

Abrió la puerta con una sonrisa, y la invitó a entrar dando unos pasos hacia atrás. Ino le sonrió, y la saludó con un chillón "¡frentona!".

Una vez que cerró la puerta, se volvió hacia la rubia.

-¿Quieres algo de beber o…?

-Solo estaba de paso, frentona.-indicó ella observando con suavidad la estancia.

-Oh, comprendo. ¿Qué se te ofrece, cerda?-sonrió Sakura ladeando su cabeza.

-Bueno, es que, es una pequeña sospecha que…

-Ya, dime.-bufó.

-¿Naruto y Hinata están juntos?

Una sonrisa ladina curvó los labios de Sakura, e Ino la observó cerrar los ojos lentamente con la misma expresión, parecía estar divertida con su curiosidad.

-Ya dime, frente.

-Oh, bueno,-Sakura rió- desde hace un par de meses. ¿Acaso la noticia ya está circulando? Naruto quería mantenerlo en secreto pero…

Ino entrecerró los ojos. ¿Hinata y Naruto juntos? De las miles de cosas que uno no puede esperar, esa era una. Jamás creyó que ellos dos fueran a confesarse sus sentimientos alguna vez, le parecía una locura. Teniendo en cuenta, principalmente, que ambos eran de lo más vergonzosos la idea jamás había atravesado su mente.

Es bueno que finalmente Naruto haya encontrado a su otra mitad, se dijo mentalmente. Después de todo, tenía muy claro lo mucho que había sufrido el rubio en su búsqueda por el amor. Verlo junto a Hinata, podía ser, después de todo, un buen augurio. Parecía que todos los novatos de Konoha iban adquiriendo algo de felicidad gracias al amor lentamente. Tal vez y, con suerte, ella tendría la misma suerte.

Entrecerró los ojos al recordar la palabra suerte, y bufó ligeramente molesta observando la puerta. Sakura la observó con ojos inquisitivos.

-¿Algún problema, cerda?

-Ninguno, en absoluto. Solo un idiota.-masculló, imaginándose la sonrisa que se adueñaría de los labios de Shikamaru cuando…

-¿Segura?

-Tengo que irme, frentona. ¿Podemos hablar después?

-Por supuesto.-Sakura se amarró la banda de Konoha- Tengo que irme también.

-¿A dónde vas?

-Neji y yo vamos a entrenar.

-Disculpa, pero ¿es eso lo que hacen siempre?

La mueca confusa de Ino hizo que Sakura riera. Es cierto, no es como si una mujer debería estar feliz de que su novio la invitara a entrenar a su lado. Después de todo, no debía haber una cosa menos romántica que eso en el mundo. Pero Ino no tenía idea de que los entrenamientos parecían ser excusas entre ellos dos. Cuando las caminatas eran demasiadas, y cuando estar en casa ya no era suficiente, entrenar era lo que se proponían. Y era divertido saber que él solo lo hacía para verla. Porque entrenaba todas las mañanas y, cuando la invitaba a acompañarlo, ella sabía que él llevaba unas 6 horas en el lugar para cuando ella llegaba. Y es que si entrenaban juntos se distraían.

-No siempre, cerda.-bufó.

-Te creo.-replicó caminando hacia la puerta- ¿Te parece si conversamos sobre esto en otro momento? Hay tantas cosas que debes decirme sobre ese chico…

-¿Por ejemplo?-Sakura arqueó una ceja.

-¿Ya me dirás si besa bien?-inquirió con una mueca llena de incertidumbre.

Sakura rodó los ojos.

-De acuerdo, hay otras que puedes decirme, claro.

-No de ese tipo.-rió, dándose la vuelta para tomar unas cosas del sofá.

-¡Soy tu mejor amiga, frente!

-Retírate.

-¡Respóndeme, frentona!

-No.

-¡Sakura!

-Ya vete.

-Ah, vas a arrepentirte.

Y con eso se retiró, y Sakura no pudo evitar reír. Porque sabía que Ino estaba molesta, y le fascinaba hacerla molestar. Porque, después de todo, era imposible que se enojara con ella.

-¿Y bien?-el Nara sonrió, observando con diversión la mueca de Ino.

-¡Te dije que ya basta!-le recriminó, desviando la mirada con cierta vergüenza- Es que… Creí que… Bueno, no me parecía que…

-Ese es tu problema.-indicó él, observándola victorioso- Simplemente crees. Ahora deberías pagarme.

-No solo lo creía, ¡Estaba segura, Shikamaru! Había tantas cosas que lo hacían ver imposible, no me culpes por no haberlo oído de la boca de nadie antes.

-De acuerdo, pero igual apostaste, Ino.

-Lo sé.-bufó rodando los ojos.- ¿Qué quieres entonces?

-No quiero dinero.

-¿Entonces? ¿Quieres que le pida a la Hokage que me encargue tus misiones?-inquirió indignada.

-No, Ino.-replicó con una sonrisa socarrona.

-¿Entonces?

-No quiero nada.

-¡Debes querer algo!-exclamó volviéndose hacia él molesta.

-No, gracias.-indicó él, rodeando la cintura de ella con su brazo derecho.

-¡Estamos discutiendo!-bufó, alejándose de él- No deberías…

-Te dije que no quiero nada.-informó con una mueca aburrida- No es más una discusión.

-¿Cómo puedes tener la certeza?

-Porque se discute cuando hay dos personas peleando. Y yo no lo estoy.

-P-pero… ¡Pero yo sí!

-De acuerdo.-replicó con serenidad- ¿Algo más?

-No.

-¿Alguna otra certeza no tan certera como la de que Naruto y Hinata no están juntos?-insistió, observándola con ojos vagos.

-No.-masculló- ¿Tienes tú alguna?

-Solo una.

-¿Si?-Ino frunció el ceño- ¿Cuál?

-Esa que dice que me gustas mucho.

-¿Q-q-ué?-el rostro de la rubia pareció teñirse repentinamente de un rojo exagerado.

-No voy a repetirlo. Lo escuchaste bien, Ino.-discutió él fastidiado, volviendo a rodearla con su brazo derecho.

Ino le observó, y pestañeó unas tres veces con sorpresa. Luego sonrió. Y escondió su rostro en el cuello de él. El Nara fijó sus ojos en ella durante unos segundos, y luego dejó que sus labios se curvaran ligeramente. Porque este era el tipo de situaciones que hacían que Ino no fuera tan complicada.

[…]

-¡Neji, Neji, Neji!-exclamó ella, observándole con gran emoción.

-¿Qué?-replicó él, abriendo simplemente su ojo derecho.

-Oh, no, no, no, no, ¡No te muevas!

-Pero, ¿qué…?

-¡Es una mariposa!-indicó ella, acomodándose justo frente a él sobre sus rodillas.

-¿Mariposa?

-¡tienes una mariposa sobre tu hombro!-aclaró, observando maravillada el hombro derecho del pelinegro.

-Ha de ser muy emocionante, ¿verdad?-replicó él con calma- ¿Acaso jamás viste una mariposa, Sakura?

-¡sí! pero… ¡Esta es tan bonita!

Parecía una niña. Con ambas manos acomodadas sobre las piernas de él, observaba fijamente el insecto junto a los cabellos azabaches. Neji pudo apreciar, incluso, como giraba su cabeza hacia la derecha como aquellos cachorros de las revistas. Se le hizo tierno.

-Es solo una mariposa.

-No, esta es especial.-replicó ella.

-¿Por qué?

-Porque esta compartiendo este momento con nosotros.

-Sakura, estoy seguro de que otro millón de mariposas…

-Por supuesto,-ironizó interrumpiéndole- después de todo, no debe haber sido la única que te confundió con una piedra.-le reprochó- ¡Llevas horas sin moverte!

-Estoy meditando, Sakura, ¿acaso la quietud no es parte de la actividad?

-Meditar es para aburridos.-informó, con sus ojos fijos en la mariposa.

-Eso es porque tú eres inquieta en extremo.-musitó él arqueando ambas cejas- ¿No lo crees?

-No soy inquieta.-negó, volviendo sus jades hacia él.

Neji la observó durante unos segundos.

Lucía adorable.

-Eres diferente entonces.-corrigió él.

-¿Te refieres a en un mal sentido?

-¿Tú que crees?-replicó con sorna.

-Oh, gracias…-ironizó rodando los ojos.

Neji sonrió socarrón, y desvió la mirada ligeramente divertido. La mariposa abandonó su hombro y Sakura observó fijamente el espacio vacío. Sonrió en silencio. Volvió entonces sus ojos hacia Neji.

El cabello tan largo y sedoso como siempre, los ojos inescrutables, las facciones perfectas y atractivas. Neji era demasiado perfecto. Y estaba feliz de saber que era suyo. Sonrió, inconscientemente, al descubrir que era incluso más posesiva con el Hyuuga de lo que alguna vez lo fue con Sasuke. Llevó su mano derecha junto a la mejilla de él, y se acercó cerrando sus ojos de antemano para robarle un beso. Sobre sus labios, Neji sonrió.

Jamás se había detenido a pensarlo, jamás había reparado en ello, pero el hecho de que estuviera con Neji era casi un milagro. Nunca, en ninguna de sus deliras, se había imaginado a su lado. Y es que, siendo él tan frío y reservado, jamás había pensado en él como algo más que un compañero de trabajo. Es decir, tenía muy claro que era atractivo, más de una vez lo había pensado, pero nunca se había interesado en él de ninguna forma.

¿Qué fue lo que la llevo a él finalmente?

¿Cómo es que se vio envuelta con tanta facilidad en una historia a su lado?

Todo sucedió tan repentinamente, y de una manera tan absurda, que le pareció extraño decir que ya habían pasado meses desde el comienzo de su historia con él.

Neji había aparecido en su vida en el momento oportuno, cuando todos sueños y esperanzas habían desaparecido. Cuando intentó convencerse de que lo mejor era alejarse del amor y comprar una mascota que animara sus días tristes. Neji había marcado, con su actitud soberbia y aquel encanto extraño, un nuevo ritmo en su vida. Uno que no desearía cambiar jamás, y esperaba le restara por mucho tiempo vivir.

La palabra amor jamás había significado nada en comparación, y es que Neji le había dado un nuevo significado a las cuatro letras.

En cuánto se alejó, Neji la observó, con ojos suaves, tiernos. Tras un breve silencio, pronunció dos palabras que la dejaron atónita:

-Deberíamos casarnos.

Le observó fijamente, pestañeando unas tres veces antes de dejar entrever su sorpresa. Sus mejillas se tiñeron de un tenue escarlata, y su corazón comenzó a latir desbocado.

¿Casarse? ¿Neji y ella? Eran muy jóvenes para casarse, lo cierto es que la idea jamás había atravesado su mente. Aparentemente, el Hyuuga era algo serio con las relaciones, ¿verdad? Tragó saliva en seco.

-¿Casarnos?-repitió, completamente desconcertada.

La expresión de Neji, inescrutable como siempre, despertó cierta incertidumbre en la Haruno. Temió que él notara que estaba alarmada, que no lo esperaba. ¡Estaba hablando en serio! Sus ojos se mantuvieron abiertos, alerta a cualquier mueca de él.

Comenzó, a partir de ese momento, a considerar la idea. Casémonos, después de todo, solo quiero pasar mi vida contigo, aventuró una voz en su interior. Al fin y al cabo, lo que el matrimonio proponía, era exactamente lo que ella quería. El resto de sus días a su lado. Tal vez, visto desde ese punto, no era tan desconcertante que se lo pidiera. Él quería lo mismo.

Su corazón volvió a acelerarse. Sin poder contener la emoción, o tal vez el desconcierto, se llevó una mano al cuello, justo donde la sangre es bombeada hacia el corazón.

Neji se echó a reír, en un tono socarrón.

-Dentro de unos años.-aclaró.

Con delicadeza, y los labios curvados, llevó su mano derecha hacia el rostro de ella, para acomodar un mechón de cabello rosado que se posaba sobre la suave mejilla. Sakura parecía seguir en shock, reteniendo el aire.

-Tal vez cuando pueda asegurarme de que no te perderé por esos repentinos ataques febriles que sueles tener, cariño.-indicó con sorna.

¿Se supone que lo había notado? Maldijo internamente, detestaba que sus mejillas adquirieran una tonalidad rojiza con cada uno de sus comentarios, casi deseó poder tener una tez más bronceada para disimularlo. Desde un principio, sus constantes sonrojos frente a él habían sido un problema…

Aún ligeramente conmocionada, Sakura observó cómo Neji se acercaba lentamente, y besaba su frente con delicadeza.

Gracias, por enseñarme que jamás es demasiado tarde para amar.

.

.

.


Primero que nada, ojalá les haya gustado el capítulo :)

Lamento mucho haberme tardado en publicarlo, pero tuve una serie de problemas familiares (que desgraciadamente aluden a la muerte de uno) y no me encontré en condiciones de terminar de escribirlo a tiempo. Lo terminé el viernes y creí que sería justo hacer la publicación dos días después con todas las correcciones necesarias. Lamento mucho haberlos hecho esperar tanto.

Con respecto al capítulo, no tengo mucho que decir. Principalmente que, posiblemente, (y es que no lo pensé bien a pesar de ser la autora x3) esté situado unas semanas después de la confesión de Hinata a Naruto. Las suficientes como para que la relación de Neji y Sakura fuera solidificándose, claro está. Escribir las conversaciones de Neji y Sakura me hizo desear, por alguna razón, haber escrito más pequeñas situaciones con la pareja y, estuve pensando seriamente, que tal vez sería adorable poder hacer una serie de situaciones entre ellos en un futuro. Evidentemente no sería una historia clara, pero tal vez podría ser para marcar pequeñas situaciones "memorables" para la pareja; tal vez se encuentren con algo así en un futuro... Por otro lado, sé que lo de Ino y Shikamaru no quedó muy concreto, pero hay dos motivos principales para que no fuera así: primero que nada, no me imaginé a Shikamaru confesándose de otra manera x3 creo que... bueno, es algo que encaja bastante bien con su personalidad; además, para no ofender a una de mis amigas que se negaba completamente a aceptar la relación xD. Con respecto a la conversación con la que concluye el capítulo, supongo que Neji va sacando su lado tierno a flote a pesar de hacerlo a su manera y, tengo que admitir, que moriría por un chico así x3

Bien, finalmente, supongo que muchos ya sabrán que este es el final de la historia. No sé por qué razón, encontré un par de lectores que confundieron este último con el anteultimo o algo por el estilo; no estoy segura de por qué, y si me confundí al publicar el anterior y escribí que ese era el antepenúltimo siento mucho la confusión. Este es, entonces, el último capítulo de la historia. Les agradezco mucho haber acompañado la historia hasta el final; supongo que en todo este transcurso el fic perdió un par de lectores y ganó otro par, y estoy infinitamente agradecida con los que aún siguen la historia. En miles de ocasiones sus reviews me dieron ideas para seguir escribiendo, y tengo que admitir que mi inspiración siempre era basada en el entusiasmo de los lectores. ¡Se los agradezco infinitamente! :3 Tener que finalizar la historia es algo que no se me hace demasiado atractivo pero... supongo que debe haber un final x3 Ya me resigné y este es el final de este intento de fic(? jaja.

Gracias por haber leído hasta el final, los adoro T.T

Xiime: Hola! Me alegra mucho que te haya gustado el capítulo :) Supongo que lo de Ino y Shikamaru es una gran pérdida tanto para ti, como para mi T.T Supongo que aprenderemos a aceptarlo, jaja. Así también, tendré que aceptar que Hinata hace más bonita pareja con Naruto que yo, así que... bueno, lo mejor para ellos 3 Te agradezco mucho que tengas planeado darle una oportunidad al próximo fic, ¡espero seguir leyéndote por mucho tiempo! Me hace feliz saber que te gusta la manera en la que son narradas las historias y las descripciones de los personajes; puedes estar segura de que fuiste parte de la pequeña evolución que hubo en la escritura del primer capítulos hasta este :3 Tengo que agradecértelo. Supongo que el final de la historia es algo que no me agrada pero... bueno, ya dije mi opinión con respecto a eso x3 Ojalá leas nuevamente este fic, y sigas considerándolo uno bueno, ya que, para mi, esta es una de las historias que más me marcó como autora -o como intento de autora e.e- jaja. Te lo agradezco mucho, ¡Nos leemos! Muchas gracias :)

Denisse: Hola; Me alegra mucho que te haya enternecido el pequeño momento NaruHina :3 Yo lo amé. Ojalá la historia haya sido de tu agrado e.e, espero que también leas mi próximo fic. Es decir, vas a leerlo de una u otra forma pero... bueno, no importa. Nos leemos! Un beso, y cuidate.

Daniela Uchiha: Hola! Me alegra mucho que te haya gustado el capítulo x3 Supongo que el ligero ShikaIno que hubo en el capítulo anterior te agradó, y esperó que éste haya terminado de convencerte a pesar de todo :) Tengo la ligera sospecha de que, de una u otra forma, Sasuke siempre termina dejando Konoha e.e Ya escribiré un fic en el que pueda permanecer en la aldea siquiera hasta el final(?. No sé por qué escribí que era el antepenúltimo -si es que lo hice- pero lo cierto es que... bueno, era el anteúltimo. Éste fue el último capítulo de la historia, como verás :( Me alegra mucho que hayas seguido la historia todo este tiempo, ¡te lo agradezco! un beso, y cuidate. Nos leemos!

Evellin G: Hola! Me alegra mucho que te hayan gustado los dos últimos capítulos :3 Supongo que tal vez sí se reconciliaron algo rápido, pero no estaba dispuesta a hacerlos sufrir mucho más x3 Supongo que la ausencia de Neji en el capítulo 36 lo hizo algo triste, pero había otro par de cuestiones que solucionar, y creo que, el que faltara, no fue demasiado notorio. Lamento que para ti lo fuera . La declaración de Naruto a Hinata en este capítulo fue, definitivamente, uno de mis sucesos favoritos; juro que amo esa pareja. En fin, te agradezco mucho haber seguido al historia todo este tiempo; tengo en mente varios de tus reviews que me ayudaron, aunque no lo creas, a seguir avanzando con el fic, ¡te lo agradezco! Ojalá volvamos a leernos, espero verte en mis próximos fics. Un beso, y cuidate. ¡Gracias!

Mina-kyu: Hola! Lamento haberme tardado en actualizar . Lo cierto es que me extraña bastante no haber leído una opinión tuya del capítulo 36, así que... bueno, me limito a responderte esto D: Ojalá leas pronto el capítulo 37 y puedas darme tu opinión. Tengo que agradecerte por haber leído la historia, y por haber dejado reviews en todos los capítulos. Leer tus reviews siempre fue muy inspirador, y tengo que admitirte que siempre los esperaba con ansias x3 Y es que, en muchas ocasiones, me hacías reír con tus ocurrencias. Es genial haber encontrado una persona con la cual compartir opiniones e ideas, tengo que admitirte que con cada review nos iba encontrando más parecidas x3 Ojalá volvamos a leernos, y sigas dándome tus críticas constructivas y todo eso de mis próximos fics. ¡Te lo agradezco infinitamente, amiga! Un beso, y cuidate.

Rosy Hyuga: hola! Lamento mucho haberme tardado en actualizar; espero que una semana no haya sido demasiado tiempo de espera :s Ojalá el capítulo lo haya valido :) Hace mucho que no dejabas un review, pero confío en tu lectura silenciosa de la historia, jaja. ¡Gracias! Ojalá vuelva a leerte :) un beso, y cuidate.

Guest: Hola! Te agradezco mucho la primera oración x3 jaja. ¡Estoy feliz de que el fic te haya hecho tomar tal decisión! Nos leemos :) un beso, y cuidate.