Capitulo 16

Ron condujo a Depa al principio del túnel y la hizo recostarse en la pared, Lockhart estaba despertando de su pequeño "sueño" mientras Ron se apoyó en la pared pendiente de ambos, Depa cerró los ojos relajándose entrando en estado de meditación, era la mejor forma de reponerse, acababa de forzar su poder hasta sobrepasar el límite y eso había sido una estupidez, podía haberle costado más que un desmayo.

- ¿En algún momento me dirás como has conseguido despejar el camino? – le dijo Ron – parece bastante bueno el trabajo que has hecho, y encima en poco tiempo.

Depa permaneció con los ojos cerrados completamente relajada, escuchando lo que decía Ron y cualquier otro ruido procedente del entorno que la rodeaba, del túnel.

- Simplemente e realizado un encantamiento de levitación forzando demasiado mi capacidad actual – comentó – por eso me desmayé antes.

Al poco rato, aparecieron Harry Ginny y un pájaro color carmesí y dorado, Depa se quedo mirándolo unos instantes, sabía lo que era pues en los archivos del templo había leído sobre ese tipo de pájaros, pero nunca había visto ninguno; el pájaro se percato de que lo observaban y giró la cabeza hacía la observadora encontrándose sus miradas, Depa sintió como si ese pájaro, el fénix mirase en su interior era una sensación muy conocida pues durante años se había habituado a ella.

- Y ahora ¿Cómo vamos a subir? – pregunto Ron.

Depa se acercó a la tubería que colgaba del techo examinándola detenidamente, sabía que ella podía saltar a su interior y trepar por ella, pero ¿y el resto?; el fénix se colocó en el centro de la estancia llamando la atención de todos.

- Parece como si quisiera que te agarrases a él – comentó Ron extrañado

- Fawkes no es un pájaro normal –comentó Harry – cojámonos fuerte unos a otros, yo me agarrare al pájaro.

- Vale – dijo Depa, al menos no llamaría la atención aquella vez – vamos profesor – dijo cogiendo de Lockhart y tirando de él para acercarlo al grupo.

- Vaya soy profesor – dijo el mencionado sorprendido – supongo que seré todo un inútil

- No se imagina cuanto – comentó Depa, Lokhart respondió al comentario sonriendo.

- Eres muy guapa ¿sabes?

Depa ignoró este último comentario agarrando bien al profesor Lockhart y cogiéndose con la otra mano a las piernas de Harry que ya estaba en suspensión en el aire. Recorrieron la tubería transportados por el fénix hasta llegar de nuevo al baño de chicas famosamente conocido por ser habitado por un fantasma con muy baja autoestima quien pareció decepcionarse bastante de que Harry, avanzaron por los pasillos del colegio guiados por el fénix, hasta llegar al despacho del profesor Dumbledore; Harry pronunció una contraseña y todos subieron al despacho. Allí estaban lo que parecía ser la familia de Ron y Ginny dadas sus reacciones, el profesor Dumbledore que los miraba con curiosidad y la profesora McGonagall que estaba pálida y parecía estar a punto de darle un infarto. Era evidente que todas las personas que se encontraban en la sala querían una explicación de lo ocurrido.

Harry comenzó a explicar todo lo ocurrido, omitiendo detalles comprometedores que podrían meter en problemas a más de uno, omitiendo el hecho de que habían entrado en una sala común de una casa que no era la suya y ciertos aspectos relacionados con el diario, pero el profesor Dumbledore parecía saberlo, parecía saberlo todo.

Después de las explicaciones se llevaron a Lockhart y a Ginny a la enfermería, los padres de la niña se fueron con ella muy contentos de haberla recuperado sana y salva. Depa, Ron y Harry se quedaron en el despacho frente al director de la escuela.

- Creo recordar que os dije que si volvíais a quebrantar las normas de la escuela tendría que expulsaros – dijo, Harry y Ron se miraron nerviosos, Depa permaneció inmutable con su habitual calma – lo que significa que debo tragarme mis palabras, por tanto recibiréis doscientos puntos cada uno y el premio por servicios especiales al colegio.

Harry y Ron se miraron con júbilo, Depa en cambio permaneció seria

- Profesor Dumbledore – hablo educadamente Depa – no puedo aceptar recibir ningún tipo de condecoración

El profesor Dumbledore la miro analíticamente frunciendo ligeramente el entrecejo, Harry y Ron extrañados. El profesor Dumbledore no comentó nada al respecto, mando a Ron a realizar un cometido y luego se dirigió a ella.

- Señorita Billaba, ¿podría acercarme la espada un momento? – demando el profesor Dumbledore – quisiera examinarla de cerca.

Depa obediente, extrajo la espada del sombrero sosteniéndola en alto con la mano firme sobre la empuñadura; la espada hizo algo insólito adquirió un brillo anaranjado, ante eso los tres que quedaban en la sala tuvieron distintas reacciones, Depa se quedó quieta unos segundos pues nunca había visto una espada de acero reaccionar de tal forma, Harry frunció el ceño pues cuando él la había sacado del sombrero y el profesor Dumbledore se quedo mirando alternativamente la espada y a Depa. Depa se acercó al profesor cogiendo la espada justo debajo de su empuñadura, ofreciéndole esta al director.

- Puede retirarse señorita Billaba – dijo el profesor Dumbledore sin dejar de observarla – recuerde asistir al banquete de celebración.

- Si,m… profesor – dijo y segundos después abandono el despacho reprendiéndose por el error que había estado a punto de cometer, había estado a punto de llamar maestro al profesor Dumbledore y eso habría sido muy peligroso, solo esperaba que nadie se hubiese dado cuenta de ello.

El banquete duro toda la noche, pues era una celebración del final de un capítulo oscuro en la historia de Hogwarts, aunque había al menos una persona, quizá fueran dos que intuían que no todo había terminado, aunque ambas personas se mantendrían reflexivas al respecto sin decir nada a menos que la evidencia fuese más clara; por lo que decidieron disfrutar del banquete. Los únicos que no parecían muy contentos con el hecho de que la historia de la cámara de los secretos hubiese acabado con un final feliz eran los sectores más radicales de la casa Slytherin que obviamente estaban muy descontento con la noticia de que los que según ellos eran de otra categoría se libraran del heredero.

Poco a poco, los que habían sido petrificados fueron llegando al gran comedor según iban reaccionando a la pócima de mandrágoras administrada por la señora Pomfrey , la enfermera del colegio. A mitad de la noche, apareció Hagrid que había sido liberado de Azkaban, con lo que el colegio estalló en júbilo pues todos o casi todos habían echado de menos al guardabosques, aunque lo que más agrado a la mayoría de la noche fue cuando debido a la gran ventaja que tenía la casa Gryffindor sobre las otras casas en cuanto a puntos el profesor Dumbledore decidió entregarles la copa de la casa con unos días de antelación; toda la casa Gryffindor lo celebro, a excepción de Hermione aún triste porque no se iban a hacer exámenes de final de curso y de Depa, que en ese momento no se sentía muy cómoda no sabía porque pero era así como se sentía. Terminada la celebración, todos se marcharon a sus salas comunes, la mayoría a dormir largo y tendido pero muchos de ellos seguían teniendo ganas de conversación y diversión. Depa subió directamente a la habitación se cambió y se hecho sobre la cama reflexionando sobre todo lo ocurrido en las últimas veinticuatro horas antes de dormirse.

A la mañana siguiente se levantó temprano y después de desayunar a solas en el gran comedor, pues el resto estaban todavía descansando del trajín de la noche anterior; una vez desayuno, se dirigió a la biblioteca a retomar la investigación de la leyenda que estaba investigando a principio de curso, lo primero que hizo fue revisar sus notas anteriores para luego sumergirse en los diferentes libros de historia relacionados con los fundadores y la época en la que supone surgió Hogwarts. Había pocos datos claros, pero sobre dos de ellos no había encontrado ningún dato anterior a los hechos por los que se había hecho famoso, al poco rato la profesora McGonagall entro en la biblioteca dirigiéndose directamente a donde estaba Depa.

- Señorita Billaba, la estaba buscando – dijo y cuando Depa levantó la mirada añadió – el profesor Dumbledore quiere hablar con usted, sin demora.

Depa se levantó, agrupo sus apuntes guardándolos en la mochila y apilo los libros en una esquina de la mesa; siguió a la profesora McGonagall al despacho de Dumbledore, pronunciando la contraseña y asegurándole a Depa que el profesor Dumbledore la estaría esperando.

Depa entro con cautela en el despacho, no sabia de que quería hablar el profesor Dumbledore con ella, aunque intuía que sería una entrevista en la que tendría que ser extremadamente cauta; el profesor Dumbledore la recibió con una benévola sonrisa indicándole con la mano que se sentara frente a él.

- Hay algo de lo que debo hablarte – dijo el profesor Dumbledore cogiendo la espada que había sacado Harry la noche anterior ya limpia – ¿la podrías sostener de nuevo? – pregunto el profesor, aunque Depa sabía que no era una pregunta al completo, miro dubitativa al profesor Dumbledore – vera lo que ocurrió ayer con la espada fue algo insólito.

Depa asintió y cogió con cautela la espada sorprendiéndose de nuevo cuando brillo en su mano con ese color anaranjado de la noche anterior, Dumbledore miraba atentamente; Depa dejo la espada sobre la mesa todavía extrañada.

- Esa espada perteneció a uno de los fundadores de esta escuela – explico el profesor Dumbledore – y digamos que de alguna manera esta hechizada para reaccionar de esa manera ante la persona indicada.

- No entiendo lo que esta diciendo profesor – dijo sosteniéndole la mirada a Dumbledore mientras notaba como este empujaba dentro de su mente, es decir, trataba de entrar en ella, al poco la presión ceso.

- Sorprendente – murmuro Dumbledore mirándola con mayor curiosidad – volviendo al tema de la espada, esta perteneció a Godric Gryffindor, cuyos andares antes de ser conocido son desconocidos, algunos lo asocian con un hombre venido de otro mundo que tenía poderes muy desarrollados y para muchas cosas no necesitaba usar ningún objeto para canalizar la magia como las varitas – Depa prestó total atención a lo que decía el profesor Dumbledore "¿podría estar ante mi la respuesta a la leyenda que he estado investigando?" pensaba – de hecho hay un documento escrito y firmado por Godric Gryffindor que hace referencia al comportamiento de la espada con usted.

Depa permaneció en silencio atenta a lo que vendría después manteniendo la calma, el profesor Dumbledore saco del cajón un objeto cilíndrico que Depa identifico enseguida como una espada laser, mantuvo la compostura tratando de fingir curiosidad por el objeto cilíndrico.

- ¿Qué es eso profesor? – preguntó

- Esperaba que me lo dijera usted

- Es la primera vez que veo algo así – mintió Depa

- Puede coger ese objeto, desde ya le pertenece señorita Billaba.

Depa miro desconcertada al profesor Dumbledore, pues no entendía como le podía pertenecer una espada láser que no era la suya, la que ella misma creo cuando era padawan, el profesor Dumbledore sonrió y le entrego a Depa un pergamino plegado.

- Esto estaba en la misma caja que el objeto, es el documento del que le he hablado antes, puede leerlo en voz alta.

Depa lo cogió y lo desplegó, sujetándolo bien para leerlo, con mucho cuidado par que no se le rompiera, pues era muy antiguo, finalmente leyó

- "Este objeto pertenece a un guardián, yo fui y soy uno de ellos, y no puedo dejarlo en herencia por razones que no puedo explicar; este objeto deberá ser entregado a aquel/aquella en cuyas manos brille mi espada, pues será digno de él. Godric Gryffindor" – dejó la nota sobre el escritorio del director y se acomodó pensativa en la silla, definitivamente aquello lo aclaraba todo, se estiro y cogió el sable dándole vueltas como si no supiera lo que era o estuviera indecisa de tenerlo en sus manos.

- Como bien aclara esa nota ese objeto ahora es tuyo, espero que logre averiguar su funcionamiento y lo use con sabiduría.

- Si profesor.

- Puede retirarse señorita Billaba.

Depa abandonó el despacho llevándose guardándose el sable en la mochila junto a sus notas, notas que pensaba guardar a buen recaudo.

Días después, de madrugada, Depa cogió el sable y bajo a la sala común ya vacía,, se sentó en un sillón cerca de la chimenea y comenzó a examinar la chimenea, la espada tenía un botón para accionarla pero no funcionaba pos si mismo; se concentro en la espada y descubrió que le había sido implantado un sistema de seguridad, para que el botón funcionase debía ser desbloqueado con la fuerza; Depa sonrió y volvió a presionar el botón, esta vez la hoja de la espada se desplegó; era de color dorado, Depa frunció el ceño mirando el color de la hoja, pues en la nota decía que esa era la espada de un guardián, y los guardianes solían llevar hojas de color azul, pero pensándolo mejor conocía varios ejemplos de maestros y caballeros Jedi que poseían una hoja de color distinto a la típica de su "especialización" (azules para los guardianes y verdes para los cónsules Jedi), Depa sintió una punzada de dolor al acordarse de alguien en concreto, alguien que había sido su mejor amigo, su mentor, alguien a quien había traicionado; derramo un par de lagrimas, nunca se perdonaría por ello. Al cabo de un rato de levantó y volvió a subir a la habitación.

El último día del curso, estaban todos esperando los carruajes que los llevarían al pueblo, carruajes tirados por unos caballos alados de aspecto tétrico. Depa se subió al carruaje junto con Ron, Harry y Hermione. Estos desde hace unos días la notaban muy callada y separada del resto.

- ¿Te pasa algo?

- No nada – dijo Depa – últimamente he estado pensando en muchas cosas.

- ¿Qué quería Dumbledore? – pregunto Ron – Oímos que Peeves decía que te habían llevado a su despacho.

- Nada importante – comentó – preguntarme mi versión sobre lo ocurrido en la cámara

- Ah, Claro no abriste la boca en ningún momento

Cuando llegaron a la estación de Hogsmeade, se subieron al tren arrastrando sus baúles en busca de un compartimento vacío, encontraron uno a mitad del tren; dejaron los baúles en las rejillas portaequipajes, poco después llegaron los gemelos amenizando el viaje hasta llegar a Londres, al menos consiguieron que Depa sonriera un poco, luego mientras caminaban hacia la barrera para salir del anden 9 ¾ , Ginny les revelo a todos que Percy tenia novia y que esta era la chica que había sido petrificada junto a Hermione.

Coruscant. Templo Jedi

Estaba amaneciendo, Mace Windu había estado de guardia en la sala del consejo observando; la sala poco a poco comenzó a llenarse, no tardaría en tener que pasar un informe con lo más relevante de todo lo que había visto. Finalmente todos los asientos del consejo fueron ocupados por sus correspondientes miembros. Mace comenzó a hablar

- El monstruo de la cámara de los secretos resulto ser una especie de serpiente gigante que mata con la mirada y posee un mortífero veneno llamado basilisco, ese profesor Lockhart ha intentado atacarlos dejándolos sin memoria, pero su ataque no ha funcionado y hay algo que es un poco raro – comentó – en esa escuela había una espada laser supuestamente desde su creación, llevada por uno de sus fundadores.

- ¿Cuál de ellos? – Pregunto Obi-Wan recordando cuando habían contado la leyenda de la cámara de los secretos pues era el único que la había escuchado al completo

- Godric Gryffindor

Yoda reaccionó al escuchar ese nombre

- ¿Qué ocurre, maestro Yoda? – preguntó Adi Galia

- Un Gryffindor hace tiempo en el templo hubo – dijo – desapareció – añadió – también el nombre coincide – comentó – coincidencia esto no es.

Varios miembros del consejo intercambiaron miradas sin decir ni una sola palabra