-Trafalgar Law?

-Sí… él es el pirata que ayudó a Luffy a recuperarse después de la guerra de hace dos años-dijo Hancock

Law bajó de su nave y subió a la de nuestros protagonistas.

-Buenas-dijo con tranquilidad

-Se puede saber que haces tu aquí? –preguntó Hancock, desconfiada

-Boa Hancock. Había oído rumores sobre que dejaste los Shishibukai, pero de aquí a ser parte de la tripulación de Mugiwara-dijo riendo

-No tengo que darte ninguna explicación-dijo con enfado

-No vengo a por explicaciones, vengo a hablar con vuestro capitán

-Pues va a ser que no, él no está en buenas condiciones-dijo Nami

-Oh? Y que le pasa?

-Nada que te…-pero Nami fue interrumpida por Hancock

-Espera! Law, tienes que ayudar a Luffy! Está muy malherido de la última pelea-dijo preocupada

-Ahora soy bien recibido aquí? Vaya, vaya…

-Por favor…-dijo Hancock suplicante y con lágrimas en sus ojos

-Vaya, que la emperatriz pirata té suplique no se ve todos los días… Está bien, de todas formas tengo que hablar con él. Dónde está?

Chopper le mostró el camino y lo llevó donde se encontraba Luffy, muy pálido y enchufado a muchos cables.

-Vaya Mugiwara, quién iba a decir que nos encontraríamos de nuevo en esta situación?-dijo sonriendo

-Hey Law…-dijo sonriendo débilmente

-Pero que has hecho? Estas destrozado

-Bah… Solo d-defender a m-mis amig-gos…-dijo con la voz entrecortada

-Como siempre. Venga, no te muevas, vamos a ver que tenemos aquí. –Y dicho eso le pidió a Chopper que abandonara la sala, mientras él hacia su trabajo.

Pasaron dos horas y la tripulación esperaba con impaciencia y sufrimiento a que Law saliera de la sala. De vez en cuando se oían gritos de dolor de Luffy, provocando que Hancock saltara y fuese corriendo hacia donde se encontraba, pero era detenida por Nami y Robin.

Luego de una larga espera, Law salió limpiándose la manos llenas de sangre y mirando fijamente a la tripulación.

-Cómo está?! –preguntó desesperada Hancock

-Está bien, he conseguido quitar reparar el pulmón y volver a coser la herida de su pecho. La infección tiene que ir bajando poco a poco. Se recuperará, pero la herida de su pecho se hará mas grande a causa de la infección, pero no es algo que debe preocuparos.

Al oir eso, toda la tripulación dio un suspiro de alivio, contento de que su nakama se encontrara bien.

-Podemos pasar a verle?-preguntó Ussop

-No hace falta-dijo Law sonriendo.

Luffy salió de la sala de operaciones sin camisa con todo su pecho vendado, sonriendo débilmente.

-Luffy!-gritaron todos

-Hey!-dijo alegre

-P-pero no es bueno que esté fuera de la cama-dijo Chopper preocupado

-No te preocupes, como mas se mueva, mejor. Además, tampoco puede estarse quieto durante mucho tiempo-dijo Law

-Luffy!-dijo Hancock, que se arrojó en brazos de su amado llorando

-Hey, no llores… Estoy bien-dijo abrazándola cariñosamente

-Lo sé, es solo que…-no pudo continuar porque Luffy la besó tiernamente, beso al cual ella respondió gustosa.

-Me alegro de que estés bien…-dijo Hancock en un susurro

-Gracias…-respodió Luffy volviéndola a besar

-Vale, ahora entiendo porque Boa Hancock se encuentra aquí-dijo Law riendo

-Ande cállate. No te mataré porque has salvado a mi Luffy-dijo Hancock enfadada

-jajajajaaja es bueno saberlo.

-Bueno Law, dime. A que has venido?-dijo Luffy, abrazando a Hancock aún.

-Es verdad. He venido hacer negocios.

-Negocios?!-dijo Nami con estrellitas en los ojos

-Habla-dijo Luffy serio

-Supongo que ya sabes como se encuentra el mundo luego de que un nuevo comandante en flota fuera elegido en la Armada.

-Como? El viejo Sengoku ya no es el comandante en jefe?-dijo Luffy con sorpresa

-No te has enterado?-dijo Law extrañado

-No… Que ha estado pasando?

-Mejor léelo tu mismo-y le entregó un periódico.

Sengoku renuncia como comandante en jefe de la Marina.

Nuevo comandante: Sakazuki Akaniu

Barbanegra deja los shishibukai y se convierte en un Yonkou, junto con Big Mom, Shanks el pelirrojo y Kaidou.

Al leer eso, Luffy tiró el periódico en el suelo con rabia.

-PERO QUE COÑO ES ESTO?!

-Luffy calmate!-dijo Nami

-QUE ME CALME? CÓMO QUIERES QUE ME CALME?! ESE… ESE HIJO DE LA GRAN PUTA HA CONSEGUIDO HACERSE CARGO DE LA MARINA ENTERA!-dijo Luffy colérico

-Luffy…

-Y BARBANEGRA?! COMO HA CONSEGUIDO EL TÍTULO DE YONKOU?!

-Luffy-ya, calmate. –dijo Law serio

-AH!-gritó Luffy presionándose la herida

-Luffy!-dijo Hancock preocupada.

-Lo ves? Por eso te digo que te calmes-dijo Law con tranquilidad.

Ante eso, Luffy intentó tranquilizarse.

-No me encuentro demasiado bien… voy a estirarme un rato…-dijo cansado.-Law, ve poniendo al día al resto de la tripulación, dentro de un rato salgo.- Y dicho eso, se fue a su camarote.

Hancock corrió hacia el camarote de Luffy y entró en él, encontrándose a su amado tumbado en la cama y con su sombrero tapándole la cara.

-Luffy…-no obtuvo ninguna respuesta, así que decidió sentarse en la cama.

-Luffy, escúchame…-pero fue interrumpida por él.

-Hancock…-dijo con la voz entrecortada- túmbate a mi lado, por favor…

Ella hizo lo que le dijo, tumbándose a su lado. De inmediato Luffy la abrazó y escondió su cara contra el cuello de su amada. Hancock le correspondió el abrazo y le acarició el pelo suavemente.

-Luffy, no te preocupes. Todo saldrá bien…-dijo en su oreja en un susurro, mientras notaba como su cuello era mojado por las lágrimas de su amado.

-Hancock…-dijo entre llantos. Solo con ella dejaba que sus sentimientos y debilidades salieran a la luz.

-Shhh… tranquilo

-Lo pagarán, lo juro…-dijo con lágrimas en los ojos.

-Lo sé... –dijo aun acariciando su pelo

-Hancock…gracias… te quiero…-dijo Luffy abrazándola más fuertemente

-Y yo a ti- dijo dándole un suave beso en sus labios.

Gracias a Hancock, Luffy se quedó dormido en sus brazos, mientras que ella continuaba acariciándolo con amor, haciendo que su sueño fuera lo más placentero posible.

-Luffy…no estás solo en esto…

Continuará…

LO SIENTO, LO SIENTO, LO SIENTO!

No tengo tiempo de nada…

Espero que me perdonen y que os guste este capítulo.

Dejad REVIEWS! ES LO QU EME AYUDA A CONTINUAR ESCRIBIENDO!